El Ventano del Diablo, una atalaya sobre el Júcar

Inicio España Castilla-La Mancha El Ventano del Diablo, una atalaya sobre el Júcar

Una de las paradas obligadas en un viaje a Cuenca es el Ventano del Diablo, un curioso mirador esculpido en la roca donde disfrutar de unas magníficas vistas del Júcar y sus cortados

Con este nombre podría parecer un lugar maligno en el que asomarse a una hoguera donde se consumen las almas más perversas. Nada más lejos de la realidad. El Ventano del Diablo se ha convertido en uno de los atractivos turísticos más visitados de la provincia de Cuenca, y una perfecta atalaya para contempla el curso del río Júcar en este enclave del inicio de la Serranía conquense. Aunque la visita se despacha en pocos minutos, su ubicación, en la carretera que une Cuenca con la Ciudad Encantada, y apenas a cuatro kilómetros de Villalba de la Sierra, hace que se convierta en lugar de paso casi obligado.

Una de las aberturas de la roca que forma el Ventano del Diablo
Una de las aberturas de la roca que forma el Ventano del Diablo

Visitamos el Ventano del Diablo dentro de un viaje de tres días a Cuenca, en el que quedamos totalmente enamorados de una provincia que posee un patrimonio natural extraordinario. En la primera de las tres jornadas por tierras conquenses nos dio tiempo a visitar el Monasterio de Uclés, comer de cine en la bonita villa de Valdecabras, visitar la Ciudad Encantada y, por último, hacer parada en el Ventano del Diablo.

Espectular paisaje desde el mirador del Ventano del Diablo
Espectular paisaje desde el mirador del Ventano del Diablo

Cómo llegar al Ventano del Diablo

Es muy fácil llegar hasta este mirador natural que se ubica en la carretera CM-2105, vía de paso forzoso para viajar desde Cuenca (ver el post sobre los 7 sitios imprescindibles que ver en Cuenca) hasta la Ciudad Encantada. El Ventano del Diablo está señalizado en la misma carretera, donde veremos un amplio aparcamiento en el que dejar el vehículo y algún puesto de productos típicos. Tan sólo habrá que caminar unos pocos metros para llegar hasta el espectáculo que nos depara este mirador cincelado por la naturaleza.

Miradores del Ventano del Diablo
Miradores del Ventano del Diablo

Forma de la roca del Ventano del Diablo
Forma de la roca del Ventano del Diablo

Un mirador esculpido en la roca con vistas al Júcar

El Ventano del Diablo no es más que una especie cavidad abovedada con dos grandes aberturas en las que se han instalado unas barandillas para mayor seguridad de los visitantes. Podría parecer un cráneo abierto aunque, como sucede en la Ciudad Encantada, los parecidos quedan a gusto del consumidor. Si nos asomamos por sus enormes ventanales veremos, 200 metros más abajo, el curso del río Júcar haciendo eses como si fuera una carretera de montaña. Sus aguas aparecen con un color bellísimo que combina el verde y el azul, como pudimos comprobar también en la ruta de senderismo de la Hoz del río Júcar, que realizamos el último de nuestros tres días en Cuenca.

Vista del Júcar desde el Ventano del Diablo
Vista del Júcar desde el Ventano del Diablo

El Júcar ofrece un color entre azul y verde Ventano del Diablo
El Júcar ofrece un color entre azul y verde

El río transita además encajonado entre los conocidos Cortados del Júcar, un paisaje que recuerda también al que descubrimos en las Hoces del Duratón de Segovia (ver el post sobre la actividad de piragüismo en las Hoces del Duratón), pero en el caso que nos ocupa, con una mayor vegetación. Y es que las riberas del Júcar destacan por su frondosidad, un ecosistema ideal para animales como la nutria.

Cortado que se aprecia desde el Ventano del Diablo
Cortado que se aprecia desde el Ventano del Diablo

Curso del río Júcar desde el Ventano del Diablo
Curso del río Júcar desde el Ventano del Diablo

villalba-de-la-sierra
Villalba de la Sierra, al fondo desde el Ventano del Diablo

Hablando de los cortados, si se llega al Ventano del Diablo desde la Ciudad Encantada es recomendable parar el vehículo en el arcén de la carretera y contemplar durante unos minutos esta maravilla natural conformada por unos inmensos barrancos rodeados de pinos y abetos. La Serranía de Cuenca en todo su esplendor y un privilegio para los sentidos.

Cortados de la Serranía de Cuenca antes de llegar al Ventano del Diablo desde la Ciudad Encantada
Cortados de la Serranía de Cuenca antes de llegar al Ventano del Diablo desde la Ciudad Encantada

Pinos de la Serranía de Cuenca Ventano del Diablo
Pinos de la Serranía de Cuenca

Después de relatar las maravillas que ofrece el Ventano del Diablo muchos se preguntarán el porqué de este siniestro nombre. Según la leyenda, este lugar de la provincia conquense fue el elegido por el demonio para organizar macabras sesiones de brujería. En ellas no tenía reparos en arrojar al vacío a todos aquellos que osaban asomarse por los grandes ventanales naturales que tiene la roca. Hoy en día, contemplar el espectáculo natural que ofrece el mirador del Ventano del Diablo es un auténtico placer, más cercano al cielo que al infierno. Una de esas visitas breves, pero intensas e imprescindibles, que el viajero no se puede perder en la siempre atractiva y misteriosa provincia de Cuenca.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies