Tárcoles, el río para ver cocodrilos en Costa Rica

Inicio América Costa Rica Tárcoles, el río para ver cocodrilos en Costa Rica

El puente sobre el río Tárcoles es el mejor observatorio para ver cocodrilos en Costa Rica totalmente gratis


Los cocodrilos son reptiles que generan rechazo y temor, aunque también admiración y respeto. Todos los hemos visto en algún documental zampándose a grandes animales como cebras y también hemos leído noticias en las que se hablaba de que habían devorado a un hombre como si nada. Ese carácter depredador provoca que mucha gente tenga curiosidad por verles en vivo aunque, eso sí, con la seguridad de que no va a haber ningún tipo de peligro. En nuestro viaje por libre a Costa Rica tuvimos la oportunidad de disfrutar de estos reptiles desde un puente que se ha convertido en punto de parada para muchos turistas que viajan al país centroamericano. Está construido sobre el río Tárcoles, uno de los hábitats preferidos por este animal y, por lo tanto, un lugar perfecto para ver en vivo y en directo cocodrilos en Costa Rica.

Cocodrilos que se ven desde el puente del río Tárcoles
Cocodrilos que se ven desde el puente del río Tárcoles

Cómo llegar al río Tárcoles, el mejor lugar para ver cocodrilos en Costa Rica en libertad

Personalmente sólo aconsejo acudir a este puente si se encuentra de camino en alguno de los desplazamientos que el viajero haga por Costa Rica. Este lugar se ubica en la Ruta Nacional 34, la conocida como carretera Pacífica Fernández Oreamuro  o Costanera Sur. En nuestro caso la usamos para llegar desde Monteverde hasta nuestro último destino en el país, el Parque Nacional Manuel Antonio. No fue la única vez que vimos este puente, ya que para viajar de Manuel Antonio a San José también hay que atravesarlo. Por lo tanto se trata de un punto de obligado paso para muchos turistas. De no ser así, no recomiendo desplazarse ex proceso a no ser que seáis unos auténticos apasionados de los cocodrilos.

Hay varias cosas a tener en cuenta cuando se para en el puente sobre el río Tárcoles para avistar los cocodrilos. La más importante es la precaución y seguridad, no con estos reptiles, sino con los cacos que a veces merodean por la zona. Este lugar, junto al Parque Nacional Marino Ballena, fueron los dos únicos puntos de Costa Rica en donde nos sentimos algo más incómodos en este sentido. Afortunadamente no pasó nada. Ya habíamos leído en otros blogs que viajes que en el puente suele haber algunos ladronzuelos que aprovechan que los turistas se quedan extasiados con los cocodrilos para robarles la cartera o desvalijarles el coche. No son violentos, son simples descuideros a los que se combate estando más atentos a las pertenencias. Por ello no es conveniente pasar demasiado tiempo en este lugar.

El vehículo se puede dejar en una explanada que hay junto al puente donde se localiza alguna tienda y se asientan empresas que ofrecen recorridos por el río para ver los cocodrilos más de cerca. Este tipo de tour puede interesar a alguien que sea muy apasionado de estos reptiles, algo que no era nuestro caso. Como el coche se deja a unos metros del puente, es aconsejable que no quede demasiado tiempo sin vigilancia, por si las moscas. Nosotros le dimos unos colones a un señor muy amable que estaba por allí y nos lo controló durante el tiempo en que estuvimos viendo los cocodrilos.

Cocodrilo en el agua del río Tárcoles
Cocodrilo en el agua del río Tárcoles

La impactante vista de los cocodrilos del río Grande Tárcoles

Una vez en el puente, la vista impresiona ya que se ve a estos reptiles, tanto en las orillas como en el agua, realizando sus lentos y sigilosos movimientos. Como el agua del río está muy sucia, el color verde característico de los cocodrilos desaparece y están teñidos del marrón del fango, pero aún así es algo impresionante. No obstante, el río Grande Tárcoles, su verdadero nombre, es uno de los más contaminados de Costa Rica puesto que asume las aguas fecales de las ciudades más pobladas del país y también los residuos de algunas factorías. Un hábitat perfecto para el cocodrilo americano, la especie que los turistas pueden ver desde el puente.

Junto al puente hay un cartel que indica la prohibición de tirar comida a los cocodrilos y, por supuesto, la de meterse en el agua. Puede parecer una perogrullada, pero esta noticia nos habla de un buen hombre que en 2014 venía de fiesta y no se le ocurrió otra cosa que darse un chapuzón en el río. El final de la historia ya os lo podéis imaginar: acabó despedazado por una veintena de cocodrilos precisamente en las inmediaciones del puente.

Sin duda se trata de una de las visitas más curiosas que se pueden hacer en Costa Rica y que no supone ningún esfuerzo si el famoso puente sobre el río Tárcoles se encuentra de camino para alguno de los desplazamientos. Una buena forma de disfrutar de otra de las especies que depara la variada e interesante fauna del país centroamericano.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies