Viaje a Asturias, tres días en el paraíso

Inicio España Asturias Viaje a Asturias, tres días en el paraíso

 viaje a Asturias
Pinchar para ampliar.

A todo el mundo le digo la misma frase: “Con buen tiempo, Asturias es el mejor lugar de España”. Sus paisajes, gastronomía, playas y amabilidad de su gente confirman con creces su histórico eslogan de “paraíso natural”.

Dos años seguidos (2013 y 2014) hemos hecho un viaje a Asturias a finales de agosto para hacer el descenso del Sella y disfrutar de sus alrededores. En ambas el tiempo ha acompañado y la duración ha sido la misma, tres días.

Día 1

En 2013 nos decantamos por alojarnos en Cangas de Onís. Elegimos un hotel modesto pero céntrico llamado Los Robles (50 euros la noche en Booking) que gozaba de comentarios aceptables tanto en la web holandesa (mi página de reservas de referencia por la posibilidad de cancelar unos días antes y por pagar siempre tras la estancia) y Tripadvisor. La primera sorpresa negativa fue que Cangas es un infierno para aparcar en verano y tuvimos que dejar el coche de mala manera en una pequeña calle detrás del hotel.

 

Puente romano sobre el río Sella de Cangas de Onís viaje a Asturias
Puente romano sobre el río Sella de Cangas de Onís.

Esta localidad no es ni mucho menos lo mejor de Asturias y su fama se debe a su puente romano sobre el Sella y a ser la puerta de entrada a los maravillosos Lagos de Covadonga. Decidimos aprovechar ese primer día yendo a dos puntos que me recomendó mi compañero y amigo Javier Lorenzo, el restaurante La Cerezal y la playa de Borizu. Del primero hablaré en el apartado de Templos Gastronómicos y de la segunda cualquier descripción se queda corta. Playa de postal al final de pueblo de Celorio con arena fina decorada con algunas rocas de formas caprichosas y agua cristalina. La marea la deja en su mínima expresión por las tardes, pero merece la pena pasar unas horas tumbado sobre su arena y nadando en sus aguas, con una temperatura muy agradable para ser el Cantábrico. Otro punto a su favor es que cuenta con dos grandes aparcamientos al lado (2 y 3 euros) por lo que el acceso es cómodo.

Paradisiaca playa de Borizu en Celorio viaje a Asturias
Paradisiaca playa de Borizu en Celorio.

Con el relax vivido en la playa de Borizu no podíamos presagiar lo que iba a ocurrir esa noche. Como nos esperaba el descenso del Sella al día siguiente, decidimos irnos pronto a la cama. El ruido de las terrazas próximas al hotel Los Robles era incómodo, pero imaginamos que en cuanto llegara el cierre, la tranquilidad reinaría. Nada más lejos de la realidad. El tapeo dio paso al copeo, ya que la plaza en la que se ubica el hotel está repleta de discotecas y bares de copas. Música, gritos, declaraciones de amor y de amistad de borrachos infames. Noche toledana en la que me acordé una y mil veces de no haber llevado mis inseparables tapones para los oídos. Tuve que recurrir a la esponja de baño para fabricarme unos de manera artesanal, pero ni con esas. Un infierno al que no aconsejo a nadie pasar por él.

Día 2

Al día siguiente y tras un desayuno en bar del hotel (cruasán y café sin posibilidad de elegir) partimos a Arriondas para hacer el descenso del Sella. Lo habíamos contratado previamente con Canoas El Moyau que nos citó a las 11:00 horas en su centro de operaciones. El resto hay que vivirlo. Una experiencia única y muy gratificante por un entorno privilegiado. Tres horas y media remando para completar los 18 kilómetros de recorrido que nos dejaron ganas de repetir al año siguiente, como así ha sido.

El río Sella y las canoas que hacen el descenso viaje a Asturias
El río Sella y las canoas que hacen el descenso.

Tras el duro ejercicio del piragüista hacía falta algo de relax, y lo encontramos en la playa de Guadamía, otra de las muchas que se pueden visitar entre Ribadesella y Llanes. Una curiosa entrada del agua del Cantábrico en la tierra que forma una especie de río por el que hay que andar bastantes metros para alcanzar el mar abierto siempre que la marea esté alta. Lo peor, los pocos lugares para acampar ya que nos tocó poner las toallas al lado de un par de contenedores que desprendían un aroma nada agradable. A pocos metros de esta playa se encuentran los Bufones de Pría, pero lo supimos después y nos los perdimos. En el enlace podéis saber más sobre ellos.

Playa de Guadamía en Llames de Pría viaje a Asturias
Playa de Guadamía en Llames de Pría.

Esa noche pudimos dormir algo más porque era domingo, la fiesta no era ni mucho menos la del día anterior y ya nos habíamos encargado de pertrecharnos de tapones en la farmacia de enfrente del hotel.

Día 3

El tercer y último día visitamos por primera vez los Lagos de Covagonga y el Santuario. Desde Cangas se accede sin problemas, aunque aconsejo hacerlo en un día de diario si se va en pleno verano. Nosotros fuimos en lunes y, como en agosto está prohibido acceder con el vehículo propio, lo dejamos en el último de los aparcamientos que hay y subimos en autobús. En un día soleado la estampa de los Lagos es inigualable. El verde que desaparece por completo en mi tierra salmantina, reina en verano en Asturias entre vacas, agua, domingueros y grupos organizados de los que es mejor huir. Aconsejo hacer la pequeña ruta que rodea los lagos y la antigua mina para tener una visión de uno de los parajes más bonitos de España. A la vuelta, parada en el Santuario y rumbo a Ribadesella para disfrutar de unas horas de playa antes de la vuelta a Salamanca.

Las vacas pueblan los Lagos de Covadonga viaje a Asturias
Las vacas pueblan los Lagos de Covadonga

Vista de los Lagos de Covadonga viaje a Asturias
Vista de los Lagos de Covadonga

Basílica de Santa María la Real de Covadonga viaje a Asturias
Basílica de Santa María la Real de Covadonga.

Ribadesella es otra ciudad típicamente asturiana, con una playa de Santa Marina muy bella y un paseo marítimo más bonito aún pero con un incómodo oleaje que me impidió ponerme a remojo. Y no porque yo no quisiera. Un par de socorristas estaban implacables a todo aquel que osaba acercarse al agua. Demasiado estrictas teniendo en cuenta que con ese mismo oleaje en Aveiro (Portugal) hay bandera amarilla.

Playa Santa Marina de Ribadesella viaje a Asturias
Playa Santa Marina de Ribadesella.

Con ese pequeño sabor amargo dejamos atrás la pequeña escapada a una tierra a la que prometimos volver por esas fechas en busca de más Sella, más playas cantábricas y más gastronomía asturiana.

En la sección Templos Gastronómicos puedes consultar los restaurante más recomendables que visitamos durante este viaje.

Artículo siguienteComer en Asturias
Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Para subir a los lagos te hubiera salido al mismo precio desde Cangas de Onís que subiendo en coche al último de los aparcamientos. El billete es de libre circulación para todo el día y te permite parar en Covadonga. Para otra vez que os acerquéis por aquí me encantaría haceros alguna ruta privada, en plan solidaridad entre bloggers. Nuevamente mis felicitaciones.

    • Te agradecemos mucho la información Francisco José. No lo sabíamos, pero como seguro que volveremos lo tendremos en cuenta. Somos unos enamorados de Asturias y regresamos siempre que podemos. Gracias por tus palabras y un saludo.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies