Parque Nacional Manuel Antonio, un paraíso entre playa y naturaleza

Inicio América Costa Rica Parque Nacional Manuel Antonio, un paraíso entre playa y naturaleza

Hacemos un recorrido por el Parque Nacional Manuel Antonio, uno de los más visitados de Costa Rica y un espectáculo de la naturaleza en el que también es posible relajarse en sus paradisiacas playas

Cualquier viaje a Costa Rica no se caracteriza especialmente por la relajación y el descanso absoluto. Visitas a lugares como los volcanes Arenal y Poás o la Catarata de Río Celeste provocan un desgaste físico porque hay que andar entre la selva y pasar varias horas en el coche para moverse de un lugar a otro. Por este motivo es aconsejable acabar la estancia en el maravilloso país centroamericano en un lugar de costa donde, además de disfrutar de la naturaleza, también sea posible hacerlo de la playa y de las cálidas aguas tanto del Pacífico como del Caribe. Como este último nos pillaba bastante a desmano por los pocos días con los que contábamos y por el itinerario que habíamos diseñado, nos decidimos por un lugar de la costa del Pacífico, concretamente el Parque Nacional Manuel Antonio. Allí pasamos tres noches.

Entrada al Parque Nacional Manuel Antonio
Entrada al Parque Nacional Manuel Antonio

Consejos para visitar el Parque Nacional Manuel Antonio

A la hora de buscar información en la red de este enclave del sur de Costa Rica se encuentran opiniones para todos los gustos. Por un lado hay personas con lo consideran una maravilla por la belleza del Parque Nacional y la espectacularidad de sus playas, mientras otras creen que está demasiado enfocado al turismo y pierde ese carácter virginal que envuelve otras zonas del país. Ambas cosas son ciertas. Por un lado se trata de un lugar de un indudable atractivo tanto para los amantes de la naturaleza como los que quieren tirarse en la arena bebiéndose un coco. De hecho fue el lugar de Costa Rica en el que más animales vimos y más cerca. Pero también es verdad que sus alrededores están repletos de hoteles, apartamentos y restaurantes que lo convierten un poco en una especie de parque temático.

Mi consejo es claro. A los que les guste el contacto con la naturaleza, pero prefieran para alojarse un hotel cómodo desde el que puedan acudir cada noche a cenar o tomar una copa a lugares con encanto, no cabe duda que Manuel Antonio es la mejor elección. Los que sean más aventureros y huyan de los lugares excesivamente turísticos pueden optar por el Parque Nacional de Corcovado, también en el Pacífico aunque al sureste de Manuel Antonio. Allí la exuberancia de la naturaleza es mayor y existe la posibilidad de dormir en una tienda de campaña o en el pequeño alojamiento de la Estación de Sirena que cuenta con lo básico. Como es obvio nosotros no lo visitamos, pero estos datos son fruto de las búsquedas que hicimos antes de preparar el viaje.

Dónde alojarse en Manuel Antonio

Como el Parque Nacional Manuel Antonio era el lugar en el que más tiempo íbamos a pasar (tres noches) elegimos más cuidadosamente el hotel y el acierto fue absoluto. Nos decantamos por el Hotel Plaza Yara. Se encuentra en la carreta que une la ciudad de Quepos con el Parque Nacional y solo podemos decir maravillas de él. No obstante, su puntuación en Booking es de 9,4, una nota que no consiguen demasiados hoteles.

Patio interior del hotel Plaza Yara
Patio interior del hotel Plaza Yara

Aunque fue el hotel más caro de todos los que reservamos en Costa Rica, lo cierto es que mereció la pena. Además tuvimos una grata sorpresa, ya que las fotos que tenían los propietarios del alojamiento en la página del Booking eran anteriores a la reforma que habían acometido. Por lo tanto nos encontramos con un hotel totalmente nuevo, con unas habitaciones amplias en las que no faltaba ni un detalle y un desayuno completo y muy bien elaborado. Asimismo, tiene la particularidad de contar con una galería de arte y es posible aparcar justo en la puerta sin coste alguno.

Habitación del hotel Plaza Yara
Habitación del hotel Plaza Yara

Desayuno del hotel Plaza Yara
Desayuno del hotel Plaza Yara

La carretera que une Quepos con la entrada al Parque Nacional Manuel Antonio (lugar en el que se acaba) es la que concentra a un lado y otro de la misma la mayoría de hoteles y restaurantes. Al ser una carretera estrecha y con muchas curvas, puede ser complicado moverse por ella si hay excesivo tráfico. Nosotros acudimos a principios del mes de junio y la zona no estaba masificada ni mucho menos.

Visita guiada al Parque Nacional Manuel Antonio

A la hora de visitar el Parque Nacional Manuel Antonio hay que tener en cuenta una serie de consejos y recomendaciones. La primera de ella es acudir en cuanto abren para poder aprovechar el día al máximo. Mucho más si se viaje a Costa Rica en la estación lluviosa y a primera hora de la tarde empiece a caer agua como si no hubiera mañana. Por lo tanto lo mejor es estar en la entrada a las 7:00 en punto, hora a la que abre, y tener en cuenta que a las 16:00 horas cierra sus puertas.

Si se acude con vehículo de alquiler hay que tener algo muy presente: el aparcamiento del Parque Nacional es gratuito y se encuentra al final de la carretera, donde ya no es posible avanzar hacia ningún otro lado excepto darse la vuelta. Remarco esto porque a primera hora de la mañana habrá personas que se pongan en la carretera intentando convenceros de que metáis el coche en sus aparcamientos privados. Se trata de explanadas que están junto a la carretera y que pueden dar la impresión de ser el parking oficial. Nada de milongas. Se sigue hasta el final, donde hay una pequeña rotonda y allí se deja el vehículo completamente gratis. Además, de ese aparcamiento a la entrada del Parque Nacional sólo hay que andar unos pocos metros.

Nosotros nos enteramos de estos pequeños fraudes porque un trabajador del Parque Nacional nos alertó de ello cuando íbamos por la carretera. La escena fue tan rocambolesca, que uno de los propietarios de los aparcamientos privados se acercó a nosotros diciendo que la persona que nos había avisado estaba borrachada y que no le hiciéramos caso. Hasta ese punto llega la pelea por intentar timar al turista. No son individuos peligrosos ni mucho menos, ni tampoco cobran una barbaridad por dejar allí el coche, pero es absurdo caer en su trampa cuando existe la posibilidad de parquearlo (como se dice allí) totalmente gratis.

Y tercer consejo importante. A la entrada del Parque Nacional hay varias personas que ofrecen un recorrido guiado por su interior. Hay que fiarse de las que tienen acreditación oficial en el caso de que se opte por este servicio. Nosotros lo contratamos a un precio de 15.000 colones (26 euros) los dos. Sin duda alguna mereció la pena porque la experiencia con el guía fue única y muy provechosa. Al margen hay que sacar la entrada al Parque en unas taquillas que se encuentran a unos metros del acceso principal (algo que no comprendimos). Tienen un precio de 16 dólares (15 euros) por persona. No es nada caro para lo mucho que se disfruta en su interior.

Inmensa palmera con pinchos Parque Nacional Manuel Antonio
Inmensa palmera con pinchos

Con nuestro guía de nombre Aldo comenzamos el recorrido por el Parque Nacional. Sólo íbamos nosotros y una pareja de americanos por lo que la visita era casi personalizada. Además, Aldo llevaba consigo un telescopio para poder avistar algunas especies. Asimismo, su experiencia en el Parque fue clave para saber dónde escondían determinados animales. Motivos más que suficientes para tener claro que sin él, no hubiéramos visito ni una décima parte de lo que vimos.

Una gran iguana Parque Nacional Manuel Antonio
Una gran iguana

El recorrido guiado se realiza por un camino que une la entrada del Parque Nacional con la playa Manuel Antonio. Se trata de un itinerario de algo más de un kilómetro en el que se hacen constante paradas para divisar las especies y además poder sacar fotografías a través del telescopio. Con las cámaras de los teléfonos móviles salen de cine al tener un objetivo pequeño que se puede introducir en la lente del aparato.

Una cigarra vista desde el telescopio del guía Parque Nacional Manuel Antonio
Una cigarra vista desde el telescopio del guía

Lo mejor que pudimos ver a un perezoso Parque Nacional Manuel Antonio
Lo mejor que pudimos ver a un perezoso

Aldo también iba equipado con un libro de fauna y flora de la zona para ilustrarnos mejor todo lo que veíamos. Un profesional en toda regla que además explicaba a la perfección. El espectáculo de la naturaleza en el Parque Nacional de Manuel Antonio no se hizo esperar. No obstante alberga 352 especies de aves, 109 de mamíferos y 346 especies vegetales. Se trata de un bosque húmedo tropical ubicado en una isla biológica.

Un pequeño lagarto Parque Nacional Manuel Antonio
Un pequeño lagarto

Gracias al telescopio del guía y a su conocimiento de la zona disfrutamos viendo a grandes iguanas, monos araña, búhos, venados y algún que otro perezoso bastante escondido en la copa de los árboles. También observamos de cerca a una inmensa boa constrictor totalmente enroscada y que estaba provocando el miedo en los pequeños animales que pasaban por los alrededores.  En el capítulo de serpientes, el guía nos mostró otra venosa y de un color verde intenso que se mezclaba entre la vegetación. Tenía ganas de cruzar el camino y la dejamos que lo hiciera tranquilamente.

Un venado, una especie que no es autóctona de la zona Parque Nacional Manuel Antonio
Un venado, una especie que no es autóctona de la zona

Una serpiente verde Parque Nacional Manuel Antonio
Una serpiente verde

Serpiente verde cruzando por el camino Parque Nacional Manuel Antonio
La serpiente verde cruzando por el camino

Los escurridizos monos araña Parque Nacional Manuel Antonio
Los escurridizos monos araña

Uno de los coloridos cangrejos que se pueden ver Parque Nacional Manuel Antonio
Uno de los coloridos cangrejos que se pueden ver

Un búho descansando en un árbol Parque Nacional Manuel Antonio
Un búho descansando en un árbol

Boa constrictor Parque Nacional Manuel Antonio
Boa constrictor

El interesante recorrido guiado acaba en playa Manuel Antonio, la más concurrida y bella del Parque Nacional. Allí es normal ver a infinidad de monos capuchinos y mapaches. Pasan continuamente por la playa y sus alrededores y es posible fotografiarlos de mil formas. El hecho de que haya tantos por la zona es sencillo: van en busca de la comida que llevan los turistas a la playa. De hecho es normal ver cómo un mono o un mapache le roba la bolsa con el bocadillo a alguno que se haya despistado un poco. Por lo tanto la comida siempre tiene que estar bien guardada en la mochila y no dejar todas las posesiones solas mientras se acude a bañar. Además de por los animales, es bueno tener esa precaución ante posibles robos.

Playa Manuel Antonio
Playa Manuel Antonio

Playa de Manuel Antonio
Playa de Manuel Antonio

Uno de los monos capuchino Parque Nacional Manuel Antonio
Uno de los monos capuchino

Varios monos capuchinos en un árbol Parque Nacional Manuel Antonio
Varios monos capuchinos en un árbol

En nuestro caso un mapache ya nos había quitado la bolsa que la fruta que llevábamos de postre y no me quedó más remedio que arrearle levemente con una zapatilla para que la soltara.

Uno de los muchos mapaches que se ven Parque Nacional Manuel Antonio
Uno de los muchos mapaches que se ven

Como es obvio, en el Parque Nacional Manuel Antonio no hay ni tiendas, ni restaurantes ni chiringuitos y por lo tanto hay que llevarse la comida y la bebida. Algo a tener muy en cuenta.

Después de hacer el recorrido guiado y pasar un rato en la playa bañándonos en las cálidas y cristalinas aguas del Pacífico, nos dio tiempo a hacer una de las rutas señalizadas que se proponen en el Parque Nacional. Se trata de la que recorre de manera circular Punta Catedral, una antigua isla convertida en península gracias al fenómeno conocido como tómbolo. El itinerario es interesante porque se adentra en la vegetación y además tiene tres miradores para contemplar unas estupendas vistas del Pacífico. Esta ruta es la más larga de todas las que se pueden hacer en Manuel Antonio, ya que tiene 1,2 kilómetros y una dificultad media.

Uno de los miradores del sendero Punta Catedral Parque Nacional Manuel Antonio
Uno de los miradores del sendero Punta Catedral

El resto de senderos son los siguientes: La Catarata (678 metros), Mirador (952 m.), Playas Gemelas (363 m.), Playa Espadilla (163 m.), Playa Manuel Antonio (460 m.), Los Congos (287 m.), Puerto Escondido (385 m.), Manglar (784 m.), Perezosos (587 m.). Es bueno señalar que el acceso a Puerto Escondido sólo está permitido cuando la marea está baja ya que, de lo contrario, se corre el riesgo de no poder volver al encontrarse el terreno totalmente inundado.

Como ocurrió durante todos los días que estuvimos en Costa Rica, el tiempo se revolvió por la tarde y se puso a llover con fuerza. Además se acercaba la hora de cierre del Parque Nacional y por ello regresamos por el mismo sendero de la ida, es decir por donde había transcurrido la ruta guiada. Hicimos una pequeña variación por un camino paralelo que se introduce más en la vegetación mediante una pasarela, pero el grueso del trayecto es el mismo.

De esta forma pusimos punto y final a la visita al Parque Nacional de Manuel Antonio, un lugar que nos encantó y que es otra muestra más de las maravillas naturales que alberga Costa Rica.

Comer en Manuel Antonio

Aunque el capítulo de los lugares para comer cuenta con una sección exclusiva en este blog, en este caso lo añado al post del Parque Nacional Manuel Antonio porque se trata de un restaurante que ante todo destaca por sus vistas y su peculiar interior. Además se come bien y barato. En nuestro caso no nos complicamos y nos comimos una hamburguesa y unos nachos que no estaban nada mal.

Exterior de El Avión
Exterior de El Avión

Estoy hablando del restaurante El Avión,  ubicado en la misma carretera que une Quepos con el Parque Nacional. Como su propio nombre indica, parte del establecimiento se encuentra dentro de un avión Fairchild C-123, usado para el transporte militar en los Estados Unidos. Desde el exterior se puede ver perfectamente el aparato, y la experiencia de entrar dentro es única. Se puede acceder al lugar en el que se sentaban los pilotos delante del cuadro de mandos y justo al lado hay una barra en la que se puede tomar una copa o un refresco.

Mandos del avión Parque Nacional Manuel Antonio
Mandos del avión

Pero si avanzamos hasta el final del bar, nos encontramos con otra de las sorpresas que guarda El Avión: sus vistas. Sin con un poco de suerte hay una mesa disponible junto a la barandilla, las panorámicas de la vegetación de Manuel Antonio y del Océano Pacífico son indescriptibles. Una experiencia fantástica que merece la pena probar durante un viaje a este rincón de Costa Rica.

Nuestra cena con vistas en El Avión
Nuestra cena con vistas

Vistas desde la terraza del restaurante El Avión
Vistas desde la terraza del restaurante El Avión

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

18 COMENTARIOS

    • Gracias Estela. Te recomiendo Costa Rica en general y Manuel Antonio en particular, Es un destino obligado para todo aquel que disfrute con la naturaleza en estado puro. Saludos

    • Hola Thiago. No te podemos informar de eso porque nosotros fuimos en coche. Me imagino que sí porque desde Alajuela salen autobuses hacia todos los puntos del país. Un saludo y gracias por visitar el blog.

  1. Hola Pablo, soy costarricense y vivo en UK y me alegra tanto ver como la gente que visita mi país disfruta de sus bellezas. Pronto iré de vacaciones allá, lo unico malo es que el hotel donde te quedaste no tiene más espacio para reservar para 4 personas, dbe ser muy bueno ya que desde octubre ya no hay campo para enero. Saludos!

    • Hola Valeria. Muchas gracias por tu comentario y enhorabuena por ser de un país tan maravilloso que nos cautivó tanto. Es una pena que no haya plazas en el hotel en el que nosotros estuvimos. La verdad es que fue un gran acierto, pero seguro que encuentras otro que está también genial. Disfruta mucho de ese viaje a Costa Rica y un saludo afectuoso.

  2. Hola Pablo. El proximo 19 de Junio una amiga y yo vamos a Costa Rica. Una de nuestras paradas es Manuel Antonio, pero no sabemos si permanecer 2 o 3 días allí. A parte del parque, que se recorre en un día, ¿se pueden ver otras cosas?
    gracias! y saludos!

    • Hola Cris. Gracias por tu comentario. Nosotros pasamos tres noches en Manuel Antonio porque, al ser la última etapa del viaje a Costa Rica, queríamos relajarnos un poco en un lugar de playa. Un día lo dedicamos entero a ver el Parque Nacional, otro fuimos a Marino Ballena (también tenemos un post dedicado a este lugar en el blog) y el otro a descansar tranquilamente en la playa. Si andáis más justas de tiempo, con dos noches lo tenéis resuelto para ver el parque e ir a la playa. Espero que disfrutéis mucho del viaje y saludos.

  3. Muchas gracias por el Bloc.Nos ha servido de mucho la información.
    Iremos mañana al parque Manuel Antonio.También acabamos aquí el circuito a este maravilloso país.

    • Muchas gracias por tus palabras Sacra. Nos alegramos de que la información del blog te haya sido de utilidad. Disfruta mucho de tu viaje por Costa Rica. Un saludo.

  4. Estoy planeando un viaje a Costa Rica con mi esposo y buscando información di con tu blog, esta muy bueno, se agradece muchisimo las experiencias e información que compartes ya que considero que son de mucha ayuda para quienes estamos buscando información.

    Saludos desde México.

    • Hola Mimi. Muchas gracias por tus palabras. Nos alegramos de que la información de este post de Manuel Antonio y otros sobre Costa Rica te haya sido de utilidad. Un saludo y disfruta mucho del viaje.

  5. Hola Me llamo Katherine soy Colombiana y viajo a costa rica en diciembre, voy con mi esposo y mis dos hijos de 6 y 1 año. si puedes contestarme estas preguntas te lo agradeceria mucho.

    1. El parque es apto para niños?
    2. Para almorzar hay que llevar la comida o hay restaurantes?

    • Hola Katherine, gracias por tu comentario y por visitar el blog. Te respondemos a tus preguntas. En primer lugar sí es apto para niños. Es además un lugar que les gustará mucho. Eso sí, hay que esar muy pendientes de ellos para que no se vayan solos a ningún lado ni dejar que jueguen con los monos o los mapaches o intenten darles comida. Por otro lado, para almorzar es necesario llevarse la comida de fuera. En Manuel Antonio no hay ningún restaurante ni puesto de comida. Por lo tanto hay que llevar bocadillo y tener mucho cuidado en la playa para que no os lo robe ningún mono. Un saludo y disfrutar mucho del viaje.

  6. Hola chicos los caminos están demarcados en el caso que no queramos ir con un guía turístico o hay muchas posibilidades de perderse ? muy bueno su blog, viajo ahora en agosto. saludos

    • Hola Camila. Gracias por visitar el blog. Los caminos dentro de Manuel Antonio están muy bien marcados. No hay ningún riesgo a perderse. En ese sentido, tranquila. El único consejo es no adentrarse en la vegetación y caminar sólo por los senderos habilitados. Nosotros cogimos un guía que nos explicó la fauna de la zona y sabía dónde estaba cada especie. Por eso lo cogimos. Pero si no quieres contratar guía, no tendrás ningún tipo de problemas para recorrer el parque. Un saludo y disfruta mucho del viaje a Costa Rica.

    • Hola Pedro. Gracias por visitar el blog. Lo sentimos pero no tenemos el contacto ya que lo conocimos en el propio parque nacional cuando fuimos a coger las entradas. Ni tan siquiera sabemos si sigue trabajando allí. De todas formas cuando lleguéis al parque, preguntar en la taquilla donde se compran las entradas porque seguro que habrá guías de confianza por allí que os pueden hacer la visita por el parque de Manuel Antonio. Un saludo y disfrutar del viaje.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies