Una semana en Madeira, la isla verde y azul

Inicio Portugal Madeira Una semana en Madeira, la isla verde y azul

Portugal ofrece varias joyas en forma de islas en el Atlántico y una de ellas es Madeira. Un territorio verde y azul en el que disfrutar de la naturaleza, originales zonas de baño y rincones con mucho encanto. Os contamos todo lo que hay que tener en cuenta para preparar un viaje de una semana en Madeira

Es conocida por ser la tierra de Cristiano Ronaldo, pero eso es una simple anécdota si nos ponemos a enumerar lo mucho y bueno que ofrece la isla portuguesa de Madeira. Para el turista español, ha estado olvidada durante años en beneficio de nuestras queridas y afortunadas Islas Canarias. Pero en los últimos tiempos ha ido emergiendo con más fuerza en los catálogos de las agencias de viajes como un destino que aúna naturaleza, sol, originales zonas de baño, aguas cristalinas y una interesante gastronomía. Apenas dos horas y media de vuelo separan Madrid de Funchal, un viaje directo a un paraíso en mitad del Atlántico. Un edén dominado por la laurisilva completamente diferente a todo lo que estamos acostumbrados a ver en la península ibérica y sus cercanías. Por este motivo decidimos pasar una semana en Madeira en verano con el objetivo de gozar de unas vacaciones distintas y mucho más activas.

Parque de Santa Catarina de Funchal Una semana en Madeira
Parque de Santa Catarina de Funchal

Consejos para preparar un viaje de una semana en Madeira

Aunque normalmente hablemos de Madeira como una única isla, se trata de un archipiélago formado por cinco. La principal es la propia Madeira, pero también merece una especial mención Porto Santo, mucho más pequeña, pero con una de las mejores playas de arena dorada que se pueden encontrar en Europa. Los otros tres islotes que conforman el archipiélago están agrupados en las Islas Salvajes y las Islas Desertas, que están, como sus propios nombres indican, totalmente deshabitadas.

Ferri que cubre la línea entre Madeira y Porto Santo Una semana en Madeira
Ferri que cubre la línea entre Madeira y Porto Santo

Teleférico de Monte Una semana en Madeira
Teleférico de Monte

Vuelos a Madeira

En la actualidad es muy sencillo y relativamente económico viajar una semana a Madeira. Por algo menos de 600 euros es posible contratar el vuelo, los traslados y un buen hotel con desayuno. Iberia y la aerolínea portuguesa TAP cubren esta ruta cada semana, por lo que la oferta es amplia. En nuestro caso volamos con TAP y la experiencia fue fantástica. Un trato formidable en el que no faltó ningún detalle y no hubo ningún tipo de contratiempo. Aunque solemos contratar los viajes a través de internet, en este caso lo realizamos en una agencia porque era más económico reservar conjuntamente el paquete de vuelo más hotel. Eso sí, al margen de todo esto alquilamos un coche para poder recorrer a nuestro aire la isla.

Precisamente por contar con un vehículo declinamos hacer cualquier tipo de excursión organizada. A nosotros nos gusta ir siempre por libre y es como mejor se aprovecha el tiempo. Las personas a las que les dé cierto respeto conducir por una isla con una orografía tan montañosa y prefieren que se lo den todo hecho, cuentan con un abanico de excursiones a los puntos más atractivos de Madeira.

❓ ¿Sabías qué? El Aeropuerto de Madeira es uno de los más peligrosos y complicados del mundo a la hora de aterrizar por las turbulencias que ocasiona el fuerte viento que sopla en esta zona de la isla. Por ello sólo pilotos muy experimentados pueden aterrizar en él. Otra curiosidad es que la pista de aterrizaje se encuentra encima de una autopista justo al lado del océano.

Hoteles en Madeira

Al tratarse de una isla muy turística, Madeira cuenta con una amplia y moderna red hotelera. La mayoría de los alojamientos están situados en la capital, Funchal. Es sin duda el mejor lugar para pernoctar por dos motivos. Por un lado es un enclave idóneo para poder visitar desde allí todos los atractivos turísticos madeirenses. Y por otro lado, se trata de una ciudad muy activa y con todo tipo de servicios. Además, cuenta con un casco histórico interesante, tiene una animada vida nocturna, numerosos restaurantes y varias piscinas naturales en el océano.

Sé o Catedral de Funchal Una semana en Madeira
Sé o Catedral de Funchal

Vistas de la zona de Lido en Funchal Una semana en Madeira
Vistas de la zona de Lido en Funchal

En nuestro caso nos decantamos por el hotel Four Views Monumental Lido, de 4 estrellas. Todo son buenas palabras para un alojamiento moderno, con habitaciones amplias, buen desayuno y perfectamente situado. Tenía además dos piscinas y un aparcamiento subterráneo gratuito. Lo único negativo es que, desde el hotel hasta el casco histórico de Funchal, hay alrededor de media hora caminando. En un par de ocasiones fuimos andando, pero lo más normal es bajar al centro el coche o en taxi, que en esta ciudad no son nada caros.

Hotel Four Views Monumental Lido Una semana en Madeira
Hotel Four Views Monumental Lido

Piscinas del hotel Four Views Monumental Lido Una semana en Madeira
Piscinas del hotel Four Views Monumental Lido

Alquilar coche en tu viaje a Madeira

Madeira es una isla para recorrerla de norte a sur y de este a oeste. Su orografía montañosa obliga a una conducción más lenta, paciente y poniendo siempre los cinco sentidos. Pero aún así merece la pena alquilar un vehículo si el objetivo es pasar una semana en Madeira. A diferencia de otra isla como es Sicilia (ver el post de una semana en Sicilia), la conducción de los madeirenses es buena y no hay excesivo tráfico en las carreteras, incluso en pleno verano. Las mayores complicaciones aparecen en las salidas de Funchal.

Justo debajo de nuestro hotel había una oficina de alquiler de vehículos de Avis, por lo que no nos complicamos demasiado y decidimos contratar el coche con esta compañía. La primera y la última vez que lo hacemos. Sin duda la peor experiencia con un vehículo de alquiler. Cuando nos lo fueron a entregar intentaron convencernos de contratar un seguro carísimo ya que, de lo contrario, hasta el más mínimo rayón en la carrocería correría de nuestra cuenta. Algo insólito, ya que con otras empresas como Herz se incluye en el precio un seguro básico para contingencias menores. Por otro lado, en nuestro viaje a Costa Rica por nuestra cuenta alquilamos un vehículo con un seguro completo con Sixt y, ni de lejos, tenía el precio del que nos ofrecían en Madeira.

Para más inri, el precio del alquiler no era ninguna ganga y el vehículo tenía averiada la toma de corriente del encendedor, algo fundamental para cargar el GPS. Nos dijeron que sólo había disponible ese modelo y no nos lo pudieron cambiar. Para colmo, el día de la entrega del vehículo estuvieron durante diez minutos revisando cada detalle del coche en busca de algún pequeño defecto que nos pudieran emplumar. Algo que jamás nos había pasado. En definitiva, una experiencia malísima que ha hecho que no volvamos a alquilar ningún vehículo con Avis.

Por otro lado, las carreteras de Madeira se encuentran en buen estado. Hay un tramo de autovía entre Funchal y el aeropuerto y alguno más de pocos kilómetros en otros puntos de la isla. El resto son vías con buen firme, pero estrechas y con continuas curvas en las zonas de montaña. El primer día puede llegar a imponer o asustar un poco, pero a partir del segundo es coser y cantar.

Mejor época para visitar Madeira

Madeira cuenta con un clima muy agradable durante todo el año, con temperaturas suaves. A pesar de su cercanía con las Islas Canarias, la climatología es bastante diferente ya que su carácter montañoso hace que atraiga más a las nubes. Esto hace que las precipitaciones en la isla portuguesa sean abundantes durante los meses de invierno, otoño y primavera, mientras que en verano se reducen sustancialmente. Esa es la razón de que Madeira sea un vergel con una naturaleza exuberante. Por otro lado, las temperaturas son ligeramente más bajas que en Canarias, pero no excesivamente. Esto permite veranos no demasiado cálidos. Por este motivo el periodo estival es el idóneo para disfrutar al máximo de la isla, ya que es posible realizar las rutas de senderismo que ofrece y también disfrutar del baño en sus aguas. El resto del año, lo de sumergirse en el Atlántico sólo está reservado para valientes.

Piscinas naturales de Ponta Gorda Una semana en Madeira
Piscinas naturales de Ponta Gorda

¿Es caro Maderia?

Esta pregunta por sí misma no tiene una respuesta clara. Si se compara con el resto de Portugal, Madeira sí se puede considerar una isla cara. Mientras en Aveiro, Oporto o Espinho, por poner tres ejemplos, puedes comer por 20 euros por persona o incluso menos, en Madeira cualquier restaurante medianamente decente no baja de los 30 euros. Si la comparación es con la costa española o incluso con el Algarve portugués, entonces la isla lusa se encuentra dentro de la media.

Hay sensibles diferencias entre comer en Funchal o hacerlo en alguna pequeña población de la isla. En la capital los restaurantes no bajan de los reseñados 30 euros por persona, mientras que, por ejemplo, un día cenamos en el pueblo de Faial por menos de 20 euros de forma excelente.

Qué comer en Madeira

Personalmente la gastronomía de Madeira no nos sedujo tanto como la del resto de Portugal. El plato luso por excelencia, el bacalao, no tiene apenas presencia en la isla. A pesar de todo, hay cosas muy interesantes que el visitante no se puede perder. Una de ellas son las lapas, que se pueden comer solas o como acompañamiento del pez espada (espada con lapas es el nombre del plato). Estos moluscos no son tan sabrosos como las almejas, por ejemplo, pero se dejan comer perfectamente. Como complemento del pez espada saben aún mejor, ya que además este plato se acompaña con un plátano asado y una salsa muy sabrosa. Hay que recordar que este pescado es el más común en la isla y aparece en las cartas de todos los restaurantes.

Lapas Una semana en Madeira
Lapas

Los aficionados a la carne tienen en las espetadas un buen manjar. Se trata de grandes pinchos morunos de carne de vacuno. Las más tradicionales se presentan con una espada de madera, pero cada vez se llevan más las de acero. En lugar de plantarte la espetada en un plato, se sirve en la mesa colgada de una especie de percha para que quede en posición vertical. Colocan un plato justo debajo para ir sacando uno a uno los trozos de carne.

Típica espetada de carne Una semana en Madeira
Típica espetada de carne

En cuanto a la repostería destaca el bolo de mel, un pastel de frutos secos y miel de color marrón oscuro y muy contundente. Se puede comprar en cualquier tienda de la isla para llevárselo como suvenir.

¿Qué hacer en un viaje a Madeira en 7 días?

Llegados a este punto muchos os preguntaréis qué hacer en Madeira para que merezca la pena desplazarse hasta allí durante una semana. Los atractivos de este archipiélago se pueden dividir en tres vertientes.

Senderismo

En primer lugar la puramente natural destinada a los aficionados al senderismo. Madeira cuenta con un buen puñado de rutas muy atractivas que se adentran en la exuberante laurisilva de la isla. Una de ella es imprescindible y tiene el nombre de las Levada das 25 Fontes. Se puede hacer por libre o con excursión organizada y está al alcance de todo tipo de caminantes ya que la dificultad es baja.

Paisaje típico madeirense en la ruta de la Levada das 25 Fontes Una semana en Madeira
Paisaje típico madeirense en la ruta de la Levada das 25 Fontes

Otra cita senderista mucho más exigente es el sendero que une los picos más altos de la isla, Arieiro y Ruivo. Nosotros nos quedamos con las ganas de hacerla, puesto que un inoportuno rally nos dejó con la miel en los labios. La celebración del Rally Vinho Madeira obligó a cortar la carretera de subida al pico Arieiro y nos chafó complemente el día. Por lo tanto, si se visita la isla a finales de julio o en agosto, es importante tener en cuenta esta circunstancia.

Baño en playas, calas y piscinas naturales

En segundo lugar, Madeira permite disfrutar del baño en las cristalinas y frescas aguas del Atlántico, pero de una manera diferente. El que vaya buscando grandes playas para tirarse en la arena a tomar el sol, que se abstenga de viajar a este lugar. En primer lugar porque no existen playas de arena (salvo un par de ellas construidas de forma artificial: Calheta y Machico) y en segundo porque el sol no brilla con la misma fuerza que, por ejemplo, en las Islas Canarias. Existe una excepción: la isla de Porto Santo. La segunda más grande del archipiélago posee una larguísima playa de arena dorada en la que el viajero se puede saciar de esas ansias. Asimismo, Madeira posee un amplio abanico de piscinas naturales (destaca la de Porto Moniz), algunas playas de guijarros, acantilados habilitados para bañarse y rincones casi paradisiacos como el Calhau da Lapa.

Playa de Porto Santo Una semana en Madeira
Playa de Porto Santo

Playa de Machico Una semana en Madeira
Playa de Machico

Calhau da Lapa, una recóndita zona de baño Una semana en Madeira
Calhau da Lapa, una recóndita zona de baño

Playa de guijarros de los Reyes Magos en Caniço Una semana en Madeira
Playa de guijarros de los Reyes Magos en Caniço

Pueblos con encanto

Y en tercer lugar, Madeira tiene pueblos tradicionales y con mucho encanto como Santana y Camara de Lobos además del municipio de Monte en Funchal y miradores privilegiados como el del Cabo Girao, la Ponta do Pargo, la Punta de San Lorenzo y el Miradouro da Guindaste en Faial.

Carros de Cesto típicos de Monte Una semana en Madeira
Carros de Cesto típicos de Monte

A todo esto hay que añadirle la visita a la propia ciudad de Funchal, la posibilidad de hacer submarinismo.

Itinerario de nuestro viaje de una semana en Madeira

Éste es el recorrido que realizamos durante nuestro viaje de una semana en Madeira. Quedaron varios lugares en el tintero pero, en líneas generales, aparece todo lo que el viajero no se puede perder en su visita a esta joya verde y azul de Portugal y que te contamos en este post con diez cosas que hacer en Madeira.

Día 1. Llegada al hotel Four Views Monumental Lido (Funchal). Piscinas de Ponta Gorda.

Día 2. Camara de Lobos. Cabo Girao. Praia da Calheta. Ponta do Pargo. Piscinas naturales de Porto Moniz.

Día 3. Ruta de la Levada das 25 Fontes. Calhau da Lapa. Paseo nocturno por Funchal.

Día 4. Machico. Punta de San Lorenzo y Prainha. Santana. Faial (Miradouro da Guindaste).

Día 5. Subida infructuosa al Pico Areiro.  Playa de los Reyes Magos (Caniço). Submarinismo en el hotel Pestana Palms (Funchal). Praia Formosa (Funchal).

Día 6. Visita en ferri a la isla de Porto Santo.

Día 7. Subida en teleférico de Funchal a Monte. Mercado dos Lavradores (Funchal).

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

6 COMENTARIOS

    • Muchas gracias por tus palabras Lourdes. Nos alegramos mucho de que nuestra guía te sirva para tus vacaciones en Madeira. Esperemos que disfrutes mucho. Un saludo.

  1. Otro por aquí que tiene pensado pasar 7 días en Agosto y luego aprovechar y “bajar” a Tenerife. Quiero comprobar eso que dicen que es la Costa Rica Europea..
    Estoy mirando para hacer una ruta con MTB, creo que vendría con una sonrisa de oreja a oreja si lo consigo 🙂
    Me apunto vuestro planing.

    Muchas gracias por compartirlo y a seguir viajando!!

    • Muchas gracias por tus palabras Asier. Nosotros hemos estado en Costa Rica y, salvando las distancias, Madeira es de lo más verde y frondoso que te puedes encontrar en Europa. Además podrás hacer buenas rutas con MTB y otras de senderismo muy interesantes. Esperamos que puedas hacer el viaje y gracias por visitarnos.

    • Me encanta vuestro post, muchísimas gracias 🙂
      Quería aprovechar para preguntaros por algún sitio con encanto y más o menos aislado…tengo una petición que hacerle a mi pareja 🙂
      Gracias!

      • Hola Blanca, muchas gracias por tu comentario. Nos alegra que te sea de utilidad. Nos los pones difícil para elegir un sitio para algo tan especial jeje. Menuda responsabilidad. Por ejemplo, un buen lugar es Monte, en lo alto de Funchal. Subir con el teleférico y tener desde allí unas vistas maravillosa de toda la isla y después bajar en los típicos carros de cesto. Por ejemplo las playas de Porto Santo también son muy bucólicas y paradisíacas. El pueblo de Santana tiene mucho encanto. Pero si nos tenemos que quedar con uno, lo hacemos con Monte. Disfrutar mucho del viaje que seguro que va a ser inolvidable. Un saludo.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies