Ruta de los acantilados de San Vicente de la Barquera

Inicio España Cantabria Ruta de los acantilados de San Vicente de la Barquera

Ruta de los acantilados de San Vicente de la Barquera (Cantabria). Dificultad: Fácil. Distancia: 10 kilómetros (circular). Duración: 3 horas aproximadamente.

¿Carne o pescado?, ¿Azul o rosa?, ¿Tinto o blanco? ¿Música clásica o heavy? ¿Playa o montaña? Desde pequeños nos enseñan a elegir. A ver la vida como una constante dicotomía donde hay que tomar un camino u otro. Una de esas clásicas preguntas que, por suerte, se van superando es la que nos invita a decantarnos por la playa o por la montaña. ¿Acaso no es posible elegir las dos? ¿Acaso no se puede mezclar las dos? Aquí tienen a dos enamorados de ambos paisajes. Podemos pasarnos un día entero en la playa caminando por la fina arena y refrescándonos en el agua. Pero también nos apasiona perdernos por la montaña practicando una de nuestras mayores aficiones, el senderismo. Y lo que más nos seduce es hacer un cóctel de ambos. Y pocos lugares mejores que el Cantábrico.

Vista de la playa de Fuentes desde los acantilados de San Vicente de la Barquera
Vista de la playa de Fuentes desde los acantilados de San Vicente de la Barquera

Hay postales visuales y sonoras que pueden resumir un viaje o una ruta. En la que hicimos por los acantilados de San Vicente de la Barquera estaban todos los ingredientes para dejar sin argumentos a los amantes de las dicotomías. Un acantilado de piedra caliza ‘regado’ con pequeños matorrales. Desafiando al vértigo, nuestra vista se deleita con una de esas playas de ensueño. Esas que mezclan una arena dorada y un agua totalmente transparente. Un auténtico cristal que se mece con sosiego. Miramos más allá y el verde domina. Los prados se van extendiendo casi sin solución de continuidad. Y al fondo, el granito desnudo. El de los imponentes Picos de Europa. Todavía moteados por la nieve que resiste a los calores del incipiente verano. Sólo por esta imagen merece la pena deslizarse por los acantilados de San Vicente de la Barquera en Cantabria.

Un paseo circular por los acantilados de San Vicente de la Barquera

Recalamos en San Vicente de la Barquera en un fin de semana ideal para mezclar playa y montaña. Temperaturas agradables y cielos despejados. Una combinación que convierte al norte de España en el destino más codiciado e inigualable del país. En Cantabria ya habíamos descubierto lugares como la playa de Laredo, Santillana del Mar, Liébana y los Picos de Europa y la propia Santander. Pero nos faltaba explorar con más ahínco la belleza de su costa. San Vicente de la Barquera aúna una localidad con encanto con un entorno privilegiado donde sobresale el parque natural de Oyambre y playas de ensueño como las de Pechón y Fuentes. Precisamente esta última es uno de os plato fuerte de esta ruta de diez kilómetros sin apenas desnivel y que se puede hacer cómodamente en tres horas con sus correspondientes paradas.

Mirador de la playa de Fuentes acantilados de San Vicente de la Barquera
Mirador de la playa de Fuentes

Como ocurre con todas las rutas circulares, podemos hacerla en el sentido que queramos. La mayoría la hacen al contrario de cómo indicamos, pero es indiferente. Como lo importante es el tramo de los acantilados de San Vicente de la Barquera, se pueden hacer variaciones en la parte urbana. Nosotros, por ejemplo, arrancamos en nuestro alojamiento (El Páramo). Pero se pueden empezar desde el puerto de la localidad o desde el santuario de la Barquera, por ejemplo.

La tarta de chocolate y el bizcocho que con mimo sirve a sus clientes Julia, fue la mejor gasolina para comenzar la ruta. Julia es la dueña de El Páramo, un alojamiento situado en las afueras de San Vicente de la Barquera y que tiene todos los ingredientes para lograr la desconexión más absoluta. Una opción barata y muy interesante para alojarse en esta zona de la costa cántabra.

Cumbres de los Picos de Europa
Cumbres de los Picos de Europa

Sólo tuvimos que cruzar la Nacional 634 y comenzar a subir por una estrecha carretera asfaltada en dirección a Santillán-Boira. Una vez que cruzamos el pueblo ya tenemos la panorámica que nos va a acompañar durante gran parte del recorrido. La imponente silueta de los Picos de Europa. Precisamente los habíamos visitado sólo unos meses antes y ahora los veíamos en la lejanía y en perfecto contraste con el azul del Cantábrico.

Playa de Fuentes y su mirador, la postal de la ruta

Dejamos atrás las últimas casas de Santillán-Boira para bajar por un camino asfaltado en dirección a la playa. En la primera intersección que vemos giramos a la izquierda para seguir descendiendo, cada vez más acompañados por un paisaje intensamente verde donde las vacas pastan con la mayor felicidad del mundo.

Playa de Fuentes
Playa de Fuentes

Llegamos al punto álgido de esta ruta por los acantilados de San Vicente de la Barquera. Su postal más característica. La playa de Fuentes aparece radiante. Por algo es una de las más bellas de Cantabria. Recogida por un paisaje rocoso y formando una pequeña ensenada en la que las aguas del mar quieren ganarle terreno a la tierra. Su color turquesa hechizante combina a la perfección con la verde pradería de El Fraile que la rodea. Una imagen certera y precisa de lo que es el norte de España.

Otra panorámica de la playa de Fuentes
Otra panorámica de la playa de Fuentes

Vamos tomando altura siguiendo el sendero para tener una panorámica más completa de la playa y así poder añadir al encuadre las cumbres de los Picos de Europa. Lo dicho, la postal perfecta. El mejor regalo del itinerario. Seguimos avanzando en paralelo a la costa por un sendero que en ocasiones se difumina entre la vegetación. Hay que estar pendientes, seguir los pequeños montoncitos de piedra y estacas y consultar el track de Wikiloc en caso de duda.

Sendero de los acantilados de San Vicente de la Barquera
Sendero de los acantilados de San Vicente de la Barquera

El hinojo marino, el llantén de mar, el ajo silvestre y el salvio brotan de la aparente yerma roca caliza para acariciar nuestras piernas. Por momentos el sendero se asoma al Cantábrico, pero en otros lo vemos desde la distancia. Tras dejar a nuestra izquierda un pequeño saliente llamado punta Cueto Marías, el mayor acercamiento al mar lo vivimos en el conocido como bajo de la Regatona. La roca kárstica forma como una especie de playa de tono grisáceo que contrasta con el azul del mar. Un enclave de gran belleza que hay que evitar si las olas llegan hasta la roca o si está demasiado mojado para no sufrir una caída. Al fondo comenzamos a ver el parque natural de Oyambre.

Vista del bajo de la Regatona acantilados de San Vicente de la Barquera
Vista del bajo de la Regatona

Cambiamos el mar por la ‘montaña’

Después de caminar algunos metros con mucha precaución por la piedra caliza, la ruta gira totalmente a la derecha para abandonar los acantilados de San Vicente de la Barquera. Es el momento de cambiar el mar por la ‘montaña’. El Cantábrico por verdes prados y frondosa vegetación. Subimos unas pequeñas escaleras para adentrarnos en un pasadizo que transita entre dos fincas valladas. Es el momento de la ruta en el que hay que superar un mayor desnivel, aunque el esfuerzo a realizar no es excesivo.

Bajo de la Regatona acantilados de San Vicente de la Barquera
Bajo de la Regatona
Escalera para acceder al sendero de subida
Escalera para acceder al sendero de subida

Al final de la ascensión, giramos a la izquierda para tomar un sendero y así llegar a un agradable merendero donde hacer un alto en el camino. Imperdonable no hacer una fotografía en uno de los bancos de madera que mira a la costa. En este lugar podemos detener el tiempo mientras nos embobamos con un paisaje que nos aporta paz, serenidad y una brisa que revitaliza cuerpo y mente.

Banco con vistas tras dejar los acantilados de San Vicente de la Barquera
Banco con vistas tras dejar los acantilados de San Vicente de la Barquera
Contraste de los prados con el mar acantilados de San Vicente de la Barquera
Contraste de los prados con el mar

Tomamos a la izquierda un sendero y el entorno vuelve a cambiar radicalmente. La vegetación aparece poderosa para acompañarnos hasta que volvemos a acercarnos a la costa en la ensenada de Liñera, junto a la ruinas de una construcción que, por más que hemos buscado, desconocemos cuál es su origen. Llegamos a la Estación Depuradora de Aguas Residuales de San Vicente de la Barquera y posteriormente al pequeño faro de Punta Silla, sede del centro de interpretación del parque natural de Oyambre. El original data de 1871 y desde allí podemos avistar algunas aves marinas que pueblan la zona y también contemplar una panorámica completa de la imponente playa de Merón y la desembocadura de la ría de San Vicente de la Barquera.

Faro de Punta Silla
Faro de Punta Silla
Vista de la playa de Merón desde el faro Punta Silla
Vista de la playa de Merón desde el faro Punta Silla

El santuario de la Barquera como despedida

Volvemos a cambiar de decorado. De la vegetación y la costa, al entorno urbano de San Vicente de la Barquera. Toca regresar con paso firme, no sin antes hacer una parada obligatoria. Se trata del santuario de la Barquera, al pie de la ría y cerca del puerto pesquero. Uno de los lugares imprescindibles que ver en San Vicente de la Barquera. La tradición dice que en este punto se apareció la Virgen a unos pescadores y por eso en la Edad Media se levantó este santuario que acoge la imagen de su patrona. Se dice que la Virgen de la Barquera llegó hasta el templo un “martes de Pascua florido” en una embarcación sin tripulación, ni velas, ni remeros. Por este motivo cada año, la imagen de la Virgen vuelve al mar para celebrar una procesión marítima que congrega a cientos de personas.

Santuario de la Barquera
Santuario de la Barquera
Virgen de la Barquera
Virgen de la Barquera

Los que hayan comenzado aquí la ruta habrán puesto el mejor colofón. Nosotros tuvimos que seguir en dirección a nuestro alojamiento, no sin antes deleitarnos con la imagen de San Vicente de la Barquera dominada por el Castillo del Rey y el brazo mayor de su ría.

Ría de San Vicente de la Barquera con el castillo del Rey al fondo
Ría de San Vicente de la Barquera con el castillo del Rey al fondo
Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies