Guía de la isla de Pico en Azores para no perderte nada

Inicio Portugal Azores Guía de la isla de Pico en Azores para no perderte nada

Negro y verde. No hay más. Bueno, el blanco de sus iglesias que tapa el enlutado perenne de la roca volcánica. El amarillo de sus vides cuando los racimos ya se han cortado. Y las tonalidades que pueden tener las nubes que durante el día tapan, destapar y vuelven a tapar o mostrar con sutileza al gigante de Portugal. Estamos en Pico. Azores. La segunda isla más grande del archipiélago tras Sao Miguel. La capital del vino de esta región. La que tiene el privilegio de contar con el techo del país vecino. La montaña de Pico. 2.351 metros que se elevan como un auténtico ogro que desde al año 1718 no brama. Un volcán cónico de manual cuya ascensión es el objetivo prioritario de todos aquellos que hemos visitado la isla. Solo hay que rezar para que las condiciones climáticas acompañen y tener experiencia en eso de caminar y trepar. El regalo es único, formidable. Pero eso viene después.

Vista de la costa de Pico en el entorno de Lajes Pico Azores
Vista de la costa de Pico en el entorno de Lajes

Cómo llegar a la isla de Pico

Pico forma junto a Faial y Sao Jorge las llamadas “islas del Triángulo” en Azores. Las tres están separadas por muy pocos kilómetros y son visibles entre sí a poco que las nubes nos lo permitan. Están situadas en la zona central del archipiélago junto a Terceira y Graciosa. Su población total no llega a los 16.000 habitantes. Su capital es Madalena, una coqueta y pequeña ciudad que posee uno de los dos puertos de la isla (el otro se encuentra en Sao Roque). El aeropuerto se encuentra en Bandeiras, a solo 9 kilómetros de Madalena.

Aeropuerto de Pico Azores
Aeropuerto de Pico

Para llegar a la isla de Pico desde Lisboa tenemos varias combinaciones con la compañía Sata Azores Airlines. De noviembre a marzo existen dos vuelos semanales los lunes y los sábados. En los meses de abril, mayo y octubre, se suma una conexión más los miércoles. Por su parte, de junio hasta el 5 de septiembre los vuelos aumentan a cinco semanales: lunes, miércoles, jueves, sábados y domingos.

Desde Oporto no hay la opción de volar de forma directa. Por este motivo hay que viajar primero a Terceira o Sao Miguel y desde allí volar a Pico. Nosotros cogimos un avión de Ryanair desde Oporto a Sao Miguel y, al día siguiente, uno de Sata (Azores Airlines) hasta Pico.

Normalmente cuando se visita Pico también se suman en el viaje las cercanas islas de Sao Jorge y Faial. Para moverse entre ellas la mejor opción es el barco. Se trata de trayectos cortos que apenas superan la hora de duración y a precios muy económicos. La compañía que realiza este servicio es Atlántico Line (en este enlace puedes consultar sus horarios y tarifas). Nuestra experiencia fue fantástica ya que se trata de ferris cómodos y rápidos. El embarque es muy ágil y los puertos de las tres islas cuentan con unas instalaciones modernas y muy confortables.

Alquilar coche, la decisión imprescindible para visitar Pico

Para recorrer Pico es fundamental contar con un coche de alquiler. En nuestra apuesta por las empresas locales, decimos confiar en Autatlantis. Esta compañía opera en todas las islas de Azores y lo hace con unos precios muy competitivos y una flota de vehículos moderna y variada. Lo mejor de todo es que adaptan por completo a tu hora de llegada y salida. Puedes recogerlo, como hicimos nosotros, en el aeropuerto y entregarlo en cualquier de los dos puertos o viceversa. En nuestro caso tuvieron un detalle muy bueno. El barco que nos debía llevar de Pico a Sao Jorge se retrasó un día por las malas condiciones del mar. Desde Autatlantis nos avisaron de esa circunstancia y nos permitieron quedarnos con el coche un día más sin ningún problema. Ese tipo de comportamientos son los que hacen que acabes recomendando a una empresa y se ganen a un cliente. De hecho tanto en Sao Jorge, como en Faial y Sao Miguel seguimos confiando en Autatlantis.

Nuestro coche de Autatlantis con los islotes de Madalena y la isla de Faial al fondo
Nuestro coche de Autatlantis con los islotes de Madalena y la isla de Faial al fondo

¿Dónde alojarte en la isla de Pico?

Pico es una isla que rezuma tradición y, como ocurre en todas las Azores, lleva muy a gala el respeto a esa naturaleza exuberante que cautiva al visitante. Esa consideración al entorno se demuestra también en alojamientos como el que elegimos para pasar tres días en Pico. Aldeia da Fonte es un complejo de turismo rural situado cerca de la ciudad de Lajes. Un ejemplo de integración en el medio y de apuesta por la tradición y los productos locales.

Nuestro dormitorio en Aldeia da Fonte
Nuestro dormitorio en Aldeia da Fonte
Salón de nuestra villa en Aldeia da Fonte
Salón de nuestra villa en Aldeia da Fonte

Casi suspendidas en el aire sobre la escarpada y negra costa, se encuentran una serie de villas construidas con el método tradicional con la piedra volcánica. Negro por fuera, pero blanco y acogedor por dentro. Decoración tradicional, amplitud y comodidad. Cuentan con un pequeño camino que desciende hasta el océano donde, gracias a unas escaleras, nos podemos dar un chapuzón en el Atlántico. Los que no quieran sumergirse en estas frías aguas tiene una piscina. Un lugar perfecto para relajarse y dejar pasar el tiempo.

Villas de Aldeia da Fonte
Villas de Aldeia da Fonte
Vistas del Atlántico desde Aldeia da Fonte
Vistas del Atlántico desde Aldeia da Fonte

El desayuno es abundante y variado con una gran variedad de tipos de panes, quesos de la isla y fruta fresca. El resto de la jornada el salón de desayunos se transforma en Fonte Cousine, un restaurante de cocina local, con productos kilómetro cero a precios asequibles. Nosotros cenamos uno de los días un pulpo grelhado abundante y que se deshacía en la boca y carne de ternera al estilo de las Azores. Es decir, con una salsa de aceite de oliva y ajo, pimiento, patatas fritas y un huevo. Deliciosa. Aunque en Azores miren al mar y cuenten con un pescado de excepción con especies muy diferentes a las que estamos acostumbrados a consumir en España, también tienen una carne de vacuno fantástica fruto de los pastos verdes que durante todo el año consumen sus vacas. Algo similar ocurre con los quesos, lo que ya comprobamos de primera mano en Sao Miguel y Terceira. Eso sí, no piensen que todos los quesos de las Azores son iguales. Cada isla tiene sus particularidades.

Qué ver y hacer en la isla de Pico en Azores. Los planes imprescindibles

Tres o cuatro días pueden ser suficientes para llevarnos una imagen completa de la isla de Pico y sus encantos. Hay que tener en cuenta que si queremos subir la montaña de Pico habrá que reservar una jornada al completo y si además vamos con la intención de hacer alguna ruta de senderismo más, podemos prolongar la estancia sin ningún problema. Es una isla que se recorrer bien en coche con distancias cortas y carreteras estrechas, pero con buen firme. Un aspecto fundamental es estar muy pendiente del pronóstico del tiempo ya que en Pico, como en todas las Azores, la climatología es muy cambiante y un solo día podemos ver pasar las cuatro estaciones. Nosotros viajamos a Pico en noviembre y no fuimos muy afortunados con el tiempo, pero al menos nos respetó en algunos momentos para hacer los planes imprescindibles que te relatamos a continuación.

Vista de la montaña de Pico
Vista de la montaña de Pico

Subida a la montaña de Pico

Es el gran reclamo de la isla. Es más que eso, su símbolo. Su nombre. La montaña de Pico se eleva de forma vertiginosa para pasar de 0 a 2.351 metros en apenas unos kilómetros. Es el ‘techo’ de Portugal. Muy por detrás si sitúa el pico Torre en la Sierra de la Estrella con 1.993 metros. Se trata de una subida técnica y dura a medio camino entre el senderismo y el montañismo. Hay que tener buena forma y estar acostumbrado a caminar por la naturaleza más allá de las típicas rutas llanas al alcance de todo el mundo. Salvo los montañeros más experimentados, el resto es recomendable que hagan la ascensión de forma guiada. En primer lugar porque, aunque la ruta está señalizada, es fácil desviarse o elegir la peor de las opciones. Y en segundo, porque el ánimo, la fuerza y la confianza que da subir con un grupo es algo indescriptible. Basta con decir que nosotros nunca lo hubiéramos hecho en solitario. Al kilómetro, habríamos dado media vuelta. Sin embargo, al hacerlo guiado todo fue diferente.

Subida a la montaña de Pico Azores
Subida a la montaña de Pico
Piquinho de la montaña de Pico
Piquinho de la montaña de Pico
En la cumbre de la montaña de Pico Azores
En la cumbre de la montaña de Pico

Para este reto confiamos nuevamente en una empresa local que cuida y respeta la isla de Pico y que viven y te hacen vivir con intensidad cada actividad. Se trata de Tripix Azores. La pareja formada por Matteo y Raisa son sus almas y dos personas que te transmiten su pasión por la montaña y la naturaleza. Nosotros hicimos la subida con Raisa y un fantástico grupo de otras cuatro personas. La subida fue dura, pero llevadera, ya que en los poco más de cuatro kilómetros de ascensión tienes que superar un desnivel de 1.100 metros. Pero no hay nada más gratificante que llegar hasta la cima, el Piquinho, y sentirte poco menos que el rey del mundo divisando un paisaje indescriptible. La bajada es también muy técnica por le presencia de rocas sueltas, pero la solventamos sin mayores problemas.

Bajada de la montaña de Pico con la isla de Faial al fondo
Bajada de la montaña de Pico con la isla de Faial al fondo
Vista de la isla de Faial
Vista de la isla de Faial

Visitar la gruta das Torres

Es el tubo volcánico más grande de las Azores. Para entrar en necesario reservar previamente en esta página web. Las visitas se hacen guiadas en portugués e inglés, y durante un par de horas permiten conocer esta cavidad formada por una de las erupciones registradas en la isla. Primero se muestra un vídeo fundamental para conocer qué vamos ver. Pico se formó hace solo 300.000 años por varias erupciones marinas que fueron forjando su terreno. La más espectacular fue la que dio lugar a la montaña de Pico. Pero la última se produjo en el año 1.500 por el volcán Topo. Eso ha provocado que Pico sea como un queso gruyer. Está totalmente agujereado en su interior por tubos volcánicos como esta gruta visitable.

Bajada a la Gruta das Torres
Bajada a la Gruta das Torres
Gruta das Torres Pico Azores
Gruta das Torres

Tiene 5 kilómetros de longitud y en ella se aprecia el recorrido de la lava, los microorganismos que en ella habitan y hasta el grito de Munch. Se trata de una forma de rostro en el suelo de la gruta que es considerada como la Mona Lisa de la Gruta das Torres o el propio grito que pintó el artista noruego. La visita se hace con linternas, ya que no existe iluminación en la cueva con el objetivo de preservar su ambiente. Goteaba agua, porque llovía, y la porosidad de la roca volcánica hace que el agua se filtre y caiga en el interior de la cueva.

Madalena y Lajes, dos localidades con encanto

Después de recorrer cinco de las nueve islas de las Azores, no cabe duda de que Angra do Heroísmo, la capital de Terceira, es la ciudad más bella que se puede encontrar en este archipiélago. Pero eso no impide que haya otras localidades con encanto. En Pico tenemos Madalena, su capital. Destaca su iglesia, consagrada, como no podía ser de otra forma, a santa María Magdalena. Posee un retablo barroco dorado de gran belleza. Cuando la visitamos se celebraba una misa con música de la filarmónica de la localidad. En Pico la música se vive de una forma muy especial y cada pueblo, por muy pequeño que sea, cuenta con una orquesta donde grandes y pequeños aprenden a tocar los instrumentos y desarrollan esa sensibilidad por este arte. Estamos seguros de que si eso se hiciera en más sitios formaríamos a mejores personas. En Pico se demostró. El entorno de la calle Ouvidor Medeiros junto al puerto y la vista de los dos islotes al atardecer con la isla de Faial al fondo, son otras de las paradas en Madalena. También el café Cella, con una terraza donde ver también la puesta de sol, con Faial por un lado y la montaña de Pico, por el otro. Ideal para tomar una cerveza, no para comer. Organiza además conciertos de música en directo.

Iglesia de Madalena Pico Azores
Iglesia de Madalena
Una de las cales de Lajes do Pico Azores
Una de las cales de Lajes do Pico

Lajes es otra localidad pintoresca con calles estrechas y empedradas y casas coloridas desde las que surgen como setas hortensias y frutales. Su iglesia, levantada con el esfuerzo del pueblo con la omnipresente roca volcánica merece una parada. Nosotros caminamos tranquilamente y vimos a un pueblo acogedor y hospitalario. Donde uno de sus lugareños tenía las calabazas que había recogido de su huerto a la puerta porque no le cabían en casa, y su vecino de enfrente guardaba las llaves en el buzón sin miedo a que nadie las pudiera robar. Y ambos con una sonrisa y con cara de felicidad. Este tipo de cosas te reconcilian con el ser humano.

Iglesia de Lajes do Pico Azores
Iglesia de Lajes do Pico

Museo dos Baleeiros de Lajes do Pico

La importancia de la caza de la ballena en Pico se demuestra en que una isla tan pequeña tiene dos museos dedicados a esta labor. Uno, el de los balleneros en el sur, en Lajes do Pico. Y otro, el de la industria ballenera localizado en el norte, en Sao Roque. Nosotros visitamos el primero, ya que a priori es el más atractivo (entrada 2 euros). Se localiza delante del puerto que hasta los años ochenta del siglo anterior presenció la llegada de estos gigantes marinos. Es un modesto museo que aporta una visión muy interesante de una actividad que por suerte ha pasado a la historia, al menos por estos lares. Hoy es una aberración, pero en su día fue la fuente de supervivencia de los habitantes de una isla que estaban completamente aislados.

Una de las embarcaciones que se exponen en el museo dos Baleeiros de Lajes
Una de las embarcaciones que se exponen en el museo dos Baleeiros de Lajes

El Atlántico es el que les daba ese sustento no sin antes jugarse la vida entre sus furibundas olas. Y en esas aguas habitaban unos animales que, si eran capaces de cazarlos, les garantizaban víveres y materias primas durante una buena temporada. En unas barcas alargadas de madera que se construirían en Lajes do Pico, los balleneros se echaban a la mar en busca de su preciado trofeo. Con arpones caseros fabricados por el herrero, que tenía el taller donde hoy se levanta el museo, intentaban durante horas dar muerte a semejantes cachalotes. No se lanzaban al mar sin más. Necesitaban la señal de que efectivamente una ballena pasaba cerca de la costa. Para ello existían y existen en la isla una red de torres vigías de ballenas. En ellas se apostaban con unos prismáticos rudimentarios los encargados de localizar a los cetáceos. Cuando lo hacían, se comunicaban con los balleneros que estaban a pie de costa por señales de humo, en un primer momento, y décadas después con emisoras de radiofrecuencia. Rápidamente se lanzaban al océano, daban caza al cetáceo y eran arrastrados a puerto con la pieza. De ella se aprovechaba todo. La carne para comer, las grasas para lubricantes, pinturas, aceite… y los huesos para hacer piezas de todo tipo, desde martillos, pasando por belenes, colgantes y los elementos más insospechados.

Foto de una ballena en el puerto de Lajes do Pico
Foto de una ballena en el puerto de Lajes do Pico
Arte en el colmillo de una ballena en el museo dos Baleeiros
Arte en el colmillo de una ballena en el museo dos Baleeiros

Todo eso se puede ver en el museo dos Baleeiros. Hay botes balleneros originales, los arpones y las lanzas que fabricaba Manuel Piloto, el herrero que tenía el taller en ese lugar y donde se ha dejado intacta su área de trabajo. También hay espectaculares imágenes de esa caza de la ballena y de grandes ejemplares en el puerto de Lajes. Cómo se despedazaba con grandes cuchillos y hachas que también fabricaba Piloto. Y también una amplia colección del arte que se hacía con los huesos y los colmillos. Un recuerdo de algo que hoy vemos lógicamente aberrante, pero que no se hizo por hobby o por diversión, sin por pura supervivencia. Hoy desde el puerto de Lajes do Pico no parten esos botes de madera cargados de hombres equipados con lanzas y arpones. Desde allí salen pequeños barcos y catamaranes repletos de hombres y mujeres equipados solamente con prismáticos y cámaras de fotos con el objetivo de contemplar el espectacular de estos gigantes marinos en libertad.

Rutas de senderismo

Aunque la subida a la montaña de Pico es la ruta por excelencia que se puede hacer en la isla, existen otras alternativas para los senderistas que prefieran trayectos más sencillos. En total hay 14 senderos (tres de ellos lineales) con diferentes niveles y distancias. Algunos más costeros, otros que se adentran en la frondosa vegetación de la isla y otros que combinan ambos paisajes. En esta página web puedes consultar la red de senderos de Pico. Nosotros hicimos la ruta del “Caminho das voltas” (PR7PIC), un itinerario lineal de 6,3 kilómetros que lo convertimos en circular regresando por la carretera. Parte del puerto de la localidad de Santo Amaro y permite contemplar el paisaje de los típicos viñedos de Pico de los que hablaremos en el siguiente punto, antes de penetrar en un sendero de profunda y exuberante vegetación que conduce hasta el mirador de Terra Alta. Es una magnífica atalaya en el noroeste de la isla donde se disfruta de la vista de la escarpada costa de Pico.

Subida al mirador de Terra Alta en una de las rutas de senderismo en Pico
Subida al mirador de Terra Alta en una de las rutas de senderismo en Pico
Hortensias en la isla de Pico
Hortensias en la isla de Pico

La cultura del vino en Pico

La visita a la isla de Pico en Azores sería incompleta si no nos sumergimos en uno de los aspectos que han forjado su carácter. Pico no se puede entender sin la cultura del vino. Sus caldos, en su mayoría blancos, son apreciados en medio mundo y se han convertido en una parte fundamental de la economía de la isla. Pero lo mejor de todo es conocer su origen y la forma en la que se cultivan unas vides que brotan de la roca volcánica regalándonos unos blancos únicos en el mundo. Para acercarse a esta vertiente es necesario contratar alguno de los tours que se organizan y que permiten conocer los viñedos, visitar las bodegas, hacer las correspondientes catas y descubrir los aspectos más curiosos que rodean a esta cultura. Nosotros lo hicimos de la mano de la empresa Futurismo, la misma con la que un año antes disfrutamos del avistamiento de ballenas en la isla de Sao Miguel. De la mano de Jennifer conocimos en primer lugar los peculiares viñedos de Pico que se disponen sobre la roca volcánica y que forman una especie de tablero de ajedrez con pequeños muros que protegen a las plantas del viento y la brisa marina. También nos acercamos a la única cooperativa de la isla donde degustamos algunos de sus caldos y conocimos también aspectos como las construcciones ligadas al negocio del vino y hasta un alambique municipal donde siguen elaborando los licores que tanto arraigo tienen en Pico.

Vides de Pico cultivadas por el método tradicional
Vides de Pico cultivadas por el método tradicional
Vino blanco de Pico
Vino blanco de Pico

Dónde comer en Pico

Pulpo guisado, ternera el estilo de las Azores, pescado fresco, lapas… Y, por supuesto, un buen vino blanco de la isla. Pico cuenta con una gastronomía muy apetecible donde se aúnan a la perfección los productos del mar y la tierra. Cierto es que no tiene la variedad de restaurantes de Sao Miguel, ni los precios populares de Terceira, más en consonancia con los de Portugal continental. Pero nadie se puede resistir a conocer esta vertiente fundamental de una isla donde los productos kilómetro cero son una realidad incontestable. Sale demasiado caro traerlos desde fuera y eso beneficio al productor local y a aquellos que visitamos la isla.

  • Fonte Cuisine (Aldeia da Fonte. Caminho de Baixo Silveira, 9930-177 Lajes Do Pico). Es el restaurante con el que cuenta nuestro alojamiento en la isla de Pico, el complejo de turismo rural Aldeia da Fonte. Como no podía ser menos, el encanto y la tradición que se reflejan en sus habitaciones se extiende al restaurante. Posee una completa carta de platos tradicionales elaborados con mucho mimo. Nosotros nos decantamos por un pulpo grelhado que venía acompañado de verduras a la parrilla y un alioli exquisito. Nos gustó la textura del pulpo, que se deshacía en la boca, pero también la cantidad. También degustamos un bife al estilo de las Azores: carne de ternera con una salsa de ajo con un punto muy interesante y acompañada de huevo frito, patatas y pimientos rojos. Aunque venimos de una tierra con una extraordinaria carne de vacuno, la que probamos en Pico nos pareció fantástica. No hay que ser muy avezado para saber que se trata de animales que cuentan con unos pastos perennes lo que se traduce en una alimentación inmejorable. Fonte Cuisine ofrece otros platos de pescado como el pulpo guisado al modo de Pico, bacalao, atún grelhado con grelos y alioli o chipirones a la brasa con salsa de mantequilla. En cuanto a la carne, además de la ternera tienen platos con secreto de cerdo ibérico y pollo gratinado, entre otros. También tienen alternativas para vegetarianos y para niños. Precio medio por persona: 18 euros.
Pulpo grelhado de Fonte Cuisine
Pulpo grelhado de Fonte Cuisine
  • O Galeao (Ramal do Porto – São Caetano). A pie de Costa y junto a la zona de piscinas naturales de Sao Caetano, en el sur de Pico, se encuentra este modesto resultante que regenta un tripeiro (natural de Oporto) que llegó a las Azores en busca de una vida diferente. O Galeao cuenta con una agradable terraza en la que dejar pasar el tiempo sintiendo la brisa marina y escuchando el trino de los pardales. En su carta, con precios económicos, destacamos la tabla de quesos de la isla. Una señora tabla con cuatro tipos de quesos de Pico, uno picante, otro con especias, otro suave de vaca y otro más cremoso. Sensacional. Pedimos también unas almejas el estilo de la casa, donde lo mejor fue la salsa, y un sabroso pescado del día que en este caso fue dorado, un pez que nada tiene que ver con la dorada y cuyas carne se parece más a la del bonito. Dos rodajas a la brasa en su punto acompañadas de unas verduras a la parrilla exquisitas. Ofrece además carnes como ternera con diferentes salsas y productos del mar como una espetada de gambas y chipirones, pulpo guisado, arroz de marisco y cataplana de pescado y marisco. Precio medio por persona: 15 euros.
Dorado del restaurante O Galeao
Dorado del restaurante O Galeao
Carne al estilo de las Azores en la tasca O Petisca
Carne al estilo de las Azores en la tasca O Petisca
  • Tasca O Petisca (Avenida Padre Nunes da Rosa 9950, Madalena). Madalena cuenta con los mejores restaurantes de la isla. Raisa, nuestra estupenda guía en la subida a la montaña de Pico nos había remendado dos: la Taberna do Canal y O Ancoradouro. Ambos se encontraban cerrados en nuestra última noche en la isla, por lo que nos decantamos por otro interesante restaurante que también se encuentra en Madalena y a pocos metros de los otros dos, la tasca O Petisca. Nos gustó porque vimos a muchos locales cenando esa noche y eso en Portugal y en cualquier rincón del mundo es muy buena señal. Tiene unos precios razonables y una calidad incuestionable. Brinda la opción de comer de ‘petiscos’, es decir, tapas. Nosotros nos fuimos a los platos comenzando por una entrada con queso de la isla, más cremoso y con un sabor intenso. También pedimos unas lapas grelhadas, uno de nuestros platos favoritos de las Azores. Han sido de las mejores que hemos comido tanto por su tamaño como por su sabor. Las pondríamos en segundo lugar después de aquellas celestiales que comimos en el restaurante O Americo de Barbosa de Mosteiros en la isla de Sao Miguel. También apostamos por el bife al estilo de las Azores, presentado y preparado de manera diferente al que comíamos en Fonte Cuisine, pero también con el sabor intenso que da el ajo. Otro de los platos que ofrece en cuanto a pescado se refiere son el atún al estilo regional, pescado fresco del día a la parrilla, pulpo, chipirones y bacalao a lagareiro, entre otros. En lo que respecta a las carnes nos llamó la atención que preparan lengua, morcilla, además de carne de pollo y cerdo. Precio medio por persona: 18 euros.
Café Cella de Madalena con la montaña de Pico al fondo
Café Cella de Madalena con la montaña de Pico al fondo
Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

4 COMENTARIOS

  1. “Aunque cuenta con aeropuerto, no existe una conexión directa con Lisboa y Oporto. ”

    Buenas tardes vi su excelente artículo de viaje sobre la isla de Pico en las Azores.
    Sin embargo, falta información sobre cómo llegar a la isla Pico. Ya hay vuelos directos entre Lisboa y la isla de Pico por Sata Azores Airlines.
    Desde el invierno hay 2 vuelos directos semanales (de noviembre a marzo, los lunes y sábados)
    Luego, en abril, mayo y octubre 3 vuelos directos semanales los lunes, miércoles y sábados.
    De junio a septiembre 4 vuelos semanales los lunes, miércoles, jueves y sábados.

    • Hola Luis. Te agradecemos mucho la información que nos facilitas y te pedimos disculpas por el error. En la búsqueda que habíamos hecho no encontramos esos vuelos directos que están realmente bien. Lo sumamos al post y te agradecemos nuevamente que lo hayas indicado. Un saludo.

  2. Hola Pablo y Estefanía Me gustó el último artículo de la subida a la montaña Pico 🙂

    Solo una actualización. Sata Azores Airlines tendrá desde junio hasta el 5 de septiembre vuelos semanales entre Lisboa y Pico. Además de los lunes, miércoles, jueves y sábados, también volará los domingos.

    • Hola Luis, gracias por tus palabras y por mantenernos informados del tema de los vuelos. Ahora mismo lo actualizamos en el post para que la gente que lo lea y quiera visitar la isla de Pico tenga información más fiable. Gracias y un saludo afectuoso

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies