Qué ver en Alsacia en Navidad (y el resto del año). Guía con los pueblos más bonitos

InicioEuropaFranciaQué ver en Alsacia en Navidad (y el resto del año). Guía...
Anuncio

Alsacia se ha convertido en los últimos años en sinónimo de la Navidad. La región francesa que fue alemana en diferentes momentos de la historia está salpicada de pueblos y ciudades de cuento que, entre la última semana de noviembre y el 24 de diciembre, se engalanan con luces, adornos, mercadillos y todo tipo de detalles de la época más especial del año. Te contamos qué ver en Alsacia en Navidad en una ruta de una semana de norte a sur con las visitas imprescindibles y consejos prácticos.


Cuando el crudo invierno llegaba a Alsacia en la Edad Media, las plazas de sus pueblos y ciudades eran el escenario de mercados en los que panaderos, carniceros, curtidores de pieles, pescadores… vendían sus productos. Esa tradición de los mercadillos invernales evolucionó con el tiempo para convertirse en lo que hoy conocemos. Cuando llega la última semana de noviembre, Alsacia se engalana para vivir la Navidad de una forma muy diferente. Lo hace con sus mercadillos, transformados hoy en puestos donde se venden adornos, artesanía, alimentos y ropa, entre otras muchas cosas. Pero también con la decoración de cada calle, cada casa, cada negocio, cada rincón.

En una operación de marketing irreprochable, Alsacia se ha convertido en objeto de deseo de todos aquellos que gozan con la magia de la Navidad o quieren reencontrarse con ella. A eso ayuda, y mucho, la arquitectura tradicional presente en muchos de sus pueblos. Casas de tres o cuatro plantas en forma de pirámide invertida, con tejados muy inclinados y con fachadas pintadas de vivos colores que en su día indicaban la profesión de su morador (rojo para los carniceros, amarillo para los panaderos, blanco para los curtidores de piel…).

Le Petite Venise de Colmar que ver en alsacia
Le Petite Venise de Colmar

Alsacia también es una región muy singular merced a una historia muy intensa. Hasta tres veces fue territorio alemán, la última durante la invasión de Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Eso ha provocado una mezcolanza de las culturas francesa y germana que se refleja en una lengua propia (el alsaciano) y en unas tradiciones que están a caballo entre los dos países.

Estamos además en tierra de vinos, en su mayoría blancos. Es por ello que es un destino idóneo para visitar en cualquier momento del año. Pero nosotros nos vamos a centrar en qué ver en Alsacia en Navidad fruto de nuestro viaje de una semana a esta región la última semana de noviembre de 2021.

Anuncio

Cómo llegar a Alsacia

Existen diferentes formas de llegar a Alsacia en avión. Elegir una u otra dependerá de los precios de los vuelos o de si se opta por alquilar un coche para recorrer la zona, algo que recomendamos encarecidamente. El aeropuerto situado más al norte de la región es el de Estrasburgo, una ciudad ideal para comenzar esta ruta por todo lo que ver en Alsacia en Navidad. Su hándicap es que desde Madrid los billetes suelen ser más caros. No ocurre lo mismo si se parte desde Barcelona, ya que la aerolínea Volotea cuenta con una conexión más asequible. Desde Estrasburgo es fácil moverse en transporte público por las ciudades y pueblecitos alsacianos.

Otros dos aeropuertos a los que se puede llegar para visitar Alsacia son los alemanes de Karlsruhe-Baden-Baden y Fráncfort. El primero está a una hora y media de Colmar, pero tiene menos conexiones con España. Nosotros volamos a Fráncfort, uno de los aeropuertos con mayor tráfico de toda Europa. Existen vuelos desde varias ciudades españolas y los precios son sensiblemente menores. En nuestro caso lo hicimos desde Madrid con Lufthansa por algo menos de 200 euros los dos ida y vuelta, una semana antes del puente de diciembre. Lo peor es que se trata del aeropuerto más lejano de Alsacia de todos los que te proponemos. Por ejemplo, el viaje a Estrasburgo nos llevará un par de horas. Eso sí, casi al completo por autovía salvo un pequeño tramo junto a la frontera.

Nuestro vuelo de Lufthansa
Nuestro vuelo de Lufthansa

La última opción que te ponemos sobre la mesa es el aeropuerto de la ciudad suiza de Basilea. Se denomina Euroaeropuerto porque, en función de la puerta que elijas, saldrás a Alemania, Francia o Suiza. Está a solo 40 minutos de Colmar, por lo que también es una muy buena opción para recorrer Alsacia. Lo ideal como puedes comprobar sería aterrizar en Estrasburgo y despegar desde Basilea o viceversa. De esta manera puedes hacer una ruta lineal sin tener que deshacer lo andando.

Alquilar un coche, a mejor opción para visitar Alsacia

Los que hayan viajado en más de una ocasión a Francia saben que el ferrocarril funciona de forma notable y es una estupenda opción para hacer un itinerario por el país. Tampoco es una mala alternativa el autobús. Sin embargo, alquilar un coche es la manera más rápida, eficaz y cómoda para llegar a los pueblos más importantes que ver en Alsacia en Navidad. Sobre todo si dispones de pocos días, resulta casi imprescindible contar con un vehículo para no depender de horarios ni perder el tiempo en esperas bajo cero.

Nosotros alquilamos un Opel Astra completamente nuevo en el aeropuerto de Fráncfort. Mencionamos la plataforma con la que lo hicimos (Holiday Autos) porque se portaron muy bien a raíz de un problema que surgió. A Pablo se le olvidó que su carné de conducir había caducado días antes del viaje. Aunque lo renovó, no tenía el documento definitivo y solo un provisional que únicamente permite circular por España. Al llegar a la oficina de alquiler del vehículo no aceptaron ese permiso y tuvimos que cambiar de conductor para ponerlo a nombre de Estefanía. Se trata de un trámite que solo puede hacer la empresa de reservas, por lo que les llamamos y en un cuarto de hora hicieron el cambio con total amabilidad y eso que este tipo de modificaciones solo se podían realizar hasta 24 horas antes de recoger el coche.

Conducir por Alsacia es sencillo. Existe una autovía que vértebra la región entre Estrasburgo y Basilea (A35) y las carreteras que unen los diferentes pueblos están en un estado más que aceptable. Atención a los límites, ya que suele haber bastantes radares.

Anuncio

Un seguro de viaje, imprescindible también para viajar por Europa

Existe la falsa creencia de que para viajar por Europa no hace falta seguro de viaje. Algunos piensan que la Tarjeta Sanitaria Europea nos proporciona una atención idéntica a la que recibimos en España si vamos a urgencias de un hospital público. Nada más lejos de la realidad. Es fundamental tener esa tarjeta, pero también contar con un buen seguro de viaje que se ocupe de tratamientos más complejos, además de otro tipo de contratiempos como robos, pérdidas de equipaje, cancelaciones, etc.

Nosotros como ya sabéis siempre contratamos el seguro básico de Iati. Es una empresa especialista en pólizas de viaje que siempre nos ha dispensado un trato de diez. Por menos de 30 euros puedes tener un seguro de una semana para viajar a Alsacia con total tranquilidad. Además, si lo contratas a través de este enlace te beneficiarás de un descuento del 5 por ciento por ser nuestro lector.

Dónde alojarse en Alsacia

Para recorrer todo lo que ver en Alsacia en Navidad sería suficiente con reservar un único alojamiento en Colmar o su entorno. La capital del Alto Rhin es un estupendo centro de operaciones para visitar la región, ya que se ubica en una posición estratégica. Nosotros como veníamos desde Fráncfort preferimos hacer una noche en Estrasburgo para dedicarle un par de días a esta bella ciudad que en muchas ocasiones se deja al margen de la ruta por Alsacia.

Nuestra habitación del hotel Origami de Estrasburgo
Nuestra habitación del hotel Origami de Estrasburgo

Los precios de los hoteles en Estrasburgo no son precisamente económicos. Nosotros elegimos el hotel Origami, situado al noroeste fuera del casco histórico. Es un alojamiento con varios puntos fuertes. El primero, que es totalmente nuevo. Sus habitaciones son pequeñas, pero muy coquetas, con una distribución muy lograda, confortables y limpias. En segundo lugar porque junto al hotel hay un aparcamiento (Rotonde) donde dejar el coche por solo 4,70 euros al día. El tique del parking te permite viajar gratis durante un día en el tranvía que sale justo al lado y que te deja en el casco histórico en solo tres paradas. Y en tercer lugar, porque el trato es amable y cuenta además con un restaurante con precios bastante ajustados.

Alojamiento rural de Gilles
Alojamiento rural de Gilles

Las otras cinco noches que pasamos en Alsacia nos alojamos en Colmar. Concretamente en Chambres d’hotes Gilles Scheneider, una apacible casa situada un cuarto de hora al suroeste de Colmar. Gilles es un francés que vivió en Colombia donde conoció a su esposa. Eso le ha permitido hablar perfectamente el castellano, algo que por supuesto siempre facilita la labor. Además es un auténtico aventurero. Recorrió África de norte a sur en bicicleta durante dos años y tiene pensado hacer lo mismo en Perú próximamente. Su casa cuenta con cinco habitaciones sencillas, pero muy cómodas y acogedoras. El mobiliario es algo antiguo pero la limpieza es absoluta. Sirve unos exquisitos y abundantes desayunos en una sala de estar donde además hay un frigorífico que cualquier huésped puede usar. La casa se encuentra además en un pequeño pueblo rodeado de viñedos que seguramente en otoño o primavera dibujen una imagen idílica de la zona.

13 pueblos y ciudades con encanto que ver en Alsacia en Navidad

Normalmente los viajes a Alsacia en Navidad suelen ser de cuatro o cinco días ya que muchos españoles los hace coincidir con el puente de diciembre. Nosotros tuvimos la oportunidad de acudir una semana y eso nos permitió tomarnos la ruta con más calma. Hay que tener en cuenta que en esta época el tiempo puede condicionar totalmente el viaje algo que por suerte no nos ocurrió. Es una escapada además para disfrutar. Para saborear cada rincón si prisas ni agobios. De más a menos imprescindibles, estos los pueblos y ciudades con encanto que visitamos dentro de nuestro viaje a Alsacia en una semana.

Anuncio

Estrasburgo

Puerta de entrada a la región de Alsacia por el norte, Estrasburgo es una ciudad que suele quedar fuera de los itinerarios navideños. Sin embargo, la fama de Colmar no puede hacernos olvidar que Estrasburgo es la capital de la Navidad en Francia. Entre el 26 de noviembre y el 26 de diciembre sus calles se engalanan con miles de luces y adornos para dar la bienvenida a la época más especial del año. En cada plaza hay un mercadillo y los negocios decoran con esmero sus escaparates y fachadas. En la plaza Kléber, su inmenso abeto se convierte en el árbol de Navidad más espectacular de Francia y cada esquina del centro histórico destila ese aroma tan inconfundible.

Vista de la catedral de Estrasburgo
Vista de la catedral de Estrasburgo

Pero Estrasburgo es más que la ciudad de la Navidad. Nos llevamos una grata sorpresa recorriendo sus calles durante un día completo. Conocida por ser la sede del Parlamento Europeo, del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos y del Consejo de Europa, entre otras instituciones, su casco histórico es uno de los más deliciosos que se pueden ver en Europa ya que además está declarado Patrimonio de la Humanidad. Los ríos Rin e Ill se adentran en él formando varios brazos que crean una isla. En lugar de murallas para proteger la ciudad, Estrasburgo tuvo la suerte de contar con el agua como aliada. La única entrada era a través de una presa donde estaban ubicadas las torres de vigilancia y los denominados puentes cubiertos. Hoy encima de la presa llamada Vauban tenemos una de las visitas más reconocibles de Estrasburgo que de noche adquiere una belleza singular.

Estrasburgo de noche desde la presa Vauban
Estrasburgo de noche desde la presa Vauban

Desde este mirador se aprecia con nitidez la construcción más alta de la ciudad que también lo fue del mundo durante varios siglos. La catedral de Notre-Dame de Estrasburgo es una verdadera joya y un motivo en sí para visitar la ciudad. Ejemplo de manual del gótico tardío, se eleva 142 metros sobre el suelo gracias a una gran torre que debió tener otra gemela pero que la falta de dinero impidió su construcción. Imprescindible visitar su interior (gratuito) donde destaca un reloj astronómico que cada media hora mueve a un apóstol que pasa ante Cristo. También merece la pena subir los 300 escalones de su torre inconclusa (8 euros la entrada) para disfrutar desde la terraza del templo de las mejores vistas de toda la ciudad.

Plaza de los Lechones de Leche de Estrasburgo
Plaza de los Lechones de Leche de Estrasburgo

Junto a la catedral no pasará desapercibida la que para muchos es la casa más bonita de Estrasburgo, la Kammerzell, recubierta de madera y que acoge el restaurante más popular de la ciudad. En la plaza de la Catedral tampoco te pierdas el palacio Rohan, diseñado por Robert de Cotte, el creador de Versalles. En un palmo de terreno vemos construcciones más propias de Alemania como la catedral y la casa Kammerzell y otra inconfundiblemente francesa como el palacio Rohan.

En Estrasburgo hay que detenerse en sus plazuelas con encanto como la de los Lechones de Leche y la de los Curtidores. En todas ellas era típico que en los meses de invierno se instalarán en el Medievo mercados en los que carniceros, panaderos, toneleros, pescadores, curtidores…vendían sus productos. Ese fue el origen, como hemos comentado de los mercadillos navideños, y de que Estrasburgo fuera una de las primeras ciudades que supo aprovechar este tirón.

Puente de San Martín de Le Petite France de Estrasburgo
Puente de San Martín de Le Petite France de Estrasburgo

Otra de las plazas más fotogénicas de Estrasburgo lleva el nombre de uno de sus vecinos más ilustres. Once años vivió allí el mismísimo Gutemberg. Y acabamos por dónde empezamos, la zona de los puentes cubiertos. Junto a ella se extiende el barrio de la Petite France. El área donde residían las familias más humildes es hoy un cuidado entramado de callejuelas repletas de encanto y donde vemos las construcciones tradicionales que se repetirán en nuestros siguientes destinos. El límite entre la Petite France y el resto de la isla lo marca la iglesia de Santo Tomás, en cuyo magnífico órgano tocó Mozart durante las dos semanas qué pasó en la ciudad.

Anuncio

Para recorrer Estrasburgo contratamos el ‘free tour’ de Civitatis que durante dos horas recorre la ciudad de una forma muy amena, didáctica y entretenida.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Estrasburgo? Lo ideal para aparcar en Estraburgo es acudir a uno de los denominados aparcamientos P+R. Son disuasorios y tiene un precio de 4,70 todo el día. Nosotros utilizamos el de Rotonde porque estaba al lado de nuestro hotel. Con el tique del parking se puede usar el tranvía en viaje de ida y vuelta hasta siete personas. Junto a cada aparcamiento hay una parada. Lo ideal es bajarse en Homme de Fer que está situada junto a la catedral.

💡 A tener en cuenta. La isla de Estrasburgo se puede recorrer perfectamente caminando, pero si queremos desplazarnos hasta la zona de las instituciones europeas o incluso hasta la iglesia de San Pablo podemos utilizar el tranvía. Como con el tique del aparcamiento solo tenemos un viaje de ida y vuelta, deberíamos adquirir otro billete sencillo por 1,80 euros. Recordar que se debe validar fuera del tranvía en los pivotes rojos que hay en cada estación. También en cada una de ellas hay una máquina expendedora.

Colmar

Si hay una ciudad que centre todas las miradas cuando hablamos de la Navidad en Alsacia esa es Colmar. Capital del Alto Rhin y motor económico de la región, Colmar protagoniza las estampas más reconocibles que aparecen en las postales alsacianas. Esas donde vemos las típicas casas de colores en forma de pirámide invertida. La razón de este tipo de construcción tan peculiar es que los impuestos que se pagaban eran en base a la superficie de la planta baja. De ahí el truco de irlas agrandando a media que se levantaban las siguientes plantas.

Colegiata de San Martín de Tours de Colmar
Colegiata de San Martín de Tours de Colmar

Un recorrido por Colmar debe comenzar en su plaza de la Catedral. Allí se encuentra la imponente colegiata de San Martín de Tours, construida con la misma arenisca roja de los Vosgos que se usó en la catedral de Estrasburgo. Es el segundo templo más importante de la región. Gótica de los pies a la cabeza. Junto a ella se instala uno de los seis mercadillos que pueblan el centro histórico de Colmar desde la última semana de noviembre.

Anuncio

Detrás de la colegiata se levantan dos de los edificios más interesantes que ver en Colmar. Se trata de la casa Adolphe, la más antigua de la ciudad (1350) y la renacentista sede del Cuerpo de Guardia.

Ambiente navideño en las calles de Colmar que ver en Alsacia
Ambiente navideño en las calles de Colmar

Una calle que resume a la perfección la arquitectura tradicional que ver en Alsacia es la rue des Marchands. En Navidad es un absoluto espectáculo especialmente por la noche. Pero es aconsejable también pasar de día para contemplar la casa Pfister con su llamativa galería de madera. En esa misma calle se encuentra la casa natal del vecino más ilustre de Colmar. Frédéric Auguste Bartholdi fue el autor de la Estatua de la Libertad que Francia regaló a Estados Unidos. En lugar donde nació hay un museo que repasa su vida y obra.

Otro rincón muy fotogénico de Colmar es La Petite Venise. Recibe su nombre por la presencia del río Lauch que forma un canal a su paso por este pequeño barrio. Las instantáneas desde sus puentes, especialmente junto al mercado cubierto, son imprescindibles. Muy cerca de allí se encuentra la rue des Tripiers (calle de los curtidores), que se distingue por sus grandes casas de fachadas blancas que en Navidad se mantienen intactas y sin ningún tipo de adorno.

Place d l'Ancienne Douane de Colmar
Place d l’Ancienne Douane de Colmar

Dos últimas recomendaciones. Por un lado la Maison des Tetes (casa de las cabezas), edificio del siglo XVII que se distingue por la presencia de un centenar de testas en su fachada. Y por otro, la place d l’Ancienne Douane (antigua aduana) donde se encuentra una fuente que pudo inspirar una escena de ‘La bella y la bestia’ y donde en Navidad se instala un mercadillo de lo más lúcido.

Rue des Tripiers de Colmar
Rue des Tripiers de Colmar

Muy recomendable contratar en Colmar el free tour de Civitatis para conocer más en profundidad los rincones de una ciudad de cuento.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Anuncio

🚗 ¿Dónde aparcar en Colmar? Colmar cuenta con numerosos aparcamientos de pago alrededor del casco viejo. Uno de los más baratos es el que está situado en la calle Rapp. Se puede dejar por un periodo ilimitado de tiempo y más o menos el coste es de un euro la hora. Desde allí se llega al centro en apenas cinco minutos.

💡 A tener en cuenta. Aunque la iluminación navideña y el ambiente de los mercadillos invitan a visitar Colmar de noche, es fundamental también hacerlo de día para apreciar la belleza y colorido de sus construcciones tradicionales.  Por otro lado, en la rue des Marchands, detrás de un arco, se encuentra la Cour du Weinhof, la recreación de una casa medieval de Colmar donde no falta ni un detalle. La fotografía ante su fachada es un secreto que no muchos turistas consiguen realizar.

Eguisheim

A solo tres kilómetros de nuestro segundo alojamiento en Alsacia se encontraba este encantador y pintoresco pueblo. Algunos creen que sirvió de inspiración para los escenarios del clásico de Disney ‘La bella y la bestia’. Sea o no verdad, lo cierto es que Eguisheim debe estar sí o sí en una ruta por todo lo que ver en Alsacia en Navidad. Es suficiente con caminar por la rue du Rempart para comprobarlo. En esta calle que hace forma de círculo ovalado se encuentran algunas de las casas más atractivas y fotogénicas de la localidad. Entre ellas hay una que se lleva la palma, Le Pigeonnier (el palomar), una diminuta construcción casi de juguete que se ha convertido el objeto de deseo de los ‘instagramers’. Nosotros llegamos prontito y la tuvimos para nosotros solos.

El palomar de Eguisheim
El palomar de Eguisheim

Dos apuntes más de Eguisheim. Uno es que su vecino más ilustre fue el papa León IX, al que está dedicada una bonita capilla junto al castillo y una estatua ubicada en una fuente que conforma otro de los rincones más hechizantes del pueblo. Y por último, seguro que os llamarán la atención las inscripciones que aparecen en los dinteles de algunas puertas y ventanas. Son las iniciales de sus originales propietarios, el IHS de Jesus Hominum Salvator y un símbolo que nos indicaba la profesión del morador.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Eguisheim? Si llegas pronto podréis encontrar sitio en el parking du Millénaire. Es gratuito y desde allí no hay que caminar más de cinco minutos hasta el casco antiguo de la localidad.

Anuncio

💡 A tener en cuenta. Eguisheim es uno de los pueblos más atractivos que ver en Alsacia. Si quieres tener una cierta tranquilidad y evitar las masificaciones es no te quedará otra que madrugar. Por otro lado, junto a la iglesia de San Pedro y San Pablo hay una bodega donde realizan degustaciones que posee una casa muy coqueta que en Navidad se ilumina y decoran con mucho mimo. Tenlo en cuenta.

Turckheim

A siete kilómetros al oeste de Colmar se encuentra este pueblo famoso por su colorido calendario de adviento gigante. Una vez que se traspasa la puerta de Francia, nos adentramos en un escenario de cuento que hace de Turckheim uno de los imprescindibles que visitar en Alsacia en Navidad y en cualquier época del año. Los lugares más destacados son la place Turenne donde se encuentra la oficina de turismo, una fuente del siglo XVIII con una imagen de la Virgen y el Niño y una casa del siglo XVI.

Calendario de adviento de Turckheim
Calendario de adviento de Turckheim

Si avanzamos un poco en dirección a la iglesia de Santa Ana, te toparás con el mencionado calendario de adviento. Está compuesto de tres fachadas con 24 ventanas que se van abriendo una a una cada tarde entre el 1 el 24 de diciembre a las 17:00 horas por los niños del pueblo.

Las casas alsacianas en Turckheim
Las casas alsacianas en Turckheim

La colorida Gran Rue donde se encuentran algunas de las construcciones más notables del casco histórico y la rue des Vignerons, son dos de las calles ideales para pasear y detenerse para admirar los cuidados adornos navideños que vecinos y comerciantes colocan en sus fachadas.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Turckheim? En la place de la République (entre el río y la puerta de Francia) hay una amplia zona de aparcamiento gratuito.

Anuncio

💡 A tener en cuenta. Algo que se agradece en todos los pueblos alsacianos es la presencia de baños públicos gratuitos. En Turckheim se encuentran junto a la iglesia y cuentan con un radiador que sienta a gloria bendita en los meses de más frío. Además de hacer las necesidades podemos calentar un poco las manos para seguir con la ruta.

Kaysersberg

El río Weiss que transita por el casco urbano de Kaysersberg otorga mayor encanto a este pueblo, el situado más al oeste de todos los que visitamos durante nuestro viaje a Alsacia en Navidad.

Paradas obligadas son el hotel de la Ville (Ayuntamiento) donde se encuentra la oficina de turismo. También la iglesia de la Sainte Croix donde destaca su retablo y la impresionante talla de la cruz de algo más de cuatro metros. Su lugar más fotogénico es sin duda el puente Fortificado. Si elevamos un poco la mirada por encima de sus gruesos muros veremos el curso del río Weiss dejado a su paso una hilera de pequeñas casas de vivos colores.

Fontine Constantin de Kaysersberg
Fontine Constantin de Kaysersberg

Junto al puente, dos edificios muy destacados. El que acoge las oficinas del gobierno local y la mansión Faller-Brief del siglo XVI. Desde las alturas veremos la silueta del castillo de Kaysersberg al que, con tiempo, se puede subir.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Kaysersberg? Os aconsejamos dejar el coche en el denominado parking 5, situado junto a la puerta de entrada a la villa. Es de pago a 50 céntimos la hora.

Anuncio

💡 A tener en cuenta. Junto al puente fortificado hay una pastelería que hace unos dulces y unas tartas para chuparse los dedos. Las porciones cuestan 2,40 euros y son muy generosas, mientras los bizcochos tienen un precio de 7 euros.

Riquewihr

Para muchos es el pueblo con más magia que visitar en Alsacia. Nosotros lo recorrimos de noche, pero lo ideal es hacerlo también de día para apreciar el magnetismo de sus casas típicas que cuando desaparece el sol tienen una iluminación muy tenue que no realza sus colores.

El enclave más fotogénico de Riquewihr y mucho más en Navidad es la torre Dolder, una construcción de 25 metros del siglo XIII que funcionó como torre de vigilancia. Decimos que adquiere mayor atractivo en la época navideña porque su fachada sirve como pantalla para que se proyecte un colorido juego de luces.

La tienda Feerie de Noel de Riquewihr
La tienda Feerie de Noel de Riquewihr

Junto a la torre llamará la atención la casa más decorada y luminosa de todas las que hay en Riquewihr. Se trata de la Feerie de Noel, una tienda de productos navideños que se encuentra entre las más destacadas de todo el mundo. Cuenta con dos plantas y en ellas podrás encontrar cualquier objeto relacionado con esta época tan especial.

La bonita fuente de Sinne y la rue du General de Gaulle donde se ubican las casas más llamativas y los principales restaurantes, son otras de las paradas que hacer en Riquewihr.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Anuncio

🚗 ¿Dónde aparcar en Riquewihr? Os aconsejamos estacionar en el vehículo en la rue du Steckgraben que cuenta con un aparcamiento abierto de pago (50 céntimos la media hora). Desde allí se accede directamente a la rue des Trois Églises y por lo tanto al centro histórico de la localidad.

💡 A tener en cuenta. Aunque veréis a la mayoría de visitantes caminando por la rue du Genéral de Gaulle, lo ideal en Riquewihr es perderse por las callejuelas perpendiculares donde aparecen sorpresas en forma de casas de auténtico cuento. Son calles que por la noche apenas tienen iluminación, algo que le da un aire más misterioso.

Ribeauvillé

La llamada ‘ciudad de los violinistas’ es otra de las paradas obligadas en una ruta por los pueblos con más encanto que ver en Alsacia en Navidad. Nosotros acudimos de noche y el ambiente era extraordinario. Su casco antiguo tiene una forma alargada que permite contemplar sus puntos más destacadas tan solo caminando por la Gran Rue. Además de las típicas casas alsacianas cuidadosamente decoradas hay que prestar atención a su torre des Bouchers, la place de la Marie con el edificio del Ayuntamiento, la capilla de Santa Catherine, el convento de los Agustinos y, sobre todo, casa de los Ménétriers, la más bella de la localidad que data del siglo XVI y con una destacada galería de madera donde están talladas las figuras del arcángel San Gabriel y de la Virgen.

Gran Rue de Ribeauvillé
Gran Rue de Ribeauvillé

La mayoría de turistas no avanzan más arriba de la torre des Bouchers, pero sin embargo a partir de ahí te esperan un abanico de rincones de lo más encantadores conocidos como el barrio Pintoresco. Uno de ellos es la plaza de la Sinne con la fuente de Friedich. Pero también hay otro buen puñado de casas que por la noche carecen de iluminación, pero que de día permiten volverse a maravillar con la hechizante arquitectura alsaciana

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Ribeauvillé? Aunque durante nuestro viaje a Alsacia aparcamos a la primera y sin esperas en todos los pueblos que visitamos, sí es cierto que en Ribauvillé tuvimos un poco de suerte ya que no era fácil encontrar sitio. El mejor aparcamiento (gratuito) es el Streng, situado junto al río Strenbach. Desde allí solo hay que cruzar un par de calles para estar en la Gran Rue.

Anuncio

💡 A tener en cuenta. Como nosotros visitamos Ribauvillé de noche no los pudimos ver, pero los que lo hagan de día percibirán que en lo alto de la colina se eleva la silueta de tres castillos (Haut-Ribeaupierre, Giersberg y Saint-Ulrich). Se puede subir hasta ellos gracias a una ruta de senderismo de unos siete kilómetros.

Obernai

A solo 20 minutos en coche de Estrasburgo en las laderas de los Vosgos se encuentra la ciudad de Obernai, una de las paradas más populares en una ruta por Alsacia en Navidad. Cuenta con denominadores comunes con otras poblaciones de la región: un recinto amurallado, coloridas casas levantadas con la arquitectura típica alsaciana y una elegante iglesia. Pero en el caso de Obernai se le une además un curioso campanario ubicado junto a la place du Marché (centro neurálgico de la villa) que perteneció a una capilla destruida en el siglo XIX. En esta plaza se instala el principal mercado navideño de la cuidad que cuenta con un carrusel. Un tiovivo también encontrarás en la place de l’Étolie, pero en este caso presente durante todo el año.

Place de l'Étolie de Obernai
Place de l’Étolie de Obernai

La iglesia de San Pedro y San Pablo, el bonito pozo de los seis cubos con representaciones del Antiguo Testamento y la sinagoga, son otras paradas en esta coqueta ciudad que se recorre en menos de un par de horas.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Obernai? El mejor lugar para aparcar en Obernia es el parking Rempart ubicado junto al río L’Ehn a unos pocos metros del acceso al casco histórico por la place André Neher donde también se coloca otro mercadillo navideño.

💡 A tener en cuenta. Nos gustó la farmacia que se ubica en la place du Marché y que, como no podía ser de otra forma, tiene su fachada pintada de color verde. En esa misma plaza no te pierdas el patio Fastinger con sus decadentes balconadas de madera.

Anuncio

Barr

Junto con Dambach-la-Ville fue la gran sorpresa de nuestro recorrido por Alsacia en una semana. Se trata de una ciudad que suele permanecer al margen de los circuitos turísticos, especialmente si la visita a la región es de tres o cuatro días. Sin embargo, Barr nos regaló un casco antiguo muy auténtico y delicioso. Sus casas alsacianas no están impolutas y perfectamente cuidadas como ocurre en otros pueblos de la región, pero eso no resta ni un ápice su encanto.

Edificio del auberge Le Brochet en Barr
Edificio del auberge Le Brochet en Barr

Barr no brilla especialmente en Navidad más allá de alguna decoración puntual y del pequeño mercadillo que se abre los fines de semana de diciembre junto al ayuntamiento. En cambio, nos conquistó de principio a fin. Lo visitamos en total soledad lo que demostró que el turismo suele pasar de largo por allí. Nos gustó especialmente la rue des Tripiers, la place del Hotel de la Ville, con el edificio del ayuntamiento y el coqueto hotel Le Brochet, y la iglesia protestante. Detrás del templo, junto al cementerio, se extienden en la ladera de la montaña grandes campos de viñedos que con los bosques de los Vosgos al fondo nos regalan una imagen muy interesante De allí parte una de las etapas del GR5 que recorre este espacio natural.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Barr? Existe un aparcamiento en la rue de L Hôpital donde el vehículo se puede dejar de forma gratuita durante una hora y media como máximo.

💡 A tener en cuenta. Desde algunas de las calles de Barr y en días despejados podemos ver al fondo la silueta del castillo de Haut-Andlau, que se encuentra a 5 kilómetros de la ciudad y se puede visitar si se dispone de tiempo.

Dambach-la-Ville

Si Barr fue una agradable sorpresa en nuestro viaje por Alsacia, Dambach-la-Ville nos provocó una enorme fascinación. Al igual que ocurrió en Barr, estuvimos solos recorriendo las callejuelas de esta villa amurallada que conserva tres magníficas puertas de entrada al casco antiguo.

Anuncio
Bodega Nartz Michel de Dambach-la-Ville
Bodega Nartz Michel de Dambach-la-Ville

Nos llamó la atención el magnífico estado de conservación de sus casas que mantienen intacta la arquitectura tradicional. La decoración navideña no era destacada y la localidad solo cuenta con un minúsculo mercadillo que abre los fines de semana, pero nada de eso se echa de menos.

Su enclave más fotogénico es la place du Marché donde se encuentra el Ayuntamiento. Justo enfrente, se levanta una de esas casas que parecen sacadas de un cuento de hadas. Se trata de la sede de la bodega Nartz Michel La imagen lo dice todo.

Iglesia y ayuntamiento de Dambach-la-Ville
Iglesia y ayuntamiento de Dambach-la-Ville

La iglesia de Saint-Étienne con su majestuoso campanario y el entorno de la localidad repleto de campos de viñedos, son otros de los atractivos de Dambach-la-Ville.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Dambach-la-Ville? La ausencia casi total de turistas hace que sea muy sencillo aparcar en Dambach-la-Ville. Es posible dejar el vehículo de forma gratuita junto al cementerio para acceder inmediatamente al casco antiguo.

💡 A tener en cuenta. Si se dispone de tiempo es interesante ascender hasta la capilla de San Sebastián, ubicada a menos de un kilómetro del centro del pueblo. Aparte de contemplar su retablo de madera, desde allí se obtienen unas magníficas vistas de Dambach-la-Ville con los viñedos en primer término. Los aficionados al senderismo deben saber que desde allí parte una ruta que alcanza el castillo de Bernstein. Hay dos circuitos, uno de dos horas y media y el otro, de cuatro.

Anuncio

Sélestat

Hablar de Sélestat es hacerlo del humanismo y de su biblioteca con más de 500 años de historia. En su interior se conservan numerosos manuscritos e incunables de un incalculable valor. Pero Sélestat también está considerada como la ciudad de los abetos de Navidad. Estos árboles aparecen por cada esquina y de hecho presumen de haber sido los inventores de esta tradición. Ni que decir tiene que por ello, Sélestat tiene un ambiente navideño muy activo con varios mercadillos y una cuidada decoración.

Iglesia de San Jorge de Sélestat
Iglesia de San Jorge de Sélestat

Merece la pena admirar la gótica iglesia de San Jorge, que conserva en su interior unas maravillosas vidrieras de los siglos XIV al XVI, y la prioral de la Santa Fe, de origen románico. Sélestat también acoge el museo del Pan de Alsacia donde se muestran las diferentes fases de elaboración de este producto. El edificio del ayuntamiento acogía además un mercadillo solidario donde en una de sus salas había un original concurso de montaje de mesas para las cenas navideñas.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Sélestat? Los aparcamientos gratuitos que hay junto al río Lil (Vauban, Vieux Port y Ladhof) son una buena opción, aunque también se puede aparcar también sin pasar por caja en la avenida que hay junto a la torre de las Brujas.

💡 A tener en cuenta. Sélestat conserva varias torres que servían como puertas de entrada al interior de su desaparecida muralla medieval. La más destacada es la del Reloj, pero también merece la pena contemplar la de las Brujas.

Mulhouse

El motor económico de Alsacia está en la ciudad de Mulhouse, la más importante de la región junto a Estrasburgo y Colmar. Feudo de Federico de Barbarroja y en manos suizas hasta 1798, posee un interesante casco histórico por el que dar un paseo de un par de horas. La plaza de la Reunión es el centro neurálgico de la ciudad y el lugar donde en Navidad se instala un majestuoso mercadillo navideño en el que no falta absolutamente de nada. En el terreno monumental destaca el edificio del Hotel de la Ville (Ayuntamiento) de color rojo y con frescos en su fachada y con una preciosa sala del Consejo que se puede visitar de forma gratuita. La plaza está dominada por la iglesia protestante de Saint-Étienne.

Anuncio
Ayuntamiento de Mulhouse
Ayuntamiento de Mulhouse

En las calles adyacentes también se instalan diferentes mercadillos donde los puestos de comida tienen un papel muy relevante. Por último, los aficionados a los coches tienen una cita obligada en el Museo Nacional del Automóvil, uno de los mejores que se pueden ver a día de hoy en todo el mundo. En un espacio gigantesco se exponen desde los primeros Panhard et Levassor y De Dion-Bouton de finales del siglo XIX hasta Mercedes-Benz, el Rolls-Royce de Chaplin, modelos de Ferrari y Lotus de Fórmula 1 de los años 60 y 70 y una magnífica colección de Bugatti con 121 ejemplares.

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Mulhouse? Para aparcar cerca del casco histórico de Mulhouse es imprescindible pasar por caja salvo que se haga un domingo, día en el que no está activa la zona azul. Nosotros lo dejamos en el aparcamiento que hay junto al parque Salvator. Está a menos de diez minutos caminando de la plaza de la Reunión y suele haber sitios libres.

💡 A tener en cuenta. En Mulhouse convergen a la perfección la tradición y la modernidad. Esta última está representada por las diferentes obras de arte urbano que aparecen en más de medio centenar de fachadas de la ciudad.

Bergueim

Después de visitar los pueblos que llevamos mencionados en esta guía con lo que ver en Alsacia en Navidad, puede que Bergueim cause una pequeña decepción. Por este motivo es totalmente prescindible si cuentas con el tiempo más justo para hacer el viaje. Nos gustó su Porte Haute, principal acceso a la localidad. Hay que tener en cuenta que Bergueim conserva parte de su muralla medieval y algunas de sus torres.

Una de las casas más decoradas de Bergheim
Una de las casas más decoradas de Bergheim

La Grand Rue, principal calle de la villa, y la place du D. Pierde Walter son los puntos donde veremos más casas al puro estilo alsaciano. También conviene desplazarse hasta la iglesia de Notre-Dame de la Assomption junto a la cual se encuentra un jardín medieval pegado a la denominada casa de las brujas. Hay que mencionar que en Bergueim se produjo el lamentable suceso de la quema de las burbujas. Casi medio centenar de mujeres fueron mandadas a la hoguera en los siglos XVI y XVII al ser acusadas de brujería.

Anuncio

CONSEJOS PRÁCTICOS

🚗 ¿Dónde aparcar en Bergueim? Junto a la Porte Haute hay un aparcamiento gratuito dotado de unos baños públicos. No es de los pueblos más populares que ver en Alsacia por lo que será fácil encontrar sitio sin tener que soportar colas o esperas.

💡 A tener en cuenta. Una bonita vista de Bergueim la tenemos por la carretera que conduce hasta Rorschwihr. A medida que subimos podremos divisar la silueta de la localidad detrás de los campos de vides. Una estampa bucólica que en Navidad con los viñedos desprovistos de hojas pierde atractivo, pero que en primavera, verano u otoño resultará muy interesante.

Otras visitas de interés que hacer en Alsacia

Una semana en Alsacia da para mucho. Teniendo en cuenta que se pueden ver entre tres y cuatro pueblos al día (la mayoría no llevan más de un par de horas) sobra tiempo para planificar otras visitas. Nosotros por ejemplo nos desplazamos una mañana hasta la localidad suiza de Basilea. Está a poco más de 45 minutos de Colmar por autovía y en el momento en el que nosotros acudimos no había control fronterizo. Eso sí, hay que desactivar la conexión de datos del móvil ya que en Suiza el roaming es de pago. Para contar con conexión a internet os recomendamos adquirir una de las tarjetas de Holafly. Por un lado tienes la SIM que te llegará a casa en envío urgente y que si la adquieres aquí te beneficias de un 5 por ciento de descuento por ser nuestro lector. Otra opción es la eSIM. En este caso no hace falta la tarjeta física y simplemente recibes un código QR para conectarte al instante. Introduciendo el código VIAJECONPABLO en tu compra también te beneficias del descuento.

Monte de Santa Odilia
Monte de Santa Odilia

Otras visitas que realizamos fueron el reconstruido castillo Haut-Kœnigsbourg, el Monte de Santa Odilia, desde donde se obtienen unas fantásticas vistas de los Vosgos y el campo de concentración de Struthof-Natzweiler donde el corazón de sobrecoge recordando la barbarie nazi en sus barracones, crematorio y vallas perimetrales.

Qué comer en Alsacia

La gastronomía ocupa un lugar muy importante en todos nuestros viajes y en Alsacia no podía ser menos. Hay tres platos que hay que probar sí o sí en un viaje por esta región francesa salvo que seas vegano o vegetariano. En primer lugar está la tarte flambée o flammekueche. Se trata de una especie de pizza (no decir jamás esto delante de un alsaciano porque te correría a gorrazos) con una masa muy fina y a la que se le pone diferentes tipos de queso, cebolla, panceta o champiñones. Quizás la principal diferencia con la pizza italiana es lo delgado de su masa y que no lleva tomate. Nos gustó especialmente la que comimos en Les Chefs d’Oeuvre d’Alsace en Estrasburgo. Su precio se mueve entre los 8,50 y los 12 euros, según los ingredientes.

Anuncio
Tarte flambée o flammekueche
Tarte flambée o flammekueche

Otra receta tradicional alsaciana, que a la postre fue nuestra favorita, es la baeckeoffe. Es un guiso de carne de ternera o cerdo que se realiza en una fuente de barro junto con verduras y todo tipo de especias y vino. Todos los ingredientes se cocinan a fuego lento durante casi un día entero y el resultado es una carne muy tierna, especiada y sabrosa. Nos gustó el que probamos con carne de ternera en el restaurante La Grenouille de Riquewihr. Su precio se mueve entre los 18 y 24 euros.

Baeckeoffe
Baeckeoffe

Los mejores restaurantes para probar los platos típicos alsacianos y más en concreto la baeckeoffe son los ‘winstub’, antiguos clubes vinícolas donde se servía el excedente de la cosecha con platos caseros. En uno de ellos, el D’baecka Ofa Stub de Ribeauvillé, probamos una baeckeoffe con pato (muslo, foie y solomillo) exquisita.

La terna de platos típicos alsacianos lo completa el choucroute (entre 14 y 18 euros). En una base de col hilada fermentada con un sabor un tanto agrio se colocan diferentes carnes como salchichas y panceta. Es un plato contundente y al sabor de la col no agrada a todo el mundo. Nos gustó el que degustamos en el mercado cubierto de Colmar.

Choucroute
Choucroute
Magret de pato
Magret de pato

También son habituales las tartas saladas quiche y otro tipo de preparaciones más habituales en el resto de Francia como el cordon bleu. Por cierto nos encantó el que comimos en un restaurante cercano a Colmar ubicado en la parte superior de un concesionario de vehículos. Curioso cuanto menos. Se llama Le St Cru y también nos sirvió un magret de pato exquisito. Fue sin duda alguna el restaurante donde mejor comimos en nuestro viaje por Alsacia.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Booking.com

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies