Cómo visitar Saqqara, Dahshur y Menfis desde Guiza

InicioÁfricaEgiptoCómo visitar Saqqara, Dahshur y Menfis desde Guiza
Anuncio

La pirámides de Egipto no se limitan a las que podemos ver en Guiza. Muy cerca de El Cairo se localizan los yacimientos de Saqqara, Dahshur y Menfis en los que se encuentran construcciones sorprendentes como las pirámides Escalonada, Roja y Acodada, además de un buen número de tumbas con grabados incluso mejor conservados que los del Valle de los Reyes. Acompáñanos en este viaje en el tiempo en el que descubrirás cómo visitar Saqqara, Dahshur y Menfis desde Guiza y sus paradas imprescindibles


Ya sea al principio o al final, la visita a El Cairo y a las pirámides de Guiza es el plato fuerte de cualquier viaje a Egipto. Ningún otro lugar en el mundo puede igualar, y ni tan siquiera acercarse, a la majestuosidad de las construcciones que siguen maravillando al mundo 4.500 años después. Sin embargo, durante nuestro viaje a Egipto en una semana tuvimos tiempo para contemplar otras pirámides sin las cuales no se pueden entender las de Guiza. Visitar Saqqara, Dashur y Menfis es imprescindible para completar el puzle de estos monumentos funerarios que prendían acercarse lo más posible al cielo. Allí tendremos una cita con la antesala de la perfección a la que se llegó en los mausoleos de Keops, Kefrén y Micerino. La pirámide Escalonada y las tumbas y mastabas de Saqqara; las pirámides Roja y Acodada de Dahshur; y el recinto arqueológico de Menfis con el coloso de Ramsés II, son los principales reclamos de una excursión que se puede realizar en un día.

Pirámide Escalonada de Saqqara
Pirámide Escalonada de Saqqara

Visado, seguro de viaje y vacunas para viajar a Egipto

En el post que dedicamos a nuestro viaje a Egipto en una semana tienes toda la información que necesitas para organizar esta escapada de ensueño. Sin embargo, vamos a hacer un repaso a algunas cuestiones fundamentales en las que es bueno insistir.

En primer lugar, si el viaje lo realizas a tu aire, debes tramitar el visado que la república árabe exige a todos los turistas. El visado a Egipto se puede obtener de forma online en pocos minutos. Tan solo hay que introducir los datos de cada viajero, realizar el pago y, en cuanto se apruebe la solicitud, el visado llegará al correo electrónico indicado. Su validez es de 30 días.

Debido a la situación cambiante que provoca la pandemia de la covid-19 es imprescindible consultar la web de recomendaciones de viaje del Ministerio de Asuntos Exteriores para conocer qué se exige en cada momento. Actualmente Egipto pide un certificado de vacunación contra el coronavirus con la doble pauta o una PCR negativa realizada en las 72 horas previas al viaje. También es conveniente pedir cita con antelación en el centro de vacunación internacional. Nosotros nos vacunamos de la hepatitis A y de la fiebre tifoidea como medida de prevención ya que no existe ninguna obligatoriedad.

Anuncio

En un viaje de estas características es más necesario que nunca suscribir un buen seguro de viaje. Tanto por si se produce un problema de salud como en caso de retrasos de vuelos, pérdidas de equipaje o robos, el seguro es el mejor salvavidas para que la escapada de nuestros sueños no se convierta en un infierno. Para nuestro viaje a Egipto de una semana suscribimos el seguro Iati Básico, con unas coberturas muy amplias y que puedes contratar aquí beneficiándote de un descuento del 5 por ciento.

Por último, y teniendo en cuenta que en Egipto no existe roaming para los ciudadanos de la Unión Europea, es aconsejable adquirir previamente una tarjeta SIM prepago que permita conectarnos a internet en cualquier momento. Nosotros viajamos con la tarjeta de Holafly que ofrece 6GB de internet durante 15 días a velocidad 3G o 4G. Además, una vez que realizas el pedido, te llega de inmediato a tu domicilio. Por ser lector o lectora de Viaje con Pablo te beneficias de un descuento del 5 por ciento si compras tu tarjeta de Holafly en este enlace.

Detalle de la tumba de Ti en Saqqara
Detalle de la tumba de Ti en Saqqara

Visitar Saqqara, Dahshur y Menfis en un día. Los imprescindibles

La fórmula por la que optamos para visitar Saqqara, Dahshur y Menfis fue contratando a un guía local que al día siguiente también nos acompañó en el recorrido por El Cairo. Moja Amin habla un perfecto español y se encarga de la recogida en el hotel, la entrada a los diferentes monumentos y las comidas. Otra opción es contratar esta excursión de Civitatis que incluye la visita a las pirámides de Guiza, Menfis y Saqqara en un día.

Qué ver en Saqqara

Si el Valle de los Reyes fue el enorme cementerio de Tebas (actual Luxor), Saqqara lo fue de la ciudad que ejerció antes como capital egipcia, Menfis. Este enclave funerario contó con once pirámides principales y numerosas tumbas de administradores generales y familiares de los faraones. Todo ello quedo sepultado bajo la arena del desierto hasta que, a mediados del siglo XIX, se descubrió el templo del Serapeum y después llegó todo lo demás. Como ocurre con el resto de yacimientos egipcios, Saqqara es un pozo sin fondo repleto de secretos y de sorpresas. Algunas de ellas las iremos conociendo en los próximos años.

Pirámide Escalonada de Zoser

El lugar más emblemático que debe centrar la visita a Saqqara es la pirámide Escalonada de Zoser. Es el monumento de piedra más antiguo del mundo y fue encargado por el faraón Zoser en el año 2650 a.C. Su importancia radica en que significó un punto de inflexión en los monumentos funerarios egipcios. Hasta aquel momento las tumbas reales eran subterráneas coronadas por una mastaba. La Escalonada fue el inicio de la arquitectura piramidal que tuvo su cénit en Guiza.

Pirámide Escalonada de Zoser visitar Saqqara
Pirámide Escalonada de Zoser

La pirámide Escalonada tiene 60 metros de altura y seis pisos. Fue diseñada por el arquitecto e ingeniero Imhotep, que cuenta además con un museo dedicado a su figura en Saqqara. No hay que perderse su acceso principal a través de una espectacular sala hipóstila.

Anuncio
Sala hipóstila de la pirámide Escalonada
Sala hipóstila de la pirámide Escalonada

Serapeum

Otro de los imprescindibles que ver en Saqqara es el Serapeum, la necrópolis subterránea dedicada a los toros sagrados Apis. Impresiona ver los sarcófagos de granito de hasta 80 toneladas donde se momificaban los cuerpos de estos animales que se creían que eran la reencarnación del dios Ptah en la tierra.

Uno de los sarcófagos del Serapeum visitar Saqqara
Uno de los sarcófagos del Serapeum
Grabados en el Serapeum
Grabados en el Serapeum

Mastaba de Ti

Una de las grandezas de Saqqara es que la decoración de alguna de sus tumbas no tiene nada que envidiar en detalles y calidad a las de los faraones del Valle de los Reyes. Un ejemplo de la de Ti, un supervisor de la construcción de las pirámides. En las paredes se pueden ver espectaculares escenas de caza, pesca y labores ganaderas, por ejemplo, con un cromatismo y perfección asombrosos.

Detalle de la mastaba de Ti
Detalle de la mastaba de Ti

Tumba de Akhethotep y su hijo Ptahhotep

Estos dos oficiales reales de alto rango descansaron en una de las tumbas más espectaculares que ver en Saqqara. Destacan especialmente los relieves policromados de la cámara funeraria de Ptahhotep, donde aparece un extenso muestrario de animales como leones, vacas y aves.

Tumba de Akhethotep y su hijo Ptahhotep
Tumba de Akhethotep y su hijo Ptahhotep

Pirámide de Teti

Solo un pequeño montículo se conserva de la pirámide dedicada al primer faraón de la VI dinastía. Lo más interesante está en su interior donde se ven fragmentos de los conjuntos jeroglíficos de los Textos de las Pirámides. El sarcófago de Teti se encuentra en muy buen estado de conservación y tiene la particularidad de ser el primero con inscripciones.

Tumba de Teti
Tumba de Teti

Qué ver en Dahshur

Diez kilómetros al sur de Saqqara nos encontramos con Dahshur, un complejo de pirámides que llegó a contar con once. Hoy solo se conservan en buen estado dos de ellas, la Acodada y la Roja. Datan del Imperio Antiguo y son, después de las de Guiza, las más grandes de Egipto. Eso sí, el número de visitantes que nos encontraremos será sensiblemente menor.

Pirámide Roja

Tiene el honor de ser la pirámide más antigua del mundo. Su inclinación es más suave que las de Guiza y su nombre le viene por el color rojizo de los bloques de piedra que se usaron en su construcción. Eso sí, primitivamente estuvo recubierta de una caliza blanca que fue retirada para levantar los edificios de El Cairo.

Anuncio
Pirámide Roja
Pirámide Roja
Escaleras de subida a la pirámide Roja
Escaleras de subida a la pirámide Roja

Acceder a su interior es una auténtica experiencia. Hay que subir 125 peldaños y posteriormente penetrar en su interior por un pasillo de 63 metros. La sensación de humedad puede llegar a ser incómoda por un lado, pero reconfortante por otra ya que sirve como contrapeso al calor exterior.

Interior de la pirámide Roja
Interior de la pirámide Roja

Pirámide Acodada

También conocida como pirámide Inclinada o Romboidal, su curiosa forma fue fruto de un error de cálculo. Tras la experiencia de la pirámide Escalonada, el objetivo siguiente fue erigir una con los lados rectos, pero la empresa fue demasiado ambiciosa. Cuando se había levantado solo la mitad, la construcción comenzó a dar signos de inestabilidad y tocó rectificar sobre la marcha. El ángulo se redujo y se colocaron bloques en hileras horizontales para evitar el desastre. Fue encargada por el faraón Seneferu, el padre de Keops. El interior está cerrado al público.

Pirámide Acodada
Pirámide Acodada

Qué ver en Menfis

Muy poco o casi nada queda de la que fuera capital egipcia durante gran parte del imperio faraónico. Los desbordamientos del Nilo y los saqueos de los ladrones la han dejado reducida a la mínima expresión. Tan solo cabe destacar el museo al aire libre ubicado en el pueblo de Mit Rahina. Entre las piezas expuestas destaca la principal razón por la que visitar Menfis, la impresionante estatua de Ramsés II que inevitablemente nos hace recordar a las del templo de Abu Simbel. Construida en piedra caliza, se encuentra tumbada en el interior de una sala por donde es posible caminar a su alrededor. De esta forma se aprecia cada uno de los detalles.

Estatua de Ramsés II
Estatua de Ramsés II
Esfinge de alabastro del Imperio Nuevo
Esfinge de alabastro del Imperio Nuevo

En el museo también merece la pena detenerse en una esfinge de alabastro del Imperio Nuevo y dos estatuas de Ramsés II que decoraron templos nubios.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Booking.com

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies