Foz do Douro, la desembocadura del Duero

Inicio Portugal Oporto y Norte Foz do Douro, la desembocadura del Duero

Foz do Douro es una freguesia de Oporto con un bellísimo paseo marítimo que tiene la particularidad de ser el punto exacto en el que se produce la desembocadura del Duero en el Atlántico

Oporto es junto a Lisboa la ciudad con más encanto de Portugal. Además tiene el tamaño perfecto para poder recorrerla a pie sin ningún problema. Creo que tres días son suficientes para disfrutar de todos sus encantos sin necesidad de ir a la carrera. En un par de ocasiones hemos hecho ese viaje y sin duda lo volveríamos a repetir.

Hay que tener en cuenta que cuando se habla de visitar Oporto también se incluyen otros puntos cercanos. Aunque se consideren que forman parte de la capital, en realidad no es así. Estoy hablando, por ejemplo, de Vila Nova de Gaia y la playa de Matosinhos. Ambos deben sumarse a ese itinerario de tres días en la ciudad lusa porque realmente merecen la pena. Pero hay otro lugar muy interesante que se considera una freguesia de Oporto y que se llama Foz do Douro. Su particularidad es que es el punto exacto de la desembocadura del Duero en el Océano Atlántico. Un enclave especial y de gran belleza en el que se puede parar, por ejemplo, cuando se viaja de Oporto a Matosinhos.

Punto exacto de la desembocadura del Duero
Punto exacto de la desembocadura del Duero

Para llegar a Foz do Douro hay varias opciones. Como apuntaba, se encuentra a medio camino entre Oporto y Matosinhos circulando en paralelo al río y pasando debajo del imponente puente de la Arrábida. Otra alternativa es hacerlo en autobús (línea 502 por la avenida de Boavista, 202 desde la estación de Metro de Aliados y 500 desde la estación de Sao Bento)  y la manera más pintoresca es tomar el tranvía que sale de la plaza de la Libertad y que también circula de forma paralela al Duero. Los aficionados a andar también pueden hacerlo de esta manera. Hay 5,5 kilómetros desde la plaza de la Ribeira. Una buena caminata por un amplio paseo que transita junto al río. Por último, la opción de hacer el recorrido en bicicleta también es posible y muy saludable.

Vista de la desembocadura del Duero que llega por la izquierda de la imagen
Vista de la desembocadura del Duero que llega por la izquierda de la imagen

Foz do Douro era un antiguo pueblo de pescadores que se ha convertido en una zona bastante exclusiva de Oporto. Además es el lugar en el que Iker Casillas y Sara Carbonero establecieron su residencia cuando el portero español fichó por el Oporto. No es para menos, ya que  se encuentra en un enclave de una belleza extraordinaria y las vistas que tienen muchas de esas casas son envidiables. Los que amamos el río Duero, es especial visitar el punto en exacto en el que sus aguas mueren en el Océano Atlántico. Después de recorrer 897 kilómetros desde los Picos de Urbión en Soria, Foz do Douro es testigo de cómo uno de los ríos más importantes de España se esfuma. Atrás queda una ribera mundialmente conocida por sus vinos y unas Arribes que forman parte de las joyas naturales de la península ibérica.

Barcas de pescadores en Foz do Douro desembocadura del Duero
Barcas de pescadores en Foz do Douro

El recorrido por Foz do Douro puede comenzar en el faro de San Miguel O Anjo (también conocido como torre, capilla o ermita del mismo nombre). Se trata de un primitivo faro donde arranca un paseo que continúa por el bonito Jardim do Passeio Alegre, una zona verde repleta de palmeras donde es normal ver a mucha gente paseando, haciendo deporte o tomando el sol. Durante este recorrido es normal irse topando con aficionados a la pesca con su caña y también a pequeños barcos que recuerdan que Foz do Douro fue un pueblo de pescadores.

Jardim do Passeio Alegre desembocadura del Duero
Jardim do Passeio Alegre

Paseo junto al Jardim do Passeio Alegre desembocadura del Duero
Paseo junto al Jardim do Passeio Alegre

Pescadores con Vila Nova de Gaia al fondo desembocadura del Duero
Pescadores con Vila Nova de Gaia al fondo

Pescadores aficionados en Foz do Douro desembocadura del Duero
Pescadores aficionados en Foz do Douro

Pero los puntos con mejores vistas son otros dos faros. En primer lugar el pequeño faro de Felgueiras, que se adentra en el agua en un pequeño espigón. Se trata de una pequeña instalación en desuso, pero con mucho encanto. Un lugar perfecto para fotografiar la desembocadura del Duero y también para captar la fuerza del mar rompiendo contra el espigón. En días de fuerte viento es posible inmortalizar olas espectaculares como las que he encontrado en este blog.

Faro de Felgueiras desembocadura del Duero
Faro de Felgueiras

Olas rompiendo junto al faro de Felgueira desembocadura del Duero
Olas rompiendo junto al faro de Felgueira

Olas rompiendo junto a algunas rocas desembocadura del Duero
Olas rompiendo junto a algunas rocas

En paralelo está otro espigón aún más largo en el que se sitúan un sinfín de pescadores y, si el tiempo acompaña, es normal ver a muchas personas caminando o en bicicleta. Al final se encuentra el pequeño faro Da Barra do Douro, lugar en el cual merece la pena sentarse y relajarse ante la inmensidad del Atlántico.

Espigón que lleva al faro de Felgueiras desembocadura del Duero
Espigón que lleva al faro de Felgueiras

Faro da Barra do Douro desembocadura del Duero
Faro da Barra do Douro

En dirección a Matosinhos es posible continuar caminando por el paseo marítimo de Foz de Douro que se extiende a lo largo de las avenidas de Brasil y Montevideo. Allí hay multitud de bares y restaurantes a un lado, mientras al otro se encuentran las playas de Foz do Douro (Da Luz, Molhe, Homen do Leme, dos Ingleses, Ourigo y Gondarem). Entre los dos faros que reseñaba anteriormente está además una playa muy recogida con los dos espigones llamada Das Pastoras.

Playa das Pastoras entre los espigones de los dos faros desembocadura del Duero
Playa das Pastoras entre los espigones de los dos faros

El paseo marítimo concluye en una gran rotonda a la que también llega la popular avenida de Boavista de Oporto. Allí se levanta el fuerte de San Francisco Javier, conocido popularmente como castillo del Queso porque está construido sobre una roca de granito de una forma muy similar a la que tiene este producto lácteo. La construcción data de 1661. En ese punto además concluye Foz do Douro y comienza Matosinhos.

Castillo del Queso desembocadura del Duero
Castillo del Queso

Hasta aquí este recorrido por un lugar curioso que merece una breve, pero intensa visita. El lugar de la desembocadura del Duero y otro de esos tesoros ocultos que siempre nos tiene reservados Portugal.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies