El Balcón de Europa de Nerja, una mirada única al Mediterráneo

Inicio España Andalucía El Balcón de Europa de Nerja, una mirada única al Mediterráneo

Además se estar en el recuerdo de todos gracias a la serie “Verano azul”, Nerja también destaca por poseer uno de los miradores más populares de España, el Balcón de Europa. Un lugar con mucho magnetismo para perder la mirada ante la inmensidad del Mediterráneo

Nerja es algo más que una bella localidad malagueña abierta a la Costa del Sol. Para varias generaciones de españoles fue ese lugar idílico en el que Tito, Piraña, Chanquete y compañía protagonizaron una de las historias televisivas que más nos han marcado y emocionado. Aquel “Verano azul” puso a Nerja en el mapa y hoy sigue siendo un reclamo para perderse en este maravilloso enclave que regala la provincia de Málaga y donde brilla con luz propia el conocido como Balcón de Europa.

Mucho ha cambiado aquel pueblecito pesquero de casas bajas y encaladas que mostraba la mítica serie de Antonio Mercero. Nerja es hoy un reclamo turístico de primer orden dentro de la Costa del Sol y por ello cuenta con una amplia oferta hotelera, un sinfín de edificios de apartamentos y numerosas urbanizaciones en sus alrededores. No es para menos, ya que además de la belleza del pueblo, Nerja cuenta con unas playas de gran calidad con aguas cálidas, tranquilas y cristalinas. Pero además del legado de “Verano azul”, del que más adelante hablaremos, y de esas excepcionales playas, la localidad malagueña es conocida también por poseer un mirador que cautiva a propios y extraños, el Balcón de Europa.

Panorámica desde el Balcón de Europa Nerja
Panorámica desde el Balcón de Europa

Este gran mirador que parece precipitarse desde el acantilado al mar, es un lugar con un hechizo especial que ofrece unas privilegiadas vistas del Mediterráneo y de la costa de Nerja. Además, es punto de encuentro de turistas y nerjeños tanto de día como de noche. Un balcón lleno de vida que también posee altas dosis de romanticismo. Un espacio para relajarse, apoyarse sobre la barandilla y contemplar durante el tiempo que sea preciso el azul intenso del mar y su fusión con el cielo en el horizonte.

Pero vamos a viajar en el tiempo hasta el origen de este mirador. En el saliente rocoso donde se levanta actualmente el Balcón de Europa se encontraba una fortaleza del siglo IX y posteriormente el Castillo Bajo de Nerja que databa del siglo XVI. Este último ocupaba el propio mirador y parte de lo que actualmente se conoce como la plaza del Balcón de Europa, una gran explanada rodeada de palmeras en la que pasear tranquilamente sintiendo la brisa del mar. Pero la historia del Castillo Bajo llegó a su fin con la Guerra de la Independencia, ya que los ingleses lo destruyeron por su importancia como defensa costera. Treinta años después, el Ayuntamiento de Nerja solicitó esos terrenos y construyó un paseo y la terraza que tiempo después pasó a denominarse Balcón de Europa.

Plaza del Balcón de Europa Nerja
Plaza del Balcón de Europa

Existe cierta controversia sobre el origen de su nombre. Tradicionalmente se vincula al rey Alfonso XII, que durante una visita a la localidad malagueña en 1885 quedó impresionado con las vistas y lo bautizó como Balcón de Europa. Los historiadores de la zona cuestionan esta versión, aunque lo cierto es que en 2003 se colocó en este lugar una estatua del monarca que comparte espacio con los antiguos cañones que recuerdan el Castillo Bajo.

Al asomarse por el Balcón de Europa y mirar hacia abajo, aparecen ante nuestros ojos varias playas con las características aguas cristalinas de este punto de la Costa del Sol. A la derecha se encuentra la playa del Salón y a la izquierda, la de Calahonda. La primera tiene apenas veinte metros y su acceso se realiza a través de un estrecho camino. Por su parte, a la de Calahonda se llega por una rampa que zigzaguea para bajar desde el Balcón de Europa hasta el mar. Tiene 120 metros de longitud y un aroma muy auténtico gracias a que aún se ven algunos barcos de pescadores y sus tradicionales casas. Justo debajo del Balcón de Europa se halla la playa de La Caletilla que, aunque tiene apariencia de privada, es pública y se accede desde la playa de Calahonda.

Playa de El Salón desde el Balcón de Europa Nerja
Playa de El Salón desde el Balcón de Europa

Playa de Calahonda desde el Balcón de Europa Nerja
Playa de Calahonda desde el Balcón de Europa

El Balcón de Europa también posee un restaurante en la parte inferior del mirador, el Rey Alfonso, que cuenta con grandes cristaleras con vistas al Mediterráneo.

El acceso hasta el mirador es fácil, ya que se encuentra en pleno centro de Nerja. En nuestro caso dejamos el coche en el aparcamiento que hay en la plaza de España, ya que está muy bien situado y permite desde allí poder recorrer el pueblo y llegar cómodamente hasta las playas. Nuestra visita a Nerja se enmarcó dentro de unas vacaciones de verano en Torremolinos, en las que también aprovechamos para hacer una excursión a Tánger en un día.

Pequeña cala justo debajo del Balcón de Europa Nerja
Pequeña cala justo debajo del Balcón de Europa

Pero Nerja no es sólo el Balcón de Europa y sus playas. Además de transitar por las callejuelas de su parte más antigua, el visitante tiene otras visitas forzosas en esta localidad de la Axarquía malagueña. Para ello volvemos a rememorar la serie “Verano azul” para desplazarnos al parque que lleva su nombre. Allí se encuentra una réplica del barco “La dorada 1ª”, ese que todos sentimos como nuestro y que conocimos como el “barco de Chanquete”.

"La dorada 1ª", en el parque Verano Azul
“La dorada 1ª”, en el parque Verano Azul

Otra vista de "La dorada 1ª", el "barco de Chanquete"
Otra vista de “La dorada 1ª”, el “barco de Chanquete”

Para contemplar el Acueducto del Águila nos tenemos que desplazar a diez minutos en coche del centro de Nerja. Esta construcción del siglo XIX se usó para llevar el agua a la fábrica de azúcar de San Joaquín de Maro y es otra de esas visitas interesantes para hacer en la zona.

Acueducto del Águila en Nerja
Acueducto del Águila en Nerja

Y por último el visitante no se puede marchar de la localidad de la Costa del Sol sin pasar por la Cueva de Nerja, descubierta en 1959 y una auténtica obra de arte de la naturaleza. La entrada tiene un precio de 10 euros y con ella se pueden visitar las denominadas como “galerías turísticas”, las abiertas al público. El espectáculo es sublime, ya que las estalactitas y las estalagmitas forman una sinfonía desordenada pero bella. Este escenario privilegiado acoge cada año un festival de música y danza donde se programan actuaciones de primer nivel.

Cueva de Nerja
Cueva de Nerja

Interior de la Cueva de Nerja
Interior de la Cueva de Nerja

Sin duda Nerja es una localidad que tiene todos los ingredientes para pasar unas vacaciones muy completas. Una de esas joyas de la Costa del Sol donde el Mediterráneo tendrá siempre uno de los mejores miradores posibles, el Balcón de Europa.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies