Comer en Nazaré pescado fresco detrás de las olas más colosales

Inicio Portugal Centro de Portugal Comer en Nazaré pescado fresco detrás de las olas más colosales

Dicen que Nazaré ya no es lo que era. Los ríos de turistas y de surferos buscando su cara amable y salvaje, respectivamente, han cambiado su paisaje. Se ha convertido en una de las playas más populares y demandadas de Portugal. Quizás porque nosotros no la vistamos en plena ebullición veraniega, le vimos algo especial. A pie de costa nos encontramos un batiburrillo de casas destartaladas, pero encaladas, hoteles nuevos y otros más vetustos y comercios que se asoman a una de las playas más bellas del país luso. Se conoce como Banhos o Nazaré. Sus gélidas aguas en calma contrastan con la del Norte, el arenal donde los surferos cabalgan auténticos rascacielos de líquido salado. En esas calles que descienden como un tobogán hasta la playa, simpáticas mujeres mayores se apostan en una silla de madera con una cartel en el que anuncian quartos (habitaciones) disponibles a precios irrisorios. Su público, surferos que viajan con lo justo en busca de su sueño marino.

Playa de Nazaré comer en Nazaré
Playa de Nazaré

Sin os adentramos en ese entramado urbano podemos localizar algún lugar interesante para comer en Nazaré que se haya salvado del aluvión turístico y que mantenga la esencia de lo que fue esta villa pesquera. Si además hemos caminado por el conocido como Sitio de Nazaré, la parte alta de la villa que ofrece sus mejores panorámicas, el apetito se habrá abierto con total seguridad. Al Sitio se puede ascender caminando, pero también en el clásico funicular que lleva funcionando más de un siglo y que permite comunicar las dos caras de Nazaré.

O Fogacho: dorada a la brasa y bacalao a la estilo de la casa para comer en Nazaré

Sin ninguna recomendación previa y simplemente guiándonos por nuestra intuición fuimos a dar al restaurante O Fogacho. Está situado a pocos metros de la playa, en la rua Alves Redol. El criterio para su elección fue muy sencillo. El que impera normalmente en Portugal cuando vamos complementa a ciegas. Tasca en la que comen los locales con precios ajustados y unas buenas brasas a la puerta o en el interior. O Fogacho las tiene dentro, detrás de una barra de ladrillo y un pequeño comedor de mesas con manteles a cuadros. Tuvimos la intuición de que iba a ser un acierto a la hora de comer en Nazaré y no nos equivocamos.

Comedor de O Fogacho comer en Nazaré
Comedor de O Fogacho

La amable familia que lo regenta nos recibe con una sonrisa y nos acomoda. Sobre la mesa, un mantel de papel en el que se asienta un plato de barro con la copa y la servilleta. Con la carta en las manos tenemos un reto. Localizar un plato que supere los diez euros. Sólo hay uno, el arroz con marisco para dos personas que tiene un precio de 30. Eso sí, hay que esperar en torno a 40 minutos para degustarlo. Estamos en la costa y nos decantamos por el pescado. Por 8 euros preparan a la brasa el pescado que tengan fresco del día. Una garantía. En aquel caso fue una dorada. Abierta de par en par y acompañada por patata cocida y ensalada. Fresca, jugosa y en su punto. Estamos en Portugal. A veces nos preguntamos cómo es posible que en España por un pequeño lomo de dorada te puedan cobrar 18 euros en un restaurante y en el país luso, por una pieza entera, 8 euros. Es cierto que se sirve sin florituras y sin alardes. De la parrilla al plato y se acabó. Pero no hace falta más.

Dorada a la brasa comer en Nazaré
Dorada a la brasa

Como ocurre en este tipo de restaurantes del país vecino, con dos platos la comida o la cena está servida. No lo podemos evitar. Somos los fan número uno del bacalao en todas sus formas o ‘maneiras’ (aunque tenemos debilidad por el bacalao a brás). O Fogacho prepara uno al estilo de la casa, el ‘bacalhau a Fogacho’ (9 euros). Se hace rebozado y se sirve acompañado de cebolla pochada, almejas y perejil. Y como guarnición, patatas fritas y ensalada. No era una pieza con excesiva carne, pero su sabor era muy agradable y la forma de prepararlo nos sorprendió gratamente. Tiene ligeras similitudes con el bacalao al estilo Braga, que probamos al día siguiente en Peniche.

Bacalhau a Fogacho comer en Nazaré
Bacalhau a Fogacho

Los que prefieran otras opciones para comer en Nazare en O Fogacho, la carta ofrece varios tipos de bacalao como el clásico a la brasa y uno que lleva el nombre de “com todos”. Quiere decir que lleva todos los ingredientes necesarios (patata, zanahoria, col, huevo duro, aceite, vinagre…). Los dos tienen un precio de 9 euros. Otra de sus especialidades son las sardinas asadas (7 euros).

Aprovechando la presencia de unas brasas magistrales, O Fogacho también sirve carnes como espetadas, carne de cerdo alentejana, costillas y pollo. Además prepara platos de marisco como almejas, lulas (chipirones) y gambas. Insistimos. Todo ello sin superar los diez euros.

Vino, pan y aceitunas comer en Nazaré
Vino, pan y aceitunas

Junto con un pan exquisito, las sempiternas aceitunas de entrada y un refrescante vino blanco Vila da Corte configuramos una recomendable opción para comer en Nazaré por poco más de veinte euros y cerca de la playa. Sin alardes, ni lujos, pero con un sabor muy auténtico y un trato formidable. No se puede pedir más.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies