Salamanca en San Valentín, una ciudad para vosotros

Inicio España Castilla y León Salamanca en San Valentín, una ciudad para vosotros

Una calle empedrada, la tenue luz de un farol iluminando con recato la oscuridad, una piedra dorada como telón de fondo y un manto de estrellas abrigando la noche cerrada. No es un decorado de película ni un paraje lejano. Es Salamanca. Podría ser una calle cualquiera del centro histórico. Compañía, Serranos, Libreros, Tostado o Silencio. Da lo mismo. Solo hay que dejar que el sol se marche, la piedra de Villamayor cambie de tonalidad como por arte de magia y el silencio se apodere del entramado de calles que configuran uno de los cascos antiguos más bellos del mundo. En ese mismo instante, tenéis una ciudad para vosotros. A vuestra entera disposición. ¿Puede haber algo más romántico? Por supuesto que no. Así es Salamanca en San Valentín y todos los días del año.

Calle Libreros con la Clerecía al fondo Salamanca
Calle Libreros con la Clerecía al fondo

San Valentín es el momento idóneo para realizar esa escapada a Salamanca que aúne romanticismo y sosiego. De la mano de Weekendesk se pueden encontrar ofertas de lo más seductoras para vivir un fin de semana diferente en el que se avive la llama del amor

Cuando se habla de rincones románticos en Salamanca las miradas se dirigen automáticamente al huerto de Calixto y Melibea. Al igual que Verona presume con orgullo de ser el escenario que eligió Shakespeare para ambientar “Romeo y Julieta”, Salamanca puede hacer lo propio con la versión castellana de esta eterna historia de amor y muerte. Fernando de Rojas se decantó por la capital del Tormes para que Calixto y Melibea vivieran su particular tragicomedia en “La Celestina”. Hoy el huerto que lleva su nombre recibe a enamorados de todas las edades para intercambiar confidencias, besos y caricias. No es ni mucho menos el lugar más romántico de Salamanca, pero su simbolismo es indudable. Hasta el pozo que decora el parque ha caído rehén de los novios que quieren simbolizar la fortaleza de su pasión con un candado.

La calle Arcediano une el Patio Chico con el huerto de Calixto y Melibea Salamanca San Valentín
La calle Arcediano une el Patio Chico con el huerto de Calixto y Melibea

Escultura de La Celestina en el huerto de Calixto y Melibea Salamanca San Valentín
Escultura de La Celestina en el huerto de Calixto y Melibea

La Catedral desde el huerto de Calixto y Melibea Salamanca San Valentín
La Catedral desde el huerto de Calixto y Melibea

Salamanca, en clave romántica

La visita al huerto de Calixto y Melibea, antes de que caiga la noche, puede servir de aperitivo de lo que vendrá después. Porque no existe nada mejor que contemplar el atardecer cerca de las estrellas. En Salamanca, a falta de edificios mastodónticos, la proximidad al cielo se logra en las torres de la Clerecía y de la Catedral. Las muestras Scala Coeli e Ieronimus permiten acariciar el firmamento mientras Salamanca aparece ante nuestros ojos de una sola vez. En el caso de Scala Coeli el último acceso es a las 17:15 horas y en Ieronimus, a las 17:00 horas. Momento ideal para que la visita sea acompañada de un atardecer para el recuerdo. Las tonalidades anaranjadas del cielo anuncian que es el momento de subir el telón de la noche y encender las luces. Como si de un espectáculo de Broadway se tratase, la envidiable iluminación de Salamanca resalta la suculenta belleza del casco histórico. Romanticismo en estado puro.

Una de las torres de la Clerecía desde Scala Coeli Salamanca San Valentín
Una de las torres de la Clerecía desde Scala Coeli

El patio de la Universidad Pontificia desde Scala Coeli Salamanca San Valentín
El patio de la Universidad Pontificia desde Scala Coeli

Casa de las Conchas Salamanca San Valentín
Casa de las Conchas

Mientras la noche salmantina empieza a hervir en las zonas de fiesta por excelencia como la Gran Vía, Varillas y Bordadores, algo extraordinario sucede en sus calles más añejas. La pareja de enamorados que visite Salamanca tiene ante sí un regalo único. La ciudad, generosa como pocas, se pone a su entera disposición. Apenas habrá un puñado de personas recorriendo estas localizaciones de cine a modo de figurantes de esta apasionante historia de amor. Libreros, Calderón de la Barca, plaza de Juan XXIII, Tentenecio, Gibraltar y Patio Chico. Este es el itinerario de uno de los planos secuencia de la película. Hay que caminar de forma pausada, mezclando las miradas cómplices de pasión con el disfrute de un decorado que parece de cartón piedra, pero que es real como la vida misma.

Calle Palominos con la Clerecía al fondo Salamanca San Valentín
Calle Palominos con la Clerecía al fondo

Tentenecio y sus vistas de la Catedral Salamanca San Valentín
Tentenecio y sus vistas de la Catedral

Patio Chico, en la soledad de la noche Salamanca San Valentín
Patio Chico, en la soledad de la noche

La noche también es para contemplar las mejores vistas de Salamanca desde el otro lado del Tormes. Es suficiente con cruzar el Puente Romano y caminar por la ribera del río hasta el puente Enrique Estevan. Un paseo breve, pero muy íntimo, donde la espectacular iluminación de la Catedral será la estrella polar que guíe el camino.

Catedral, puente Enrique Estevan y, a la derecha, la iglesia de San Esteban vistas de Salamanca
Catedral, puente Enrique Estevan y, a la derecha, la iglesia de San Esteban

Pero si de vistas hablamos, un lugar que pasa desapercibido para el turista, pero que posee un magnetismo singular, es la plazoleta que hay en la calle Peñuelas de San Blas. Sentarse en uno de sus muros mientras se divisa la Catedral, la Clerecía y la Universidad Pontificia pintadas al oleo en el cuadro de la noche, es uno de los lujos gratuitos que brinda la ciudad. En este lugar la soledad está garantizada.

Rúa Mayor, otra calle que cuando llega la noche se muestra más íntima Salamanca San Valentín
Rúa Mayor, otra calle que cuando llega la noche se muestra más íntima

Solitaria calle Serranos Salamanca San Valentín
Solitaria calle Serranos

La Clerecía, la Universidad Pontificia y la Catedral desde la calle Peñuelas de San Blas Salamanca San Valentín
La Clerecía, la Universidad Pontificia y la Catedral desde la calle Peñuelas de San Blas

El amor en una escapada a Salamanca en San Valentín también puede ser sinónimo de recogimiento. El que aportan lugares casi místicos donde se puede amar, rezar, meditar y desconectar. El claustro del Convento de las Dueñas, el Patio de Escuelas, la sala del Cielo de Salamanca o los jardines de la sala de exposiciones de Santo Domingo aportan esa paz que es perfectamente sinónimo de romanticismo. Porque en una sociedad actual donde las agujas del reloj se mueven vertiginosamente y apenas hay tiempo para lanzar un “te quiero” que salga de los labios y no del globo del WhatsApp, Salamanca es un reencuentro con la esencia. La ciudad del Tormes reivindica el amor verdadero, el de los largos paseos sin mirar el móvil donde solo haya dos protagonistas y no exista nadie más. Salamanca lo pone fácil, como si extendiera una alfombra roja al paso de los enamorados. San Valentín es el momento que estabais esperando para conocerla. No hay excusas.

Iglesia de San Esteban y su espectacular iluminación Salamanca San Valentín
Iglesia de San Esteban y su espectacular iluminación

Vista de la calle Compañía Salamanca San Valentín
Vista de la calle Compañía

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

24 COMENTARIOS

  1. Yo estuve hace unos años allí unos días con mi pareja, primero en Diciembre y un tiempo después, este año, en julio de vuelta de vacaciones por el sur y he de decir que tanto en invierno como en verano, con o sin ambiente universitariola ciudad tiene algo mágico y yo pasé allí días muy románticos por el jardín de Calixto y Melibea por ejemplo. Estoy segura que no será la última vez que volvamos…

    • Gracias por tu comentario Sandra. Nos alegramos mucho de que te gustara Salamanca y quieras repetir. Aunque el huerto de Calixto y Melibea es el rincón romántico más famoso, también te aconsejo perderte por la noche por las calles del centro histórico como Serranos, Tentenecio, Libreros… Y especialmente te recomiendo acercarte hasta la calle Peñuelas de San Blas para disfrutar de una de las mejores vistas de Salamanca en total soledad. Un saludo.

  2. Salamanca es de esas ciudades que enamoran, no podemos pasar cerca sin detenernos, aunque sólo sea para pasear un rato.
    A cualquier hora del día muestra su belleza, pero a mi cuando más me gusta es por la noche, con esa iluminación que le dota de un halo de misterio y romanticismo.

    • Muchas gracias por tus palabras Mar. Es cierto que de noche Salamanca enamora mucho más. La ciudad tiene una de las mejores iluminaciones de todo el mundo y eso da un valor añadido a un recorrido por el casco histórico. Un saludo.

  3. un artículo fantástico y una ciudad preciosa que me encantaría conocer junto a mi pareja…me encanta y me vendría genial!!, os sigo, me gusta y comparto públicamente!!..gracias por el sorteo!! 😉 #Salamanca #lovemycity #ViajeConPablo

    • Muchas gracias por tus palabras Laura. Ojalá haya suerte para que los seguidores del blog podáis optar a esa tarjeta de regalo de 100 euros. Un saludo.

  4. #lovemycity #Salamanca me apunto! me viene de lujo! me gusta y comparto. gracias por la oportunidad de ganarlo!..sería fantástico disfrutar de esta experiencia con mi novia y poder visitar y conocer esta gran ciudad. El artículo súper currado..ojalá ganemos!

    • Muchas gracias Ricardo. Si aún no conocéis Salamanca, espero que pronto lo podáis hacer y recorrer todos esos rincones que figuran en el artículo para avivar aún más la llama del amor y de la pasión. Un saludo.

    • Gracias Consuelo. Ojalá Salamanca pueda resultar vencedora, porque si es así el blog tendrá la oportunidad de sortear entre sus seguidores la tarjeta regalo de 100 euros. Vamos de momento por el buen camino. Saludos.

  5. un artículo estupendo, muy completo con imágenes preciosas. …pedazo de sorteo! #Salamanca participo! gracias! nos gustaría muchisimo conocerla a mi mujer y a mí,. seguidor de la página, me gusta y comparto #lovemycity #VIajeconPablo

    • Muchas gracias Luis. El mérito de las imágenes lo tiene Salamanca por ser tan fotogénica. Esperemos que haya suerte. Un saludo.

    • Cierto, es un pecado pero estáis a tiempo de enmendarlo jeje. Seguro que San Valentín es un momento perfecto, pero en cualquier otra época del año también. Aquí tenéis unos guías si lo necesitáis. Un saludo y gracias por el apoyo

  6. Como salmantino estoy muy orgulloso de este artículo, porque nuestra ciudad no tiene nada que envidiar a otras que tienen la “etiqueta” de románticas como Venecia, Florencia, Viena o Praga. Creo que debemos estar orgullosos de los rincones románticos que tiene Salamanca. Algunos de ellos no los conocía como el mirador de Peñuelas de San Blas. Un saludo.

    • Muchas gracias por tus palabras Joaquín. Tienes toda la razón, los salmantinos y los españoles en general tenemos que estar muy orgullosos de contar con una ciudad como Salamanca que no tiene nada que envidiar a las que has comentado y que es admirada en todo el mundo. Saludos.

    • Totalmente de acuerdo Cris. Comprendo perfectamente esa sensación porque nosotros, aún siendo salmantinos y viendo sus maravillas casi todos los días, nunca nos cansamos de pasear por el casco histórico. Saludos y gracias.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies