Un viaje por las mejores cascadas de Salamanca

Inicio España Castilla y León Un viaje por las mejores cascadas de Salamanca

Nadie puede sucumbir a su hechizo. Da lo mismo que seas más o menos amante de la naturaleza. Es un fenómeno que fascina por igual. No hace distinciones. La imperfección convertida en un espectáculo de inigualable belleza. Porque una cascada no deja de ser un prodigio imperfecto. El terreno se quiebra al paso de un río o un arroyo y la caída, más o menos prolongada, nos regala un salto donde la bendita agua desata su furia. Un sonido en ocasiones atronador. En otras, suave y melodioso. Son las cascadas, ‘gigantes’ dormidos que necesitan de la imprescindible lluvia para mostrar su mejor cara. Las precipitaciones son el zapato de cristal de la Cenicienta. El beso del príncipe a la Bella Durmiente. La gasolina de un coche que ruge e impone.

La provincia de Salamanca es rica en cascadas. Todas ellas están a la sombra de la más popular y grandiosa, el Pozo de los Humos. Una caída de 50 metros en el parque natural Arribes del Duero donde la fuerza de agua genera una película de niebla que se asemeja al humo. Pero las cascadas en Salamanca no se reducen al furioso pozo. Gran parte de ellas se ubican en las Arribes del Duero, pero también encontramos otras en las sierras de Francia, Béjar y la Quilama. Un recorrido por la diversidad geográfica de una provincia fascinante y donde la naturaleza todavía conserva ese espíritu virginal que por desgracia se ha perdido en otros lares.

La diversidad de una provincia reflejada en la ruta por las cascadas de Salamanca

Rehenes de unas lluvias que no siempre aparecen como desearíamos, las cascadas de Salamanca pueden aparecer en lugares accesibles, pero también en otros escondidos y solo al alcance de los senderistas más aventureros. Es la magia de la naturaleza, que es impredecible. De norte a sur vamos a hacer un viaje por estos fenómenos que se suman a los muchos atractivos que posee una provincia con mucho que descubrir.

Pozo de los Humos (Pereña de la Ribera y Masueco. Arribes del Duero)

Pozo de los Humos desde Masueco cascadas de Salamanca
Pozo de los Humos desde Masueco

Es la ‘madre’ de todas las cascadas en Salamanca. Un salto de agua ‘amazónico’ a este lado del Atlántico. Uno de los mayores espectáculos naturales a los que se puede asistir en la península ibérica. Cuando el caudal del río Uces es generoso, este salto de 50 metros se convierte en una impetuosa exhibición que se puede admirarse desde dos puntos de vista. Desde la localidad de Pereña de la Ribera sale una pista que lleva hasta el mejor mirador del Pozo de los Humos. Lo tendremos justo ante nuestros ojos para adivinar el hechizo de la cascada. Desde allí es posible bajar hasta la misma base, pero solo fuera de la temporada de anidación de aves que se prolonga entre febrero y septiembre.

Pozo de los Humos desde Pereña de la Ribera cascadas de Salamanca
Pozo de los Humos desde Pereña de la Ribera

Como si fueran las cataratas del Iguazú que se pueden contemplar desde la vertiente argentina y la brasileña, el Pozo de los Humos también cuenta con la posibilidad de disfrutarlo de cerca. Sintiendo esas partículas de agua que generan la ‘humareda’ que da nombre a la cascada. Eso se logra desde Masueco. Del pueblo sale un camino que podremos hacer en coche y que concluye en un aparcamiento. Despojados del vehículo, bajaremos por un empinado sendero (3 kilómetros ida y vuelta) hasta llegar a las pasarelas y miradores que muestran la belleza de la que sin duda es la mejor cascada de Salamanca.

Pozo Airón (Pereña de la Ribera. Arribes del Duero)

Pozo Airón cascadas de Salamanca
Pozo Airón

Desde Pereña de la Ribera también se llega a la que hemos bautizado como la cascada “reversible” de Salamanca. Tiene la peculiaridad de que podemos pasar detrás de la cortina de agua gracias a una oquedad en la roca granítica. Si queremos visitar el Pozo Airón caminando desde Pereña recorreremos 5,6 kilómetros ida y vuelta.

Pozo Airón por dentro cascadas de Salamanca
Pozo Airón por dentro

Otra opción es avanzar con el coche hasta que la pista se convierte en sendero. De esta forma haremos solo 2,2. El Pozo Airón es una caída de agua de 20 metros en el arroyo de Los Cuernos, que metros más adelante desemboca en el Duero. Una cascada limpia y majestuosa en un entorno dominado por la roca granítica y la vegetación.

Cascada del Pinero (Masueco. Arribes del Duero)

Cascada del Pinero
Cascada del Pinero

Además del Pozo Airón, en esta lista de las mejores cascadas de Salamanca hay que sumar otra que también tiene ese carácter “reversible”. Se trata de la cascada del Pinero o Cola de Caballo. Para llegar hasta ella existe la opción de hacer una ruta de senderismo de casi 12 kilómetros que baja hasta el Pozo de los Humos y después alcanza la cascada del Pinero. Si preferimos llegar en coche, tomaremos la pista que baja hasta la playa del Rostro y que sale de Corporario, pedanía situada entre Masueco y Aldeadávila de la Ribera. En el primer cruce giraremos a la izquierda y continuaremos hasta que la pista acaba en una explanada. El resto del trayecto (2 kilómetros ida y vuelta) lo haremos caminando por un sendero que llega hasta la misma cascada. Disfrutaremos de una perspectiva completa de una caída de unos 15 metros en el arroyo de la Puente que no suele ser muy generosa en cuanto a agua se refiere. Con ayuda de una serie de cuerdas y cadenas en el sendero, se puede caminar por detrás de la cortina de agua y obtener instantáneas de gran belleza.

Cascada de Remolino (Aldeadávila de la Ribera. Arribes del Duero)

Cascada de Remolino
Cascada de Remolino

Solo una cascada podía poner la guinda perfecta al delicioso pastel de pasear por los senderos que se asoman al cañón del río Duero. Caminos que fueron transitados en otros tiempos por agricultores, ganaderos y contrabandistas. En Aldedávila de la Ribera, donde las Arribes del Duero alcanzan una mayor profundidad, existen varias rutas de senderismo que se convierten en un recorrido por un interminable balcón donde del río no se pierde en ningún momento de vista. Cuando parece imposible juntar tanta belleza, aparece la cascada de Remolino. Veinte metros de caída de agua en el arroyo Valdelosmaderos de Remolino que desemboca poco después den el Duero.

Otra vista de la cascada de Remolino
Otra vista de la cascada de Remolino

Se puede llegar a ella haciendo una ruta por esos mencionados senderos o, por el contrario, bajar con el coche por una pista desde Aldeadávila hasta el mirador de Rupurupay, una de las mejores atalayas de las Arribes del Duero. Desde allí descenderemos por un sendero (2 kilómetros ida y vuelta) que nos llevará hasta la cascada. Con precaución es posible descender por las rocas en dirección a la orilla Duero para apreciar que en realidad la cascada nos regala dos saltos antes de desembocar en el río.

Cachón de Camaces (Hinojosa de Duero. Arribes del Duero)

Cachón de Camaces cascadas de Salamanca
Cachón de Camaces

Ha quedado claro que las Arribes son mucho más que la vista del Duero encajonado. Sus cascadas son otro de los grandes atractivos de un parque natural infravalorado y desconocido para muchos. En la vertiente más oculta de las Arribes encontramos el cachón de Camaces. Técnicamente no es una cascada, ya que un cachón suele definir a un chorro de agua que cae desde poca altura y que forma espuma. El de Camaces, que se llama así porque se nutre del río del mismo nombre, lo encontramos en la serpenteante carretera que une Hinojosa de Duero y Lumbrales con Saucelle y su Salto a través del puerto de la Molinera. Se encuentra al pie de la vía, con un mirador perfectamente habilitado para asomarnos a una caída de agua que, en época de lluvias, es espectacular. Lo peor de todo es que la vista desde el mirador no es frontal, sino ligeramente escorada.

Cachón de Carranzo (Saucelle. Arribes del Duero)

Cachón de Carranzo cascadas de Salamanca
Cachón de Carranzo (Fotografía: Vicente Sierra Puparelli)

Si después de contemplar el cachón de Camaces avanzamos por la carretera del puerto de la Molinera en dirección a Saucelle, cruzaremos primero un puente sobre el Huebra y más adelante otro sobre el arroyo de la Ribera de las Casas. Junto a este último, y escalando unos metros a la izquierda del puente con mucha precaución, contemplamos otro interesante cachón que lleva el nombre de Carranzo o Carranzos. Se trata de una caída de agua de unos quince metros que aparece después de que el arroyo vaya encajonado entre grandes rocas graníticas.

Cascada del Desgalgadero (Villarino de los Aires. Arribes del Duero)

Desgalgadero de Villarino
Desgalgadero de Villarino

Una de las cascadas de Salamanca más desconocidas es la del Desgalgadero en Villarino de los Aires. En esta localidad se puede hacer una ruta por las arribes que forma el Tormes antes de su desembocadura en el Duero y también contemplar el punto exacto donde se produce este desagüe, el paraje de Ambasaguas. Para llegar a la cascada del Desgalgadero hay que tomar la vía asfaltada que sale de Villarino en dirección al Teso de San Cristóbal. Después de recorrer 500 metros, y tras pasar un pequeño puente, tomaremos la pista que sale a mano derecha. Continuaremos por ella alrededor de 300 metros hasta un campo de olivos. Este recorrido lo podremos hacer en coche perfectamente. A partir de ese momento comenzaremos a caminar durante aproximadamente una hora por un sendero. Podremos tomar como referencia un gran árbol que se ve al fondo. En el camino nos encontraremos con algunas chozas y corrales de piedra y en ese momento podremos ver la cascada del Desgalgadero. Es una caída de agua de unos 60 metros en el arroyo de la Ribera de Villarino que después vierte sus aguas en el Tormes.

Cachón de la Diabla (Sobradillo. Arribes del Duero)

Cachón de la Diabla cascadas de Salamanca
Cachón de la Diabla (Fotografía: Vive las Arribes)

Otro cachón acaba con nuestro recorrido por las cascadas de Salamanca en las Arribes del Duero. Se trata del cachón de la Diabla, en la localidad de Sobradillo. Se llega hasta él por un sendero no señalizado que sale de esta localidad arribereña y que transita junto al río Morgáez. Tras recorrer aproximadamente 5 kilómetros veremos el cachón de la Diabla, un espectacular salto que es imprescindible visitar en época de lluvias. Las gentes de Sobradillo aseguran que el nombre de cachón de la Diabla le viene por una loba que criaba allí. Si lo visitáis debéis fijaros en la marmita de gigante que hay en la roca granítica que está en el lugar donde el agua del río Morgáez comienza a deslizarse.

La ruta que lleva hasta el cachón de la Diabla también llega hasta otro chacón, el del Berrido. Más pequeño, pero también muy interesante.

Cascada de El Chorro (La Alberca. Las Batuecas-Sierra de Francia)

Chorro de Las Batuecas cascadas de Salamanca
Chorro de Las Batuecas

El parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia tiene un magnetismo que cautiva al visitante. Sus bosques autóctonos de castaños y robles se mezclan con los cultivos de olivos, vides, frutales y cerezos que trabajan con esmero las gentes serranas. Sin embargo, este frondoso espacio natural por el que transitan ríos como el Alagón y el Francia y un sinfín de arroyos, no es demasiado prolífico en cuanto a cascadas se refiere. La más representativa es sin duda la del Chorro de las Batuecas. Una caída de agua de unos doce metros en el regato del Chorro poco antes de desembocar en el río Batuecas.

La ruta que lleva a la cascada es una de las más atractivas que se pueden hacer en el parque natural Las Batuecas-Sierra de Francia. Un itinerario de 10 kilómetros (ida y vuelta) que parte del Monasterio del Santo Desierto de San José de las Batuecas, pasa por las pinturas rupestres del canchal de las Cabras Pintas y se adentra en un paisaje de grandes canchales y vegetación autóctona que nos lleva a una cascada que cautiva por el entorno en el que está ubicada. La podemos contemplar desde su base, pero también ascender hasta su punto más alto. En este post tienes toda la información de la ruta del Chorro de las Batuecas.

Chorrera de Jigareo (Valero. Sierra de la Quilama)

Estefanía ante la chorrera de Jigareo
Estefanía ante la chorrera de Jigareo

Una de nuestras debilidades de la provincia de Salamanca es la sierra de la Quilama o las Quilamas, el enigmático y peculiar espacio natural que sirve como transición entre la dehesa del Campo Charro y la Sierra de Francia. En ella se localizan lugares repletos de misterio y leyenda de los que ya os hemos hablado en este blog como la Cueva de la Mora y el Castillo Viejo de Valero. Son dos de sus tres cumbres más simbólicas (la tercera es el Pico Cervero). Pero si nos adentramos en la vegetación de sus valles encontramos parajes casi irreales. Uno de ellos es la chorrera de Jigareo en el término de Valero. Su acceso es complicado por lo cerrado del sendero, pero tan solo tendremos que recorrer poco más de 4 kilómetros ida y vuelta como te explicamos en este post.

La chorrera de Jigareo es un salto de unos diez metros que aparece casi por sorpresa detrás de un estrecho pasillo rocoso que se ha ido erosionando por el continuo discurrir del agua. Una especie de cola de caballo que suministra agua al rio Quilamas.

Chorrera de Gancho Bermejo (Valero. Sierra de la Quilama)

Chorrera de Gancho Bermejo
Chorrera de Gancho Bermejo

La chorrera de Gancho Bermejo o de la Palla (por encontrarse en el arroyo del mismo nombre)  es una pequeña caída de agua que desemboca en una poza donde bañarse en verano cuando el sol más aprieta es una auténtica gozada. Lo malo es que en la época estival no veremos la cascada en su momento álgido, pero el espacio natural en el que está enclavada siempre es digno de admirar.

Para llegar hasta ella existe la opción de hacer esta ruta de senderismo que parte de Valero y se adentra en el paisaje de la sierra de la Quilama. A un par de kilómetros de la carretera que une las Puentes del Alagón con Valero veremos desde las alturas la vista imponente de la chorrera de Gancho Bermejo. Los más acostumbrados a salir por la montaña pueden bajar con precaución por el paisaje rocoso y disfrutar de cerca de este espectáculo. El arroyo de la Palla se desliza por la quebrada roca granítica formando tres pequeños saltos, siendo el último el más espectacular.

Cascada de La Mangá (Candelario. Sierra de Béjar y Candelario)

Cascada de La Mangá
Cascada de La Mangá

En este recorrido por las cascadas de Salamanca sería una pena dejar fuera a otro de los grandes espacios naturales de la provincia, las sierras de Béjar y Candelario. Desgraciadamente los saltos de agua no abundan, pero hay que mencionar uno desconocido y modesto. Se trata de la cascada de La Mangá. Se encuentra a un par de kilómetros del casco urbano de Candelario por el camino señalizado con marcas verdes que parte del camping “5 Castaños”.

Después de caminar por un paisaje dominado por los castaños y los robles y que en otoño adquiere un mayor atractivo llegaremos a la zona de la cascada. Un pequeño salto de poco más de seis metros donde el agua se desliza sigilosa por la roca granítica. Cuando la visitamos, el intenso frío y el hecho de estar situada en una zona de umbría hizo que se crearan los denominados chupiteles o chupamieles, las estalactitas de hielo que daban un mayor atractivo a este pequeño salto de agua.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

2 COMENTARIOS

    • Hola Ana, gracias por visitar el blog. Lo sentimos pero nosotros no organizamos ni viajes ni excursiones. Solo subimos al blog nuestras experiencias viajeras. Pero te aconsejamos visitar Salamanca tanto sus cascadas, como otros enclaves naturales, pueblos de la Sierra y, por supuesto, la capital. Un saludo.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies