Piragüismo en las Hoces del Duratón

Inicio España Castilla y León Piragüismo en las Hoces del Duratón

La actividad de piragüismo en las Hoces del Duratón en Segovia ofrece, de forma relajada, una perspectiva muy interesante de este Parque Natural gracias a las explicaciones de un monitor

Las calmadas aguas del río Duratón nos reciben. El silencio sólo roto por el sonido del imponente vuelo de los buitres leonados nos acompaña en este viaje. La vista de los cortados y barrancos que va formando el cauce del río es el escenario de una ruta donde sólo manda la naturaleza. Mientras, descubrimos la vegetación y fauna de uno de los enclaves más privilegiados de la piel de toro. Son algunas de las sensaciones que ofrece la actividad de piragüismo en las Hoces del Duratón en Segovia. Una experiencia formidable apta para todas las edades que muestra una visión totalmente diferente de este Parque Natural repleto de vida.

Espectaculares barrancos de las Hoces del Duratón
Espectaculares barrancos de las Hoces del Duratón

Realizar piragüismo en las Hoces del Duratón en nada tiene que ver con hacerlo en el Sella (ver los consejos para hacer el descenso del Sella). En este caso hablamos de un trayecto mucho más calmado y relajado para conocer en profundidad la magia de este Parque Natural. Mientras en el Sella el objetivo es pasar un buen rato y tratar de completar el descenso, en el río Duratón se realiza un paseo de unas cuatro horas con explicaciones de todo lo que va apareciendo antes nuestros ojos. En nuestro caso realizamos esta actividad en el mes de abril de 2016 con la empresa Naturaltur, asentada en la localidad segoviana de Cantalejo. Hasta allí fuimos a primera hora de la mañana y, desde su sede, nos trasladaron en vehículos todoterreno hasta el lugar en el que comenzaba la travesía.

Piraguas antes de comenzar la actividad piragüismo en las Hoces del Duratón
Piraguas antes de comenzar la actividad

Aunque obviamente hay que remar, la exigencia no es ni mucho menos la que tiene el Sella ya que en este caso es un paseo guiado muy tranquilo. Por este motivo, tanto niños como personas con una aceptable condición física pueden realizarlo sin ningún tipo de problemas. Las embarcaciones son de una, dos o tres plazas y son muy fáciles de manejar, puesto que las aguas del río Duratón se encuentran en absoluta calma. No obstante se trata de agua embalsada merced al cercano pantano de Burgomillodo.

Primeros compases de la ruta piragüismo en las Hoces del Duratón
Primeros compases de la ruta

Vistas desde la piragua piragüismo en las Hoces del Duratón
Vistas desde la piragua

La piragua cuenta con un bidón estanco en el que se pueden introducir objetos como el teléfono móvil, las llaves, protección solar, una botella de agua, etc. Aunque obviamente se trata de una actividad más adecuada para los meses de buen tiempo, hay que tener en cuenta un asunto importante. En abril, cuando nosotros la realizamos, nuestro grupo fue el único que se encontraba navegando por el río Duratón. Eso permitió escuchar perfectamente el vuelo de los buitres y el canto de otras aves porque no había nadie que pudiera alterar esa armonía. Sin embargo, en meses como julio y agosto, la demanda de esta actividad es mucho mayor y el bullicio que se forma en el río es monumental, como nos señaló nuestro guía. Por lo tanto la época más recomendable para hacer piragüismo en las Hoces del Duratón es sin duda la primavera o incluso el otoño.

Remos y paisaje piragüismo en las Hoces del Duratón
Remos y paisaje

Paisaje del Parque Natural piragüismo en las Hoces del Duratón
Paisaje del Parque Natural

La principal ventaja de esta experiencia es que un monitor titulado nos ofreció explicaciones en todo momento de la flora y fauna que domina el Parque Natural. Una amena e interesante ruta que ayuda a conocer más este enclave y especialmente a los buitres leonados, los verdaderos amos y señores de las Hoces del Duratón. Durante nuestra estancia en la zona ya tuvimos la oportunidad de verlos desde la ermita de San Frutos y también realizando la Senda de los dos Ríos en Sepúlveda, pero la perspectiva que se tiene de estas aves navegando por el río es espectacular. Además del sonido de su vuelo mientras pasaban a pocos metros por encima de nuestras cabezas, llaman la atención las decenas de buitreras que hay en los cortados. Se localizan fácilmente gracias al color blanco con el que tiñen el barranco por sus heces y orina. Esas manchas alargadas nos indican que encima de ellas está la buitrera. Y así es. En pequeñísimos orificios que presentaba el barranco se apretaban los buitres y sus crías. Por este motivo es aconsejable llevar prismáticos o una cámara con un buen objetivo para no perderse esta exhibición natural única que ofrece la actividad de piragüismo en las Hoces del Duratón.

El monitor ofrece alguna de sus explicaciones piragüismo en las Hoces del Duratón
El monitor ofrece alguna de sus explicaciones

Manchas blancas que indican la presencia de buitreras piragüismo en las Hoces del Duratón
Manchas blancas que indican la presencia de buitreras

Aunque los buitres son los reyes de la travesía, también se pueden ver otras aves presentes en el Parque Natural como grajillas, chovas piquirrojas, milanos, alimoches… Además, el monitor facilita una completa información de toda la flora que va apareciendo.

Escuchando las explicaciones del monitor piragüismo en las Hoces del Duratón
Escuchando las explicaciones del monitor

Cortados característicos de la zona piragüismo en las Hoces del Duratón
Cortados característicos de la zona

Pero la ruta de piragüismo en las Hoces del Duratón no sólo es naturaleza, también patrimonio. El punto final del trayecto antes de regresar al lugar de partida fue nada más y nada menos que los restos del Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz del Río Duratón, conocido simplemente como el Monasterio de la Hoz. Su origen no está claro, aunque todo apunta a que en el siglo VIII ya existía en este enclave privilegiado un lugar de culto. El Monasterio se localiza en una de las hoces que va formando el río Duratón, sin duda la mejor ubicación posible para alejarse del mundanal ruido y buscar la paz y el sosiego.

Monasterio de la Hoz, a la izquierda piragüismo en las Hoces del Duratón
Monasterio de la Hoz, a la izquierda

La historia del Monasterio de la Hoz, que también la relata el monitor de la actividad, dice que en 1492 una tormenta derribó gran parte de su estructura. La reina Isabel la Católica se encargó de sufragar los gastos de la reparación, aunque a cambio pidió que se le reservara una estancia del convento para que estuviera disponible siempre que quisiera ir. Por lo tanto, la monarca buscó inspiración y recogimiento en este lugar repleto de simbolismo. La construcción del embalse de Burgomillodo en 1953 borró del mapa los accesos al convento al subir el caudal del río considerablemente. En la actualidad la única forma de disfrutar de los restos del Monasterio de la Hoz es gracias a la actividad de piragüismo en las Hoces del Duratón.

Otra vista de las Hoces del Duratón
Otra vista de las Hoces del Duratón

El regreso al punto de partida se hace remando con un poco más de intensidad, aunque sin dejar de disfrutar de un paisaje excepcional que conquista al visitante. Una perspectiva diferente del Parque Natural de las Hoces del río Duratón con la que además se ejercita el cuerpo gracias al fantástico deporte del piragüismo.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies