Las mejores termas en Budapest: los baños Széchenyi

Inicio Europa Hungría Las mejores termas en Budapest: los baños Széchenyi

Nuestro intenso segundo día en la capital húngara finalizó de la mejor manera posible: relajándonos en una de las termas de Budapest más conocidas y concurridas, los baños Széchenyi. Nos lo habíamos merecido después de recorrer Buda durante toda la mañana y hacer posteriormente una visita a la Gran Sinagoga de Budapest.

Las termas en Budapest son uno de los grandes atractivos que tiene la ciudad y un reclamo para autóctonos y turistas. Una visita a Budapest sin sumergirse en las aguas de sus balnearios no es una visita completa. Para los húngaros es una tradición como puede ser en España jugar la partida en un bar y para los turistas una manera de relajarse, divertirse y desafiar a las bajas temperaturas que se suelen registrar en la ciudad, tomándose la licencia de bañarse al aire libre sin pasar ni una pizca de frío. Sin duda una experiencia única que se puede disfrutar en pocos lugares.

¿Cuáles son las principales termas en Budapest?

Los dos principales balnearios de Budapest son el Géllert y el Széchenyi. Del primero de ellos ya hablé al concluir la visita por Buda, ya que se encuentra en esa parte de la ciudad. Aunque sea el más popular por su singular diseño y belleza arquitectónica, el paso del tiempo ha hecho mella y sus instalaciones dejan bastante que desear. Además, la piscina exterior no tiene el agua demasiado caliente y en días de frío es una osadía bañarse en ella. Algunos de los tanques termales de su interior obligan a los hombres y mujeres a separarse, algo que los ha convertido en lugar de ligue entre homosexuales.

Balneario Géllert

El precio de entrada al balneario Géllert es de 5.300 HUF (17,60 euros) con cabina los días laborales y 5.000 HUF (18,26 euros) los fines de semana. Está abierto de 6:00 a 20:00 horas. Personalmente, y por las opiniones que leí antes de viajar a Budapest, no lo recomiendo salvo que el objetivo sea bañarse en el mismo lugar en el que se rodó aquel célebre anuncio de los cuerpos Danone.

Los baños Széchenyi, el mejor balenario de Budapest

Nosotros nos decantamos por los baños Széchenyi, que se encuentran al final de la avenida Andrássy, en el parque Városliget. Para ello lo mejor es tomar la línea 1 de Metro y bajarse en la parada Széchenyi Fürdo que deja justo a la puerta. Es uno de los balnearios más grandes de Europa y, aunque su estado de conservación podría ser mejor, si está bastante limpio y se pasa un rato muy agradable. Para no tener que asumir gastos innecesarios, recomiendo llevarse una toalla (puede ser una del hotel sin problemas), un gorro y, por supuesto, el bañador. Lo que sí hicimos fue alquilar una cabina, que resulta imprescindible para cambiarse con intimidad y dejar la mochila o el bolso con las pertenencias que se lleven. En total el precio de la entrada más la cabina fue de 4950 HUF por persona (16,43 euros). Un poco más barato que en el balneario Géllert y con mejores servicios.

Piscina exterior de los Baños Széchenyi termas en Budapest
Piscina exterior de los Baños Széchenyi

Uno de los grandes atractivos de los baños Széchenyi es su piscina exterior de agua caliente. Darse un chapuzón en un agua a casi 40 grados mientras fuera hay temperaturas bajo cero es una auténtica delicia. Eso sí, la cabeza se queda totalmente helada si no se la sumerge de vez en cuando. Además de los chorros que salen por arriba y por abajo, hay una especie de túnel de corrientes en el que es muy divertido entrar y dejarte llevar por la fuerza del agua. Es el preferido por la mayoría de turistas. Porque si algo hay en los baños Széchenyi son turistas, muchos de ellos españoles que se lo pasan pipa como pudimos comprobar.

Baños Széchenyi por la noche termas en Budapest
Baños Széchenyi por la noche

En el exterior hay otras dos piscinas con el agua más templada, una de ellas lo suficientemente amplia para hacerse unos largos cómodamente.

En el interior hay otras doce piscinas de pequeño tamaño con el agua a diferentes temperaturas, además de saunas, baño turco y salas de masajes. Todo un complejo termal de primer nivel que relaja hasta al ejecutivo más estresado.

La única pega es que desde la piscina exterior hasta la puerta de las cabinas hay una pequeña distancia que hay que solventar en bañador y con temperaturas bajo cero (si se acude en invierno). Si ese día no nos cogimos una pulmonía, creo que estamos inmunizados para siempre. Los baños termales abren todos los días hasta las 19:00 horas, mientras que las piscinas exteriores se pueden usar hasta las 22:00 horas.

Qué ver junto a los baños Széchenyi

Aprovechando nuestra visita a la zona de la ciudad en la que están los baños merece la pena darte una vuelta por el parque Városliget si es de día, ya que de noche no se ve un pimiento por su falta de iluminación. En ese espacio se encuentra un circo, un zoológico y un pequeño parque de atracciones. Por lo tanto, ideal para ir con niños.

Circo de Budapest en el parque Városliget
Circo de Budapest en el parque Városliget

Plaza de los Héroes

Junto al parque se levanta imponente la plaza más emblemática de Budapest, la de los Héroes. En ella se pueden ver las esculturas de los personajes más trascendentales en la historia de Hungría y ha sido sede de las manifestaciones más importantes que han tenido lugar en la capital. Tiene un simbolismo similar al de la Puerta del Sol en Madrid, el Maidán de Kiev, la plaza Roja de Moscú o la plaza Tahrir en El Cairo. A un lado y al otro se encuentran el Museo de Bellas Artes y el Palacio del Arte.

Hilera derecha de personajes históricos en la plaza de Los Héroes
Hilera derecha de personajes históricos en la plaza de Los Héroes

Hilera izquierda de personajes históricos en la plaza de Los Héroes
Hilera izquierda de personajes históricos en la plaza de Los Héroes

Pilar del Arcángel Gabriel y los siete líderes tribales húngaros en la plaza de Los Héroes
Pilar del Arcángel Gabriel

Palacio del Arte de Budapest
Palacio del Arte de Budapest

Museo de Bellas Artes de Budapest
Museo de Bellas Artes de Budapest

Pista de hielo del parque Városliget

Para concluir la visita en esta zona de Budapest nos dirigimos a la gran pista de patinaje que hay junto al parque Városliget. Es sencillamente impresionante por su magnitud. No obstante es de las más grandes del mundo, además de ser de las más antiguas de toda Europa. En invierno está repleta de personas disfrutando del patinaje y desafiando a las bajas temperaturas. Hay una zona para el aprendizaje de los niños y la pista está rodeada de un amplio complejo con bar, restaurante, vestuarios, etc. La entrada (que incluye taquilla) es de poco más de 4 euros por una hora. Además, se pueden alquilar unos patines dejando tan sólo una fianza. Una oportunidad buena, bonita y barata para los que les guste practicar este deporte en un lugar idóneo.

Pista de hielo de Budapest
Pista de hielo de Budapest

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

2 COMENTARIOS

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies