El Paseo de la Fama de Hollywood, un recorrido de cine

Inicio América Estados Unidos El Paseo de la Fama de Hollywood, un recorrido de cine

Aunque decepciona y maravilla a partes iguales, el Paseo de la Fama de Hollywood es una parada obligada en un viaje a Los Ángeles para poner los pies en algunos de los lugares más sagrados del séptimo arte

Un viaje a la costa oeste de Estados Unidos, y más concretamente a la ciudad de Los Ángeles, debe incluir una visita al Paseo de la Fama de Hollywood. Es sin duda el principal reclamo turístico de esta zona y un lugar que normalmente genera cierta decepción. El glamur de una calle que tantas veces hemos visto en televisión se reduce sensiblemente cuando ponemos nuestros pies en ella. El Paseo de la Fama no es más que una calle normal y corriente repleta de estrellas en sus aceras y por donde los vehículos circulan con total normalidad por la calzada. Tiendas, teatros y un sinfín de artistas callejeros vestidos como Batman, Jack Sparrow, Marilyn, Elvis o Superman es el decorado de este lugar. Eso y un gran número de turistas, muchos de ellos de otras  partes de EEUU, que intentan inmortalizar las estrellas de sus personajes favoritos.

Hollywood Boulevard
Hollywood Boulevard

Dos artistas callejeros vestidos como Johnny Depp en "Charlie y la fábrica de chocolate" y Marilyn Paseo de la Fama de Hollywood
Dos artistas callejeros vestidos como Johnny Depp en “Charlie y la fábrica de chocolate” y Marilyn

Personalmente el Paseo de la Fama de Hollywood no es un lugar que me quede en la retina por ser de los más espectaculares que haya visto. Está bien conocerlo, pero no te cambia la vida. En mi caso me pudo impresionar algo más puesto que el viaje que realice con mi amigo Javier a Los Ángeles allá por el año 2007 fue el primero que hice fuera de España. Encontrarte de repente en EEUU, y más concretamente en una ciudad donde los tópicos y las típicas imágenes de las películas son reales, no te deja ni mucho menos indiferente. Cuando años más tarde viajé a Nueva York, te das cuenta de que ese escenario hollywoodense es similar, aunque son dos ciudades totalmente diferentes. Por explicarlo llanamente, mientras la Gran Manzana se extiende a lo alto, Los Ángeles lo hace a lo ancho (salvo su distrito financiero donde se concentran los rascacielos). El condado angelino está esparcido a lo largo de un territorio muy amplio y compuesto por numerosas ciudades. La mejor manera de recorrerlo es con un vehículo de alquiler. Mientras en Nueva York el Metro es el principal aliado, en su colega del oeste pasa todo lo contrario. La red de transporte público deja mucho que desear y las distancias tan grandes entre unos puntos y otros hacen imposible ir caminando. Por tanto, y aprovechando un buen entramado de carreteras, el alquiler de un vehículo es la decisión más acertada para descubrir Los Ángeles.

En nuestro caso nos alojamos en la ciudad de Santa Mónica, famosa por sus playas y agradable clima y por acoger el rodaje de una de las series más famosas de la historia de la televisión, “Los vigilantes de la playa”. Desde Santa Mónica hasta Hollywood Boulevard, la calle donde está en el Paseo de la Fama, hay 30 minutos en coche. No es complicado aparcar allí, aunque para ello hay que pasar por caja en uno de los parquímetros estadounidense que tantas veces hemos visto en las películas. Hay uno por cada plaza de aparcamiento.

Vista de una acera del Paseo de la Fama de Hollywood
Vista de una acera del Paseo de la Fama de Hollywood

Una vez que hemos dejado el coche a buen recaudo solo quede caminar por el Paseo de la Fama y no perder detalle de todo lo que se ve a un lado y otro de la calle. En el suelo se suceden las estrellas de cinco puntas con los nombres más importantes del cine, la música, la televisión, la radio y el teatro. Para cada una de estas disciplinas hay un símbolo (cámara de cine, gramófono, televisor, micrófono y máscara teatral). En total son más de 2.000 estrellas, por lo que es una locura fijarse en todas ellas, entre otras cosas porque si se camina continuamente mirando hacia abajo podemos acabar con dolor de cuello o colisionando con otro viandante.

Preparando una de las estrellas Paseo de la Fama de Hollywood
Preparando una de las estrellas

Estrella de Ingrid Bergman Paseo de la Fama de Hollywood
Estrella de Ingrid Bergman

Estrella de Bugs Bunny Paseo de la Fama de Hollywood
Estrella de Bugs Bunny

Estrella conmemorativa de la llegada del hombre a la Luna en el Apollo XI Paseo de la Fama de Hollywood
Estrella conmemorativa de la llegada del hombre a la Luna en el Apollo XI

A los españoles siempre nos hace ilusión presumir de compatriotas en Hollywood y es casi obligado fotografiar las estrellas dedicadas a Julio Iglesias, Antonio Banderas y Plácido Domingo. Después de nuestro viaje a Los Ángeles en 2007, los actores Penélope Cruz y Javier Bardem fueron homenajeados con su rinconcito en el Paseo de la Fama. Personalmente, y por la admiración que le proceso, posé orgulloso junto a la estrella del gran Julio Iglesias, el primer español que tuvo el honor de contar con este reconocimiento en Hollywood allá por 1985.

Estrella del gran Julio Iglesias Paseo de la Fama de Hollywood
Estrella del gran Julio Iglesias

Entre estrella y estrella también hay que fijarse en más cosas, ya que se pasa por delante de locales míticos como el Studio Café o por impresionantes edificios como el de Capitol Records, una de las discográficas más señeras de todo el mundo. También llama la atención la sede de la asociación independiente American Cinematheque y el museo dedicado al Libro Guinnes de los Récords, algo que demuestra que el recorrido por Hollywood Boulevard también tiene un componente “friki”.

Studio Cafe Paseo de la Fama de Hollywood
Studio Cafe

Sede del American Cinematheque Paseo de la Fama de Hollywood
Sede del American Cinematheque

Edificio de Capitol Records Paseo de la Fama de Hollywood
Edificio de Capitol Records

Guinness Museum Paseo de la Fama de Hollywood
Guinness Museum

Pero el Paseo de la Fama también son tiendas de todo tipo que intentan cautivar a los miles de turistas que lo visitan cada día. Ropa, recuerdos, complementos, etc. Especialmente llamativo es el centro de ocio Hollywood and Highland, donde merece la pena darse una pequeña vuelta para comprobar el curioso diseño de un lugar 100% americano. En la parte alta de este complejo es posible disfrutar de las vistas del famoso cartel de Hollywood con sus letras gigantes. Incluso hay algún catalejo turístico de pago para poder verlo más cerca. En nuestro caso no pudimos divisarlo todo lo bien que queríamos puesto que estaba atardeciendo. Por este motivo regresamos al día siguiente, como explicaré al final del post, para ver el cartel lo más cerca posible desde un lugar privilegiado y muy poco transitado.

Centro de ocio Hollywood and Highland
Centro de ocio Hollywood and Highland

Vista del centro de ocio Hollywood and Highland
Vista del centro de ocio Hollywood and Highland

Pero si por algo es conocido Hollywood and Highland es por albergar dos de los edificios más conocidos de este distrito de Los Ángeles, el Teatro Chino de Grauman y el Teatro Kodak (hoy llamado Dolby por el cambio de patrocinador). El primero de ellos simula una enorme pagoda y en su fachada está representado un imponente dragón. Es uno de los lugares más visitados de Hollywood, puesto que en la entrada del edificio están recogidas en baldosas las huellas de pies y manos de multitud de artistas, muchas de las cuales tienen una estrella en el Paseo de la Fama. Como curiosidad hay que decir que el Teatro Chino acogió los premios Óscar en los años 1944 y 1946.

Teatro Chino Paseo de la Fama de Hollywood
Teatro Chino

Huellas de Sophia Loren Paseo de la Fama de Hollywood
Huellas de Sophia Loren

Huellas de Mel Gibson Paseo de la Fama de Hollywood
Huellas de Mel Gibson

Huellas de los actores de la saga "Harry Potter" Paseo de la Fama de Hollywood
Huellas de los actores de la saga “Harry Potter”

El recinto que actualmente alberga los Premios de la Academia hollywoodense es el Dolby Theatre (anteriormente Teatro Kodak). La imagen que os presento en este blog de viajes es de 2007, por lo tanto anterior a 2012 fecha en la que se produjo el cambio de nombre por la bancarrota que sufrió Kodak. Es emocionante estar a las puertas del lugar en el que cada año entran todas las estrellas del celuloide a través de la alfombra roja más conocida del mundo.

Kodak Theatre, hoy Dolby Theatre Paseo de la Fama de Hollywood
Kodak Theatre, hoy Dolby Theatre

La noche cayó sobre Hollywood Boulevard y los luminosos de algunas tiendas y teatros se encendieron para darle un toque que, ni de lejos, llega al de Broadway en Nueva York. El más espectacular, el luminoso del Teatro El Capitán, que por aquel entonces estaba programando “El libro de la selva”. Cuando llega la noche la atmósfera del Paseo de la Fama cambia por completo. Los turistas desaparecen, entran en escena las limusinas que transportan a algunos privilegiados a las fiestas más selectas e incluso el ambiente se torna chabacano y barriobajero al ver como algunas prostitutas saltan a las aceras en busca de clientela.

Teatro el Capitán Paseo de la Fama de Hollywood
Teatro el Capitán

Music Box Theatre Paseo de la Fama de Hollywood
Music Box Theatre

Una de las limusinas que se pueden ver Paseo de la Fama de Hollywood
Una de las limusinas que se pueden ver

Como nos habíamos quedado con ganas de ver el cartel con las letras de Hollywood más de cerca, al día siguiente volvimos para acercarnos con el coche lo máximo posible. Nos costó Dios y ayuda, porque la subida a la colina donde está colocado obliga a pasar por un laberinto de calles que discurren entre impresionantes mansiones. Al final hay que transitar por un camino en el que no queda más remedio que hacer algo de senderismo para acercarse lo máximo posible. La dirección que podéis introducir en el GPS para llegar es 6084 Mulholland Hwy, Los Angeles, CA, EE. UU. Ese punto es el más recomendable para tomar las mejores fotografías. Nosotros subimos un poco más aunque hay un momento en el que unas vallas te impiden el paso, por lo que si alguno quería colgarse de una letra que sepa que es imposible y además está prohibido.

Cartel de Hollywood desde lo máximo que nos acercamos
Cartel de Hollywood desde lo máximo que nos acercamos

Otra vista de las letras del cartel de Hollywood
Otra vista de las letras del cartel de Hollywood

Al margen del significado el cartel, el lugar en el que está ubicado carece por completo de glamour. Es una colina con poca vegetación y casi desértica que tiene la parte positiva de permitir obtener unas buenas vistas de la ciudad de Los Ángeles.

Hasta aquí un recorrido muy cinematográfico que no puede faltar en el viaje a la gran ciudad de la costa oeste norteamericana y que brinda la posibilidad de poner los pies en un lugar que hemos visto infinidad de veces en la televisión.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies