El Sendero de la Barca, una incursión en las Arribes del Duero

Inicio España Castilla y León El Sendero de la Barca, una incursión en las Arribes del Duero

Sendero de la Barca (Vilvestre. Salamanca). Distancia: 8,5 kilómetros (ruta circular). Dificultad: Fácil. Duración: 3 horas y 30 minutos aproximadamente

Vilvestre es una de las localidades salmantinas que más está fomentando la práctica del senderismo gracias a la ya clásica Marcha Arribes del Duero que en 2016 alcanzó su vigésimo primera edición. Cada año el Ayuntamiento de esta población reúne en primavera a decenas de amantes del senderismo y la naturaleza gracias a un recorrido que se va modificando, pero que siempre acaba en la zona de recreo conocida como La Barca. Precisamente este paraje da nombre a la ruta que os proponemos en este post y que es una de las más interesantes que se pueden realizar en las siempre espectaculares Arribes del Duero, el Sendero de la Barca.

El Duero en el paraje de La Barca
El Duero en el paraje de La Barca

Por desgracia, Vilvestre cuenta con pocas rutas señalizadas para disfrutar de las bellas panorámicas del río Duero encajonado en el cañón por el que discurre y que sirve de frontera natural entre España y Portugal. Nos comentaba el propietario de un bar del pueblo que el hecho de que muchas fincas sean privadas y estén destinadas al ganado, impide que se puedan establecer rutas de senderismo que serían muy interesantes. Un ejemplo es el Monte Gudín, una finca situada al norte de Vilvestre que ofrece unos miradores fascinantes sobre el Duero y que, en los meses de primavera, presenta un colorido cautivador. Esperemos que en el futuro este paraje pueda formar parte de alguna ruta convenientemente marcada para que el visitante disfrute de uno de los lugares más desconocidos, pero con más encanto de las Arribes del Duero.

Bancales con olivos junto al Duero Sendero de la Barca
Bancales con olivos junto al Duero

Sendero de la Barca desde Vilvestre

Pero vamos a centrarnos en el Sendero de la Barca, una ruta que, de forma circular, nos lleva desde Vilvestre hasta el área de recreo de La Barca. Para comenzar podemos dejar el vehículo junto al antiguo frontón, lugar en el que se encuentra el conocido como Rollo de Justicia, una cruz de estilo gótico manuelino donde se mostraban al público las cabezas de los ajusticiados. Se trata de un monumento muy similar a los pelourinhos que se encuentran en el centro de numerosas poblaciones de Portugal, como relatamos en los post dedicados a Castelo Bom y Castelo Mendo.

El Rollo de Justicia o La Cruz de Vilvestre
El Rollo de Justicia o La Cruz de Vilvestre

Saliendo del pueblo por la calle Hondovilla vemos un panel explicativo de la ruta y, poco más adelante, un bebedero de ganado (el conocido como pilón de El Sierro). Después de andar unos pocos metros por este camino ancho y de arena clara, saldrá una desviación a la izquierda para tomar un estrecho sendero que discurre entre antiguas huertas y cortinas con una vegetación típicamente arribeña. Comienza en este punto el auténtico Sendero de la Barca.

La ruta se encuentra en todo momento señalizada con balizas amarillas y blancas, aunque en algunos tramos la abundante vegetación invade casi completamente el sendero. Eso no supone problema alguno para continuar sin ninguna pérdida descendiendo en dirección al río Duero. En el recorrido nos toparemos con la Peña del Tío Julián, una inmensa roca de granito con una peculiar forma con la que el visitante podrá dar rienda suelta a su imaginación sobre qué cosas o animales le evoca.

Balizas con las marcas blancas y amarillas del Sendero de la Barca
Balizas con las marcas blancas y amarillas del Sendero de la Barca

Peña del Tío Julián Sendero de la Barca
Peña del Tío Julián

El sendero va poco a poco encaminándose hacia el destino acompañado de encinas, olivos y almendros que cobijan al senderista del sol. Hay que tener en cuenta que el microclima presente en las Arribes del Duero hace que la temperatura en esta zona sea siempre superior a la que se registra, por ejemplo, en la capital salmantina. Por este motivo se trata de una ruta ideal para hacer en los meses de otoño o primavera, cuando las temperaturas son muy agradables por estos lares.

Panorámica del Duero desde el Sendero de la Barca
Panorámica del Duero desde el Sendero de la Barca

El sendero desemboca en un camino donde deberemos girar a la derecha. En dirección opuesta, a la izquierda, se regresaría de nuevo a Vilvestre por el camino que deberemos tomar posteriormente una vez hayamos visitado el paraje de La Barca.

A partir de este momento caminaremos por un tramo común tanto para la ida como para la vuelta. Serán unos metros por una ancha pista de tierra hasta enlazar con la carretera que descenderá, sin pérdida alguna, hasta el punto de destino de este Sendero de la Barca. A ambos lados de la carretera veremos algunas fincas con naranjos y limoneros y numerosas chumberas. Un paisaje que nos trasladará hasta el Mediterráneo sin habernos movido de la provincia de Salamanca.

Naranjos junto al paraje de La Barca
Naranjos junto al paraje de La Barca

Tramo de carretera que da acceso a La Barca
Tramo de carretera que da acceso a La Barca

A medida que descendemos por la carretera, las vistas Duero encajonado en las Arribes comienzan a centrar nuestra atención. En este punto el río hace un pequeño recodo que permite la presencia del área recreativa de La Barca. El paraje cuenta con un embarcadero desde el que parte una embarcación que realiza paseos por las Arribes del Duero. Del 15 de julio al 31 de agosto las salidas se realizan a diario a las 12:00 y a las 17:30 horas. El resto del año, salvo los meses de diciembre, enero y febrero, las salidas están programadas los fines de semana y festivos a las 12:00 horas. El precio del paseo es de 14 euros y su duración, de una hora y media.

Embarcadero desde el que parten los paseos por el Duero Sendero de la Barca
Embarcadero desde el que parten los paseos por el Duero

Área recreativa de La Barca en Vilvestre
Área recreativa de La Barca en Vilvestre

Este tipo de recorridos en barco por las Arribes son muy populares tanto en la parte española como en la portuguesa, como relatamos en el post dedicado a los mejores paseos en barco de Europa. Otro muy interesante es el que parte de la ciudad lusa de Miranda do Douro y que ofrece una perspectiva diferente a la que tenemos en Vilvestre.

El paraje de la Barca, donde el Duero circula en absoluta calma regulado por los embalses de Aldeadávila y Saucelle, posee además con un amplio merendero, un bar que abre en los meses de verano y una zona verde para tomar el sol contemplando las magníficas vistas de las Arribes. Un auténtico lujo, a donde se puede llegar también cómodamente con el coche desde Vilvestre con tan solo recorrer tres kilómetros.

Después de reponer fuerzas con la merienda que nos habíamos llevado, era el momento de emprender el camino de regreso para completar el Sendero de la Barca de forma circular. Para ello hay que deshacer lo andado durante unos metros, primero por la carretera, y posteriormente abandonándola por el camino que sale a la izquierda. Llegados al punto que señalaba anteriormente, en lugar de girar a la izquierda, que supondría regresar por el mismo camino que en la ida, seguiremos recto para convertir el Sendero de la Barca en circular. De esta forma iremos poco a poco ascendiendo en dirección a Vilvestre, para acabar entrando por la vertiente sur del pueblo.

Panorámica del Duero y La Barca desde la carretera
Panorámica del Duero y La Barca desde la carretera

Chumberas y vista del Duero Sendero de la Barca
Chumberas y vista del Duero

El sendero de vuelta nos muestra un paisaje muy similar al de ida, al transcurrir entre olivares, encinas y almendros correspondientes a pequeñas parcelas separadas con muros de piedra. Estamos ante el tramo más exigente del Sendero de la Barca puesto que nos enfrentamos a una constante ascensión donde tenemos que remontar un desnivel de 400 metros, desde los 194 donde se encuentra el merendero de La Barca, hasta los 593 de Vilvestre.

Vistas desde el camino de regreso Sendero de la Barca
Vistas desde el camino de regreso

Por el camino iremos despidiéndonos de las panorámicas del río Duero hasta llegar a un panel interpretativo llamado “barcas y barqueros”. En él se explica cómo los rabelos portugueses, esas peculiares embarcaciones que vemos en la visita a Vila Nova de Gaia dentro de un viaje a Oporto, además de transportar las barricas con el vino de Oporto, también llegaban hasta esta zona de la provincia de Salamanca en busca del grano que se cultivaba en Castilla.

Olivos y vista del Duero en el Sendero de la Barca
Olivos y vista del Duero en el Sendero de la Barca

Panel informativo de "barcas y barqueros" en el tramo de vuelta Sendero de la Barca
Panel informativo de “barcas y barqueros” en el tramo de vuelta

Poco después nos encontraremos con la Peña La Batueca, otra mole de granito a partir de la cual la subida será constante para regresar a Vilvestre. En un momento dado, el Sendero de la Barca enlaza con la carretera para hacer los últimos 600 metros por ella hasta llegar de nuevo a la localidad salmantina entrando por la avenida de Portugal.

Peña La Batueca Sendero de la Barca
Peña La Batueca

Enlace del Sendero de la Barca con la carretera a 600 metros de Vilvestre
Enlace del Sendero de la Barca con la carretera a 600 metros de Vilvestre

De regreso al vehículo podremos detenernos ante la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y hacer un pequeño recorrido por las callejuelas que conforman este bonito municipio salmantino.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Vilvestre
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Vilvestre

Un buen colofón al Sendero de la Barca, una ruta sencilla y cómoda de poco más de ocho kilómetros que permite adentrarnos en uno de esos paisajes  únicos que tiene la piel de toro, las Arribes del Duero.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Hola buenas. Me llamo Maximilian y paso por aquí aprovechando la campaña de Bitácoras para votarte en tu categoría y pedirte el voto para mi blog, por favor. Así que si tienes un hueco libre en Arte y Cultura para “hazmepoeta.com” sería muy amable de tu parte. Ya no te molesto más. Muchas gracias por adelantado y suerte!! Saludos

    • Hola Maximilian, he estado echando un vistazo a tu blog y me parece muy interesante. Ya te he votado en los premios. Suerte también para ti y gracias por tu voto. Un saludo.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies