Cómo llegar a la isla de Ons. La paradisiaca ‘colonia’ gallega

Inicio España Galicia Cómo llegar a la isla de Ons. La paradisiaca ‘colonia’ gallega

Siempre a la sombra de Cíes, la isla de Ons es otra de las patas sobre las que se asienta el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. Un pequeño paraíso con senderos envueltos por helechos, que se asoman a cavidades diabólicas y que descienden hasta playas de arena blanca y aguas color turquesa. Pero Ons también es tierra de colonos. Son varias las familias que residen en este territorio protegido gracias a una concesión polémica y que tiene tras de sí una apasionante historia. Te contamos cómo llegar a la isla de Ons y qué hacer en un lugar mágico codiciado desde tiempos prehistóricos.

Vista del sur de la isla de Ons
Vista del sur de la isla de Ons

¿Por qué hay colonos en Ons?

Perteneciente al municipio pontevedrés de Bueu y dando la bienvenida a la ría de Pontevedra, Ons es en realidad un pequeño archipiélago formado por la isla del mismo nombre, la más pequeña de Onza y siete islotes. Junto con las islas Cíes, Sálvora y Cortegada forma parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. Pero lo que diferencia a Ons del resto es que cuenta con un núcleo de población estable (92 casas y 82 moradores). ¿Cuál es el motivo? Hay que echar la vista atrás para encontrar la explicación. Aunque la presencia humana está constatada desde tiempos prehistóricos, es tras la invasión napoleónica cuando se asientan un grupo de personas de manera continuada. No eran propietarios de sus viviendas y campos de cultivo, sino que eran colonos que pagaban un tributo a las familias que desde aquel momento fueron dueñas de las islas. Por ejemplo, estaban obligados a entregar todo el pescado que obtenían, especialmente el pulpo, muy abundante en estas aguas. Franco expropió Ons a la última familia que tuvo la isla en propiedad, los Riobó. Desde entonces los colonos quedaron en una especie de limbo. Ya no tenían que pagar tributos a nadie, pero tampoco eran legítimos dueños de ese terreno. En 2011 se puso fin a su situación irregular al establecerse un régimen de concesión que no contentó a nadie. Hoy esos colonos se oponen a que Ons se convierta en Patrimonio de la Humanidad como se puede ver en los carteles que cuelgan de sus viviendas ya que consideran que las limitaciones en el cupo de visitantes al parque nacional impiden que familiares y amigos les puedan visitar siempre que quieran. La Xunta decidió entonces establecer un cupo de 800 plazas para isleños al margen de los visitantes. Eso sí, seguramente no será el último capítulo de esta polémica.

Cómo llegar a la isla de Ons

Existen diferentes opciones para llegar a la isla de Ons. En verano cada día parten barcos desde los puertos de Vigo, Combarro, Bueu, Sanxenxo y Portonovo (puedes reservarlos pinchando en cada localidad). Los trayectos más cortos son desde estos tres últimos por su cercanía a la isla. Nosotros salimos desde Bueu con la naviera Mar de Ons, la misma que elegimos para visitar las islas Cíes unos años antes y cuya experiencia os relatamos en este post. El precio del billete es de 15 euros ida y vuelta. Para aprovechar al máximo la visita salimos en el primer barco de la mañana (9:45 horas) y regresamos en el de las 18:30 horas. En estas casi nueve horas da tiempo suficiente para realizar los senderos y relajarse en sus paradisiacas playas. Al igual que en las Cíes, también hay un camping para todos aquellos que deseen pernoctar.

Uno de los barcos que une Bueu con la isla de Ons
Uno de los barcos que une Bueu con la isla de Ons

Es bueno planificar con tiempo la visita a la isla de Ons, especialmente en los meses de verano. Existe un cupo de visitantes que puede completarse en algunas ocasiones. Antes de comprar los billetes con la naviera hay que entrar en esta página web de la Xunta de Galicia para solicitar una autorización de forma gratuita. En el caso de la isla de Ons existen tres diferentes: para visitantes de un día, para campistas y para vecinos. Si en el día elegido no se ha completado el cupo, introduciremos nuestros datos personales y nos proporcionarán un código alfanumérico y recibiremos en el correo electrónico un QR. El primero es el que tendremos que introducir en la web de la naviera para hacer la compra de los billetes. El código QR se nos pedirá antes de embarcar por el funcionario de la Xunta encargado de estos menesteres. Así se sencillo.

Qué ver en la isla de Ons en un día

La isla de Ons está especialmente indicada para todos aquellos que disfrutamos con la naturaleza más pura. Con el senderismo, con los miradores más cautivadores y con las playas más salvajes. Es una isla además muy diferente a Cíes. Menos montañosa y menos espectacular a simple vista, pero con un encanto singular gracias en parte a que recibe a un menor número de visitantes.

Rutas de senderismo

Cuatro rutas recorren Ons de norte a sur (puedes descargarlas en este PDF). Teniendo en cuenta que el punto más alto de la isla tiene 119 metros y todos los itinerarios transitan por cómodos senderos y pistas, estamos hablando de rutas muy sencillas que no requieren un gran esfuerzo físico. Los que estén más acostumbrados a andar pueden hacer una mezcla de las cuatro. Nosotros así lo hicimos como se puede consultar en este ‘track’ de Wikiloc. En total hicimos 15,3 kilómetros.

Ruta Sur (verde)

Nada más desembarcar en Ons comenzamos a hacer la ruta verde o Ruta Sur. Es circular y tiene 6,2 kilómetros. El itinerario arranca en el barrio de Curro, el epicentro de los servicios que tuvieron los habitantes de la isla. Allí se localizaba la escuela (hoy convertida en centro de visitantes), la iglesia (que reúne un buen puñado de imágenes diversas e inquietantes), el centro cívico, un silo y hasta un lugar para reunir el ganado que se denominaba precisamente curro. Todos estos edificios se levantaron en los años 60 y con un más que mejorable gusto arquitectónico.

Sendero de la Ruta Sur de Ons
Sendero de la Ruta Sur de Ons

Inmediatamente comenzamos a caminar por un agradable sendero pegado a la costa y en el que vemos algunas de las viviendas de los colonos de Ons. Pasaremos por las playas Dos Cans y Canexol, para ir ascendiendo poco a poco junto a un pinar de repoblación hasta los acantilados de la punta sur. Un desvío de unos metros lleva hasta el mirador de Fedorentos, un lugar mágico donde azota el viento y nos citamos frente a frente con la isla de Onza y al fondo, con las Cíes. Aunque existe la tentación de salir del mirador y descender por las rocas en busca de la mejor fotografía, no es conveniente hacerlo ya que estamos en una zona de cría de gaviotas.

Mirador de Fedorentos como llegar a la isla de ons
Mirador de Fedorentos

La ruta verde nos conduce posteriormente a otro de los lugares más interesante que ver en la isla de Ons. Se trata del Buraco do Inferno. Si bajamos con precaución hasta el pequeño mirador que prácticamente cuelga del acantilado, veremos una gran grieta en la roca. El Buraco do Inferno era una antigua cueva moldeada por la fuerza del Atlántico hasta que su techo se vino abajo y se formó una inmensa abertura que impacta al visitante.

Buraco do Inferno
Buraco do Inferno

La ruta continúa por la vertiente oeste donde disfrutaremos de la ensenada de Caniveliñas para regresar de nuevo al barrio de Curro.

Ruta del Faro (amarilla)

Antes de alcanzar el barrio de Curro, la Ruta Sur enlaza con la del Faro, señalizada con marcas amarillas, circular y de 4 kilómetros. Nosotros hicimos solo una parte, ya que posteriormente empalmamos con la Ruta Norte.

La Ruta del Faro conduce por una pista cementada que pasa junto al camping hasta el faro de Ons, el punto más alto de la isla situado a 119 metros de altitud. Esta construcción tiene su origen en el año 1865, aunque en 1926 se amplió para dotarla de mayor potencia. Actualmente alcanza las 25 millas náuticas, equivalentes a 46 kilómetros. Fue uno de los últimos faros habitados por un farero, que conservaba en su interior una valiosa colección de conchas.

Faro de Ons
Faro de Ons

Tras dejar el faro podemos regresar al punto de origen por la vertiente oeste de la isla o enlazar con la Ruta Norte (azul) por el helipuerto, que es la opción que nosotros elegimos.

Ruta Norte (azul)

Con 8,1 kilómetros y también circular, es la ruta más larga que hacer en la isla de Ons. Nosotros comenzamos por su vertiente oeste, donde el sendero va pegado al Atlántico y nos permite divisar las puntas de Estripeiral y Xubenco, además de la pequeña ensenada de Bastián de Val. A la altura del conocido como alto da Cerrada, el sendero se desvía para alcanzar el extremo norte de la isla de Ons. Se trata de la punta do Centolo. Allí se divisa perfectamente el islote do Centolo, la isla de Sálvora, la ría de Pontevedra, la península de O Grove y su espectacular playa de la Lanzada. Una formidable panorámica de la que disfrutamos en solitario. Eso sí, fuimos unos afortunados, ya que el paso hasta la punta do Centolo está cerrado entre el 15 de marzo y el 15 de agosto por la cría de gaviotas.

Ruta Norte de Ons
Ruta Norte de Ons

Punta do Centolo
Punta do Centolo

De regreso por la zona este de la isla veremos inmediatamente el desvío hacia la playa de Melide, sin duda la más bella que ver en la isla de Ons. Después de visitarla ponemos rumbo al embarcadero por un bonito sendero que se adentra en un frondoso bosque.

Ruta do Castelo (roja)

Esta pequeña ruta de 1,1 kilómetros y circular se puede empezar desde el barrio de Curro o enlazar con ella si regresamos de la playa de Melide por la Ruta Norte. El sendero se acerca hasta la punta donde se encuentran las ruinas de una fortificación defensiva del siglo XIX.

Punta do Castelo
Punta do Castelo

De regreso al embarcadero pasaremos por la pequeña playa que está situada junto a él, la de Dornas. Su nombre recuerda a las viejas embarcaciones que usaban los isleños para adentrarse en el mar en busca de las piezas que después tenían que entregar a la familia propietaria de Ons. Junto a los bañistas que suelen poblar este pequeño arenal, es posible ver algún pequeño barco que recuerda a tiempos pasados.

Playas de la isla de Ons

La isla de Ons cuenta con cinco playas, la mayoría de ellas situadas en la mitad sur. La excepción es Melide, su arenal más bello y el que nos traslada al mismísimo paraíso.

Playa de Melide

Si Cíes tiene su idílica playa de Rodas, en Ons pueden presumir de contar con Melide (no confundir con la playa del mismo nombre de Cangas del Morrazo de la que te hablamos en este post). Aunque es nudista, muchos de sus bañistas son textiles ya que pocos visitantes se resisten a la tentación de tumbarse sobre su fina y blanca arena o sumergirse en sus cristalinas aguas. La temperatura del agua es muy baja, pero la atracción magnética que ejercen sus colores azul, verdoso y turquesa es irresistible.

Aguas cristalinas de la playa de Melide
Aguas cristalinas de la playa de Melide

Vista de la playa de Melide
Vista de la playa de Melide

En Melide suelen fondear algunas embarcaciones y es una playa ideal para practicar esnórquel.

Playa das Dornas

Es la playa más accesible que ver en la isla de Ons. Se encuentra pegada al embarcadero y a la zona de restauración. Cuenta con un pequeño arenal y una zona verde aledaña con un merendero. Las aguas son tranquilas y es ideal para acudir con niños y darnos un pequeño chapuzón antes de coger el barco de regreso. Recibe su nombre porque desde esta playa partían las dornas, embarcaciones típicas de las Rías Baixas, para pescar especialmente pulpo.

Playa das Dornas
Playa das Dornas

Playa de Area dos Cans

Junto con Melide, es la playa más concurrida de la isla de Ons. Se encuentra a unos pocos metros del centro de visitantes y cuenta con un amplio arenal. Es más rocosa que Melide, pero sus aguas son igualmente transparentes y tranquilas. Cuando la marea baja es posible contemplar una tumba antropomórfica esculpida la roca y conocida como Laxe do Crego. Algunas fuentes apuntan a que perteneció a un sacerdote de la Edad Media.

Playa de Area dos Cans
Playa de Area dos Cans

Playa de Canexol

El itinerario de la Ruta Sur también pasa por esta pequeña playa que mira directamente a la ría de Pontevedra. Tiene una pequeña superficie de arena blanca con oleaje moderado y presencia de rocas.

Playa de Canexol
Playa de Canexol

Playa de Pereiró

Es la playa ubicada más al sur de la isla de Ons, antes de que los acantilados comiencen a tomar el protagonismo. Se trata de una cala muy pequeña a la que se accede por un sendero que parte de la Ruta Sur. El oleaje suele ser moderado y no suele congregar a demasiados bañistas, por los que, si por ejemplo se acude por la mañana, es probable que estemos prácticamente solos.

Comer en la isla de Ons

La isla de Ons cuenta con tres restaurantes ubicados en el barrio de Curro y que reciben al visitante nada más bajarse del barco. Todos ellos están enfocados al turismo y los precios de sus raciones son más elevados que, por ejemplo en Bueu. El más popular para comer pulpo es Casa Acuña, que en 2012 recibió el premio al “mejor pulpo del mundo”.  Casa Checho y bar O Pirata son los otros dos restaurantes donde los productos del mar constituyen la piedra angular de sus cartas.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies