Qué ver en Granadilla y alrededores en un fin de semana

InicioEspañaExtremaduraQué ver en Granadilla y alrededores en un fin de semana
Anuncio

Está considerado por muchos como el pueblo abandonado más bello de España. Granadilla es una localidad fortaleza de la provincia de Cáceres marcada por la tragedia de sus vecinos, que se vieron obligado a abandonarla. Hoy intenta renacer poco a poco para deleite del visitante. Hacemos un repaso por todo lo que ver en Granadilla y en sus alrededores, donde destacan visitas imprescindibles como el yacimiento romano de Cáparra, la magia de la dehesa extremeña y un asequible restaurante estrella Michelin, entre otros alicientes. ¿Nos acompañas?


El norte de la provincia de Cáceres es una caja llena de sorpresa. Parece increíble que en un puñado de kilómetros cuadrados se concentren parajes naturales tan diversos y atractivos como Gata, Las Hurdes, el Valle del Ambroz, La Vera, Monfragüe y, por supuesto, el Jerte. Abrigada por algunas de estas áreas, casi oculta y en un discreto segundo plano se encuentra la comarca de Tierras de Granadilla. Una despensa repleta de olivares, pastos y paisajes adehesados ‘partida’ en dos por el curso del Alagón.

Precisamente este río, que entre las provincias de Salamanca y Cáceres nos deja sus fotogénicos meandros, fue el que casi sepulta bajo sus aguas a uno de los pocos municipios fortaleza de toda España. Hablamos de Granadilla. En 1955, la construcción el embalse de Gabriel y Galán, obligó a desalojar a los habitantes de una población que había alcanzado gran esplendor durante la Edad Media. Afortunadamente su recinto amurallado no acabó engullido por el agua. Pero sí lo hicieron los recuerdos, los sueños y los anhelos de aquellos vecinos que fueron arrancados de su tierra.

Vista aérea de Granadilla
Vista aérea de Granadilla

Hoy Granadilla va renaciendo muy lentamente gracias al Programa de Recuperación y Utilización Educativa de Pueblos Abandonados. Es sin duda la visita más atractiva de la comarca, pero hay mucho más. La opulencia pasada de estas tierras se refleja en la antigua ciudad romana de Cáparra, una de las más prósperas de la Vía de la Plata. Hoy sus restos se pueden visitar para viajar en el tiempo e imaginarnos cómo era la vida en la Hispania romana. Junto al yacimiento, la dehesa nos brinda su mejor versión gracias a la iniciativa que ha puesto en marcha Enrique Vega en la finca Casablanca. Su programa de recuperación de este ecosistema es un ejemplo formidable de ecología y de amor por la naturaleza. Pero cuando nos preguntamos qué ver en Granadilla y alrededores hay que hablar obligatoriamente de Versátil. El restaurante de los hermanos Hernández Talaván en Zarza de Granadilla y galardonado con una estrella Michelin nos propone una experiencia gastronómica asequible y cercana con productos de la tierra y una cocina que une la tradición y la vanguardia.

Cómo llegar a Granadilla

La comarca de Tierras de Granadilla se encuentra en el norte de la provincia de Cáceres entre Las Hurdes, el Valle del Ambroz y la Tierra de Plasencia. El Conjunto Histórico de Granadilla se ubica concretamente a los pies del embalse de Gabriel y Galán a poco más de una hora en coche de Cáceres y a media hora de Plasencia. La mejor forma de llegar hasta allí es en coche. Si optamos por el tren, la única opción es llegar hasta la estación de la ciudad placentina.

Anuncio

Alojarse en Granadilla

Durante el fin de semana que pasamos en las Tierras de Granadilla nos alojamos en los apartamentos rurales El Calama en Zarza de Granadilla. Son pequeñas viviendas adosadas completamente nuevas y dotadas de dos pisos, además de un patio con barbacoa. El trato de Silvia, su propietaria fue exquisito. Otras opciones para alojarse en esta localidad son las posadas de Granadilla, los apartamentos rurales Tierras de Granadilla y el alojamiento El Lince de Granadilla.

Dormitorio de los apartamentos El Calama
Dormitorio de los apartamentos El Calama

Planes que hacer en Granadilla y alrededores en dos días

Un fin de semana es ideal para hacer un recorrido por todo lo que ver en Granadilla. Si además visitamos la zona en los meses de verano, es posible realizar algunas de las actividades acuáticas que propone el embalse de Gabriel y Galán o darse un chapuzón en las piscinas naturales que posee la zona.

Conjunto Histórico de Granadilla

Es una de las visitas imprescindibles que hace en Cáceres y, por supuesto, en la comarca de Tierras de Granadilla. Una imagen vale más que mil palabras. La toma área de Granadilla que aparece al comienzo de este post resume a la perfección la belleza de una localidad que a punto estuvo de desaparecer bajo las aguas del embalse de Gabriel y Galán. El pueblo no acabó inundado en lo que hubiera sido un absoluto sacrilegio. Pero sí lo hicieron los recuerdos y las perspectivas de futuro de sus habitantes. Algunos de ellos que acuden hoy a visitar las que fueron sus casas no pueden contener las lágrimas.

Toma de dron del castillo de Granadilla
Toma de dron del castillo de Granadilla

Eso ocurrió en 1955. Granadilla fue sometido a un abandono forzoso. Sus vecinos fueron maltratados y olvidados y jamás se les compensó por una pérdida de este calibre. En 1978 fue declarado Conjunto Histórico Artístico y comenzaron unas obras de restauración que comenzaron por el castillo y luego se prolongaron a otras viviendas gracias al Plan de Reconstrucción y Restauración de Pueblos Abandonados. Este programa ha permitido que alumnos de toda España hayan pasado por Granadilla para colaborar en su resurgimiento. Una experiencia que todos ellos califican de imborrable.

Calle principal de Granadilla
Calle principal de Granadilla

Pero la historia de Granadilla se remonta mucho atrás. Se asegura que fue bautizada como Granada por los Reyes Católicos después de la toma de esta ciudad. Cambió su denominación para no ser confundida con la ciudad nazarí. Estuvo en manos del Ducado de Alba, lo que la confirió de una gran relevancia. Pero mucho antes de todo esto, en la Edad Media, ya fue un núcleo de población muy importante.

Horario para visitar Granadilla

Lo primero que debemos tener en cuenta cuando nos preguntamos qué ver en Granadilla es su horario. Su acceso está limitado, aunque es gratuito. Se puede visitar de martes a domingo de 10:00 a 13:30 horas y de 16:00 a 20:00 hora de abril a octubre. De noviembre a marzo el cierre por la tarde se adelanta a las 18:00 horas.

Anuncio
Una de las casas recuperadas de Granadilla
Una de las casas recuperadas de Granadilla

Castillo y muralla

Una vez en su interior tan solo hay que perderse por sus calles y disfrutar de cada rincón. Obligado es acceder a su castillo, del siglo XV. Tiene influencias italianas y ciertas similitudes con el de Alba de Tormes, lo que indica el gusto por esta arquitectura que tenía la Casa de Alba. Está compuesto de una torre central y cuatro semicirculares a las que se puede ascender para contemplar las vistas de la localidad y del embalse de Gabriel y Galán. Como curiosidad apuntar que en el siglo XIX el castillo fue convertido en cárcel.

Castillo de Granadilla
Castillo de Granadilla

En Granadilla también ha que pasear por la muralla. No olvidemos que esta localidad es uno de los pocos municipios fortaleza que hay en España. Se levantó durante la ocupación musulmana, tiene forma circular y posee dos puertas de entrada.

Vistas desde el castillo de Granadilla
Vistas desde el castillo de Granadilla

Plaza Mayor e iglesia de la Asunción

Caminar por su calle principal hasta la plaza Mayor permite contemplar el trabajo de restauración que se ha realizado en las últimas décadas. Una vez en la plaza podremos dejar pasar el tiempo sentados en uno de sus bancos contemplando un espacio absolutamente delicioso decorado con palmeras y con bonitas casas de colores azules y granates que se mezclan con otras de piedra con balconadas de madera. Allí se ubica el antiguo ayuntamiento, dotado de soportales.

Plaza Mayor de Granadilla
Plaza Mayor de Granadilla
Iglesia de la Asunción de Granadilla
Iglesia de la Asunción de Granadilla

Si avanzamos en dirección a las aguas del embalse aparece la iglesia de la Asunción, el único edificio que no se pudo expropiar debido a la oposición de la Diócesis de Coria. Se levantó en el siglo XVI. Es un templo muy sobrio que, con el abandono forzoso del pueblo, sufrió un grave deterioro que obligó a su reconstrucción en los años 90 del siglo pasado.

Ciudad romana de Cáparra

En torno al año 70 aC los romanos que iban adentrándose en la península ibérica construyeron diversas ciudades para el asentamiento de sus tropas. De esta forma lograron desplazar a pueblos como los vetones. Una de ellas fue Cáparra, en la actual provincia de Cáceres. Con la construcción de la Vía de la Plata, esta urbe adquirió un protagonismo especial y se convirtió en un epicentro del comercio. Adquirió la categoría de municipio a la vez que Mérida o Astorga en tiempos de Trajano y contó con todos los elementos de cualquier gran ciudad romana de la época: foro, termas, anfiteatro, acueducto.

Ciudad romana de Cáparra
Ciudad romana de Cáparra
Restos de la puerta sureste de Cáparra
Restos de la puerta sureste de Cáparra

En torno al siglo IV, con el desplazamiento de la Vía de la Plata y el comienzo de la decadencia de Roma, Cáparra se abandonó y acabó sepultada por el paso del tiempo y los olivos. Detrás de su arco que se mantiene estoico en pie y que es el símbolo del yacimiento, se esconde un apasionante viaje en el tiempo del que solo se ha descubierto una pequeña parte. Se echa de menos que no haya la opción de visitas guiadas por la ciudad, pero un centro de interpretación intenta suplir esa carencia con varios paneles informativos que indican qué importancia tuvo Cáparra en tiempos pasados. La entrada es gratuita y es unos de los imprescindibles que ver en Granadilla.

Anuncio

Dehesa Casablanca

Junto a la ciudad romana de Cáparra se extiende la finca Casablanca, una dehesa de 400 hectáreas donde conocer la grandeza y la importancia de este ecosistema único amaestrado por el hombre. Enrique Vega (Quique) es su propietario y un guía de excepción que transmite desde el primer minuto la pasión que siente por la naturaleza y los animales. A personas como él son a las que deberían consultar nuestros políticos para tomar decisiones en materia medioambiental y agroganadera y así no meter tanto la pata.

Ganado en la dehesa Casablanca
Ganado en la dehesa Casablanca

Con una generosidad inusitada, Quique ha puesto su finca al servicio de uno de los proyectos Life de la Unión Europea. Todo con el objetivo de mantener y acrecentar la dehesa y dotarla de la mayor variedad de fauna y flora que pueda convivir en este rico espacio. Este extremeño lo tiene claro: si no hay regeneración, la dehesa muere. Por ello cuida con mimo todas las encinas y alcornoques que pueblan su finca, se preocupa de plantar nuevos ejemplares y, no solo eso, apuesta por enriquecerla con otras especies como fresnos, madroños e incluso perales. Asimismo, en los límites de la finca ha establecido una barrera natural con más de una veintena de especies de matorral bajo y plantas aromáticas que suministran polen durante todo el año a los insectos para que su actividad no cese. En las charcas y lagunas coloca islas de corcho en las que crecen plantas acuáticas que atraen a la avifauna. Asimismo propicia la llegada de más insectos y otras aves con diferentes nidos de madera que cuelgan de los árboles. Y en una dehesa no pueden faltar los animales domésticos que en el caso de la finca Casablanca con vacas de hasta tres razas y los cerdos ibéricos en época de montanera. Especies que, aunque parezca mentira, conviven con los zorros que han ido fabricando sus huras en diferentes puntos. El resultado es un paisaje, único, formidable y un ejemplo maravilloso de ecología y ecologismo.

Cochiqueras recuperadas en la dehesa Casablanca
Cochiqueras recuperadas en la dehesa Casablanca
Con nuestros amigos Javier y Lucía durante la visita
Con nuestros amigos Javier y Lucía durante la visita

Esa apuesta por la sostenibilidad hace que Quique produzca carne de vacuno ecológica que distribuye especialmente a través de grupos de consumidores y de esta página web. La guinda a un engranaje que funciona como un reloj y donde la finca es absolutamente autosuficiente gracias a sus pastos, frutos y a una técnica de compostaje que permite su venta a los productores de cereza del Jerte.

Vacas de Quique en la dehesa Casablanca
Vacas de Quique en la dehesa Casablanca
Momento del pincho en la dehesa Casablanca
Momento del pincho en la dehesa Casablanca

Todo ello es digno de conocer y de divulgar y por ello Quique ofrece un interesante paseo por su finca donde el visitante conoce de cerca la grandeza y matices de su proyecto. Es un placer montarse en el carro que ha preparado y que, movido por su tractor, se inmiscuye en los recovecos de su dehesa. En ella te encuentras sorpresas como las cochiqueras, los antiguos, rudimentarios y eficaces espacios que se construían para que las cerdas pudieran parir y criar así a sus lechones. Otro de los momentos álgidos de la visita es el pincho. El placer indescriptible de parar el tractor, bajar la nevera portátil y, debajo de una encina, compartir una agradable charla degustando queso y embutidos de la zona. Una experiencia única que os recomendamos vivir si visitáis la zona de Granadilla. En este enlace tenéis toda la información.

Otras cosas que ver en el entorno de Granadilla

Si disponéis de más tiempo para visitar el entorno de Granadilla os recomendamos otras paradas muy interesantes. La primera, el nuevo mirador construido en la localidad de Cazabellosa, situada a media hora de Granadilla. Se trata de una pasarela de hierro no apta para aprensivos colocada en el conocido como cerro del Búho, por encima de la ermita de Nuestra Señora del Castillo. Tiene dos brazos, uno que se asoma a la inmensidad de las Tierras de Granadilla y del valle del Ambroz, y otro que ofrece una vista de Cabezabellosa y de las cumbres que separan esta vertiente de la provincia de Cáceres del valle del Jerte. El mirador se ha popularizado muchísimo y son decenas de visitantes los que acuden hasta allí los fines de semana. Llegar hasta él implica una pequeña caminata de poco más de un kilómetro.

Mirador de Cabezabellosa
Mirador de Cabezabellosa

Aconsejable es también pasarse por el mercadillo dominical de la localidad de Ahigal donde se venden todo tipo de productos: ropa, menaje, herramientas, alimentos de la zona… Muy cerca de allí está el municipio de Guijo de Granadilla que alberga la casa museo del insigne poeta José María Gabriel y Galán. A menos de tres kilómetros de esta localidad veremos el curso del río Alagón y la peculiar construcción del pontón de Guijo de Granadilla, los restos de un antiguo puente de origen romano que se desplazó de su emplazamiento original para que no quedara inundado con la construcción del embalse.

Anuncio
Pontón de Guijo de Granadilla
Pontón de Guijo de Granadilla

Y si se viaja a esta zona en verano, nada como darse un chapuzón en el propio embalse de Gabriel y Galán en la zona de baño conocida como Los Membrillares o en las fantásticas piscinas naturales de Casas del Monte y de Santa Cruz de Paniagua, esta última de obra pero surtida del agua de un arroyo.

Versátil, un estrella Michelin para comer en Zarza de Granadilla

El principal motivo para pasar un fin de semana en las Tierras de Granadilla fue acudir a uno de los restaurantes más interesantes que hay en estos momentos en el panorama nacional. Versátil es el proyecto de los hermanos David, José y Alejandro Hernández Talaván. Este último, tras formarse primero en Salamanca y posteriormente junto al maestro Martín Bersategui, decidió aplicar sus conocimientos y su forma de entender la gastronomía en su propio pueblo, Zarza de Granadilla. Nació Versátil. Un restaurante basado en la cocina de proximidad, con productos frescos y de temporada y donde se aúna a la perfección la tradición y la modernidad. Versátil es honestidad, cercanía y humildad. Una apuesta diferente y muy sincera que en 2021 recibió un justo premio: su primera estrella Michelin.

En la fachada del restaurante Versátil
En la fachada del restaurante Versátil

A pesar de este reconocimiento, Versátil no ha cambiado su filosofía. A los hermanos Hernández Talaván no se les ha subido la estrella a la cabeza y siguen preservando esos principios que les guiaron desde los inicios. Casi oculto en una de las modestas calles de Zarza de Granadilla aparece esta pequeña joya que mantiene unos precios asequibles y nada desorbitados.

Versátil tiene dos ambientes. Por un lado, el salón. Un elegante y pequeño restaurante donde se puede elegir entre dos menús: experiencia (60€, seis platos) y Versátil (75€, diez platos). Nosotros nos decantamos por este último. Ambos tienen opción de maridaje con cuatro y cinco caldos, respectivamente o directamente se puede elegir una de las propuestas de la carta de vinos a unos precios muy razonables.

Nos gustaron especialmente platos como las milhojas de foie de oca extremeña y anguila ahumada; el huevo campero cocinado a fuego lento con espuma de patatas y trufa de verano, salsa de hierbas frescas y jamón ibérico; y el entrecot de Ternera de Extremadura, espuma de boletus, caviar de berenjenas, láminas de calabacín y jugo de “trufa extremeña”. El trato es exquisito. Cercano, agradable y nada cargante. Las explicaciones adecuadas y justas para permitir el disfrute de cada uno de los platos.

Bodega del restaurante Versátil
Bodega del restaurante Versátil

Para los que quieran descubrir la cocina del Versátil pero con un toque más informal, el restaurante posee otro espacio en los bajos el restaurante. La bodega es un lugar exquisito. La decoración es rompedora y cuidada y además acoge pequeñas exposiciones de artistas de la zona. En este espacio se ofrece a los comensales una carta donde casi todos los platos están por debajo de los 20 euros y que representan un abanico de la creatividad del Versátil con productos de la zona.

Anuncio
Restaurante Versátil
Restaurante Versátil

Que nadie acuda a Versátil buscando una cocina ultra vanguardista. No hace ninguna falta. La propuesta de los hermanos Hernández Talaván es extraordinaria y muy acertada. No se han vuelto locos con platos que rizan el rizo, sino que beben de la tradición y se surten de los productos cercanos y de calidad para hacer propuestas innovadoras, pero no extravagantes. Y, sobre todo. No han renunciado a los valores que les guiaron desde los comienzos. Ni con estrella Michelin ni sin ella. Y eso es de aplaudir y ensalzar.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Booking.com

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies