Islandia en una semana con el mejor aliado para una experiencia salvaje

Inicio Europa Islandia Islandia en una semana con el mejor aliado para una experiencia salvaje

Islandia es sólo apta para apasionados de la naturaleza. Enfervorizados del planeta tierra. Viciosos del aire libre. El contacto es casi permanente. El 90 por ciento del tiempo que se pasa en el país no hay atisbo de techos, calefacciones, sofás confortables, ni restaurantes. Ni falta que hace. Es la incomodidad más cómoda. En ningún sitio como en Islandia el viento es tan reparador. La lluvia ni te inmuta. El frío es pura anécdota. Y el sol es un invitado tímido que regala arcoíris inolvidables. Nada importa. Lo único relevante son las cascadas, los glaciares, los cráteres, las montañas con formas imposibles, los géiseres, las aguas termales, las auroras

Cascada de Gullfoss Islandia en una semana
Cascada de Gullfoss
Hielo en el lago Jökulsarlon
Hielo en el lago Jökulsarlon

Teniendo ese contacto pleno durante casi todo el día. Mirando del tú a tú a la naturaleza. ¿Por qué no extenderlo a las 24 horas? No se nos ocurre mejor lugar en el mundo que Islandia para que la experiencia sea cien por cien salvaje. ¿Y eso cómo se logra? Muy sencillo. Con la herramienta que, además de llevarte de un lado a otro, te permita dormir bajo la luz de las estrellas sin pasar frío. Despertar cada mañana con un paisaje diferente. Cocinar una sopa caliente mientras las nubes permiten vislumbrar una aurora. Para vivir algo que nunca antes habíamos vivido, decidimos que durante nuestro viaje a Islandia en una semana nuestra casa y coche fueran lo mismo. Una furgoneta camperizada. Una camper de la empresa CampEasy donde no faltó ni un detalle. Un aliado para que todo fuera más inolvidable aún.

Descansando con nuestra furgo durante nuestro viaje a Islandia en una semana
Descansando con nuestra furgo durante nuestro viaje a Islandia en una semana

Ruta por el sur de Islandia en una semana

Sí, una semana en Islandia es poco. Muy poco. Lo ideal es viajar durante, al menos, diez días. De esta manera se puede hacer un recorrido circular. Hacer la conocida Ring Road (carretera principal que circunda el país) haciendo paradas en los puntos imprescindibles. Como les sucederá a muchas personas, nosotros sólo tuvimos una semana en el mes de octubre de 2018. Y es mejor pegarle un pequeño mordisco a Islandia, que quedarse con hambre. Por eso decidimos limitar nuestro itinerario al sur del país. Salvo los espectaculares fiordos del norte, el resto de alicientes de Islandia están reflejados en el recorrido. No se puede pedir más.

Pequeña cascada vista desde la furgo
Pequeña cascada vista desde la furgo

Itinerario de nuestro viaje a Islandia en siete días

  • Día 1. Reikiavik (iglesia Hallgrímskirkja. Laugavegur (calle comercial, la más antigua de la capital de Islandia). City Hall y Lago Tjörnin. Domkirken (catedral luterana),. Old Harbour (puerto viejo con restaurantes de pescado y puestos de las excursiones), Kolaportid. Harpa Concert Hall. Monumento al Viajero del Sol. Perlan). Lago Kleifarvatn. Área geotermal de Seltún. Blue Lagoon.
  • Día 2. Parque Nacional de Thingvellir. Geysir. Cascada de Gullfoss. Cascada Seljalandsfoss.
  • Día 3. (Marcado por la fuerte lluvia). Cascada Skógafoss. Visita a la ciudad de Vik.
  • Día 4. Parque Nacional Skaftafel (ruta hasta la cascada Svartifoss y ruta hasta el glaciar Skaftafellsjökull). Lago Jökulsarlon. Lago Fjallsárlón.
  • Día 5. Caminata por el glaciar Virkisjökull. Orustuhóll. Columnas basálticas de Dverghamrar.
  • Cañón Fjaðrárgljúfur. Faro de Dyrhólaey. Playa Black Sand.
  • Día 6. Ruta hasta el avión DC-3 estrellado. Granja tradicional Drangurinn. Cráter Kerid. Faro Gardour.
  • Día 7. Ruta por la zona termal de Reykjadalur. Tarde y noche en Reikiavik.
Iglesia Hallgrímskirkja de Reikiavik
Iglesia Hallgrímskirkja de Reikiavik
Caballo islandés
Caballo islandés

¿Por qué Islandia en furgoneta?

Viajar en furgo se ha convertido en un modo de vida para muchas personas. Tenemos buenos ejemplos en nuestros compañeros blogueros de “Viajando en furgo”, “El mundo con peques” y “Furgobidaiak”, entre otros. Pero, ¿qué razones hay para recorrer Islandia en furgoneta y abandonar la comodidad de un hotel?

Tomando un café en la furgoneta
Tomando un café en la furgoneta
  • La principal es sin duda la libertad. Hasta la fecha nosotros habíamos programado los viajes con antelación. Reservando cada noche de hotel y planificando al detalle el recorrido. Eso tiene una parte mala. Si surge un imprevisto, se descabala todo. En Islandia la climatología se convierte en el principal imprevisto. Nosotros vivimos un día de una lluvia intensa e incesante en la que no pudimos ver prácticamente nada. Al viajar en furgo puedes modificar la ruta sobre la marcha y adaptarte a las circunstancias. Puedes permanecer más tiempo en un lugar que te ha atraído muchísimo, y menos en otro que te ha decepcionado. No hay reglas, ni pautas. El itinerario va fluyendo. La historia se va escribiendo a cada kilómetro. Esa libertad es algo inigualable.
  • Unida a la anterior razón, Islandia es un territorio inhóspito. En el sur no tanto como en el norte, pero igualmente es complicado encontrar alojamientos, especialmente en temporada alta. Además, sus precios son prohibitivos en algunos casos. Recorriendo Islandia en furgoneta se acaba con este problema.
  • Lo mismo que ocurre con los alojamientos pasa con los restaurantes. Hay pocos y carísimos. Además, Islandia no es un país para pensar en buscar en un lugar para comer cuando estás en mitad de una ruta por un glaciar o cuando estás disfrutando de una cascada. La furgoneta permite comer en ella o hacer picnic si el tiempo lo permite. Está equipada con nevera, cafetera, utensilios de cocina y gas para cocinar. Se ahorra dinero, pero sobre todo se gana tiempo.
  • Los campings están perfectamente habilitados. Aunque se puede hace acampada libre en gran parte del país, lo ideal es acudir a alguno de los campings que conforman la extensa red que posee Islandia y que puedes consultar en este mapa. La mayoría cuentan con una zona común de baños, cocina e incluso sala de estar para ver la televisión. Suelen estar limpios y muy bien equipados. De esta forma puedes optar por cocinar en el camping en lugar de en la furgoneta.
  • Obviamente dormir en una furgoneta no es como hacerlo en tu cama. Pero esa aparente incomodidad se compensa con otras muchas cosas. La primera, el poder disfrutar de un mayor contacto con la naturaleza. Dormir con el sonido de una cascada. O incluso poder estar alerta para contemplar una aurora en pijama.
  • ¿Por qué una furgoneta y no una autocaravana? La primera diferencia es el precio. Alquilar una autocaravana se eleva considerablemente y, en algunos casos, sale más rentable optar por hoteles. Y la segunda, es que una autocaravana limita un poco más la libertad de movimientos. En este caso necesitas lugares habilitados, un despliegue mayor, el vaciado de aguas, etc. Aunque tienes la ventaja de contar con un baño en tu vehículo, lo cierto es que con la camper no lo echas de menos al pernoctar en campings bien equipados en este aspecto.
  • Existen varias empresas que te permiten viajar por Islandia en furgoneta. Nosotros nos decantamos por CampEasy y la experiencia fue extraordinaria. Encontramos una virtud fundamental que se echa de menos en algunas compañías de alquiler de vehículos: seriedad. Te dan la opción de sumar a la furgoneta un buen número de complementos (desde sillas y mesas, pasando por barbacoas, cafeteras, bombonas extra y hasta una guitarra). El alquiler incluye la ropa de cama y toallas y es recomendable contratar un seguro lo más completo posible. ¿La razón? A la hora de circular por caminos o por carreteras de gravilla se pueden producir desde pinchazos hasta rayones en la carrocería, rotura de lunas o golpes con piedras. Es mejor prevenir y ahorrarse disgustos. La furgoneta era de dos plazas, nueva, exquisitamente limpia y muy cómoda. Con la potencia suficiente para adentrarse en terrenos más complicados y con el espacio adecuado para poder descansar y preparar, desde una sopa caliente, hasta un sándwich.
Vista desde el interior de nuestra furgo de la cascada Skógafoss
Vista desde el interior de nuestra furgo de la cascada Skógafoss

Vuelos a Islandia

Uno de los grandes hándicap para viajar a Islandia hace unos años era el elevado coste de los vuelos. Afortunadamente las cosas han cambiado y ya es posible viajar desde España hasta el país nórdico en aerolíneas de bajo coste. Nosotros lo hicimos desde Madrid con la compañía Norwegian. Reservamos los billetes con seis meses de antelación y nos salieron a 167 euros por persona. Si quieres facturar una maleta tienes un suplemento de 18 euros por trayecto.

Cráter Kerid
Cráter Kerid

Para entrar en el país desde España no es necesario visado. Tan solo hay que presentar el pasaporte o el carnet de identidad con una validez mínima de seis meses.  

¿Es necesario cambiar moneda?

La Corona Islandesa es la moneda del país nórdico. 1 euro equivale a 134 coronas islandesas. Lo mejor de todo es que no es imprescindible cambiar moneda. ¿Cuál es la razón? Absolutamente todo se puede pagar con tarjeta. Desde un camping, pasando por un café en un bar, hasta incluso un baño. Sí, como lo oís. Algunos baños que cobran entrada tienen un datáfono para poder abonar el importe (no suele superar el euro). En nuestro viaje de una semana en Islandia no tocamos las coronas. Y en ningún momento las echamos de menos.

Datáfono en un baño en Islandia
Datáfono en un baño en Islandia

Dónde comprar y comer en Islandia

Independientemente de si se recorre Islandia en furgoneta o en coche, el asunto de la comida hay que tenerlo muy en cuenta. Es complicado encontrar restaurantes y bares salvo en las poquitas poblaciones que aparecen en la carretera principal. Asimismo, la hora de la comida te puede pillar en mitad de un lugar inhóspito y, como es lógico, no vas a recorrer una tupa de kilómetros para pagar una barbaridad por un pedazo de sándwich. Por eso la opción más cómoda y económica es comprar la comida en un supermercado.

Bacalao con verduras en un puesto callejero de Reikiavik
Bacalao con verduras en un puesto callejero de Reikiavik

Durante nuestro viaje por Islandia en siete días lo primero que hicimos fue ir de compras. Y para ello el mejor lugar es la cadena de supermercados más famosa del país: Bónus. Algo así como los Mercadona islandeses. Son muy reconocibles ya que su logotipo es una hucha rosa en forma de cerdito. En Reikiavik hay varios como es lógico, y también en las poblaciones más grandes. Que sean los Mercadona islandeses no quiere decir que los productos que venden estén tirados de precio. Simplemente que no son tan excesivamente caros como en otros lugares. Es conveniente aprovisionarse bien, ya que no se sabe cuándo vas a toparte con otro Bonus en el camino. Nosotros tiramos de lo básico: loncheados de fiambre, queso, leche y bollos para el desayuno, algo de fruta, frutos secos y sopas instantáneas. Obviamente no comes como en casa, pero sobrevives durante la semana en Islandia con una alimentación variada y equilibrada.

En este mapa puedes ver la localización de los supermercados Bónus y del resto de cadenas del país.

¿Puedes introducir comida en Islandia?

El problema de la comida se solucionaría si pudieras entrar en Islandia con un cargamento de loncheados al vacío de jamón, chorizo, salchichón, lomo e incluso unos ahumados. Pero eso no es posible. El país nórdico prohíbe la entrada al país con carnes crudas incluyendo jamón y embutidos. Algunos lo han logrado, pero será porque los controles no fueron demasiado estrictos. No merece la pena arriesgarse. Sí es posible llevar frutos secos, sopas instantáneas y latas de atún, por ejemplo.

La importancia de un buen seguro de viaje

Siempre insistimos en este aspecto en nuestras guías de viaje. Es mejor pecar de pesados que de irresponsables. Un seguro de viaje es fundamental cuando salimos al exterior y mucho más en Islandia. ¿Cuál es la razón? En primera lugar porque es un país en el que vamos a estar todo el día el aire libre en plena naturaleza. Eso tiene dos aspectos negativos. Uno es que nos podemos caer, tropezar o resbalar en cualquier sitio. Y otro es que tenemos más papeletas para coger un buen resfriado. Aquí entra en escena la sanidad islandesa, que es un tanto peculiar. Es semipública. Es decir, todo el que se beneficie de ella (ya sea islandés o foráneo) tiene que abonar el 15% de cualquier tratamiento.

El avión DC-3 estrellado en Islandia
El avión DC-3 estrellado en Islandia
Cascada Svartifoss Islandia en una semana
Cascada Svartifoss

Para poder acudir a ella es fundamental tener la tarjeta sanitaria europea que se puede solicitar a través de este enlace. Y para no tener que apoquinar el 15%, es más fundamental aún contratar un buen seguro de viaje. Nosotros siempre lo hacemos con IATI. Son expertos en tratar con viajeros y su precio no es nada elevado para la póliza que disfrutas. En este enlace lo puedes contratar con un 5% de descuento por ser nuestro lector.

Mejor época para viajar a Islandia

Los meses de verano son los más populares para viajar a Islandia. Las condiciones climáticas mejoran (aunque puede llover o hacer frío) y los días son inmensamente largos. Tan largos que duran 24 horas. La parte negativa es que la afluencia de turistas es mucho mayor y los precios suben. En este post puedes encontrar un completo itinerario para viajar a Islandia en verano.

Lago Jökulsarlon Islandia en una semana
Lago Jökulsarlon
El géiser de Geysir
El géiser de Geysir

Nosotros viajamos a mediados de octubre. Junto a septiembre, son dos meses recomendables para viajar a Islandia por libre ya que los visitantes bajan, el tiempo es malo, pero no malísimo, y las horas de luz son aceptables. Las temperaturas fueron similares a las de un invierno en Salamanca y hasta las 17:00 horas podíamos hacer planes ya que era de día. Lo bueno de los meses de otoño e invierno es que hay más posibilidad de ver auroras. Nosotros no vimos ni una por culpa de los cielos nublados y porque en el sur es más complicado de contemplarlas que en el norte.

Arcoíris islandés Islandia en una semana
Arcoíris islandés

Meses como abril y mayo también son muy recomendables para viajar a Islandia porque los días son más largos, las temperaturas suben y los colores de la primavera dejan paisajes de excepción.

Seguridad y carácter de los islandeses

Islandia es un país seguro. Lidera las clasificaciones mundiales en este aspecto. La única inseguridad está en las condiciones climatológicas. Antes de realizar un trayecto es fundamental informarse sobre el estado de las carreteras en esta página web. En ella podemos ver las vías que están cortadas, bien por obras o bien por nieve, y datos prácticos para no hacer trayectos en balde o no meternos, como vulgarmente se dice, en la boca del lobo.

Lago Fjallsárlón
Lago Fjallsárlón

Una de las herramientas más útiles que te ofrece CampEasy cuando alquilas tu furgoneta es una tableta con conexión a internet y con diferentes mapas informativos. Uno de los más útiles es el que indica la velocidad del viento. A la hora de realizar acampada libre hay que tener este dato en cuenta para no pasar la noche en un lugar en el que sople con demasiada virulencia y podamos tener un disgusto.

Cañón Fjaðrárgljúfur
Cañón Fjaðrárgljúfur

En cuanto a los islandeses, son personas serias, pero educadas y serviciales. Nos podemos entender fácilmente con ellos en inglés aunque es bueno aprender unas cuantas palabras en islandés ya que es algo que agradecen.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

6 COMENTARIOS

    • Muchas gracias Loli. No se nos ocurre mejor lugar que Islandia para recorrerlo en furgo. El contacto con la naturaleza y mayor y, sobre todo, te da una libertad total para programar tu viaje sobre la marcha y que el tiempo o cualquier otra circunstancia no te lastre. Muchas gracias por los consejos. Un abrazo.

    • Muchas gracias compañeros. Esperemos que estas indicaciones os sirvan de ayuda y que disfrutéis de una fantástica experiencia en Islandia. Saludos.

    • Hola Joana. Nosotros cogimos la ‘easy small’. Para dos personas no está mal aunque obviamente entras un poquito más justo. El seguro que contratamos fue el completo, que incluía también los daños que se pueden producir en la carrocería por el golpeo de piedras en carreteras de gravilla, además de robos, rotura de lunas, etc. Es una forma de viajar más tranquilo. Un saludo y disfruta del viaje a Islandia.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies