Ruta de la Portilla Bejarana y la ‘Torrita’, un viaje por la Sierra de Francia

Inicio España Castilla y León Ruta de la Portilla Bejarana y la ‘Torrita’, un viaje por la...

Ruta de la Portilla Berajana y la ‘Torrita’ (Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia – Salamanca). Dificultad: Moderada. Distancia: 14 kilómetros (ruta circular). Duración: 5 horas aproximadamente

¿Béjar y la Sierra de Francia en una misma ruta? Los que conozcan un poco la provincia de Salamanca pensarán que nos hemos vuelto locos o que no tenemos ni las más mínimas nociones de geografía. Tranquilos, todo tiene su explicación. La Portilla Bejarana es el nombre que recibe uno de los balcones más privilegiados que posee el Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia. Aunque dista de la ciudad textil algo más de 50 kilómetros, las vistas que se observan desde esta atalaya de las cumbres de las sierras de Béjar y Candelario son excepcionales. De ahí su nombre, la Portilla Bejarana. En cuanto a la ‘Torrita’, habrá que esperar un poco para saber a qué nos referimos.

Espectacular vista de Las Batuecas desde el sendero que llega a la Portilla Bejarana
Espectacular vista de Las Batuecas desde el sendero que llega a la Portilla Bejarana

Ruta de la Portilla Bejarana y la ‘Torrita’, el espectáculo de la Sierra de Francia

Aclarado el posible equívoco, queremos asegurar que la ruta de la Portilla Bejarana y la ‘Torrita’ es una de las más espectaculares que hemos hecho en nuestra vida. Aunque llevamos practicando senderismo desde 2010, hasta el año 2016 no supimos de su existencia. No obstante, se trata de una ruta que no está señalizada en su mayor parte, aunque no ofrece demasiadas complicaciones de orientación. En el privilegiado entorno de Las Batuecas realizamos la ruta del Chorro, pero no habíamos vuelto a adentrarnos por uno de los espacios naturales más cautivadores de toda España. Y la mejor forma de regresar fue con este itinerario circular de 14 kilómetros son salida y llegada en la localidad de La Alberca.

Plaza Mayor de La Alberca
Plaza Mayor de La Alberca

El inicio de la ruta se encuentra en la Casa del Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia. Para llegar hasta él hay que cruzar todo el pueblo de La Alberca y al final del mismo, donde la carretera hace una pronunciada curva, aparece un edificio con un amplio aparcamiento. En él se puede dejar el vehículo sin problemas y dar comienzo al trayecto que nos llevará hasta la Portilla Bejarana y la ‘Torrita’.

Lugar en el que comienza la ruta junto a la Casa del Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia Portilla Bejarana
Lugar en el que comienza la ruta junto a la Casa del Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia

Justo por detrás de la Casa del Parque sale el sendero PRSA-10 (La Alberca-Las Batuecas), perfectamente señalizado con marcas amarillas y blancas. El primer kilómetro se desarrolla por una amplia y cómoda pista que transita entre un frondoso bosque de pinos con vistas a la Peña de Francia. En un momento dado, el camino se desvía ligeramente a la izquierda para cruzar con precaución la carretera SA-201, la que une La Alberca con la alquería cacereña de Las Mestas, famosa por contar con una de las mejores piscinas naturales del norte de Cáceres.

Vista de la Peña de Francia al poco de salir de La Alberca Portilla Bejarana
Vista de la Peña de Francia al poco de salir de La Alberca

Desvío para continuar por el mismo sendero PRSA-10 para enfilar la llegada a El Portillo Portilla Bejarana
Desvío para continuar por el mismo sendero PRSA-10 para enfilar la llegada a El Portillo

Mirador de El Portillo y vista del valle de Las Batuecas

Seguiremos por el camino marcado en paralelo a la mencionada carretera hasta llegar al puerto de El Portillo, a 1.240 metros de altitud. En este lugar se ubica un aparcamiento y un mirador, que ya ofrece algunas fabulosas panorámicas de Las Batuecas. Nada comparable con lo que vendrá a partir de ahora, pero sí un pequeño aperitivo que indica que nos adentramos en un lugar singular.

Cortafuegos que hay que tomar en el puerto de El Portillo Portilla Bejarana
Cortafuegos que hay que tomar en el puerto de El Portillo

Justo al lado de un panel informativo que reza “Mirador de El Portillo”, sale una amplia pista forestal que habrá que tomar, dejando así definitivamente las marcas blancas y amarillas del PRSA-10. Por este cortafuegos caminaremos tan solo unos cien metros, puesto que habrá que estar muy atentos al sendero que sale a nuestra derecha. Se ve perfectamente (imagen inferior) ya que, junto a él, hay un cartel de la Junta de Castilla y León de acceso restringido al tratarse de una zona de reproducción de especies amenazadas. Esto quiere decir que entre los meses de febrero y agosto no se puede hacer esta ruta. Hay que tenerlo muy presente. En este punto es clave prestar mucha atención para no tener que deshacer lo andado.

Punto crucial. Desvío a la derecha del cortafuegos que tomamos en El Portillo al sendero que llega hasta la Portilla Bejarana
Punto crucial. Desvío a la derecha del cortafuegos que tomamos en El Portillo al sendero que llega hasta la Portilla Bejarana

A partir de este momento comienza el verdadero espectáculo de Las Batuecas. Tres kilómetros exactos de sendero que nos llevarán hasta la Portilla Bejarana y que transitan por las faldas del pico de la Orconera (1.415 metros). Las panorámicas desde el camino nos muestran una sucesión de pequeñas cumbres teñidas de verde que parecen dibujadas por un artista. La tenue neblina que había el día que realizamos la ruta configuraba una imagen de postal totalmente idílica. Esta es una de las razones por las que descender por la carretera que une La Alberca con Las Mestas es una auténtica gozada. El pensamiento al bajar con el coche es: “Ojalá pudiera adentrarme entre esas montañas”. Pues bien, con esta ruta se consigue.

Paisaje de Las Batuecas, aún más bello con la leve neblina Portilla Bejarana
Paisaje de Las Batuecas, aún más bello con la leve neblina

Caminando por el corazón de Las Batuecas Portilla Bejarana
Vistas del valle de Las Batuecas al fondo

Pablo con el paisaje característico de Las Batuecas Portilla Bejarana
Pablo con el paisaje característico de Las Batuecas

Estefanía en el sendero que lleva hasta la Portilla Bejarana
Estefanía en el sendero que lleva hasta la Portilla Bejarana

El sendero que conduce hasta la Portilla Bejarana combina zonas de vegetación dominadas por los robles y las hayas, y otros donde la roca y los pequeños matorrales adquieren el protagonismo. Habrá que rodear un pequeño risco en el que el caminante se puede encaramar para seguir disfrutando del magnetismo de ciencia-ficción de Las Batuecas. Con un poco de suerte se podrá ver a alguna que otra cabra montesa que habita en esta zona de la provincia de Salamanca. Nosotros no vimos ni una sola, aunque haberlas haylas.

Sendero de la Portilla Bejarana flanqueado por robles
Sendero de la Portilla Bejarana flanqueado por robles

Parte más rocosa y con menos vegetación del sendero de la Portilla Bejarana
Parte más rocosa y con menos vegetación del sendero de la Portilla Bejarana

Estefanía contemplando el paisaje desde uno de los riscos Portilla Bejarana
Estefanía contemplando el paisaje desde uno de los riscos

Después de pasar junto a una jaula usada para anillar animales, bordearemos un gran risco, llamado de Los Altares, para encontrarnos de sopetón con la Portilla Bejarana. Como aquel que abre una ventana y contempla de repente un paisaje inolvidable, la ruta hace un pequeño quiebro para mostrar ante nuestros ojos una panorámica única de las sierras de Béjar y Candelario. Como era diciembre, sus cumbres estaban nevadas y eso confería una mayor belleza al entorno. Ante ustedes, la Portilla Bejarana.

Jaula para anillar animales junto a unas rocas características de Las Batuecas Portilla Bejarana
Jaula para anillar animales junto a unas rocas características de Las Batuecas

Risco de Los Altares Portilla Bejarana
Risco de Los Altares

Las sierras de Béjar y Candelario desde la Portilla Bejarana
Las sierras de Béjar y Candelario desde la Portilla Bejarana

Desvío para visitar la ‘Torrita’

Llegados a este punto, sería una pena seguir la ruta circular sin desviarse unos pocos metros para visitar la ‘Torrita’. Es el tramo más complicado de todo el recorrido, puesto que apenas se encuentra marcado y hay que abrirse paso entre la maleza y las rocas sueltas. Hay que extremar la precaución para no resbalarse, pero el esfuerzo merece la pena. Como comprobaréis en el track de Wikiloc, tan sólo que hay que desviarse ligeramente a la izquierda para caminar por la base del risco de Los Altares. Pronto tendremos ante nuestros ojos la conocida como la ‘Torrita’ perteneciente a Herguijuela de la Sierra. Sobran las explicaciones sobre su nombre, puesto que es una formación rocosa que tiene la forma de una pequeña torre. Recuerda a esos roques canarios como el Cinchado de Tenerife (el que aparecía en lo billetes de 1.000 pesetas) o el Roque Nublo de Gran Canaria. La ‘Torrita’ es bastante más pequeña, pero tiene un encanto especial. Merece la pena sentase en su base, respirar el aire puro de Las Batuecas y deleitarse con un entorno en el que se olvida cualquier problema. Una terapia gratuita e infalible.

Estefanía abriéndose paso entre la maleza en el sendero que lleva hasta la 'Torrita' Portilla Bejarana
Estefanía abriéndose paso entre la maleza en el sendero que lleva hasta la ‘Torrita’

Últimos metros antes de llegar a la 'Torrita' Portilla Bejarana
Últimos metros antes de llegar a la ‘Torrita’

La 'Torrita' Portilla Bejarana
La ‘Torrita’

Pablo junto a la 'Torrita' Portilla Bejarana
Pablo junto a la ‘Torrita’

Estefanía junto a la 'Torrita' Portilla Bejarana
Estefanía junto a la ‘Torrita’

Paisaje rocoso en las inmediaciones de la 'Torrita' con las sierras de Béjar y Candelario al fondo Portilla Bejarana
Paisaje rocoso en las inmediaciones de la ‘Torrita’ con las sierras de Béjar y Candelario al fondo

Vistas desde la base de la 'Torrita' Portilla Bejarana
Vistas desde la base de la ‘Torrita’

Pablo y Estefanía en la 'Torrita' Portilla Bejarana
Pablo y Estefanía en la ‘Torrita’

Después de hacer las fotografías de rigor con la ‘Torrita’ —que también tiene similitudes con el conocido como Campanario de los Diablos que se visita en la ruta de Los Molinos de San Martín del Castañar— es el momento de deshacer lo andado con mucha precaución.

Volveremos al cruce donde cogemos el desvío hacia la ‘Torrita’. Para localizarlo se puede tomar como referencia una pequeña formación rocosa que hay justo delante. El camino que debemos enfilar también está señalizado con unos pequeños hitos de piedra y desciende zigzagueando durante unos metros. En la imagen del track de Wikiloc se aprecia perfectamente. Esta bajada es otro de los momentos más complicados de la ruta, puesto que el suelo está repleto de pequeñas rocas sueltas y habrá que tener mucha precaución para no resbalarse. Este tramo y el que lleva a la ‘Torrita’ son los que hacen que califiquemos la ruta como moderada, puesto que el resto no supone dificultad alguna.

Estefanía mirando el sendero de bajada desde la Portilla Bejarana hasta la pista que enlaza con el camino de La Alberca a Herguijuela Portilla Bejarana
Estefanía mirando el sendero de bajada desde la Portilla Bejarana hasta la pista que enlaza con el camino de La Alberca a Herguijuela

El sendero desemboca en una pista donde tendremos que girar a la izquierda. Por este camino seguirnos durante algo más de dos kilómetros disfrutando de unas vistas diferentes a las que teníamos en la parte inicial de la ruta. A nuestra derecha veremos las localidades de Herguijuela de la Sierra y Madroñal. Además, el color de los castaños y robles, especialmente en otoño, parecerá un cuadro de cualquier artista del realismo pictórico.

Pista que se toma tras la bajada pronunciada desde la Portilla Bejarana
Pista que se toma tras la bajada pronunciada desde la Portilla Bejarana

Espectacular vista desde la pista de regreso desde donde se divisan pueblos como Herguijuela y Madroñal Portilla Bejarana
Espectacular vista desde la pista de regreso desde donde se divisan pueblos como Herguijuela y Madroñal

El otoño en el sendero entre Herguijuela de la Sierra y La Alberca

A la altura aproximada del kilómetro 8 la pista por la que hemos transitado enlaza con el camino que une La Alberca con Herguijuela de la Sierra. Para ello habrá que girar a la izquierda e iniciar la parte final de la ruta por el PRSA-14. Los que en este punto piensen que la belleza del trayecto ha terminado, se equivocan de plano. Este camino es una auténtica oda al otoño y la naturaleza. Las hojas de los castaños, hayas y, especialmente, de los robles, forman un manto perfecto a los pies del senderista. Una alfombra de tonalidades marrones, rojizas y ocres que parece llevar al mismísimo edén. Por si fuera poco, el agua también pone su granito de arena. Una pequeña piscina natural que aparece poco después del desvío al PRSA-14 y los arroyos del Arromilano y de los Milanos colocan la guinda a este pastel natural.

Punto exacto en el que se enlaza con el PRSA-14, el camino entre La Alberca y Herguijuela Portilla Bejarana
Punto exacto en el que se enlaza con el PRSA-14, el camino entre La Alberca y Herguijuela

Musgo y paisaje otoñal en el camino La Alberca-Herguijuela Portilla Bejarana
Musgo y paisaje otoñal en el camino La Alberca-Herguijuela

Pablo sobre el manto de hojas en el camino de regreso a La Alberca Portilla Bejarana
Pablo sobre el manto de hojas en el camino de regreso a La Alberca

Arroyo Milano, en el tramo final de la ruta Portilla Bejarana
Arroyo Milano, en el tramo final de la ruta

El camino llega hasta la urbanización Río La Llana y desde ahí hasta La Alberca se toma parte de la llamada Senda de los Cortinales, que transita entre pequeñas parcelas y huertos. De esta forma nos plantaremos de nuevo en la localidad serrana, una de las más bellas de toda España, para recorrer sus calles y su conocida plaza Mayor y regresar a la Casa del Parque donde dejamos el vehículo.

Senda de los Cortinales, en el tramo final de la ruta Portilla Bejarana
Senda de los Cortinales, en el tramo final de la ruta

Un burro en una de las pequeñas parcelas antes de llegar a La Alberca Portilla Bejarana
Un burro en una de las pequeñas parcelas antes de llegar a La Alberca

De esta forma concluye la que es una de las rutas más apasionantes que hemos realizado como senderistas. Un viaje al corazón de Las Batuecas donde poder sentir su latido. El latido potente y vigoroso de un parque natural que hay que reivindicar y proteger.

Debes tener en cuenta…
  • Llevar calzado de senderismo y bastones. Estos últimos serán muy útiles en los trayectos más complicados de la ruta, el sendero hasta la ‘Torrita’ y la bajada zigzagueante desde el risco de Los Altares.
  • Estar muy atentos en los dos puntos donde el caminante se puede despistar. Primero, en el desvío a la derecha después de dejar el puerto El Portillo, y posteriormente cuando se desciende desde la Portilla Bejarana a la pista que enlazará con el camino La Alberca-Herguijuela.
  • De febrero a agosto, época en la que las aves anidan en esa zona, esta prohibido hacer la ruta.
  • Las mejores épocas para realizar la ruta son el otoño, el invierno (si el tiempo lo permite) y la primavera.
  • Si se han producido lluvias, se debe extremar la precaución en los tramos donde hay que caminar entre rocas.
  • Además de fotografiar la ‘Torrita’, no dudéis en sentaros en su base y pasar allí unos minutos gozando del paisaje y  de las aves que merodean por la zona.
Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

10 COMENTARIOS

  1. Se os ha olvidado comentar que dado que precisamente esa es una zona de protección de aves, el desvío a la torrecica, (que debiera estar prohibido) no debe hacerse en primavera por ser época y zona de nidificaciòn.
    Y si es muy bonito ver las aves sobrevolarnos, a ellas no les parece tan bonito que se las invada y moleste en su entorno como hace la mayoría de las personas que he visto acudir al reclamo de páginas como esta que lo convierten en un campo de futbol con sus chillidos y de toreo de buitres leonados. Lo suyo es que en lugar de desviarse hacia la izquierda , observarlas desde el mismo portillo con total tranqulida y a suficiente distancia como para molestarlas lo mínimo idificacion, Y dejar que la torrecica la veamos a distancia o desde el google maps, o desde la bajada Ya que aún no se ha prohibido el acceso, al menos divulgad lo delicado de hacerlo de forma respetuosa con los habitanes de la zona. Nadie se va a morir e frustracion por no meterse en la torrecica. Y si alguien quiere emociones fuertes, que disfrute del bullicio de La alberca. Allí no esá prohibido invadir ni sobrepasarse con gritos y barullo… de momento.
    Siento el tono, pero me ha dolido la poca consideración con la fauna que observo cada vez que acudo o por allí.
    Un saludo

    • Gracias por tu comentario José Antonio. Tienes toda la razón que deberíamos haber puesto que durante la primavera no se puede acceder hasta la Torrita (ni tan si quiera a la Portilla Bejarana) al tratase de una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Lo que sí ponemos, como puedes leer, es que hay un cartel, nada más pasar el mirador de El Portillo, que indica esa circunstancia. Por lo tanto todo aquel que se tope con él sabrá que entre febrero y agosto no podrá pasar. De todas formas ahora mismo añado la información que nos apuntas. Nosotros hicimos la ruta en diciembre, por lo que el acceso hasta la misma Torrita estaba totalmente permitido. Que sepas que jamás nos hemos introducido en una zona ZEPA en la temporada de anidación de las aves. Somos senderistas, pero al mismo tiempo respetuosos y amantes de la naturaleza y esas cosas hay que tenerlas muy en cuenta. De hecho hace unos días hemos subido hasta el pico del Castillo Viejo de Valero desde La Bastida. Es más bonito hacerlo desde Valero, pero también es una zona ZEPA donde en esta época no está permitido el acceso.
      Salvo ese aspecto que apuntas con acierto, creo que el resto del año no hay que negarle a la gente que pueda llegar hasta la misma Torrita. Puedes tener la tranquilidad que esa zona no se va a masificar en ningún momento. Se trata de una ruta que no está señalizada y que sólo van a hacer personas que realmente tienen pasión por el senderismo y conocen bien el campo, no cualquier “dominguero” por llamarlo así con todos los respetos. Por ese motivo, la gente no irá como al fútbol o a los toros. La hará con respeto y en silencio. Ese mismo día que la hicimos nos encontramos con otras cuatro personas que tuvieron ese respeto y amor por la naturaleza que mostramos nosotros, te lo aseguro.
      En Salamanca hay numerosas rutas (la bajada al Pozo de los Humos desde Pereña por ejemplo) que están prohibidas durante el periodo de primavera, pero eso no quiere decir que el resto del año se las tengamos que ocultar a la gente. A veces parece que los salmantinos queremos poner trabas para que los visitantes no conozcan nuestros encantos naturales. En las Hoces del Duratón de Segovia, por ejemplo, es un espectáculo ver a los buitres sobrevolando la Ermita de San Frutos. Haciéndolo de forma sostenible y respetando los tiempos de las aves, no hay que esconderlo como si fuera algo prohibido. Es más, si hay que buscar culpables del peligro de extinción de algunas especies no hay que mirar precisamente a los senderistas o a los montañistas.
      Creemos que hay que fomentar el conocimiento de rutas tan maravillosas como ésta y en ningún momento se hace un llamamiento a saltarse las normas o convertir el campo en un estadio de fútbol. Los que amamos la naturaleza tenemos derecho a no quedarnos sólo en La Alberca y poder adentrarnos en Las Batuecas, la sierra de Francia, las Arribes del Duero o la sierra de la Quilama. Eso sí, insisto, siempre con el respeto que indicas en tu comentario y que es fundamental llevarlo por bandera.
      Gracias por visitarnos y saludos.

  2. quiero aclarar que la Torrita Termino de Herguijuela y parte del recorrido, igual que las fotos que se han sacado desde la Potilla Bejarana mirando hacía Bejar es Herguijuela de la sierra . HAY UN RECORRIDO DESPUES DE VER LA TORRITA QUE PUEDES DESCENDER POR EL VALLE DE VELEN FUENTE MUNDO HERGUIJUELA, IMPRESIONANTE.

    • Muchas gracias por tu aportación Manuel. Tienes razón que si se desciende por el valle de Belén, la belleza del paisaje aumenta considerablemente, sobre todo en primavera y otoño. Nosotros hemos hecho otro día la ruta hasta Fuente Mundo viniendo de Cepeda, pero queremos hacer algo específico este otoño por todo el valle de Belén. Un saludo.

  3. Me gustaría puntualizar que tanto el risco de los Altares, la espectacular Torrita y la Portilla Bejarana pertenecen al término municipal de Herguijuela de la Sierra,

    • Muchas gracias por la puntualización Maga. Al César lo que es del César. Además uno de los tramos más espectaculares del recorrido es el sendero que une La Alberca con Herguijuela, especialmente en otoño. Un saludo y gracias por visitar el blog.

    • La verdad es que la terminología de la Sierra de Francia (y ya no te digo de la Sierra de la Quilama) es muy curiosa. Un saludo.

  4. Pablo, te voy a contar una historia que presencié y me ha hecho pensar, muchas veces. Ocurrió hace unos años en esa zona de la Sierra de Francia. Yo amante de la naturaleza y la fotografía, aficionado estaba una tarde de Domingo bajo una retama intentando fotografiar un buitre negro que anidaba en una Encina cerca de la Peña me rendera, en lo alto del Valle de Belén, cuando escuché voces de dos personas, no hablaban, no discutían, pero sus voces eran fuertes. Salí del escondite y ví un chico y una chica bajar monte a través, eran altos pero sus mochilas eran más grandes a un. Las piernas les sangraban por varios puntos, el monte se las había dejado hechas un cromo, cierto iban en pantalones cortos. Era Agosto. Al verme la chica comenzo a pedir agua, agua. Intente hablar pero era imposible, la chica solo pedía agua. Después de cinco minutos el chico tomó la palabra y me dijo”bamos a Batuecas, hemos quedado con unos amigos allí. “A Batuecas? Quien os dio esta ruta? Le pregunte, y el chico me dijo lo sacaron de Internet. Intente convencerlos que se vinieran conmigo, yo tenía el coche tres km atrás. Me ofrecí a bajarlos a Batuecas, pero la chica no razonada. El arroyo de Belén se veía más abajo y ella solo quería agua. Le expliqué que junto al arroyo el monte era una barrera imposible de bajar, menos con sus enormes mochilas. No lo conseguir, el chico no decía nada, les dio unos consejos de por donde podían bajar y por donde no tenían que ir y los dejé. Como puede ser la gente tan irresponsable, pensé y muchas veces los he recordado cuando ando por estos Andurriales. Hoy entiendo que no fueron ellos, sino quien hace rutas sin conocer el terreno, los que confunden a los senderistas noveles, ansiosos de conocer sitios nuevos. No se puede decir que la Portilla Bejarano, la Tortitas están en el corazón de las Batuecas. Las Batuecas son un valle por donde discurre un río del mismo nombre y en el corazón de las Batuecas esta el Convento de San José, el chorro. Pero no la Torrita y laPortilla. Estos están en la Sierra del Cabril, en la Orconera (Alconera) que tampoco está claro. En el término de Herguijuela de la Sierra, en Sierra de Francia, Salamanca. Por intereses particulares de algún Ayuntamiento, se quiere incluir dentro de Batuecas, pero no, la Tortitas y la Portilla no están en las Batuecas y menos en el corazón. Si eres periodista sabrás la importancia de la veracidad de las cosas. No confundamos a la gente, algunos lo pasan muy mal porque otros no verifican lo que escriben. Con seis años corría tras las cabras esas montañas, hoy con sesenta y dos lo sigo haciendo con mi Cámara. Te ánimo a seguir disfrutando de la Sierra y sus rutas, pero piensa que algunos no conocedores del campo se creen todo lo que sale en las Facebook. Aquellos chicos no los volví a ver, baje a Rebollosa ,ya de noche pero nada, la tierra o el monte se los trago. Pienso, se les hizo de noche y
    la pasaron la raso, y el día después, o el siguiente salieron a la carretera a Rebollosa y de allí a Batuecas

    • Hola Jorge. Gracias en primer lugar por visitar el blog y leerte el artículo. Y en segundo gracias por compartir la historia y por las correcciones. Por suerte, a medida que hemos ido haciendo rutas de senderismo y pateando la provincia hemos ido conociendo más sobre ella, el nombre de sus parajes, lo que corresponde a un término municipal y a otro, etc. A margen de eso, a la hora de escribirlo nos documentamos para que sea lo más exacto posible. Aun así puede haber alguna incorrección como la que apuntas y gracias a comentarios como el tuyo aprendemos y la corregimos.

      Lo importante es dar a conocer todas estas maravillas. Por mucho que los de Herguijuela se enfaden porque en algunos sitios se obvie que La Torrita pertenece a su término, o los de Navarredonda de la Rinconada hagan lo propio porque se diga que el Pico Cervero es de Linares cuando es suyo, el centro de la cuestión no es ese. El problema es que muchos salmantinos ni tan siquiera han pisado la Sierra más allá de La Alberca y Miranda. Y muchos turistas se quedan en la capital y no pisan la provincia. Cada fin de semana que hacemos una ruta de este tipo no encontramos a absolutamente a nadie. No queremos que esto se convierta en un circo, pero sí que al menos la gente de Salamanca vaya poco a poco conociendo la provincia y, los que puedan y les apetezca, que se aficionen al senderismo. Nosotros empezamos haciendo el Camino del Agua y ahora hacemos rutas que no están señalizadas y de un nivel superior. Cada uno que se quede en en nivel que quiera.

      Te agradecemos el apunte porque en el momento que escribí el artículo me traicionó un poco el subconsciente. Date cuenta que en el tramo de la ruta en el que dejas atrás el puerto del Portillo, la vista que tienes a tus pies es la del valle de Las Batuecas. Pero bien es cierto, que el corazón de Las Batuecas no está en lo alto, está en el propio valle. El viaje al corazón sería en todo caso la ruta del Chorro desde el monasterio. Ya he modificado el título para ser más exactos.

      Y en cuanto a la historia de los dos chicos, es algo que pasó en Salamanca pero les pudo pasar en El Bierzo, en Gredos o en los Picos de Europa. Hay gente que se lanza al monte como el que sale a pasear por la Gran Vía. El problema en su caso no es que quisieran ir a Las Batuecas. El problema es que no llevaban un GPS con el track de Wikiloc como hacemos ahora siempre nosotros y ni tan siquiera llevaban un mapa clásico con el trazado de la ruta. Cuando te adentras en un terreno desconocido, hay que saber previamente por dónde vas a caminar, el desnivel del terreno, el estado del sendero y tener la ayuda de un GPS. Hay aplicaciones como OruxMaps que hasta te catalogan el estado de cada sendero. Eso lo llamaría irresponsabilidad sin más, al margen que no tuvieran claro dónde estaban Las Batuecas.

      El problema en Salamanca es que a veces nos molesta que la gente salga al monte y conozca estos rincones. El primer comentario a este artículo que puedes leer era de una persona que nos acusaba que querer convertir La Torrita en un “campo de fútbol” por mostrarla en el blog. No sé qué dirá ahora cuando ha visto que esta imagen ha servido para promocionar a Salamanca en Intur. Simplemente tenemos que dar información, señalizar las rutas que sea posible y prohibir el acceso donde no se debe caminar. La mayoría de los senderistas amamos el campo, seguimos a rajatabla las indicaciones que vemos y simplemente queremos disfrutar con respeto.
      Gracias de nuevo Jorge y un saludo.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies