Museos de Florencia

Inicio Europa Italia Museos de Florencia

Día 2. Museos de Florencia (Galería Ufizzi. Galería de la Academia). Piazza della Santissima Annunziata. Gran Sinagoga de Florencia. Piazzale Michelangelo. Palacio Pitti.

La segunda jornada amaneció bastante desapacible, aunque nos importó menos porque la íbamos a dedicarla a visitar dos museos de Florencia obligados, la Galería Ufizzi (entrada: 8 euros) y la Academia (6,50 euros). El primero es uno de los más importantes del mundo ya que posee algunas de las principales obras de artistas como Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Botticelli, Raphael, Caravaggio, Rubens y así un largo etcétera. Todo un paraíso para los amantes del arte.

Por su parte, la Galería de la Academia alberga una de las obras más trascedentes de la historia, el David de Miguel Ángel. Merece la pena contemplar durante un buen rato la grandiosa obra del genial artista y hacerle alguna que otra foto aunque, eso sí, con disimulo, ya que está totalmente prohibido, como también lo está captar imágenes en la Galería Ufizzi. Hasta allí se trasladó el David desde la Piazza della Signoria y ese faraónico traslado se explica pormenorizadamente en una de las salas de la Academia. También se pueden contemplar más obras de Miguel Ángel y de otros autores como Botticelli.

David de Miguel Ángel en la Academia museos de Florencia
David de Miguel Ángel en la Academia

David colorido en un patio de la Academia museos de Florencia
David colorido en un patio de la Academia

La Academia es quizás el punto más al norte que se suele visitar en Florencia, aunque nosotros avanzamos un poquito más ya que al lado está la bella Piazza della Santissima Annunziata con la basílica del mismo nombre y el Spedale degli Innocenti, un antiguo orfanato diseñado también por Brunelleschi.

Basilica della Santissima Annunziata Florencia
Basilica della Santissima Annunziata

Spedale degli Innocenti en la Piazza della Santissima Annunziata Florencia
Spedale degli Innocenti en la Piazza della Santissima Annunziata

Caminamos por la Via della Colonna para desviarnos un poco y visitar la Gran Sinagoga de Florencia, otro imponente edificio que alberga también un museo hebraico.

Sinagoga de Florencia
Sinagoga de Florencia

En apenas día y medio habíamos visto casi todo lo imprescindible de Florencia. Un alivio ya que, como apunté al comienzo, el tercer día estaba destinado a conocer Siena y Pisa. Tras la comida ocupamos la tarde para conocer lo que nos esperaba al otro lado del río Arno. Merece la pena acudir hasta la Piazzale Michelangelo, aunque para ello haya que hacer un esfuerzo por la gran cantidad de escaleras que hay que subir. En ella hay otra réplica del David de Miguel Ángel, aunque en esta ocasión en bronce y menos vistosa que la de la Piazza della Signoria. Lo mejor de la plaza es contemplar la vista típica de Florencia. No es aconsejable acudir a este punto de noche, pero sí al atardecer para gozar de una panorámica inolvidable. En nuestro caso la niebla y la lluvia nos chafó el plan, aunque al día siguiente volvimos a ir, esta vez con el coche cuando nos dirigíamos a Siena, y entonces sí pudimos hacer unas hermosas fotos ya que amaneció una jornada muy clara. En la plaza hay una heladería y un restaurante.

Vista de Florencia desde la Piazzale Michelangelo
Vista de Florencia desde la Piazzale Michelangelo

La Santa Croce desde la Piazzale Michelangelo Florencia
La Santa Croce desde la Piazzale Michelangelo

La noche había caído sobre Florencia y la lluvia era incesante, pero no podíamos dejar de volver a cruzar el Ponte Vecchio para dirigirnos al Palacio Pitti. Una pena porque está muy poco iluminado y ni tan siquiera pudimos hacer una fotografía. Tampoco pudimos visitar su interior porque ya estaba cerrado y por ello nos perdimos los impresionantes Jardines de Boboli (entrada del palacio más los jardines: 11,50 euros). Como se suele decir, no está mal dejar algo por ver ya que así hay un motivo para volver.

La tercera jornada por la Toscana la dedicamos a Siena y Pisa, aunque por la noche aprovechamos para hacer otro recorrido por el casco histórico de Florencia (Palazzo Vecchio, Duomo y Ponte Vecchio) para volvernos a quedar anonadados con una ciudad que debería aparecer en el diccionario como una acepción más de la palabra belleza. Un viaje que no se olvida y que recomiendo encarecidamente a todos los lectores. Florencia sorprende y cautiva y, aunque se puede ver sin apreturas en un par de jornadas, te deja con muchas ganas de volver.

Itinerario completo sobre qué ver en Florencia

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies