Qué ver en Budapest

Inicio Europa Hungría Qué ver en Budapest

Os planteamos un recorrido de tres días con lo más relevante que ver en Budapest, una ciudad mágica a orillas del Danubio que conserva intacta su grandeza y encanto

Dicen que es la capital más bella del Danubio, la París del Este o la tapada del trío que forma junto Viena y Praga. Todos estos calificativos no se quedan cortos. Budapest conserva la grandeza del imperio húngaro a la vez que se ha sabido adaptar a los nuevos tiempos para colocarse como uno de los destinos turísticos en alza. Una grata sorpresa y un viaje fácil, barato y muy aconsejable.

Tranvía qué ver en Budapest
Tranvía de Budapest

Tres días en Budapest son suficientes para escudriñar lo mucho y bueno que nos ofrece la capital húngara. Hay que andar mucho, aunque tenemos siempre útil ayuda del Metro, que por cierto es el tercero más antiguo del mundo tras los de Londres y Nueva York. El precio del billete es de 350 florines (poco más de un euro) y su uso es muy sencillo ya que sólo consta de tres líneas.

Metro qué ver en Budapest
Metro de Budapest

Hablando de los florines. Hungría no está en el euro y por lo tanto debemos de cambiar la moneda antes de viajar a Budapest. Siempre aconsejo hacer esta operación en España para evitar comisiones excesivas. 1 euro son 306 florines (HUF), por lo que, a poco que cambiemos, nos darán una importante cantidad de billetes. Parecerá que somos el Tío Gilito, pero en realidad no será para tanto. Aunque el hecho de cambiar la moneda pueda parecer una incomodidad, comprobaremos que será todo lo contrario. Budapest es una ciudad relativamente barata precisamente porque Hungría aún no ha entrado aún en la moneda única. Aunque las tiendas de las grandes marcas y las de algunas zonas más turísticas no destacan especialmente por los chollos, el resto de establecimientos, restaurantes y entradas a monumentos sí que tienen unos precios muy asequibles. Por este motivo nos podemos permitir pagar, por ejemplo, una visita guiada o una entrada a uno de los espectáculos diarios que programa la espectacular Ópera de Budapest.

Para viajar a la perla del Danubio se recomienda hacerlo en primavera, verano o incluso otoño. Los inviernos en esta zona del este de Europa son bastante fríos y esa es la peor época para visitarla. Nosotros fuimos en contra de la tendencia general y nos plantamos en Budapest en pleno mes de enero. Tuvimos mucha suerte con el tiempo porque hizo menos frío que en España (una media de 8 grados por el día) y no cayó ni una gota de agua. Además, la afluencia de turistas era escasa y pudimos ver aún parte de la iluminación navideña (en Europa tienen las costumbre de dejarla casi hasta febrero). Lo único malo es que, al tener el mismo horario que en España pero al estar mucho más al este, anochecía a las cinco de la tarde por lo que tocaba madrugar considerablemente para aprovechar al máximo la luz solar. Además, los días fueron un poco nublados y eso resta belleza a la hora de contemplar algunas de las vistas que ofrece la ciudad.

Enero también es una época en la que viajar a Budapest es prácticamente un chollo. Tanto el vuelo de Ryanair (el viaje dura tres horas) como el hotel, tuvieron un precio muy ajustado e incluso sorprendente. Nos decantamos por el Roombach Budapest Center *** (Rumbach Sebestyén utca, 14), estupendo hotel ubicado en el centro de Pest (en pleno barrio judío) que nos dispensó un trato fantástico. Habitación nueva y muy limpia, con desayuno variado y exquisito y unos empleados muy amables. Incluso recibí un email de agradecimiento tras valorarlo positivamente en la página de Booking. Lo recomiendo sin lugar a dudas para todos aquellos que quieran viajar a Budapest.

Hotel Roombach Budapest Center qué ver en Budapest
Hotel Roombach Budapest Center

Fachada decorada en Rumbach Sebestyén utca qué ver en Budapest
Fachada decorada en Rumbach Sebestyén utca

Del aeropuerto al centro de la ciudad hay 21 kilómetros por lo que es necesario usar algún medio de transporte. El más cómodo es el taxi, que en Budapest no es excesivamente caro. También se puede opta por un pequeño minibús que parte del aeropuerto cuando está completo y que va dejando a cada viajero en su correspondiente hotel. Es más barato que el taxi, pero muchísimo más lento. A la salida de la terminal hay taxistas que abordan al turista ofreciéndoles llevarles al hotel. Es muy importante pactar el precio antes de montarse en el coche, ya que de lo contrario nos podemos llevar alguna sorpresa. A nosotros nos abordó uno que nos cobró por el trayecto 11.000 HUF (35 euros). Un precio no demasiado caro, pero más elevado que el taxi que tomamos el último día para regresar del hotel al aeropuerto (7.000 HUF, 23 euros). ¿Por qué esta diferencia? Muy sencillo. Nada más llegar a Budapest no hay que hacer caso a las personas que se aceran a ti ofreciéndote llevarte al hotel y lo ideal es salir de la terminal y tomar uno de los taxis que están aparcados justo enfrente. Con ellos negocias el precio (entre 7.000 y 9.000 HUF) y listo. El nuestro fue más caro porque es otro tipo de taxi, también legal, pero sin permiso para tomar pasajeros justo en la puerta aeropuerto (tienen el coche a unos 200 metros de la terminal). Pagamos la novatada.

El día del regreso lo mejor es pedir en la recepción del hotel que llamen a un taxi, preguntarle al recepcionista cuánto nos cobrará el taxista más o menos y volverlo a negociar antes de subir al vehículo. Todas precauciones son pocas para evitar sorpresas.

Budapest es la unión de dos ciudades (Buda y Pest) separadas por el Danubio y que fueron unidas por el Puente de las Cadenas a finales del siglo XIX. Pest es el lugar idóneo para alojarse y la parte de la ciudad que aglutina toda la vida social y comercial. Buda conserva la esencia del pasado y se puede ver perfectamente en un día. Toda la ciudad es segura y sólo hay que tener las precauciones habituales que tomas en cualquier otra capital europea.

Hasta aquí la introducción del viaje antes de meterme en harina sobre qué ver en Budapest, pero antes os dejo un listado con los planes que no pueden faltar en un recorrido por la capital húngara:

  • Atravesar andando el Puente de las Cadenas tanto de día como de noche
  • Caminar por la comercial Váci utca
  • Tomar un café en los señoriales Café Central o Pastelería Gerbaud
  • Visita guiada en español al Parlamento y la Gran Sinagoga
  • Acudir de noche a Batthyány tér (Buda) para tener las mejores vistas del Parlamento
  • Comer en uno de los puestos típicos del Mercado Central
  • Bañarse en los Baños Széchenyi
  • Subir andando por la Colina Gellért
  • Acudir a un espectáculo de la Ópera de Budapest
  • Contemplar las vistas desde el Bastión de los Pescadores
  • Pasear por la Avenida Andrássy

Itinerario sobre qué ver en Budapest

(Pinchar en cada día para ir a su correspondiente post)

Día 1. Estatua de La Princesita. Puente de las Cadenas. Plaza Roosevelt. Academia de Ciencias Húngara. Homenaje a Michael Jackson en Erzsébet tér. Vörösmarty tér (Café Gerbeaud). Vigadó Concert Hall. Paseo por Váci utca. Estatua de Petofi. Iglesia Belvárosi. Mercado Central. Kálvin téri református templom. Museo Nacional Húngaro. Avenida Andrássy. Plaza Oktogon.

Día 2. Puente de Las Cadenas. Subida a Buda en el funicular. Castillo de Buda. Iglesia de Matías. Bastión de los Pescadores. Torre de Santa María Magdalena. Paseo por Úri utca. Subida al Monte Gellért. Monumento a Gellért. Ciudadela (Monumento de la Liberación). Balneario Gellért. Iglesia de la Roca. Puente de la Libertad.

Gran Sinagoga de Budapest (visita guiada en español).

Baños Széchenyi (entrada). Plaza de los Héroes. Pista de hielo.

Día 3. Basílica de San Esteban. Zapatos del Danubio. Parlamento de Budapest (visita guiada). Puente Margarita. Isla Margarita (paseo en bicicleta). Iglesia de Santa Ana. Mercado Central. Váci utca. Café Central. Ópera de Budapest (concierto de la Filarmonica de Budapest). Vistas nocturnas del Parlamento desde Batthyány tér (Buda). Paseo nocturno por el Puente de las Cadenas.

Comer en Budapest

Artículo anteriorMuseos de Londres
Artículo siguienteComer en Budapest
Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

9 COMENTARIOS

    • Gracias por tu comentario Lara. En diez días os va a dar tiempo más que suficiente para disfrutar de esta maravillosa ciudad y además conocer otros lugares cercanos. Disfrutad mucho del viaje. Un saludo.

  1. Gracias por la info Pablo y Estefanía! Tenemos pensado ir con los niños a pasar el fin de año allí, a ver que nos dejan hacer estos niños, jajaja. Tomo nota de lo que hay que ver! Gracias y un saludo!

    • Gracias a ti Eva por tu comentario. Es un plan estupendo para fin de año. Seguro que os lo pasáis muy bien con los niños y espero que respete el tiempo. Un saludo.

  2. gracias chicos por la info, es de mucha utilidad, partimos en menos de un mes con muchas expectativas y emoción a conocer la Europa Imperial y la ruta romántica, gracias x los tips!!!!! los tendremos en cuenta!!!!!

    • Muchas gracias por tus palabras Carla. Nos alegramos de que nuestra información te sea de utilidad y te deseamos lo mejor para el viaje. Disfruta mucho. Un saludo.

  3. Gracias por el consejo Joana. Nosotros no conocemos Praga aún, pero Budapest nos enamoró. Además, da gusto ir de vez en cuando a lugares donde los precios son más económicos que en España. También nos gustaría volver pronto. Un saludo y gracias por visitarnos.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies