La Senda del Oso en bici más senderismo y prehistoria. La Asturias más desconocida

Inicio España Asturias La Senda del Oso en bici más senderismo y prehistoria. La Asturias...

Verde. El color de la esperanza, la vida, la naturaleza, la juventud. Un chute de optimismo en cualquier momento del año y mucho más cuando la meseta parece el desierto del Sahara como ha pasado en 2017. Por eso nada mejor como buscar el agua y, por lo tanto, el verde, en el paraíso natural, Asturias. Son muchos los puntos del Principado que aún nos quedan por descubrir, pero uno al que le teníamos muchas ganas era al parque natural de Las Ubiñas-La Mesa. Está en un injusto segundo plano por detrás de otros espacios fascinantes como los Picos de Europa, Somiedo y Redes, pero su frondosidad, desfiladeros, ríos y fauna autóctona obligan a tenerlo muy en cuenta. Y mucho más cuando en él se puede poner en práctica una de las mejores actividades que se puede hacer en Asturias. Viajar lento. Como dice Paco Nadal, viajar despacio en el paraíso natural es un placer para los sentidos. Puede ser caminando, en bicicleta o subiendo un puerto a 30 kilómetros por hora en coche. Da igual.

Paisaje característico de la Senda del Oso en bici
Paisaje característico de la Senda del Oso

El parque natural Las Ubiñas-La Mesa posee un fascinante trazado para saborear el paisaje sin ninguna prisa. La Senda del Oso en bici. Se trata de una de las llamadas vías verdes que se han ido habilitando en España en los últimos años aprovechando antiguos trazados del ferrocarril. Por la Senda del Oso transitó hasta 1963 el viejo tren minero que se iba adentrando por los valles de Teverga y Quirós de una manera sorprendente. Como un laberinto mimetizado con el paisaje, el trazado va perforando desfiladeros, salva ríos y arroyos y se pega como una lapa a las moles rocosas para conformar un camino único. Afortunadamente, a principios de los años 90 se comenzó a forjar un proyecto que hoy es una realidad que enamora al visitante. El trazado al completo suma unos 37 kilómetros, pero cada uno se marca la distancia que desee teniendo en cuenta que hay que volver. Nosotros hicimos 50 kilómetros sin demasiado esfuerzo. Es apta para pequeños y mayores ya que prácticamente es llana. Eso sí, hay que reservar fuerzas porque en el parque natural de Las Ubiñas-La Mesa hay mucho más que hacer. Entre esas citas imprescindibles está el desfiladero de Las Xanas, una ruta de senderismo conocida como el “pequeño Cares”, el sendero de la cascada del Xiblu y la visita al Parque de la Prehistoria de Teverga. Planes muy seductores para configurar un fin de semana o un puente por esta salvaje, verde y desconocida vertiente asturiana.

Ruta del desfiladero de las Xanas
Ruta del desfiladero de las Xanas

Cascada del Xiblu
Cascada del Xiblu

Otros planes muy naturales en Asturias

Muy cerca de Las Ubiñas-La Mesa se encuentra el parque de Somiedo, otra de esas joyas naturales asturianas. Allí realizamos la ruta al Lago del Valle, un asequible trayecto senderista que se adentra en un paisaje muy singular. Muy cerca de allí, en Belmonte de Miranda, se puede hacer la ruta de la Castañal, dominada por el verde y el agua. Y los que quieran playas paradisiacas le recomendamos acercarse hasta Celorio, muy cerca de Lllanes, para disfrutar de la playa de Borizu.

¿Dónde dormir para hacer Senda del Oso en bici?

La Senda del Oso hace una especie de Y con tres estaciones que sirven como inicio del recorrido: Tuñón, Santa Marina y Entrago. Nosotros comenzamos en esta última y para ello nos alojamos en un hotel cercano llamado La Posta del Camín Real. Se encuentra en La Plaza, parroquia del concejo de Teverga y destaca por su tranquilidad, buen trato y una cocina casera de calidad. Además está enclavado justo enfrente de la colegiata de San Pedro, un templo románico que merece una visita. Su propietario, Germán, está pendiente de que al cliente no le falte ningún detalle. La decoración del restaurante del hotel traerá muy buenos recuerdos a los más veteranos. Está repleta de carteles publicitarios que son verdaderas reliquias. Desde el Anís del Mono, pasando por Gallina Blanca, Sidra Champagne, Garvey… Un auténtico museo retro que hace más acogedor el espacio. El restaurante tiene platos y raciones a muy buen precio y con esa seña de distinción de la gastronomía clásica asturiana que tanto gusta. Nos encantó la cecina, el chorizo a la sidra y los huevos con picadillo. No puede haber una mejor manera de reponer fuerzas después de haber hecho la Senda del Oso en bici.

Hotel La Posta del Camín Real Senda del Oso en bici
Hotel La Posta del Camín Real

Vistas desde la habitación de la Posta del Camín Real Senda del Oso en bici
Vistas desde la habitación de la Posta del Camín Real

Decoración de la Posta del Camín Real
Decoración de la Posta del Camín Real

Ración de cecina en la Posta del Camín Real
Ración de cecina en la Posta del Camín Real

Huevos con picadillo de la Posta del Camín Real
Huevos con picadillo de la Posta del Camín Real

Chorizo a la sidra en la Posta del Camín Real
Chorizo a la sidra en la Posta del Camín Real

Colegiata de San Pedro de Teverga
Colegiata de San Pedro de Teverga

Para los que no puedan llevar sus bicicletas en el coche hasta Asturias, La Posta del Camín Real gestiona con la empresa Deporventura el alquiler. Simplemente hay que avisar con la suficiente antelación a Germán y especificarle la talla de la bicicleta para realizar la Senda del Oso en bici de la forma más cómoda posible.

La Senda del Oso ¿mejor en bici o caminando?

El senderismo nos apasiona. Es una actividad que permite disfrutar de la naturaleza de una forma pausada, a cámara lenta. Saboreas cada milímetro de terreno. Sin embargo, la longitud que tiene la Senda del Oso hace más aconsejable realizarla en bici para gozarla casi en su totalidad. Los que tengan la oportunidad de hacer caminando un tramo y que les recoja un coche o un autobús, pueden planteárselo. Pero si no existe esa opción, la bicicleta no tiene competencia. Nosotros partimos de Entrago, kilómetro cero de la Senda del Oso cuyo inicio está perfectamente señalizado. Cuenta además con un aparcamiento para los que acudan directamente en el coche.

Inicio de la Senda del Oso junto a Entrago
Inicio de la Senda del Oso junto a Entrago

Desfiladero de Valdecerezales Senda del Oso en bici
Desfiladero de Valdecerezales

De Entrago a Tuñón la senda hace un continuo pero moderado descenso. ¿Qué significa esto? Pues que apenas hay que dar pedales. Eso sí, a la vuelta hay que tenerlo en cuenta. Los primeros kilómetros se deslizan por el valle de Terverga donde nos quedaremos con la boca abierta ante el desfiladero de Valdecerezales. Allí probablemente veremos a algunas personas haciendo rapel en unas paredes de roca que parecen auténticos rascacielos. La Senda del Oso en bici va en paralelo a la carretera AS-228 y al río Teverga, que nos relajará con el sonido del agua. Cruzaremos algún puente y atravesaremos los túneles que salvan la complicada y bella orografía de este terreno. Todo ellos están iluminados, aunque algunas bombillas se han fundido y hay que ir con mucha precaución.

Uno de los desfiladeros que se disfruta durante la Senda del Oso en bici
Uno de los desfiladeros que se disfruta durante la Senda del Oso en bici

Uno de los túneles de la Senda del Oso
Uno de los túneles de la Senda del Oso

También hay que andar con especial cuidado cada vez que se atraviesa la carretera, ya que registra bastante tráfico y no se puede bajar la guardia. Cerca de los primeros diez kilómetros nos despediremos del río Teverga para recibir al río Trubia. En ese punto la Senda del Oso de bifurca, aunque habrá que continuar recto en dirección a Proaza y Trubia. Precisamente a la altura de Proaza la Senda del Oso registra una mayor actividad, ya que numerosas personas que se alojan en este pueblo se acercan hasta allí para caminar y, sobre todo, para ver de cerca a los animales que dan nombre a este camino. En paralelo a la senda hay un recinto vallado donde se crían en cautividad varios ejemplares de oso pardo cantábrico. Según la Fundación del Oso de Asturias, su presencia allí se explica porque fueron rescatados de las garras de unos furtivos y sería imposible volver a introducirlos en su hábitat natural porque están acostumbrados a la presencia humana. Por este motivo, se mantienen en los llamados cercados oseros para que todo el que quiera los pueda ver de cerca. Es una imagen que recuerda a la del Parque de la Naturaleza de Cabárceno, donde estos osos pardos viven en una situación similar.

Un oso en el cercado de Proaza Senda del Oso en bici
Un oso en el cercado de Proaza

Tras dejar Proaza, la Senda del Oso cruza la parroquia de Villanueva, una bella población con hórreos y casas típicas que es una delicia para los sentidos. Después quedarán unos tres kilómetros para alcanzar el final de la ruta, el área recreativa de Tuñón. En este punto concluye la Senda del Oso como tal, pero la vía verde continúa hasta Trubia. Otros diez kilómetros que a la vez enlazan con otro camino natural que une Trubia con Fuso de la Reina. Como podéis comprobar, los aficionados a la bicicleta tienen kilómetros de sobra para rodar por estos bellos paisajes asturianos.

Estefanía ante un hórreo en Villanueva Senda del Oso en bici
Estefanía ante un hórreo en Villanueva

Punto final de la Senda del Oso junto al área recreativa de Tuñón
Punto final de la Senda del Oso junto al área recreativa de Tuñón

Comiendo un bocadillo de tortilla junto al puente de piedra de Villanueva Senda del Oso en bici
Comiendo un bocadillo de tortilla junto al puente de piedra de Villanueva

Puente de piedra de Villanueva Senda del Oso en bici
Puente de piedra de Villanueva

Regresamos por el mismo camino, eso sí haciendo parada en Villanueva para reponer fuerzas con un generoso bocadillo de tortilla de patatas en un coqueto merendero que hay a orillas del río Trubia. Un paisaje casi bucólico gracias al puente de piedra de la localidad. En lugar de volver directamente a nuestro punto de partida, Entrago, decidimos tomar durante unos kilómetros el ramal de la Senda del Oso que llega hasta Santa Marina.  Obviamente no lo hicimos entero (tiene 14 kilómetros), pero sí llegamos en una constante ascensión hasta el embalse de Valdemurio y nos dimos la vuelta.

Visita al Parque de la Prehistoria de Teverga, un plan para ir con niños

La prehistoria es algo que siempre ha fascinado a los niños. Al menos a los de nuestra generación. Comprobar cómo nuestros ancestros vivían en cuevas, se arropaban con pieles, cazaban con flechas y reflejaban su día a día en enigmáticas pinturas, es objeto de admiración y de interés. Pero si todo esto se muestra en un parque enclavado en mitad de la naturaleza, muy interactivo y con la presencia incluso de dos especies animales que convivieron con aquellos hombres y mujeres, entonces tenemos el mejor plan para hacer con niños en Teverga. Hablamos del Parque de la Prehistoria, un espacio muy interesante que puede completar a la perfección una escapada al parque natural de Las Ubiñas-La Mesa.

Parque de la Prehistoria de Teverga
Parque de la Prehistoria de Teverga

Playmobil prehistóricos
Playmobil prehistóricos

Una de las piezas del Parque de la Prehistoria. Escultura de cabeza humana de Entrefoces
Una de las piezas del Parque de la Prehistoria. Escultura de cabeza humana de Entrefoces

Además de hacer la Senda del Oso con niños, los que viajen con los más pequeños de la casa tienen en el Parque de la Prehistoria un plan mucho más calmado (6,12€ adultos y 3,57€ para niños de hasta 11 años. Los menores de tres años entran gratis). Cuenta con varios espacios entre los que destacan la galería, donde se hace un repaso de los yacimientos de pinturas rupestres más relevantes de España y se da a conocer cómo vivían los habitantes de la Península Ibérica en el paleolítico. En la llamada “cueva de cuevas”, se realizan visitas guiadas a determinadas horas para recorrer una colección de arte rupestre que tiene entre 10.000 y 40.000 años de antigüedad. Además, el parque conserva dos especies prehistóricas como son el bisonte europeo y el caballo przewalski. Y todo ello en un espacio amplio, de naturaleza desbordante y donde disfrutamos de los paisajes típicos asturianos.

Recreación de pinturas rupestres en el Parque de la Prehistoria de Teverga
Recreación de pinturas rupestres en el Parque de la Prehistoria de Teverga

Ejemplares de caballos przewalski en el Parque de la Prehistoria de Teverga
Ejemplares de caballos przewalski en el Parque de la Prehistoria de Teverga

Teverga y el parque natural de Las Ubiñas-La Mesa ha sido un grato descubrimiento para los que disfrutamos en entornos verdes. Uno de esos pequeños paraísos que conforman el gran paraíso asturiano. Una escapada de muchos quilates para saborear lentamente.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

6 COMENTARIOS

    • Muchas gracias Miguel. Nos acordamos muy bien. Pronto subiremos el post sobre la ruta de la cascada del Xiblu con las fotos que hicimos. Esperemos que disfrutarais mucho de la estancia por esa bonita tierra. Un saludo.

  1. Hola,!
    Estamos preparando viaje a Israel y hemos leído vuestras indicaciones q seguro nos servirán de mucho.
    Somos asturianos y mi marido trabaja en Proaza, Conoce todos los pueblos del concejo como la palma de la mano, y leímos lo q escribiste de la senda del oso.
    Como tengo tanto cariño a esa zona, te comento que, cuando puedas no dejes de visitarla de nuevo y luego escribir, que lo sabes hacer muy bien.
    – Una espectacular iglesia prerromanica que está en Tuñón al lado del aparcamiento y que pasa Totalmente desapercibida por el viajero.
    _ hacer la ruta de las Xanas y comer en Pedroveya (obligado)
    SERANDI, VILLAMEJIN,
    – La ruta en coche desde Castañedo del Monte , pasando por Linares, Sograndio, Proacina y subir a Bandujo, pueblo espectacular, que está difundida su foto por toda España por la Agencia de viajes del Corte Inglés, pero sin nombre.
    Gracias por tu bloc.
    Yo soy allerana y muy localista, pero hay lugares preciosos por todas partes para ver y disfrutar.
    Un saludo

    • Hola Maruxina. Te agradecemos mucho tu comentario. Nadie mejor que tú puede dar consejos de la zona. Nosotros al fin y al cabo la visitamos un fin de semana y nos centramos en hacer la Senda del Oso, la ruta de las Xanas y poco más, pero seguro que volveremos para seguir al pie de la letra tus recomendaciones. Lo bueno de los blogs de viajes es que comentarios de este tipo enriquecen los artículos y ayudan a los lectores. Muchas gracias y esperamos volver pronto por allí porque es una zona que nos cautivó. Un saludo.

  2. Hola chicos genial crónica, esperamos hacerla en el 2019 este año toca acabar el Canal Midí en Francia que tambien os la recomiendo.
    Una pregunta, nosotros somos mas de camping pero por google no veo nada cerca, sabeis de algún campig por la zona??
    Gracias

    • Hola Francisco. Muchas gracias por tus palabras. Tomamos nota del Canal Midí porque Francia es un país que tenemos que descubrir ya que, más allá de París, no conocemos nada. No te podemos ayudar mucho porque nosotros no vimos ningún camping por la zona. De hecho hemos buscado y no vemos nada. Lo sentimos. Lo que sí había era zona de caravanas junto a la salida de la Senda del Oso. Un saludo y esperemos que disfrutes mucho de la experiencia.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies