Qué ver en Candelario entre batipuertas y regaderas

InicioEspañaCastilla y LeónQué ver en Candelario entre batipuertas y regaderas
Anuncio

Es uno de los pueblos más bonitos de Salamanca y de toda España. Al abrigo de las cumbres de su sierra, Candelario presume de un entramado urbano perfectamente cuidado que conserva el milímetro la arquitectura tradicional. Es un gusto perderse por sus calles empedradas repletas de batipuertas, regaderas y fuentes. Tierra de embutidos que se curan con los aires serranos, es además uno de los mejores enclaves salmantinos para la práctica del senderismo. Te contamos todo lo que ver en Candelario con sus rincones más sorprendentes, las mejores rutas y algunas de sus propuestas gastronómicas


Ascendiendo por una zigzagueante carretera abrigada por un tupido bosque de castaños que parte desde Béjar, recalamos en Candelario. Allí dos palabras resuenan con fuerza. Batipuertas y regaderas. Términos que forjan la personalidad de una localidad que mira continuamente a la montaña, a su sierra. La que en invierno lleva el frío a unas calles empedradas que nos hacen soñar gracias a rincones mágicos como la cuesta de la Romana o la plaza del Humilladero. Por méritos propios, Candelario es uno de los pueblos más bellos de Salamanca y de España. Ha sabido conservar su arquitectura tradicional con viviendas de tres plantas denominadas chacineras. Porque esta villa salmantina fue durante años uno de los mayores productores de embutidos de toda España. Pero sus sorpresas no solo se ciñen al casco urbano. Su entorno es uno de los más privilegiados y variados de la provincia de Salamanca. Los frondosos bosques de castaños y robles que hay en las faldas de sus montañas contrastan con la roca desnuda de las cumbres, un paraíso para los amantes del montañismo. Queda más que claro que los atractivos que ver en Candelario son muchos y variados.

Vista aérea de Candelario cubierto de nieve
Vista aérea de Candelario cubierto de nieve

Cómo llegar a Candelario y dónde aparcar

Una de las principales ventajas de Candelario es la facilidad que tienen los visitantes para llegar hasta la villa. Se encuentra a poco más de 4 kilómetros del centro de Béjar y a 6 del enlace con la autovía A-66 (Gijón-Sevilla). Esto posibilita que el viaje desde la capital salmantina suponga algo menos de una hora en coche. Esta buena comunicación convierte a Candelario un destino muy apetecible para visitar desde Salamanca en un día. Desde Cáceres por su parte tendremos un viaje de algo menos de hora y media en coche, también muy cómodo al desarrollarse casi en su totalidad por la citada autovía de la Plata.

Está claro que el vehículo es la mejor forma de llegar a Candelario ya que Béjar carece de estación de ferrocarril desde que en 1985 se cerró al tráfico de viajeros el tramo del ferrocarril de la Ruta de la Plata entre Astorga y Plasencia. Aparcar en Candelario suele ser tarea sencilla ya que el Ayuntamiento de la localidad ha habilitado varios aparcamientos públicos. El objetivo es que el casco histórico no se llene de vehículos y las plazas de estas calles queden reservadas para los residentes. Uno de los aparcamientos se encuentra junto a la ermita del Humilladero. Unos metros por detrás hay otro en el campo de fútbol junto al albergue juvenil. La localidad posee otros dos: uno de ellos se encuentra a pocos metros de las piscinas municipales, y el otro (El Chorrillo), en la salida sur del pueblo junto a la carretera de Navacarros y La Garganta.

Alojarse en Candelario

Aunque hemos visitado Candelario en numerosas ocasiones, no ha sido hasta hace poco cuando hemos pernoctado en uno de sus alojamientos. Se trata de la Posada de Candelario, ubicada en una casa chacinera del siglo XIX en una de las principales calles del casco histórico. La estancia resultó muy agradable porque sus habitaciones son muy acogedoras. La madera está omnipresente en una decoración muy tradicional y atractiva. Algunas de ellas incluso tienen vistas a la sierra de Candelario, lo que acrecienta su belleza.

Anuncio
Nuestra habitación de la Posada de Candelario
Nuestra habitación de la Posada de Candelario

La Posada cuenta con un salón para disfrute de todos sus huéspedes equipado con una chimenea y una zona de bar con autoservicio. Los desayunos son buenos y abundantes y además tiene un restaurante donde la especialidad son las parrilladas de carne.

En este enlace tenéis otras alternativas para alojaros en Candelario.

Qué ver en Candelario. Los imprescindibles

Un recorrido por todo lo que ver en Candelario se tiene que sustentar sobre dos columnas. Por un lado, su casco histórico cuyo recorrido no llevará más de una mañana. Y, por otro, las rutas de senderismo que se pueden hacer en su entorno. Patrimonio y naturaleza convergen en una localidad ideal para visitar en cualquier época del año, especialmente en otoño y primavera.

Perderse entre batipuertas y regaderas

Candelario es una localidad para perderse por sus callejuelas empedradas. Esa es la mejor forma de recorrer el casco histórico de la villa. Durante ese paseo hay dos elementos que llaman poderosamente la atención del visitante por su singularidad: las batipuertas y las regaderas. La primeras son unos portones de madera abiertos en su parte superior y con un diseño que en ocasiones resulta muy vistoso. Las batipuertas protegen la puerta principal de la vivienda que también suele ser de madera. ¿Cuál era su función? Hay dos fundamentales. Por un lado, proteger a la casa de la nieve que se solía acumular en las calles en invierno.

Una de las batipuertas que ver en Candelario
Una de las batipuertas que ver en Candelario

Por otro, permitía que la luz y el aire entrasen al interior de la vivienda, pero no así los animales que merodeaban por las calles del pueblo en tiempos pretéritos como las gallinas y los cochinos. Hablando de animales, también se asegura que la batipuerta posibilitaba al matarife asestar el golpe definitivo a las reses de una forma más segura y protegida.

Lo cierto es que a día de hoy las batipuertas siguen presentes en la mayor parte de las casas del casco histórico y son uno de los principales reclamos que ver en Candelario.

Anuncio

El otro elemento que forja la personalidad de Candelario son las regaderas. Estos pequeños canales que atraviesan todo el caso antiguo conducen el agua procedente de la sierra, especialmente abundante en época de deshielo. En su día servían como una especie de canalización donde se arrastraban los restos de la matanza como los despojos y la sangre. Hoy su sonido es la banda sonora perenne que acompaña una visita por todo lo que ver en Candelario.

Una calle con las típicas regaderas de Candelario
Una calle con las típicas regaderas de Candelario

Las fuentes de Candelario

Siguiendo con el agua, en Candelario merecen una especial mención sus fuentes. Ese líquido elemento puro y límpido que baja desde la sierra, también se aprovecha para dar de beber gracias a una red de fuentes que reciben nombres tan curiosos como La Hormiga, el Arrabal, las Ánimas o la Corredera. Ese sonido del agua cayendo sobre los pequeños pilones también es uno de los más característicos de Candelario. Un reencuentro con la tradición y el agua más pura.

Fuente de Perales
Fuente de Perales

Ermita del Humilladero o del Cristo del Refugio

Nada más llegar a Candelario por la carretera que sube desde Béjar hay una vista que cautiva y hechiza a partes iguales. La ermita del Humilladero, con el casco histórico de la villa detrás y, al fondo, las cumbres nevadas de la sierra de Candelario. Una estampa icónica y repleta de belleza que resume a la perfección el encanto de una localidad que deja huella.

Ermita del Humilladero de Candelario
Ermita del Humilladero de Candelario

La ermita del Humilladero, también llamada del Cristo del Refugio, con su imponente crucero y su coqueta espadaña, es una construcción del siglo XVIII. En el interior destaca el valioso retablo de su altar, aunque normalmente sus puertas se encuentran cerradas a las visitas.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y cuesta de La Romana

La postal que nos ofrece la ermita del Humilladero con la sierra al fondo no es la única emblemática de Candelario. Nuestra favorita es sin duda la de la Cuesta de la Romana. La calle empedrada y zigzagueante que sube desde el edificio del Ayuntamiento hasta la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. La panorámica es sublime, con el templo en lo alto dominando la escena, las viviendas tradicionales haciéndole un pasillo y la piedra del pavimento cubierta en algunos puntos por el verde musgo. Y, una vez más, con la banda sonora de una de las fuentes de la localidad que nos deleitan con su agua inmaculada.

Cuesta de la Romana de noche
Cuesta de la Romana de noche

La mejor foto se obtiene antes de que empiece el zigzag y junto a una casa que cuenta con un poyete donde podemos colocar el trípode o la cámara. Especialmente cautivadora fue la imagen que obtuvimos en una de nuestras visitas invernales a Candelario con el pueblo cubierto de una fina capa de nieve.

Anuncio
Nieve en la Cuesta de la Romana
Nieve en la Cuesta de la Romana

La protagonista de esta estampa es como hemos comentado la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un imponente templo que mezcla el mudéjar, el barroco, el románico y el gótico. Una confluencia de estilos que se comenzó a construir en el siglo XIV y que nos regala, como elementos más destacados, un bello artesonado mudéjar en su interior y un retablo de magnífica factura.

Retablo de la iglesia de Candelario
Retablo de la iglesia de Candelario

Edificio del Ayuntamiento

Antes de ascender por la Cuesta de la Romana conviene detenerse en el vistoso edificio, una buena muestra de la arquitectura civil que ver en Candelario. Se levantó en el siglo XIX y posee tres plantas con un jardín cerrado por una verja. En su interior destaca una escalinata y el bello salón de reuniones.

Ayuntamiento de Candelario
Ayuntamiento de Candelario

Museo Casa Chacinera

Otro de los elementos más singulares que ver en Candelario son las casas chacineras. Habíamos apuntado que en el siglo XIX esta localidad contó con una importante industria de embutidos y jamones, antes de que apareciera en escena Guijuelo. Esta producción se realizaba en muchas de las viviendas del casco histórico, las denominadas casas chacineras. También llamadas casas choriceras, son construcciones de tres pisos. En la planta baja se realizaba la elaboración de los productos cárnicos, en la primera estaba ubicada la vivienda y la segunda hacía las veces de secadero. El aire frío de la sierra ponía el resto para que los embutidos y jamones alcanzaran su punto exacto de curación.

Museo Casa Chacinera
Museo Casa Chacinera

En una de esas edificaciones se encuentra el Museo Casa Chacinera de Candelario (visitas teatralizadas sábados y domingos a las 11:30 y 13:00 horas). Se trata de un espacio etnográfico donde se muestran los objetos y enseres que se utilizaban para realizar la matanza y la elaboración de los embutidos. La visita teatralizada ayuda a entender cómo era todo este proceso y la vida de las gentes de Candelario hasta bien entrado el siglo XX.

Antiguos lavaderos

Uno de los enclaves más bucólicos que ver en Candelario se encuentra fuera del casco urbano. Saliendo del pueblo por la carretera de Navacarros (junto al aparcamiento El Chorrillo) aparece un desvío a la izquierda y un sendero que baja hasta los antiguos lavaderos. Es un paseo de menos de un kilómetro desde el centro de la localidad que nos permite contemplar el rehabilitado cobertizo donde las mujeres de Candelario acudían a lavar las prendas dado que en las casas no era posible. Este lavadero se nutría de las frescas y limpias aguas del río de Candelario.

Pero el encanto de este lugar no reside solo en la historia de su lavadero. Un frondoso bosque de castaños lo abriga con mimo mientras escuchamos el sonido del agua y disfrutamos de un picnic en los merenderos que hay allí instalados.

Anuncio

Plataforma de El Travieso

Cuando las condiciones climatológicas lo permiten, la subida hasta la plataforma de El Travieso desde Candelario da la oportunidad de contemplar las cumbres de la sierra de esta localidad y gozar con la nieve. La plataforma se encuentra a 10 kilómetros del centro de Candelario por una pista asfaltada que zigzaguea por las faldas de la montaña. No hay ninguna pérdida porque la carretera concluye en una explanada donde dejar el coche y, si se acude en invierno, probablemente tener contacto con la nieve. Desde allí también parten las rutas más exigentes que hacer en la Sierra de Candelario, como la subida al Calvitero, el canchal de la Ceja, el circo de Hoyamoros y las lagunas del Trampal.

Rutas de senderismo en Candelario

Además de ser uno de los pueblos más bonitos de Salamanca y de España, Candelario goza de un entorno natural privilegiado ideal para los amantes del senderismo. Existe una amplia variedad de rutas por Candelario aptas para todos los niveles. Desde los montañeros más expertos, hasta familias con niños que quieren dar un agradable paseo por el bosque. Estas son nuestras favoritas.

Ruta de la Garganta del Oso

Esta ruta de senderismo en Candelario llega a uno de los parajes más espectaculares de su entorno. La Garganta del Oso es un pequeño desfiladero donde confluyen los arroyos del Águila y del Oso y en el que el agua se desliza con fuerza horadando la roca granítica. Un espectáculo que en primavera, coincidiendo con el deshielo, se hace todavía más llamativo. La ruta es sencilla, circular y solo tiene 7,4 kilómetros. El único punto negativo es que los últimos 2,5 kilómetros se desarrollan por la carretera de Navacarros. Eso sí, es una vía sin apenas circulación que además tiene un atractivo extraordinario por los bosques de castaños y robles que hay a su alrededor. En la ruta que te explicamos con detalle en este post, también se puede hacer parada en la antigua plaza de toros de Toribio, un coso oculto entre los castaños que data de 1950 y que aguanta estoico el paso del tiempo.

Garganta del Oso de Candelario
Garganta del Oso de Candelario

Ruta de la cascada de la Mangá, el pantano de Navamuño y Puente Nueva

Otra ruta muy interesante que realizamos durante nuestra última visita a Candelario fue la que une tres de las visitas obligatorias (y un tanto desconocidas) que tiene su entorno: la cascada de la Mangá, el pantano de Navamuño y Puente Nueva. Son 12 kilómetros circulares desde el centro del pueblo con poco más de 300 metros de desnivel. El itinerario comienza por la pista que parte del camping Cinco Castaños. La primera parada interesante es La Mangá, una de las mejores cascadas de Salamanca que tiene la particularidad de contar con agua durante gran parte del año. La ruta se acerca al bonito paraje de la Dehesa de Candelario y regresa por la presa de Navamuño y el bello puente medieval de origen romano conocido popularmente como Puente Nueva. Track de la ruta.

Cascada de La Mangá
Cascada de La Mangá

Subida a la peña de la Cruz y peña Negra desde Candelario

Una ruta más exigente tanto por su longitud como por su desnivel es la que alcanza dos de las cumbres más populares y accesibles de la Sierra de Béjar, la peña de la Cruz y la peña Negra. Ya habíamos subido a ambas desde la ciudad textil, pero este itinerario que parte de Candelario es mucho más atractivo. En total son 17,5 kilómetros circulares con un desnivel de 657 metros. Hasta alcanzar el albergue de Llano Alto la ruta transita por un tupido bosque de robles y castaños. Posteriormente una pista nos conduce hasta la peña de la Cruz desde donde obtenemos unas bellas vistas de Béjar. Un sendero comunica esta primera cumbre con la peña Negra, a 1.648 metros de altitud y que ofrece una panorámica fantástica de la Sierra de Candelario, el Valle del Ambroz cacereño y el pantano de Navamuño. Precisamente esta presa es la siguiente parada para regresar a Candelario por el sendero de Puente Nueva que usamos en la anterior ruta. Track de la ruta.

Vistas desde Peña Negra
Vistas desde Peña Negra

Ruta del Cancho de la Muela

La última ruta que proponemos para hacer en Candelario es la que alcanza el denominado Cancho de la Muela. Tiene 10 kilómetros circulares que se desarrollan mayoritariamente por pista y con un desnivel de 371 metros. La ruta parte de la carretera que une Candelario con la localidad cacereña de La Garganta, casi a medio camino. Ascendemos por una pista que en su punto más alto nos ofrece unas panorámicas excepcionales del Valle del Ambroz cacereño. De regreso hay que desviarse a la derecha para alcanzar el Cancho de la Muela, un pequeño macizo rocoso en el que recientemente se ha instalado una vía ferrata y que también brinda unas buenas vistas de la zona. Track de la ruta.

Anuncio
Ruta del Cancho de la Muela
Ruta del Cancho de la Muela

Comer en Candelario

Sorprendentemente Candelario no cuenta con restaurantes que tengan una especial popularidad en Salamanca. Sin embargo, existen diferentes opciones para degustar algunos platos tradicionales con una buena relación calidad-precio. Además del restaurante de la Posada de Candelario que hemos mencionado anteriormente y que es especialista en parrilladas de carne, otra alternativa es el Mesón La Candela, ubicado junto a la Cuesta de la Romana. Este restaurante es especialista en guisos y carnes a la parrilla de carbón como el solomillo y entrecot de morucha, la pluma y presa ibérica o el morro de cebón, entre otros. Aunque de momento no hemos comido en él, todas las referencias que tenemos son extraordinarias por lo que es una apuesta segura.

Ración de chorizo asado del bar El Refugio
Ración de chorizo asado del bar El Refugio

Los que prefieran comer de picoteo a base de raciones pueden decantarse por el bar El Refugio, ubicado junto a la ermita del Humilladero. Nos gustó el chorizo asado y el churro ibérico (carne de costilla deshuesada y adobada).

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Booking.com

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies