Qué ver en Gijón en un fin de semana. 11 imprescindibles

InicioEspañaAsturiasQué ver en Gijón en un fin de semana. 11 imprescindibles
Anuncio

Es una de las ciudades más codiciadas para vivir en España, pero también para visitarla. Gijón es cómoda, accesible, monumental, marinera, natural y con una gastronomía de bandera. Si todavía no la conoces o te apetece redescubrirla, no te pierdas esta guía en la que repasamos los principales atractivos que ver en Gijón en un fin de semana con consejos para alojarte y comer.


Si nos preguntan por ciudades de España en las que nos gustaría vivir, en cabeza no tendríamos dudas en colocar a nuestra Salamanca. Pero tras ella aparecería Gijón. La urbe más poblada del paraíso asturiano, engancha. En primer lugar, por su majestuosa playa de San Lorenzo, uno de los arenales urbanos más atractivos de todo el país. Animado en cualquier época del año y con un paseo marítimo repleto de vida. Pero Gijón es mucho más. Un trazado urbano sencillo y manejable. Un barrio auténtico repleto de callejuelas que parecen trasladarte a otra ciudad diferente como es Cimavilla. Sendas costeras y naturales que parten desde el casco urbano como las del Cervigón y el río Piles. Una gastronomía excelsa donde se entremezclan las sidrerías tradicionales con restaurantes vanguardistas. Y, sobre todo, su gente. Amabilidad a raudales y un ambiente joven que transmite muy buen rollo. Los que no vivimos de momento en ella tenemos el consuelo de visitarla siempre que nos plazca. Por eso queremos hacer un repaso por algunos de los lugares fundamentales que ver en Gijón en dos días para que te lleves el mejor sabor de boca posible de una ciudad repleta de alicientes.

Playa de San Lorenzo de noche con la iglesia de San Pedro al fondo
Playa de San Lorenzo de noche con la iglesia de San Pedro al fondo

Consejos prácticos para viajar a Gijón

A la hora de planificar tu viaje a Gijón es bueno repasar algunos consejos prácticos sobre cómo llegar, dónde aparcar y las mejore opciones para alojarte en la ciudad asturiana.

Cómo llegar

En coche. Gijón es una ciudad perfectamente comunicada por autovía, algo que facilita de forma notable su visita. Desde Madrid, por ejemplo, hay un viaje de cuatro horas y media por la A-6, la A-66 y finalmente la AS-I que une Mieres con la ciudad. También está muy bien conectada con el resto de ciudades del Cantábrico gracias a la autovía A-8. Por ejemplo, entre Santander y Gijón hay un cómodo viaje de algo menos de 2 horas en el que además tendremos bonitas vistas de la costa en algunos puntos.

En tren. Gijón cuenta con una estación de ferrocarril ubicada muy cerca de la playa de Poniente, en el barrio de Laviada. Existen trenes diarios entre Madrid y Gijón (Alvia e Intercity) que hacen el trayecto en algo más de cinco horas. Desde esta estación también es posible coger el Cercanías que comunican Gijón con otros puntos de Asturias como Avilés, Cudillero y Oviedo, entre otros.

Anuncio

Dónde aparcar gratis en Gijón

Como ocurre en cualquier gran ciudad española, es imposible aparcar de forma gratuita en el centro ya que solo existe la opción de la zona azul y los parking subterráneos de pago. Para hacerlo sin pasar por caja, toca alejarse un poco. Por ejemplo, podemos dejar el vehículo en el aparcamiento del estadio de El Molinón, el más grande de la ciudad. Eso sí, siempre que no juegue el Sporting. Desde allí hay unos veinte minutos caminando hasta la playa de San Lorenzo. Muy cerca está el aparcamiento del palacio de los deportes de La Guía, también gratuito. En este caso no se puede usar los domingos ya que se celebra el tradicional mercadillo. Otra alternativa es el parking del Museo del Ferrocarril, quizás el más cercano al centro.

¿Dónde alojarte en Gijón?

Gijón cuenta con una variada y muy destacable oferta de alojamientos. Se trabaja muy bien la hotelería y la hostelería y se cuida a todo aquel que la visita. En esta ciudad siempre hemos sido animales de costumbres eligiendo el mismo hotel, el Silken Ciudad Gijón. Tiene cuatro estrellas y se encuentra junto a la estación de ferrocarril, a cinco minutos caminando de la playa de Poniente y a un cuarto de hora del centro de la ciudad. Nos gusta porque suele tener precios ajustados y las habitaciones son muy confortables y cómodas. El desayuno es extraordinario y cuenta con una pequeña piscina climatizada con jacuzzi que se puede usar de forma gratuita. La única pega es que carece de aparcamiento, pero está muy cerca el del Museo del Ferrocarril que mencionábamos anteriormente y enfrente suele haber plaza en zona azul.

Hotel Silken Ciudad Gijón
Hotel Silken Ciudad Gijón

Otras opciones para alojarse en Gijón son el hotel Asturias, escenario de algunos pasajes de la fantástica y emotiva película “Volver a empezar” de José Luis Garci. Se encuentra en una inmejorable situación en la Plaza Mayor de la Ciudad. El hotel abba Playa Gijón y el Hernán Cortés son otras alternativas. Además, hay un amplio abanico de apartamentos a precios muy ajustados que puedes consultar aquí.

11 lugares que ver en Gijón en un fin de semana

Desde el pasado romano reflejado en las termas de Campo Valdés, pasando por la autenticidad y humildad de Cimavilla hasta el Gijón más señorial y distinguido de la calle Corrida. La ciudad asturiana está llena de contrastes. Tenemos, por ejemplo, su tranquila y apacible playa de Poniente y, al otro lado, la animada y vivaz playa de San Lorenzo. Los acantilados de la senda del Cervigón y la frondosidad de la del río Piles. Por eso cuando nos preguntamos qué ver en Gijón, la nómina de lugares se puede hacer interminable. Pero como nuestro objetivo es visitarla en un fin de semana, nos quedamos con estos.

Barrio de Cimavilla

Uno de los mayores contrastes que ver en Gijón lo representa el barrio de Cimavilla (o Cimadevilla), el más auténtico de la ciudad. En el peñón rocoso que separa las playas de Poniente y San Lorenzo se alza un dédalo de callejuelas con casas humildes y un indudable aroma a pueblo. En Cimavilla nació Gijón como así lo atestigua el legado romano. Posteriormente fue el barrio de pescadores y una especie de ciudad sin ley donde proliferaron los bares de ambiente sórdido y los prostíbulos. Y hoy Cimavilla es un contraste en sí mismo. Calmado de día y desenfrenado de noche gracias al ambiente joven que puebla sus garitos y sidrerías. Uno de los primeros recuerdos que tenemos de Gijón es precisamente el olor a sidra de la plaza del periodista Arturo Arias con decenas de personas escanciando las botellas a la puerta de los bares con un buen rollo extraordinario.

Escaleras del rock de Cimavilla
Escaleras del rock de Cimavilla

En Cimavilla hay que perderse sin rumbo por sus vetustos edificios coloreados, con ropa tendida en los balcones y con personajes muy singulares. Escucharemos el graznido de las gaviotas mientras la brisa cantábrica nos golpea la cara. Ya no hay pescadores, pero sí un Gijón diferente y genuino que hay que conocer.

Anuncio

Termas de Campo Valdés e iglesia de San Pedro

Es una de las mayores sorpresas que ver en Gijón. Las termas de Campo Valdés conforman uno de los principales vestigios del paso de los romanos por la ciudad. En Cimavilla fundaron la ciudad de Gigia y construyeron uno de los complejos termales mejor conservados de España que se extiende delante de la iglesia de San Pedro.

Termas de Campo Valdés
Termas de Campo Valdés

No fue hasta la década de los 90 del siglo pasado cuando las termas de Campo Valdés se recuperaron para las visitas turísticas. El recorrido comienza con un breve vídeo que explica ese proceso de restauración y las diferentes áreas del complejo, para posteriormente visitar (en algunos puntos agachando la cabeza por la proximidad del techo) los elementos clásicos que tenían todas las termas como los vestuarios, la sauna, el ‘frigidarium’, el ‘caldarium’ o el ‘tepidarium’. La entrada es gratuita como ocurre con todos los museos municipales que visitar en Gijón.

Justo al lado de las termas se alza la iglesia de San Pedro. El templo original data del siglo XV, pero fue destruido casi en su totalidad durante la Guerra Civil por lo que se reedificó a mediados del siglo XX.

Museo Casa Natal de Jovellanos

Intelectual, político, jurista, hombre ilustrado. Gaspar Melchor de Jovellanos fue uno de los nombres propios del siglo XVIII en España. Avanzado a su tiempo y con un compromiso inquebrantable en el desarrollo del país, su forma de entender la sociedad, la vida y la política contrastaba en aquella época con el carácter caciquil y torpe de personajes como Godoy y el propio rey Carlos IV. La elegante casa señorial en la que nació Jovellanos en el barrio de Cimavilla muestra hoy pinturas, esculturas, fotografías… de la colección municipal además de documentos y objetos personales del político asturiano. La entrada al museo es gratuita.

Museo Casa Natal de Jovellanos
Museo Casa Natal de Jovellanos

Cerro de Santa Catalina

Allí donde las humildes casas del barrio de Cimavilla acaban se extiende un gran espacio verde que se asoma al Cantábrico. El cerro de Santa Catalina es uno de los mejores lugares de esparcimiento de los gijoneses. Un enclave especial donde conectar con la naturaleza sintiendo la brisa marina. Es curioso porque esa paz contrasta con la función que tuvo el cerro tiempo atrás. En él se montó una batería militar para defender la bahía que quedó desfasada y ni tan siquiera se utilizó. Hoy esos restos se asoman por encima del manto verde serpenteado por algunos senderos donde las gentes de Gijón acuden a caminar, correr o montar en bicicleta.

Elogio del Horizonte en el cerro de Santa Catalina
Elogio del Horizonte en el cerro de Santa Catalina

El símbolo del Cerro de Santa Catalina y uno de los lugares imprescindibles que ver en Gijón es la gran escultura bautizada como ‘Elogio del horizonte’. Obra de Eduardo Chillida, esta construcción de hormigón de diez metros y 500 toneladas representa la unión del cielo y la tierra mediante unos brazos que intentan tocar el horizonte. Un lugar para detenerse, no mirar el reloj y meditar en silencio.

Anuncio

Playa de San Lorenzo

Si nos tuviéramos que quedar con un solo lugar de Gijón que hace de esta ciudad magnética, ese sería la playa de San Lorenzo. Además de ser uno de los mejores arenales urbanos de toda España, es toda una seña de identidad de la urbe asturiana. De hecho, Gijón se abre a su playa de San Lorenzo sin contemplaciones. Se entrega a ella en cuerpo y alma. Del centro de la ciudad a su fina arena hay un paso como quien dice, aunque se podría decir que el mismo centro de Gijón es la propia playa. Por su paseo marítimo, conocido como el muro de San Lorenzo, pasean y pasan a diario los gijoneses. Un recorrido repleto de vida que da gusto realizar especialmente de noche sintiendo la brisa del Cantábrico.

Playa de San Lorenzo al amanecer que ver en gijón
Playa de San Lorenzo al amanecer
La Escalerona
La Escalerona

El arenal de San Lorenzo tiene casi 2 kilómetros de extensión y hace forma de media luna. Los accesos hasta él se realizan a través de esbeltas escaleras entre las que destaca una, la Escalerona. Otro símbolo de la ciudad que homenajea al movimiento moderno y que está dotado de un termómetro que marca puntualmente la agradable temperatura de Gijón. Hay que tener una cosa más en cuenta. Las mareas vivas de San Lorenzo hacen que pase de contar con una superficie de arena inmensa para pasear, a que desaparezca por completo bajo las aguas del Cantábrico.

Playa de Poniente

La playa de Poniente es el complemento perfecto a la de San Lorenzo y otro de los imprescindibles que ver en Gijón. Creada de forma artificial en los años 90 en el espacio que ocuparon los antiguos astilleros, goza de mayor tranquilidad que su vecina. Eso sí, en verano sus aguas, que parecen las de una piscina, se llenan de bañistas que se alejan del oleaje de San Lorenzo. Cuenta con todos los servicios y es muy frecuentada por familias, ya que es ideal para los niños. Hablado de los más pequeños. Junto a la playa de Poniente se encuentra el Acuario de Gijón, que alberga un muestrario de más de 4.000 especies.

Playa de Poniente
Playa de Poniente

Museo del Ferrocarril de Asturias

Si hay que quedarse con un único museo que ver en Gijón elegiríamos el del Ferrocarril. Se localidad a pocos metros de la playa de Poniente y alberga una de las colecciones ferroviarias más relevantes de toda España. En total son 14.000 metros cuadrados donde ver máquinas, vagones, vagonetas, tranvías y muchos elementos relacionados con las infraestructuras ferroviarias. Su ubicación no es causal. En este punto se ubicaba la Estación del Norte, en el barrio obrero del Natahoyo. La entrada al museo es gratuita.

Museo del Ferrocarril de Asturias
Museo del Ferrocarril de Asturias

Puerto deportivo y las Letronas

Al otro lado de la playa de Poniente se encuentra el puerto deportivo de Gijón. Las pequeñas embarcaciones se amontonan dejando una estampa muy fotogénica que se complementa con la vista del casco viejo al fondo. En este lugar encontramos uno de los lugares más fotografiados de la ciudad asturiana. Y eso que tiene poco más de una década de vida. Hablamos de las Letronas, la reproducción a gran escala de la marca turística de Gijón. Realizadas y donadas por la Federación de Empresarios el Metal y Afines del Principado de Asturias, su ubicación se votó por los propios gijoneses a través de internet. Desde entonces son pocos los visitantes que se resisten a inmortalizarse con ellas.

Las Letronas que ver en Gijón
Las Letronas

Palacio de Revillagigedo y colegiata de San Juan

Antes de adentrarnos en el barrio de Cimavilla es imprescindible hacer una parada en la plazuela del Marqués, siempre repleta de actividad gracias a las terrazas de los diferentes bares. Allí se alza el Monumento a Pelayo, inaugurado a finales del siglo XIX. Tras él se levanta el elegante palacio de Revillagigedo, del siglo XVIII. Tiene aspecto de fortaleza, gracias a las dos torres almenadas de sus extremos. De estilo barroco, acoge diferentes exposiciones de arte además de conferencias, teatro y conciertos. Prácticamente adosada al palacio vemos la colegiata de San Juan Bautista, también barroca. Actualmente se utiliza como sala de conciertos dado que tiene una acústica formidable.

Anuncio
Monumento a Pelayo con el Palacio de Revillagigedo y la colegiata de San Juan al fondo
Monumento a Pelayo con el Palacio de Revillagigedo y la colegiata de San Juan al fondo

Plaza Mayor

No se puede decir que se ha visitado Gijón si no se ha hecho una parada en su pequeña y coqueta Plaza Mayor. En ella despedimos el año 2021 tomándonos las uvas al compás de las campanadas de su reloj y disfrutando de su colorida iluminación navideña. Porticada y siempre repleta de vida, la Plaza Mayor gijonesa acoge numerosos actos y mercadillos. Recordamos que en nuestra primera visita a la ciudad había uno de productores de queso. Entre sus edificios sobresale el del Ayuntamiento.

Plaza Mayor de Gijón
Plaza Mayor de Gijón

Barrio de El Carmen

Si Cimavilla es el corazón del Gijón antiguo, el barrio de El Carmen es el de la ciudad moderna. Alberga las principales arterias comerciales, entre ellas la animada, elegante y peatonal calle Corrida. Allí se levantan los edificios con mejor gusto arquitectónico. Su nombre, que siempre está sometido a comentarios picantes, se debe a que era la vía más transitada o ‘corrida’ de todo Gijón. El epicentro del barrio es la plaza del Carmen, con su reconocible fuente. Entre los edificios más sobresalientes de esta zona hay que mencionar el teatro Jovellanos, ubicado en el gran bulevar del barrio, el paseo Begoña. El edificio se inauguró a finales del siglo XIX y es el principal referente cultural de Gijón.

Teatro Jovellanos
Teatro Jovellanos

Universidad Laboral

Si hablamos de lugares fotogénicos que ver en Gijón hay otro que destaca especialmente, el edificio de La Laboral con su majestuosa torre de 130 metros. Se construyó a mediados del siglo XX. Fue pensado inicialmente como un internado para los hijos de mineros que perdían a sus padres. De ahí su carácter obrero. Formó a numerosos jóvenes gracias a sus talleres y granjas agrícolas y ganaderas. Después de que cerrara a finales del siglo pasado, tuvo una nueva vida desde 2007 gracias a una profunda rehabilitación que convirtió a La Laboral en otro referente de la vida cultural gijonesa.

Patio de la Universidad Laboral que ver en Gijón
Patio de la Universidad Laboral
Vistas desde la torre de La Laboral
Vistas desde la torre de La Laboral

La entrada a su patio, que emula a la plaza de San Marcos de Venecia, es gratuita. Eso sí, merece la pena ascender hasta tu torre para contemplar desde allí las mejores panorámicas que ver en Gijón (en 2022 se encontraba suspendida “por cuestiones operativas”). Existen además visitas guiadas a un precio muy reducido que puedes contratar en este enlace.

Jardín Botánico Atlántico

Junto a La Laboral es posible acudir a otro de los atractivos que visitar en Gijón. Se trata del Jardín Botánico Atlántico, un recinto de 25 hectáreas que acoge más de 30.000 plantas de dos millares de especies diferente. Estamos ante un completo muestrario de la flora del Atlántico norte donde relajarse y pasear por senderos entre pequeños estanques y cascadas.

Jardín Botánico Atlántico de Gijón
Jardín Botánico Atlántico de Gijón

Senda costera del Cervigón

Muchos de los que vivimos en el interior gozamos sobremanera con los paseos por la playa o junto a la costa. Y en eso Gijón tiene para dar y regalar. Ya hemos mencionado lo cómodo y agradable que es caminar por la playa de San Lorenzo. Pero los andarines tenemos otro imprescindible en la senda costera del Cervigón. Parte de las termas de Campo Valdés para recorrer por entero la playa de San Lorenzo y seguir en paralelo al Cantábrico por un paseo en el que nos toparemos con dos intervenciones artísticas: ‘Sombras de luz’ de Fernando Alba y el ‘Monumento a la madre del emigrante’ de Ramón Muriedas Mazorra. A partir de ahí iremos encontrando cada vez menos paseantes hasta llegar al majestuoso mirador de la Providencia, rodeado de un gran espacio verde y con vistas de la isla de Tortuga.

Anuncio
Monumento a la madre del emigrante
Monumento a la madre del emigrante
Mirador de La Providencia
Mirador de La Providencia

Hasta este punto tenemos 6,2 kilómetros solo ida. Pero la senda del Cervigón continúa. Por eso otra opción es empezar la caminata en el mirador de la Providencia en dirección este y pasar por las playas de Serín, La Cagonera, Estaño y La Ñora. Este tramo es de 6 kilómetros solo ida.

Otra senda natural muy popular en Gijón es la del río Piles. Se puede empezar en el estadio del Molinón y acabar en el pueblo de Camocha, todo ello en mitad de un paisaje muy frondoso con el sonido del río como banda sonora. En este caso estamos ante un recorrido de unos 13 kilómetros ida y vuelta.

Comer en Gijón sin miedo a equivocarse

Es muy complicado regresar de Gijón sin la sensación de haber vivido, palpado y saboreado una gastronomía absolutamente formidable. En Asturias siempre se come bien, pero Gijón se lleva la palma en este aspecto. Su cantidad, calidad y variedad de sidrerías, restaurantes, bares y mesones convierten a esta ciudad en un templo gastronómico en sí mismo. Un lugar donde es muy complicado equivocarse. Eso sí, os dejamos nuestras particulares recomendaciones que han conquistado nuestro paladar.

La Galana de Gijón
La Galana de Gijón

Hay dos restaurantes en los que hemos repetido en nuestras visitas a Gijón. Uno es La Galana, un clásico ubicado en la Plaza Mayor. Con una decoración muy atractiva repleta de barriles, madera y botellas de sidra, tenemos un bar donde se puede tapear o comer a la carta de forma sensacional. Las fabes con almejas, el pulpo, las albóndigas de merluza, los tortos, la carne a la piedra y al arroz con bogavante, son algunas de sus especialidades. Sus precios son moderados, pero las cantidad y calidad de los platos es más que notable.

Tabla de quesos asturianos del Tierra Astur
Tabla de quesos asturianos del Tierra Astur

El otro restaurante recurrente de nuestras visitas a Gijón es el Tierra Astur. Se localiza junto a la playa de Poniente, en los bajos de un edificio con forma de barco. Es una cadena de restaurantes que también posee establecimientos en Oviedo, Colloto y Avilés. Como no podía ser de otra forma, su especialidad son los platos y productos asturianos. Todos de primera calidad y a precios bastante competitivos. Las tablas de quesos son un primor. En la última visita nos gustó mucho el cogote de meluza a la parrilla y los escalopines al cabrales. También son especialistas en tortos, cachopos y carnes asturianas a la brasa, entre otros. La decoración del restaurante es muy singular. Algunas de las mesas están dentro de grandes barriles de sidra. Y hablando de la sidra. Esta delicia de la manzana es, como no podía ser de otra forma, protagonista. Se puede pedir tanto de botella como de barril y es complicado salir de allí sin haberse bebido no menos que una botella por persona.

Cachopo de la sidrería El Paneru
Cachopo de la sidrería El Paneru

En uno de los barrios del oeste de Gijón, La Calzada, nos gustó la sidrería El Paneru. Un establecimiento muy auténtico alejado por completo del circuito turístico. Cuenta con un menú del día de 18 euros los fines de semana donde los platos tradicionales asturianos son la piedra angular. Nosotros optamos por un pastel de cabracho absolutamente delicioso y por un cachopo con cecina y queso de cabra muy jugoso. Los postres, son de campeonato. Caseros y muy generosos. Y el trato, exquisito.

Anuncio

Otros lugares recomendables para comer en Gijón con la parrilla El Sueve, donde sirven excelentes carnes; Casa Carmen Manso, especialista en cachopos; y La Nueva Piedra, con un menú del día a un precio muy reducido y exquisitos platos asturianos como la fabada tradicional.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Booking.com

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies