La senda de Majá Robledo. Las Hurdes más auténticas

Inicio España Extremadura La senda de Majá Robledo. Las Hurdes más auténticas

Senda de Majá Robledo (Casares de las Hurdes. Cáceres). Dificultad: Moderada. Distancia: 16,5 kilómetros (ruta semicircular). Duración: 4 horas 45 minutos aproximadamente


La comarca de Las Hurdes posee un encanto único y desconocido para mucha gente. Normalmente se ve relegada a un segundo plano por otras maravillas de Cáceres como el Valle del Jerte, el Parque Nacional de Monfragüe y el Valle del Ambroz, pero sus espectaculares paisajes merecen situarla al mismo nivel. Desgraciadamente Las Hurdes paso a ser conocida en toda España por el polémico documental “Tierra sin pan” de Luis Buñuel (1933) en el que reflejaba a una comarca deprimida y subdesarrollada. En la actualidad nos encontramos con un enclave que ha sabido aunar tradición y modernidad a la perfección. Cuenta con una amplia red de alojamientos rurales, sus localidades ofrecen todo tipo de servicios y posee una extensa red de senderos y rutas señalizadas. Además, muchos de los pueblos cuentan con piscinas naturales de auténtico ensueño que convierten a esta comarca en un destino obligado durante los meses de verano a pesar de las altas temperaturas que allí se registran. Por si fuera poco, la inaccesibilidad que sufría hace algunos años ha desaparecido y se puede llegar a ella por carreteras más o menos decentes que evitan que el viaje se convierta en una tortura. Ya no hay excusas para no perderse por Las Hurdes porque nadie volverá decepcionado.

Panorámica del valle por el que discurre la senda Majá Robledo
Panorámica del valle por el que discurre la senda

La senda de Majá Robledo, paso a paso

En este post queremos proponer una bonita ruta de senderismo en Las Hurdes que ofrece una idea de los espectaculares parajes que guarda en su bolsillo la comarca. Se trata de la senda de Majá Robledo que nos llevará hasta la presa del mismo nombre desde la localidad de Casares de Las Hurdes. Aunque el trayecto oficial es lineal, y por lo tanto hay que regresar por el mismo camino de la ida, nosotros hicimos una pequeña variación a la vuelta para que se convirtiera en semicircular. De esta manera se reducía la dureza y se disfrutaba de unos paisajes diferentes.

Aunque se trata de una senda oficial señalizada, en algunos puntos la ausencia de hitos u otro tipo de marcas en los cruces de caminos puede llevar a confusión. Es una asignatura pendiente ya que, como ocurre con otras rutas, es absurdo colocar señalizaciones cuando no existe ninguna pérdida y sin embargo olvidarse de ellas cuando de verdad sí hay alguna duda.

El espectáculo del cerezo en flor en Las Hurdes

Los meses ideales para completar esta recorrido son los de otoño, primavera e incluso invierno, puesto que en verano el fuerte calor que se registra será un enemigo incómodo. Pero si hay un momento ideal para hacerla es durante la floración del cerezo (entre marzo y abril, dependiendo del año). Aunque la comarca no cuenta con extensos campos de este frutal como ocurre en el Jerte, sí que podemos ver algunas plantaciones que dan un colorido especial a la ruta. El blanco de su flor y el aroma que desprende es un auténtico espectáculo para los sentidos.

Campo ce cerezos junto a Casares de Las Hurdes
Campo ce cerezos junto a Casares de Las Hurdes

Flor del cerezo
Flor del cerezo

Heras, inicio de la senda de Majá Robledo

La senda de Majá Robledo arranca en la alquería de Heras, perteneciente a Casares de Las Hurdes. Para ello hay que desplazarse por la CCV-55 hasta las piscinas municipales de Casares, justo al lado de un gran puente sobre el río Hurdano. En esa zona se encuentran también los apartamentos rurales Aldea La Cabachuela. Justo enfrente sale una pista que no tiene pérdida ya que en su inicio aparece un panel informativo con el perfil de la ruta. Allí comenzaremos el recorrido entre campos de cerezos y sin perder de vista a nuestra derecha del río Hurdano y las viviendas de Casares de las Hurdes. Existe algún cruce de caminos con ausencia de señalización, pero nosotros seguiremos por la misma pista siempre en paralelo al río.

Hitos que veremos a lo largo de la senda de Majá Robledo
Hitos que veremos a lo largo de la senda de Majá Robledo

Senda de Majá Robledo en su tramo inicial
Senda de Majá Robledo en su tramo inicial

Vista de la alquería de Huetre

A la altura del kilómetro 2, la pista hace un recodo en el que parece que nos alejamos del Hurdano, pero unos metros más adelante volvemos a divisarlo. También en ese punto comenzaremos a ver la alquería de Huetre, que también pertenece a Casares de las Hurdes. Precisamente en el kilómetro 3 habrá que estar muy atentos porque se abandona la pista para tomar un sendero a nuestra izquierda. De lo contrario acabemos en Huetre. El sendero del que hablo está señalizado y aparece unos metros antes de un pequeño puente sobre el río Hurdano que podremos divisar. Conviene recordar que nosotros siempre deberemos seguir la señalización que nos indica a la Presa de Majá Robledo, que es el objetivo del recorrido.

Vista del valle de Casares de Las Hurdes
Vista del valle de Casares de Las Hurdes

Descenso hasta un valle repleto de cerezos

En este momento comienza la parte más bella del recorrido ya que el sendero se va adentrando en el paisaje de Las Hurdes. La vegetación no destaca y sólo podremos ver matorrales bajos, pero eso no impide que las vistas comiencen a ser de verdadero ensueño. A la altura del kilómetro 4 podremos hacer un receso en un pequeño mirador antes de comenzar el descenso hasta el valle en el que transcurre encajonado el río Hurdano. Cruzaremos primero el arroyo de Fuente Fría por un moderno puente de madera en una zona digna de postal en la que se mezclan algunos cerezos, el río y unas paredes montañosas de tonalidad verde. Merece la pena perder unos instantes en este remanso de paz. Menos de un kilómetro después volveremos a atravesar otro puente de madera, esta vez sobre el río Hurdano antes de afrontar el tramo más duro de la ruta, el de la subida hasta el Mirador de la Pregonera.

Puente sobre el arroyo de Fuente Fría senda Majá Robledo
Puente sobre el arroyo de Fuente Fría

Vista del puente sobre el río Hurdano. Tras atravesarlo comenzará el tramo más duro de la ruta
Vista del puente sobre el río Hurdano. Tras atravesarlo comenzará el tramo más duro de la ruta

Tramo más duro de la senda de Majá Robledo
Tramo más duro de la senda de Majá Robledo

Mirador de la Pregonera

Se trata de poco más de un kilómetro de dura ascensión por un sendero en buen estado que trascurrirá durante algunos minutos por un frondoso bosque de pinos. La dificultad es grande pero la recompensa que nos espera en lo alto bien merece la pena el esfuerzo. En el Mirador de la Pregonera podremos descansar en unos bancos de madera mientras se observa el paisaje de Las Hurdes en su plenitud. Un auténtico capricho de la naturaleza. Ante nuestros ojos se alza imponente un macizo montañoso teñido de diversas tonalidades de verde que bien parece un decorado de una película de Hollywood hecho con ordenador. Una vista única a la que, en época de lluvias, se une la del chorro de El Ceño.

Vistas desde el mirador del Ceño
Vistas desde el mirador de La Pregonera

Nieve en la Sierra de Gredos vista desde el Mirador del Ceño
Nieve en la Sierra de Gredos vista desde el Mirador de La Pregonera

Rumbo a la presa de Majá Robledo

Tras disfrutar de las vistas del Mirador de La Pregonera, subiremos unos metros más hasta llegar a una pista que nos anunciará la parte final del recorrido. La tomaremos a nuestra izquierda para afrontar los últimos dos kilómetros de la senda para llegar a la presa de Majá Robledo. Se trata de un trayecto muy cómodo sin ningún tipo de desnivel que se agradecerá tras el esfuerzo de la subida anterior.

Pista que nos conducirá a la presa de Majá Robledo durante dos kilómetros
Pista que nos conducirá a la presa de Majá Robledo durante dos kilómetros

En la presa encontraremos una pequeña piscina al lado de un merendero en el que se puede reponer fuerzas con las viandas que hayamos metido en la mochila. Majá Robledo surte de agua potable a la comarca y es una bonita presa de agua cristalina que da una mayor belleza al entorno.

Presa de Majá Robledo
Presa de Majá Robledo

Regreso por Huetre

Tras la comida toca deshacer lo andado y para ello regresaremos por la pista hasta el Mirador de La Pregonera. Allí, en lugar de volver por el camino de vuelta, podemos seguir por la pista en dirección Huetre. De esta manera evitaremos el tramo más duro del recorrido y así cambiaremos un poco de aires. Continuaremos por la pista un par de kilómetros hasta un punto en el que deberemos tomar un sendero a nuestra derecha que nos conducirá hasta la alquería de Huetre. Está señalizado con unos hitos de madera en color blanco y verde oscuro. Para más señas, este sendero aparece unos metros después de que a nuestra izquierda salga un desvío hacia una zona de grabados rupestres.

Senda de descenso a Huetre marcadas con estacas con los colores verde y blanco
Senda de descenso a Huetre marcadas con estacas con los colores verde y blanco

Vista de la alquería de Huetre
Vista de la alquería de Huetre

El sendero bajará pronunciadamente y sin pérdida alguna hasta las primeras casas de Huetre. Nosotros no entraremos en su casco urbano y seguiremos hacia el río Hurdano hasta enlazar con la pista del comienzo en dirección Casares de Las Hurdes. Los últimos tres kilómetros los haremos cómodamente por el camino inicial y de esta forma habremos convertido la senda de Majá Robledo en semicircular.

Visita al Mirador de las Carrascas para completar la jornada

Para rematar la jornada podemos dar una vuelta por la localidad de Casares de Las Hurdes donde destaca su campanario separado de la ermita a la que corresponde. Además, se puede acudir hasta el Mirador de las Carrascas que nos ofrecerá otra bella panorámica de la comarca cacereña. Para ello tendremos que circular por la CCV-55 hasta el límite provincial con Salamanca y tomar la carretera que aparece a la derecha en dirección Ríomalo de Arriba y Las Mestas. A medio camino vernos a nuestra izquierda al acceso al mirador.

Vista desde el Mirador de las Carrascas
Vista desde el Mirador de las Carrascas

Una bella ruta de senderismo por Las Hurdes que adquiere un mayor atractivo con el cerezo en flor y que es un buen ejemplo de lo mucho y bueno que ofrece esta comarca extremeña. Un paraíso natural en toda regla para perderse, desconectar y sentirse libre.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

5 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias. La verdad es que esta ruta sirve para hacerse una buena idea de la belleza de Las Hurdes. He leído en tu página la leyenda del Charco de la Serpiente y me parece muy bonita e interesante. Me lo apuntaré para visitarlo en una época en la que haya habido bastantes lluvias.

  2. No entendemos cómo los responsables de colocar las señalizaciones en la diferentes rutas de senderismo por la comarca de Lah Júrdih no emplean el dialecto hablado en la zona, que se emparenta con el antiguo astur-leonés. Castellanizar los nombres de los parajes es todo un error lingüístico. Si el pueblo jurdano habla una variedad del astur-leonés, hay que respetar este dialecto, al igual que se hace en otras comarcas de Asturias o de Cantabria, por poner dos ejemplos. Para que no se pierda el habla de Lah Júrdih, es preciso no avergonzarse de ella y difundirla a lo largo y ancho de la comarca. ¡Salud!

    • Totalmente de acuerdo, creo que es una forma de riqueza lingüística y de defensa de la tradición mantener los denominaciones en el dialecto que aún se puede escuchar por la zona. Las Hurdes es una comarca que, por desgracia, ha tenido muchos estigmas inmerecidos, pero ahora debe explotar al máximo todo su potencial que es mucho y muy bueno. Un saludo.

  3. Preciosos y muy buen reportaje pero me gustaría comentarle, que lo que llama “Mirador del Ceño”, es el “Mirador de La Pregonera”; otra cosa es que desde este mirador se pueda ver el Chorro de “El Ceño”.

    • Muchas gracias por vuestro comentario. La verdad es que pensábamos que se trataba del Mirador del Ceño, pero os agradecemos el apunte para corregirlo de inmediato y que la información sea precisa. Nos encantó la zona y seguro que volveremos por allí. Un saludo afectuoso

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies