Paseo junto al Atlántico de Espinho a Vila Nova de Gaia

Inicio Portugal Oporto y Norte Paseo junto al Atlántico de Espinho a Vila Nova de Gaia

Presentamos un apasionante recorrido a pie de 18 kilómetros repleto de sorpresas por una pasarela de madera junto al Atlántico entre las ciudades portuguesas de Espinho y Vila Nova de Gaia

Pasear junto al mar es siempre una experiencia relajante y muy gratificante. La sensación de la brisa marina en la cara mientras se escucha el sonido de las olas es el mejor desestresante que existe. Con esta intención acudimos a la ciudad portuguesa de Espinho en el mes de febrero. Se trata de un lugar muy concurrido en verano gracias a su amplia playa y la presencia de uno de los casinos más grandes de Portugal, pero que en pleno invierno, como es lógico, se encuentra muy tranquilo. También hay que destacar los restaurantes en Espinho, donde se puede disfrutar de una excelente gastronomía basada en los productos del mar. Por suerte el tiempo acompañó y pudimos realizar un espectacular paseo que descubrimos días antes del viaje gracias a la inestimable ayuda de los usuarios de Wikiloc y cuyo track incluyo más abajo. Se trata de un fantástico trayecto a través de una pasarela de madera que une Espinho con Vila Nova de Gaia, es decir, a las mismas puertas de Oporto. Fue sin duda el plan estrella de nuestro viaje, ya que Espinho es una ciudad que carece de grandes atractivos, salvo por la suerte de contar con una extensa playa de fina arena y algunos restaurante muy interesantes para degustar la siempre embriagadora gastronomía lusa.

Los que no estén muy acostumbrados a andar espero que no hayan dejado de leer este post cuando hayan visto la cifra de 18 kilómetros. El paseo llega hasta Vila Nova de Gaia, pero cada uno puede ponerle el final donde desee. Además, el plan perfecto es andar lo que el cuerpo aguante y volverse en el tren que cubre el trayecto entre Oporto y Aveiro. Para eso hay que tener localizadas previamente las estaciones y concluir la ruta cerca de alguna de ellas. Un dato a tener en cuenta es que a medida que se avanza en dirección a Vila Nova de Gaia, la vía férrea se aleja del mar, por lo que tocará caminar más en busca de la estación.

Columna con el nombre de Espinho justo antes del comienzo de la pasarela
Columna con el nombre de Espinho justo antes del comienzo de la pasarela

La pasarela construida para proteger las dunas que abrigan al Atlántico en este punto del norte de Portugal arranca al final del paseo marítimo de Espinho, exactamente donde se levanta una columna con el nombre de la ciudad. Es necesario llevar un calzado apropiado ya que, en algunos tramos, la pasarela está cubierta por la arena de la playa. Eso sólo ocurre en unos pocos metros, así que no hay que preocuparse.

Inicio de la pasarela en Espinho
Inicio de la pasarela en Espinho

El día que nosotros hicimos el recorrido nos encontramos con numerosas personas de la zona caminando por allí, lo que nos indicó que se trata de un paseo muy popular. No es para menos, ya que si cualquiera de nosotros tuviera esta posibilidad cerca de casa no podría desaprovecharla.

En los primeros compases de la ruta veremos a nuestra derecha la vía férrea aunque, como apuntaba anteriormente, poco a poco se irá alejando del Atlántico y desaparecerá de nuestra vista.

El sonido de las virulentas olas que siempre deja el océano en esta zona de Portugal y el grito de las gaviotas son la banda sonora de un trayecto en el que en cualquier momento el caminante puede bajar a la arena para relajarse y hacer un descanso.

Una bandada de gaviotas en la playa
Una bandada de gaviotas en la playa

Tras dejar Espinho y cruzar el límite entre los distritos de Aveiro y Oporto, veremos que las rocas se van adueñando de la playa dejando un paisaje de gran belleza. Pronto llegaremos al pueblo de Sao Felix da Marinha, que ya pertenece al concejo de Vila Nova de Gaia y en el que se puede disfrutar de una arquitectura muy peculiar que consiste en casas y palacetes veraniegos de principios del siglo XX. Entre las playa que hay en la zona destaca la de Granja, en la que está ubicado un bonito mirador para deleitarse con la inmensidad del Atlántico.

Playa de Sao Felix da Marinha
Playa de Sao Felix da Marinha

Mirador de la playa de Granja
Mirador de la playa de Granja

Pero las sorpresas de este apasionante trayecto no han hecho más que comenzar. Un poco más adelante nos encontramos con la playa de Aguda, un extenso arenal donde el interés está en el paseo marítimo. Y es que justo llegamos a la hora del comienzo de la lonja en un pequeño local que hay junto a la playa. Siempre es bonito asistir a una subasta de pescado recién traído del océano. Aunque en este caso lo mejor ocurrió unas horas antes. Me refiero al momento concreto de la pesca y a la forma peculiar que tienen en esta zona de Portugal para desarrollar este oficio. Se trata de la xávega, un arte tradicional al que ya me referí en el post de comer en Furadouro, pero que explico en esta ocasión con más profundidad.

Playa de Aguda
Playa de Aguda

Lonja de pescado de la playa de Aguda
Lonja de pescado de la playa de Aguda

La xávega se realiza en lugares de costa donde no hay puerto. En España está prácticamente desaparecida, pero en Portugal sigue conservado su esencia. Para ello se usan unas barcas, que en algunas zonas como Esmoriz o Furadouro tienen una proa más levantada para soportar la furia de las olas que se registran en este punto del Atlántico luso. En el caso de Aguda, las barcas reciben el nombre de bateiras y su diseño es más clásico. Los pescadores se adentran mar adentro alrededor de un kilómetro y despliegan una red en forma de círculo donde se quedan atrapados los peces. Pasado un tiempo, los cabos de esa red se atan a un tractor emplazado en la arena (antes se realizaba con bueyes) para que la recojan hasta la orilla. Un curioso método fruto del ingenio de las gentes del mar para desempeñar su oficio en unas condiciones tan adversas.

Bateira, barca tradicional de la zona, expuesta en la playa de Aguda
Bateira, barca tradicional de la zona, expuesta en la playa de Aguda

Otra zona de la playa de Aguda
Otra zona de la playa de Aguda

Esta fue la explicación a que encontráramos a nuestra llegada un tractor circulando por la playa, algo que como es lógico nos sorprendió ya que no era el típico que tradicionalmente se dedica a limpiar la arena. Además de la lonja, Aguda deja imágenes de gran esplendor gracias a la presencia de las barcas y redes en mitad de la arena. Además, el pueblo rezuma pescado por los cuatro costados gracias a las pescaderías que se reparten alrededor del paseo marítimo y los restaurantes donde seguramente se prepara a la perfección. No tuvimos la oportunidad de degustar ninguna pieza, puesto que era demasiado pronto para comer y aún nos quedaba un largo trayecto.

Pescadería en la playa de Aguda
Pescadería en la playa de Aguda

Barca y redes de pesca en la playa de Aguda
Barca y redes de pesca en la playa de Aguda

Lo siguiente que llama la atención es la presencia de un campo de golf justo al lado de la playa. Se trata del Club de Golf Miramar, donde en los hoyos más próximos al océano, la arena se fusiona con el verde intenso del campo. Una imagen cuanto menos curiosa. En este lugar la pasarela de madera estaba dañada y nos tuvimos que meter en el propio campo para atravesar un pequeño arroyo que circula por allí. El único punto complicado del trayecto.

Club de Golf de Miramar
Club de Golf de Miramar

El nombre del club de golf nos indica que estamos en la playa de Miramar, uno de las localizaciones  estelares del trayecto. Y es que en ella se encuentra la Capela do Senhor da Pedra. Lo curioso de este templo es que está levantado sobre unas rocas en el propio océano y se accede a él a través de la arena de la playa. Una ubicación peculiar que da un atractivo extraordinario a la zona. Además es buen lugar para tomar una cerveza o un café en las terrazas que miran a la capilla junto a la playa. Hasta aquí llevaremos siete kilómetros de caminata, un excelente sitio para que, aquellos no demasiado acostumbrados a andar, puedan finalizar el recorrido y regresar en tren desde la estación de Miramar, que está a diez minutos caminando desde la capilla.

Capela do Senhor da Pedra en Miramar
Capela do Senhor da Pedra en Miramar

Hay que tener en cuenta que la próxima estación después de la de Miramar es la de Francelos, que también está relativamente cerca de la costa, pero a partir de ahí la vía férrea se introduce tierra adentro y la posibilidad de acudir andando a cualquier estación desaparece hasta que no llegamos a Vila Nova de Gaia, donde podemos coger un autobús como más adelante explicaré.

Vistas desde el paseo entre Espinho y Vila Nova de Gaia, que se ve al fondo
Vistas desde el paseo entre Espinho y Vila Nova de Gaia, que se ve al fondo

Nosotros seguimos caminando mientras veíamos cómo decenas de surfistas aprovechaban las olas del Atlántico para practicar su deporte. A medida que avanzamos comprobamos que las construcciones de los alrededores del paseo eran más modernas y lujosas. Nos íbamos acercando a Vila Nova de Gaia y al fondo ya divisábamos la desembocadura del Duero en Foz do Douro.

Pasarela y carril bici llegando a Vila Nova de Gaia
Pasarela y carril bici llegando a Vila Nova de Gaia

La pasarela de madera en ocasiones se fusiona con el propio paseo marítimo donde en esta zona ya abundan los chiringuitos a pie de playa. Hablamos de las playas de Valadares, Madalena, Marbelo, Canide o Salgueiros. Algunas de ellas están dominadas por las rocas, que proporcionan algunas vistas de auténtico privilegio.

Playa de Canide
Playa de Canide

Vista del Atlántico y bandada de gaviotas
Vista del Atlántico y bandada de gaviotas

Aunque el cansancio en este tramo final empieza a hacer mella, la cercanía de la desembocadura del Duero anima a seguir adelante. Antes de llegar a la playa de Lavadores, la pasarela de madera desaparece porque las rocas borran del mapa a la arena y nos introducimos en un paseo que nos llevará haciendo un viraje a la derecha hasta la Reserva Natural del Estuario del Duero. Se trata del bonito paisaje que contemplamos cuando visitamos Foz do Douro, justo al otro lado de la desembocadura del río. En esta parte se encuentra un mirador de aves muy interesante.

Olas rompiendo contra las rocas en el tramo final de la pasarela
Olas rompiendo contra las rocas en el tramo final de la pasarela

Punto en el acaba la pasarela y el recorrido comienza a realizarse por el paseo marítimo
Punto en el acaba la pasarela y el recorrido comienza a realizarse por el paseo marítimo

Reserva Natural del Estuario del Duero con Foz do Douro a la izquierda de la imagen
Reserva Natural del Estuario del Duero con Foz do Douro a la izquierda de la imagen

Centro de interpretación de la Reserva Natural del Estuario del Duero
Centro de interpretación de la Reserva Natural del Estuario del Duero

Pasarela que conduce a la caseta de avistamiento de aves en la Reserva Natural del Estuario del Duero
Pasarela que conduce a la caseta de avistamiento de aves en la Reserva Natural del Estuario del Duero

Después de este contacto con la naturaleza, una imagen que nos emocionó fue la Oporto, una ciudad de la que tenemos muy gratos recuerdos. Fue una sorpresa ver la silueta de la capital del Duero ya que no esperábamos andar tanto, pero la caminata mereció la pena. La imagen del puente de la Arrábida nos recibió mientras nos adentrábamos en Vila Nova de Gaia por el bonito y lujoso puerto de Douro Marina. El contraste llegó unos metros más adelante en Sao Pedro da Afurada, un pueblecito de pescadores perteneciente a Gaia donde parece haberse detenido el tiempo. Ropa tendida al aire libre, callejuelas estrechas con viviendas de colores vivos y restaurantes donde la especialidad no es otra que el pescado. Allí pusimos punto y final a la ruta con una buena comida. Nos lo habíamos merecido.

Puente de la Arrábida desde el Estuario del Duero
Puente de la Arrábida desde el Estuario del Duero

Puerto de Douro Marina
Puerto de Douro Marina

Ropa tendida en Sao Pedro da Afurada
Ropa tendida en Sao Pedro da Afurada

Una de las calle de Sao Pedro da Afurada
Una de las calle de Sao Pedro da Afurada

Junto al Duero, en Sao Pedro da Afurada, se puede coger un autobús que lleva hasta la estación de ferrocarril de Vila Nova de Gaia o, si se prefiere, a la de Sao Bento en Oporto. Desde cualquiera de las dos es posible tomar el tren de vuelta a Espinho. Nosotros somos un poco masoquistas y, como el autobús tardaba en pasar, decidimos acudir caminando. Otros cinco kilómetros, esta vez de subida, añadidos a los 18  que llevábamos a las espadas. Demasiado para el cuerpo.

Un dato importante es que los aficionados a la bicicleta pueden realizar este mismo trayecto por el carril bici que también va en paralelo a la costa. Además se trata de un recorrido totalmente llano, aunque hay que contar con el fuerte viento que siempre sopla en esta zona de Portugal.

Terminamos cansados, pero con la satisfacción de haber disfrutado de un día muy especial caminando junto al Atlántico y disfrutando de paisajes y realidades muy diferentes. Un trayecto para relejarse, hacer deporte y gozar con otra de las fantásticas sorpresas que nos da Portugal.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Pablo acabo de descubrir tu blog y me encanta! Salimos el sábado para Aveiro, ¿se puede hacer esta ruta en verano? Estamos tres noches y bajamos a Palmela, junto a Setubal, donde estamos otros tres días. Alguna recomendación por esa zona?
    Gracias!

    • Hola Amalia gracias por tus palabras y por tu comentario. Si no hace demasiado calor se puede hace perfectamente la ruta. De todas formas, no hay que llegar obligatoriamente hasta Vila Nova de Gaia, os podéis quedar a la altura que consideréis oportuno y luego volver en tren. El objetivo es pasear junto al Atlántico con la brisa y descubrir algunas sorpresas. Por ejemplo una buena caminata ya es llegar hasta la Capela do Senhor da Pedra y de esta forma podéis ver esta capilla que merece la pena. Para evitar también el calor es bueno madrugar un poco y así ir con el fresco de la mañana.

      Si vais a Aveiro te recomiendo ver los post que tenemos publicados sobre esta ciudad, tanto para visitarla en un día como para comer en ella y en sus playas.

      Sobre la zona de Setubal no te puedo ayudar porque desgraciadamente aún no la conocemos.

      Espero que disfrutes de la estancia y que vaya todo muy bien.

      Un saludo.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies