Turismo en Asturias: Llanes y descenso del Sella

Inicio España Asturias Turismo en Asturias: Llanes y descenso del Sella

 turismo en Asturias
Pinche para ampliar.

No somos muy dados a repetir destino ya que con lo mucho y bueno que hay por ver parece un desperdicio acudir dos veces al mismo lugar. Con Aveiro no cumplimos esta norma como habéis comprobado en el post correspondiente, pero con Asturias, tampoco. Es una tierra para repetir una y mil veces porque en cada visita hay una nueva sorpresa. Si en 2013 nos habíamos alojado en Cangas, al año siguiente elegimos Celorio. Se trata de un pequeño pueblo a 5 kilómetros de Llanes y sede de la maravillosa playa de Borizu, entre otras (la de Palombina también es muy recomendable). El objetivo era volver a descender el Sella, pero también conocer otros rincones de la maravillosa costa asturiana.

Día 1

En esta ocasión elegimos para nuestros tres días de turismo en Asturias elegimos el hotel rural Las Chimeneas (60 euros la noche con desayuno) de Celorio. Pequeño alojamiento regentado por José María, un asturiano de pro que desde el principio demuestra su cercanía y amabilidad. Aunque la entrada a la habitación estaba fijada en la reserva a las 16:00 horas y nosotros llegamos a las 12:00, no dejó guardar las maletas en el armario de la misma hasta que la arreglaran. Se trata de un alojamiento sencillo con habitaciones amplias aunque necesitan una renovación ya que se han quedado un poco obsoletas. En el mismo edificio también cuenta con apartamentos rurales en el caso de que quiera ir una familia entera o un grupo de amigos. Con total confianza, te deja las llaves de entrada al hotel ya que sus empleadas o él no se encuentran continuamente en el edificio. José María es un buen guía para indicarte playas, rutas o restaurantes. Un anfitrión diez que hace especial la estancia en un lugar tranquilo y en plena naturaleza. De lo mejor es el zumo recién exprimido que te pone para desayunar con unas tostadas y bollos. Es habitual que José María te acompañe en ese momento para empezar el día con una animada charla.

Hotel Las Chimeneas de Celorio turismo en Asturias
Hotel Las Chimeneas de Celorio (Asturias).

Playa de Palombina en Celorio turismo en Asturias
Playa de Palombina en Celorio (Asturias).

La mañana en la que llegamos disfrutamos de nuevo de la playa de Borizu a la que se puede ir andando desde el propio hotel.

Playa de Borizu en Celorio turismo en Asturias
Playa de Borizu en Celorio (Asturias).

Tras visitar por segundo año consecutivo el templo gastronómico de La Cerezal, pusimos rumbo al municipio de Nueva, cercano a Celorio y que cuenta con la playa de las Cuevas del Mar. El problema es que el temporal que ese invierno azotó la costa cantábrica la ha dejado reducida a rocas y cantos. Una pena porque el entorno es envidiable. Por fortuna, el hombre encargado de cobrar en el aparcamiento al aire libre que hay junto a la playa nos dijo que a dos kilómetros andando había otra pequeña sin vigilancia que no había sufrido las consecuencias del temporal, la de San Antonio. Un verdadero paraíso. Arena fina, agua cristalina y tranquilidad total.Además, el sendero por el que hay que caminar y que sale junto al chiringuito de las Cuevas del Mar es una delicia y depara unas vistas fantásticas del verde intenso asturiano.

Playa Cuevas de la Mar en Nueva, destrozada por el temporal turismo en Asturias
Playa Cuevas de la Mar en Nueva, destrozada por el temporal.

Playa de San Antonio en Nueva turismo en Asturias
Playa de San Antonio en Nueva (Asturias).

Rematamos la primera jornada de turismo en Asturias acudiendo por la noche a Llanes, que como apuntaba que se encuentra al ladito de Celorio. Era el penúltimo fin de semana de agosto y el centro del pueblo estaba a rebosar de turistas. Ni una mesa libre en los bares y restaurantes. En ese momento nos dimos cuenta de que acertamos en alojarnos en un pueblo tan tranquilo como Celorio y no en el propio Llanes porque hubiera sido imposible pegar ojo en toda la madrugada. Habríamos vivido un segundo capítulo de la noche en Cangas y, teniendo en cuenta que hacíamos el descenso del Sella al día siguiente, hubiera sido una tragedia.

Cubos de la Memoria de Ibarrola en Llanes turismo en Asturias
Cubos de la Memoria de Ibarrola en Llanes (Asturias).

Nada más llegar a Llanes dejamos el coche en un amplio aparcamiento que hay junto a la playa de El Sablón y disfrutamos del maravilloso paseo de San Pedro que se encuentra justo al lado. Se trata de un sendero verde que se eleva en un acantilado desde que el que hay unas vistas espectaculares del Cantábrico. Todo un lujo ver anochecer desde ese lugar privilegiado. Además, como en el resto de Llanes, se pueden ver paneles informativos que hacen referencia a las películas que se han rodado allí. No me extraña que los directores de cine eligieran esas localizaciones. El paseo de San Pedro forma parte de una senda costera que va pegada al mar y que cuyo recorrido en algún tramo es una de las asignaturas pendientes para próximas visitas.

Paseo de San Pedro en Llanes turismo en Asturias
Paseo de San Pedro en Llanes (Asturias).

Homenaje al cine en el paseo de San Pedro en Llanes turismo en Asturias
Homenaje al cine en el paseo de San Pedro en Llanes (Asturias).

Día 2

Las Canoas el Moyau de Arrionadas nos esperaban un año más para navegar por el río más famoso de Asturias, el Sella (de Celorio a Arrionadas se puede ir cómodamente por la Autovía del Cantábrico excepto el último tramo desde Ribadesella que se hace por carretera). Esta vez completamos el recorrido en tres horas, pero a la conclusión el deseo fue el mismo que el año anterior: repetir. Es una experiencia que recomiendo a todos los amantes del deporte y la naturaleza. Los que no se vean preparados tienen la opción de quedarse a mitad del recorrido, aunque hacerlo hasta el final merece la pena y no es tan duro como puede parecer. Hay tramos en los que la falta de agua en el río obliga a bajarse de la canoa y empujar un poco, pero no supone ningún problema. Otra sensación única es parar para comer y degustar un picnic de empanada, bollo preñao y fruta que es el que te adjunta Canoas el Moyau y un bidón estanco en el que puedes también guardar la documentación, móvil, cámara de fotos, etc.

Canoa en la que hicimos el descenso del Sella turismo en Asturias
Canoa en la que hicimos el descenso del Sella.

Vista del río Sella turismo en Asturias
Vista del río Sella (Asturias).

Esa día pasamos la tarde en una abarrotada playa de Borizu, repleta de bañitas y reducida a la mínima esencia por la marea. Volvimos a cerrar la jornada en Llanes para disfrutar de nuevo de su zona medieval y degustar unas viandas típicas en una de sus tabernas tradicionales como relato en la sección de templos gastronómicos.

Día 3

El último día, el de la vuelta a Salamanca, nos esperaba una grata sorpresa. Como el tiempo era inmejorable (el mejor día de todo el verano según los lugareños) decidimos pasarlo en la playa hasta el momento de partir. Antes nos pasamos por Llanes para hacer las típicas compras de sidra, queso y chorizo asturiano. Después el lugar elegido fue la playa de la Ballota, en Andrín, un pequeño pueblo ubicado junto a Llanes.

Playa de la Ballota en Andrín turismo en Asturias
Playa de la Ballota en Andrín (Asturias).

Playa de la Ballota (Andrín) con marea baja turismo en Asturias
Playa de la Ballota (Andrín) con marea baja.

Playa de la Ballota (Andrín) con marea alta turismo en Asturias
Playa de la Ballota (Andrín) con marea alta.

Islote de Castro Ballota turismo en Asturias
Islote de Castro Ballota.

Se accede por un camino que acaba en dos pequeñísimos aparcamientos. Si se llega pronto es posible encontrar sitio, pero si se acude más allá de las doce del mediodía es mejor dejarlo en un lateral del propio camino para no tener que dar la vuelta. Incluso a la vuelta vimos coches aparcados en la carretera que une Llanes con Andrín, ya que el camino y los aparcamientos estaban completos. La playa es muy extensa con una zona nudista en su parte final. Arena fina y un agua, no cristalina, lo siguiente. Un islote a unos metros de la costa (el de Castro Ballota) da mayor belleza a un paraje idílico. Como sucede con la de Borizu, la marea sube por la tarde y se come más de la mitad de la arena, pero aún así el espacio es amplio para estar sin agobios en un día de diario. Con el recuerdo de esa playa y de tres días fantásticos en el paraíso asturiano nos despedimos hasta el próximo año porque seguro que volveremos. A todos nos gusta repetir de lo bueno.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Buen artículo, con sitios detallados e interesantes que no conocía; pero que sin duda, pasando por Nueva, lo encuentro falto de la visita a Gulpiyuri, una de las playas con más encanto de España.

    Un saludo.

    • Hola Anthony. Tienes razón, nos faltó visitar Gulpiyuri y es algo que nos queda pendiente porque todo el mundo que ha ido habla maravillas de esta playa. Me alegra que lo recuerdes para que todo aquel que lo lea lo tenga en cuenta. Un saludo y gracias por el comentario

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies