Cómo visitar la isla de Cortegada, el ‘bosque flotante’ de la ría de Arousa

InicioEspañaGaliciaCómo visitar la isla de Cortegada, el ‘bosque flotante’ de la ría...

La isla de Cortegada es la más verde del parque nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. Una pequeña porción de tierra en la ría de Arousa a la que se llega fácilmente desde Carril tanto en kayak como en barca. Gracias a dos pequeñas rutas de cuatro kilómetros en total, podremos adentrarnos en sus frondosos bosques de laurales, pinos, robles, alisos y espinos albares. Un recorrido apasionante que no te puedes perder si te dejas caer por las Rías Baixas. En este post te contamos cómo visitar la isla de Cortegada entre aromas a laurel y a marisco.


Anuncio

Si nos asomamos al puerto de Carril y a su paseo marítimo hay dos cosas que captan nuestra atención. Por un lado, las varas que emergen del agua y que delimitan los viveros de almejas y berberechos. Con bajamar, son perfectamente visibles las pequeñas parcelas que, como si fueran huertos, son el sustento de más de 600 familias de la zona. De ahí surgen las mundialmente conocidas almejas de Carril, una de las maravillas gastronómicas de Galicia y de España. La segunda vista que nos llama la atención es la de una gran masa verde que surge poderosa a apenas un puñado de metros del puerto. Es la isla de Cortegada. Una de las piezas del parque nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. Una frondosa masa forestal que parece brotar del agua salada de la ría de Arousa casi como por arte de magia. De ahí que se la conozca como el ‘bosque flotante’. Visitar la isla de Cortegada es sencillo y una experiencia altamente recomendable. Después de hacer lo propio con las islas Ciés y con Ons, durante nuestra escapada por la ría de Arousa resultaba imprescindible desplazarnos a este regalo de la naturaleza que a punto estuvo de convertirse en una de esas aberraciones urbanísticas que se han visto en otros puntos de la geografía española. Pero de eso toca hablar un poco más adelante.

Bosque de la isla de Cortegada
Bosque de la isla de Cortegada

Cómo llegar a la isla de Cortegada desde Carril

Para llegar a la isla de Cortegada tenemos varias opciones. La que escogimos nosotros y la más intensa y aventurera es alquilar un kayak. Es necesario estar en buena forma física porque lo ideal es bordear la isla con la embarcación e incluso acercarse a las cercanas islas Malveiras, donde está prohibido tocar tierra al tratarse de un entorno protegido. Esta opción también nos permite dejar el kayak en una de las playas de Cortegada para hacer las dos pequeñas rutas que se adentran en el frondoso bosque de la isla. Un plan que a nosotros nos llevó unas cuatro horas. Alquilamos un kayak doble con la empresa Corticata (35 €), una de las que organizan visitas a Cortegada. La experiencia fue formidable y el trato que nos dispensó Luis, uno de sus responsables, fue de diez. El kayak se recoge junto al puerto de Carril y se entrega en el mismo punto.

Paseo marítimo de Carril donde tomamos en kayak para visitar Cortegada
Paseo marítimo de Carril donde tomamos en kayak para visitar Cortegada

Los que prefieran algo mucho más calmado, tienen la opción de las rutas guiadas en barco. Tienen una duración de 2,5 horas y un precio de 15 euros también con Corticata. Una embarcación traslada a los participantes desde el puerto de Carril al pantalán de la isla. Una vez allí, se realiza una de las rutas con las explicaciones constantes del guía, que repasa la historia de Cortegada y también su flora y fauna.

Acercándonos a las islas Malveiras con nuestro kayak
Acercándonos a las islas Malveiras con nuestro kayak
Playa suroeste de Cortegada donde dejamos el kayak
Playa suroeste de Cortegada donde dejamos el kayak

Una alternativa es desplazarse a la isla caminando. Sí, tal cual. Cuando la marea baja es posible andar desde el puerto de Carril hasta Cortegada por el denominado camiño do Carro, el que utilizaban los habitantes que tuvo la isla cuando prescindían de la barca. Este recorrido también se realiza de forma guiada con Corticata, ya que no es recomendable aventurarse y hacerlo por libre por dos razones. Una, porque a la hora de regresar, la marea habrá subido. Y la otra, porque podemos molestar a los mariscadores que hacen su trabajo en los viveros.

👉 Los mejores alojamientos en la ría de Arousa

Anuncio

Qué ver en la isla de Cortegada. Historia y rutas

Antes de visitar la isla de Cortegada es fundamental conocer su historia y cómo estuvo a punto de parecerse bien poco al ‘bosque flotante’ que conocemos ahora. Esta pequeña porción de tierra ya aparece en las crónicas de griegos y romanos. De hecho, fue bautizada como Corticata por estos últimos. En la Edad Media, se convirtió en una de las barreras que se encontraban aquellos osados que pretendían llegar a Santiago entrando por la ría de Arousa. Para ello se construyó una torre defensiva de la que actualmente no queda absolutamente nada. Fue a partir de entonces cuando se estableció en la isla una población estable hasta que, a principios del siglo XX, llegó el acontecimiento que cambió el sino de Cortegada. La isla fue expropiada y sus más de 200 habitantes desalojados para construir una residencia de verano para el rey Alfonso XIII. Al bisabuelo del actual Felipe VI no pareció apasionarle demasiado Cortegada (el mal gusto del monarca jugó a favor) y se decantó finalmente por Santander para levantar allí lo que a la postre fue el palacio de la Magdalena. En manos de la Casa Real, la isla atlántica fue vendida en 1978 por Juan de Borbón a una inmobiliaria que pretendía levantar un complejo turístico. Una tragedia ambiental que afortunadamente se abortó gracias a las protestas y el trabajo de diversos grupos y asociaciones de Carril y de la ría de Arousa. Cuando todavía estaba en manos privadas, la isla pasó a formar parte del parque nacional, una maniobra fundamental para evitar cualquier tipo de urbanización. Finalmente, en 2007 fue adquirida por el Estado poniendo fin a esta intensa historia.

Playa principal de Cortegada
Playa principal de Cortegada

Rutas por Cortegada

Los que opten por visitar la isla de Cortegada por libre en kayak pueden desembarcar en la zona del pantalán o, lo que es mejor, en la pequeña playa que hay al suroeste y que tiene las mejores vistas de las islas Malveiras. Nosotros nos decantamos por esta opción, ya que previamente habíamos bordeado estos pequeños islotes donde es habitual ver a una parte de las aves que habitan esta zona de la ría de Arousa. Hablamos de garzas reales, garcetas, cormoranes y andarríos, entre otras. Desde esta pequeña y apacible playa en la que podemos darnos un chapuzón se toma el sendero que sin pérdida alguna bordea toda la isla.

Balizas del sendero autoguiado para visitar Cortegada
Balizas del sendero autoguiado para visitar Cortegada

Existen dos rutas señalizadas que se pueden unir formando un 8. En total caminaremos 4 kilómetros totalmente llanos. Aconsejamos esta opción que puedes consultar en el track de Wikiloc que acompaña a este post.

Este trayecto cuenta con una serie de balizas de color verde a modo de sendero autoguiado. En este folleto podéis consultar la información relativa a cada una de esas balizas donde se explican aspectos de la flora, la fauna y la historia de Cortegada con un denominador común: la medicina del mar.

Bosque de laureles y robles en Cortegada
Bosque de laureles y robles en Cortegada

Tenemos en primer lugar la cura del alma, con la visita a la ermita de los Milagros, ubicada junto al pantalán. En proceso de restauración, este templo se ubicó primitivamente en el corazón del antiguo pueblo de Cortegada. Rápidamente se convirtió en lugar de peregrinación de enfermos que buscaban una curación a sus dolencias. Tal fue la afluencia, que se decidió trasladar la ermita a su ubicación actual para frenar el peligro transmisión de enfermedades entre los vecinos de la isla.

Ermita de los Milagros de Cortegada
Ermita de los Milagros de Cortegada

La cura de la vista viene de la mano de las panorámicas espectaculares de la ría de Arousa y de las islas Malveiras. La tercera baliza nos habla de los árboles que curan, especialmente los laureles, sauces, alisos, robles y espinos albares que abundan en el ‘bosque flotante’. Tenemos también la cura del sol y la sal del agua y, por último, la cura de la prevención. La de evitar acceder a las ruinas del antiguo poblado de Cortegada para no acabar con una piedra sobre nuestras cabezas.

Anuncio
Antiguo poblado de Cortegada
Antiguo poblado de Cortegada

El recorrido por tanto se hace de lo más ameno y atractivo gracias a estas historias que nos hacen sumergirnos de lleno en la magia de Cortegada. Una caminata que estará aromatizada por dos olores muy nítidos. Por un lado, el del laurel. Esta planta puebla el interior de la isla formando un frondoso bosque que parece trasladarnos a otras latitudes. Especialmente se aprecia cuando tomamos la parte del sendero que la atraviesa de norte a sur. Y por otro, el olor a marisco. El de los viveros de almejas y berberechos que se extienden entre Cortegada y Carril.

Toca remar para regresar a Carril. En esta ocasión, la plácida ría que nos había recibido por la mañana se había revuelto ligeramente obligándonos a emplearnos a fondo. Fue tarea fácil al tener la satisfacción de haber descubierto un trocito del paraíso. Así es Cortegada. No os quedéis sin visitarla.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Booking.com

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies