Ruta Cepeda-Herguijuela-Madroñal. La variedad paisajística de la Sierra de Francia

Inicio España Castilla y León Ruta Cepeda-Herguijuela-Madroñal. La variedad paisajística de la Sierra de Francia

Ruta Cepeda-Herguijuela-Madroñal (Sierra de Francia. Salamanca). Dificultad: Fácil. Distancia: 12 kilómetros (circular). Duración: 3 horas y 45 minutos aproximadamente

La variedad paisajística de la Sierra de Francia salmantina es casi irreal. En un palmo de terreno pasamos de un tupido bosque de castaños, robles y madroños a pequeños campos de cultivos dominados por los olivos, las vides y los cerezos. Esto implica que cualquier época del año es buena para adentrarse en un parque natural que es santo y seña de la provincia de Salamanca. De hecho, una misma ruta nos muestra escenarios diametralmente opuestos si la hacemos en primavera o en otoño. Este sendero circular que recorre las localidades de Cepeda, Herguijuela de la Sierra y Madroñal es un buen ejemplo de ello. Es una de las pocas rutas que hemos hecho dos veces y, lejos de mostrarse repetitiva o monótona, nos ha cautivado por igual. La primavera regala el espectáculo de la floración de los cerezos que se agolpan en el entorno de Madroñal, mientras el otoño extiende una alfombra de hojas en gran parte del itinerario. En este post queremos acercarnos con la mayor fidelidad a la diversidad de un sendero cómodo, agradecido y que se puede hacer perfectamente en familia o por personas no demasiado avezadas en esto del senderismo.

Uno de los puntos más otoñales de la ruta
Uno de los puntos más otoñales de la ruta

Cepeda, ejemplo de pueblo serrano y origen y destino de esta ruta por la Sierra de Francia

La ruta Cepeda-Herguijuela-Madroñal tiene su origen en uno de los pueblos más bonitos de Salamanca que conserva en gran parte de su casco antiguo la típica arquitectura serrana. En Cepeda brilla especialmente la Plaza Mayor, de forma triangular y presidida por un viejo olmo que resiste con sus achaques al paso del tiempo. Precisamente en la plaza podremos dejar el coche y partir desde allí rumbo a la fuente románica donde aparecen las primeras indicaciones de la ruta. Dejamos Cepeda para transitar por un camino que forma parte del GR de la Sierra de Francia (marcas blancas y rojas) y que a nuestra derecha brinda unas bonitas vistas de la localidad rodeada de castaños, robles y cerezos.

Plaza Mayor de Cepeda
Plaza Mayor de Cepeda

Vista de Cepeda al inicio de la ruta
Vista de Cepeda al inicio de la ruta

El camino desemboca en la carretera SA-225 que deberemos cruzar con precaución para seguir por un sendero que sale al otro lado y pronto nos empezará a brindar algunos de los pasajes más bellos de esta ruta Cepeda-Herguijuela Madroñal. La primera sorpresa será el puente medieval que salva el cauce del arroyo de San Pedro del Coso. El denominado puente de La Dehesa se encuentra en un buen estado de conservación y se enclava en un bucólico bosque dominado por los robles y los alisos. En concreto destaca un ejemplar de roble albar centenario cuyo tronco ha sido conquistado por la escurridiza hiedra. Es una de las zonas de esta ruta que se ve mucho más favorecida durante los meses de otoño e invierno.

Puente de La Dehesa
Puente de La Dehesa

Nada más cruzar el puente, el sendero se bifurca. Deberemos continuar por la derecha siguiendo las indicaciones amarillas y blancas en dirección a Herguijuela de la Sierra y Madroñal. La ruta se va engalanando con los ingredientes que cautivan a los senderistas. Las hojas secas van tapizando la vereda empedrada en algunos tramos, mientras a nuestro alrededor se elevan vigorosos los castaños, robles, madroños, avellanos y acebos. Un espectáculo natural que hay que disfrutar a fuego lento. Sin prisas. Es una ruta corta que no nos obliga a ir acelerados.

Primera bifurcación donde tenemos que girar a la derecha
Primera bifurcación donde tenemos que girar a la derecha

Un nuevo cruce nos obligará a tomar esta vez el sendero de la izquierda para continuar en dirección a Herguijuela de la Sierra. A partir de aquí deberemos afrontar la subida más exigente de la ruta y seguiremos estando acompañados por los robles, madroños y castaños.

Herguijuela, la vertiente más ‘salvaje’ de la Sierra de Francia

Además de ser, a nuestro juicio, uno de los pueblos más bonitos de Salamanca, Herguijuela de la Sierra representa la vertiente más ‘salvaje’ y auténtica de la Sierra de Francia. Casi dando la mano a Las Hurdes cacereñas, los bosques de espacios como el Valle de Belén, la sierra del Castillo o Fuente Mundo nos brindan una vegetación autóctona de un valor incalculable. Los incendios y la mano del hombre han respetado un entorno que se complementa a la perfección con pequeños campos de olivos próximos a la localidad.

Vista de Herguijuela de la Sierra desde el sendero
Vista de Herguijuela de la Sierra desde el sendero

Herguijuela de la Sierra es nuestra próxima parada. Al final de la subida que mencionábamos, el sendero se vuelve a bifurcar. Será este el punto al que deberemos regresar para emprender más tarde la marcha hacia Madroñal. Pero de momento tendremos que caminar en dirección a Herguijuela de la que nos separan todavía 1,2 kilómetros. Este trayecto es quizás el menos cautivador de la ruta ya que estaremos ‘acorralados’ por los siempre invasores eucaliptos.

Cruzaremos con precaución la carretera que une La Alberca con Herguijuela para afrontar los últimos metros hacia el pueblo acompañados de algunas muestras de arte en la naturaleza que vemos en otros senderos de la Sierra de Francia como el Camino del Agua, el Camino de las Raíces y el Bosque de los Espejos.

Zona de intervenciones artísticas de El Collao realizadas por el colectivo OMA
Zona de intervenciones artísticas de El Collao realizadas por el colectivo OMA

En cuanto tengamos la primera y hermosa vista de Herguijuela, el sendero gira a la derecha entre un pinar para adentrarnos en su casco urbano. No es necesario llegar hasta el final del pueblo, pero sí aconsejable para admirar su arquitectura serrana y asomarnos a esa vertiente ‘salvaje’ que mencionábamos. En Herguijuela también brilla su Plaza Mayor, presidida por un olmo al igual que la de Cepeda. Un ejemplar de 500 años aquejado de la grafiosis, conocida popularmente como la enfermedad holandesa del olmo. Si llegamos hasta la carretera que une la localidad con la pedanía de Rebollosa contemplaremos ese paisaje de campos de olivos tan característico y la abrumadora frondosidad de los tupidos bosques donde la Sierra de Francia y Las Hurdes se van hermanando en perfecta armonía.

Plaza Mayor de Herguijuela de la Sierra
Plaza Mayor de Herguijuela de la Sierra

Nos despedimos de Herguijuela regresando esta vez por la carretera que da acceso al pueblo. Llegamos de nuevo a la vía que llega desde La Alberca, cruzamos la zona de eucaliptos que mencionábamos anteriormente y ahora sí giramos a la izquierda para tomar rumbo a Madroñal, nuestro siguiente destino.

Madroñal, el paraíso de los cerezos en la Sierra de Francia

Una de las grandezas de esta ruta Cepeda-Herguijuela-Madroñal es la diversidad. Cuando pensábamos que ya no íbamos a ver nada diferente, llega Madroñal y sus cerezos para volver a sorprendernos. El camino hasta esta localidad discurre entre una maravillosa sucesión de pequeñas parcelas de olivos y cerezos. Un regalo para la vista especialmente en el periodo de la floración. Madroñal es uno de los epicentros de la producción de cerezas en la Sierra de Francia. Cuenta además con una cooperativa agrícola encargada de la comercialización de un producto de mucha calidad que en nada tiene que envidiar al que se obtiene en el valle del Jerte cacereño.

Cerezo otoñal en el entorno de Madroñal
Cerezo otoñal en el entorno de Madroñal

Sin darnos cuenta nos plantamos en Madroñal, una pequeña población en la que sobrevive alguna construcción típicamente serrana. Después de dar un paseo por el pueblo, regresaremos sobre nuestros pasos para tomar una pista de cemento que sale a la izquierda y que nos llevará de nuevo hasta Cepeda.

Vista de Madroñal desde la ruta
Vista de Madroñal desde la ruta

Afrontamos un pronunciado descenso entre algunos huertos y viñas para acabar en un sendero donde tendremos que girar a la izquierda. El paisaje vuelve a cambiar con algunas muestras de vegetación de ribera y presencia de roble albar. Un camino muy cómodo y agradable que acaba en una pista asfaltada que nos llevará definitivamente a nuestro punto de origen y destino, Cepeda.

De esta forma ponemos punto y final a una ruta que en 2020 ha gozado de un impulso por parte de la Diputación de Salamanca al catalogarla como sendero micológico, una distinción que también tiene el itinerario que une Montemayor del Río con El Cerro. Gracias a este respaldo, se han instalado una serie de paneles informativos que ayudan a interpretar la variedad micológica de un enclave privilegiado hace que nos enamoremos todavía más de la Sierra de Francia.

Otras rutas que te pueden interesar

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies