Ruta de la cascada de Abelón y la desembocadura del Esla

Inicio España Castilla y León Ruta de la cascada de Abelón y la desembocadura del Esla

Ruta de la Cascada de Abelón y la desembocadura del Esla (Abelón. Zamora). Dificultad: Fácil. Distancia: 7,7 kilómetros (ruta circular). Duración: 2 horas y 20 minutos aproximadamente

Las primaveras lluviosas dan como resultado un campo repleto de colores para deleite de los aficionados al senderismo. Pero además, la abundante lluvia resucita algunas cascadas que permanecen dormidas en tiempos de sequía. Un ejemplo es la Cascada de Abelón en la comarca zamorana de Sayago, en la parte norte de las Arribes del Duero. Gracias a otro buen aficionado al senderismo, nuestro paisano Luciano de Dios, descubrimos este enclave que, además de la cascada, permite contemplar la espectacular desembocadura del río Esla en el Duero. Dos joyas naturales en una misma ruta sencilla, cómoda y que se puede hacer en familia. Una forma de descubrir otra cara de las siempre atractivas Arribes del Duero (o los Arribes como se denominan en Zamora).

Paisaje de las Arribes dominado por la retama Cascada de Abelón
Paisaje de las Arribes dominado por la retama

La comarca de Sayago, escenario de la ruta de la Cascada de Abelón

Para realizar esta ruta circular de poco más de siete kilómetros y que no cuenta con apenas desnivel hay que desplazarse hasta la localidad de Abelón, sólo 39 kilómetros de Zamora. Para ello hay que tomar la CL-527 que une la capital zamorana con Fermoselle y coger a la derecha, poco después de Fadón, una pequeña carretera que llega hasta Gáname, Abelón y Moral de Sayago. Una viaje cómodo y tranquilo.

Para comenzar hay que llegar hasta el final de Abelón, justo donde se encuentra la báscula. Es curioso pero este pueblo, a pesar de contar con poco más de 100 habitantes, está dividido en dos barrios. El primero es el más extenso y en él se levanta la iglesia y, unos metros más adelante por la carretera que lleva a Moral de Sayago, nos encontramos con el segundo, en el que hay otro puñado de casas y está ubicada la báscula. En este lugar existe un panel informativo de la ruta con todos los atractivos que nos vamos a encontrar.

Llegada a Abelón al punto donde comienza y acaba la ruta
Llegada a Abelón al punto donde comienza y acaba la ruta

Salimos del pueblo por la calle La Rita hasta llegar a un primer cruce de caminos junto a una nave donde tendremos que tomar el de la izquierda. A pesar de que toda la ruta está perfectamente señalizada con marcas amarillas y blancas, este punto puede llevar a confusión, ya que carece de referencia. Empezamos a caminar por una amplia pista que se adentra en el paisaje característico de la comarca de Sayago con pequeñas parcelas delimitadas con vallas de piedra dominadas por las encinas.

Bifurcación nada más salir de Abelón donde hay que tomar el camino de la derecha
Bifurcación nada más salir de Abelón donde hay que tomar el camino de la derecha

En el segundo cruce de caminos ya empezaremos a ver los postes con las marcas amarillas y blancas. En esta ocasión habrá que tomar el de la izquierda. A partir de este momento no habrá pérdida alguna. Nos sorprendió muy gratamente el colorido del paisaje sayagués en una primavera, como ha sido la de 2016, tan prolífica en cuanto a lluvias se refiere. Retamas, jaras, margaritas, lavanda… Una auténtica paleta de tonos amarillos, blancos, violetas y verdes sencillamente espectacular.

Segunda bifurcación donde se toma el camino de la izquierda Cascada de Abelón
Segunda bifurcación donde se toma el camino de la izquierda

Retama Cascada de Abelón
Retama

Una de las jaras que se ven en el sendero Cascada de Abelón
Una de las jaras que se ven en el sendero

Margaritas Cascada de Abelón
Margaritas

Flor de lavanda Cascada de Abelón
Flor de lavanda

Sin ninguna complicación, puesto que el terreno es totalmente llano, vamos avanzando dejando atrás las pequeñas parcelas dominadas por las encinas. El paisaje cambia y las rocas con formas caprichosas típicas de las Arribes del Duero empiezan a hacer su aparición mientras que el matorral bajo lleva la voz cantante en el capítulo de la vegetación. Especialmente destaca la retama y su amarillo intenso que le da al campo una atracción añadida. Desgraciadamente también son patentes las heridas del incendio que se registró septiembre de 2015, aunque por fortuna la tierra ha recargado su energía para ofrecernos imágenes idílicas de esta zona de la provincia zamorana.

Paisaje primaveral en el inicio de la ruta Cascada de Abelón
Paisaje primaveral en el inicio de la ruta

La peña de La Campana, una curiosa formación con aspecto de seta

Cuando llevamos andados tres kilómetros, el sendero presenta el primero de los dos ramales que tiene la ruta. Es el camino que lleva hasta la peña de La Campana con tan solo andar unos pocos metros. Se trata de una curiosa formación rocosa que tiene el aspecto de una seta gigante. El paso del tiempo y los fenómenos meteorológicos la han ido modelando hasta convertirla en lo que es hoy en día. Merece la pena acercarse hasta ella para contemplar en su parte inferior las curiosas cavidades que presenta. Es lo que los geólogos llaman taffoni, una curiosa forma de erosión que llama poderosamente la atención.

Peña de La Campana Cascada de Abelón
Peña de La Campana

Taffoni en la peña de La Campana Cascada de Abelón
Taffoni en la peña de La Campana

De camino a la peña de La Campana hay que cruzar el arroyo de la Cunca —del que más adelante hablaremos— y también podemos observar desde un pequeño montículo la primera vista del río Duero. Una imagen de enorme magnetismo. En esta zona de las Arribes, el cañón que forma el río no es tan espectacular como en Aldeadávila de la Ribera, por ejemplo, porque estamos ante el comienzo de este espacio natural que debería estar declarado hace tiempo Parque Nacional.

Vista del río Duero desde el camino que lleva a la peña de La Campana Cascada de Abelón
Vista del río Duero desde el camino que lleva a la peña de La Campana

La Cascada de Abelón, uno de los mejores saltos de agua de Zamora

Regresamos al sendero principal para iniciar el tramo más interesante de la ruta. Andaremos unos pocos metros y pronto aparecerá un segundo ramal a la derecha, que en esta ocasión nos conducirá hasta la propia Cascada de Abelón. Nos adentraremos en un estrecho camino animado por el sonido del agua del arroyo de la Cunca. Es el preludio de lo que nos esperará un poco más adelante. La zona donde desemboca el sendero era en su día un pequeño complejo de molinos harineros de los que hoy sólo quedan las ruinas y su recuerdo.

Aún se puede ver alguna de las piedras que molían el grano en tiempos pasados mientras se desciende hasta el lugar en el que muere en arroyo de la Cunca. En este caso se trata de una muerte maravillosa, ya que el agua cae en forma de cascada por una pared de rocas antes de unirse al río Duero. Estamos ante la Cascada de Abelón. No se trata de una caída de agua espectacular como podría ser el Pozo de los Humos en Salamanca, pero sí ante una estampa con mucho magnetismo donde el líquido elemento se despeña por numerosos puntos decorado con el verde de la vegetación de la rodea. Merece la pena bajar hasta el pie de la cascada para inmortalizarla. Eso sí, a este lugar habrá que acceder con unas botas de montaña, ya que suele estar bastante encharcado. El día en que nosotros hicimos la ruta nos encontramos con algunas personas que no habían ido debidamente preparadas y se quedaron sin poder contemplarla de cerca.

Vista de la Cascada de Abelón
Vista de la Cascada de Abelón

Vista del Duero desde la inmediaciones de la Cascada de Abelón
Vista del Duero desde la inmediaciones de la Cascada de Abelón

Otra ubicación desde la que ver la Cascada de Abelón con un poco más de distancia es un antiguo molino de cubo que hay junto al Duero y que en su día se usó para almacenar agua. Popularmente recibe el nombre de Pozo del Cubo.

Panorámica de la Cascada de Abelón desde el Pozo del Cubo
Panorámica de la Cascada de Abelón desde el Pozo del Cubo

Vista privilegiada de la desembocadura del Esla en el Duero

Deshacemos de nuevo lo andado para volver al sendero principal y continuar la ruta en dirección al segundo de los atractivos que nos ofrece, la desembocadura del Esla en el Duero. Desde que nace en el leonés Valle de Valdosín hasta que muere en este lugar, el Esla recorre 287 kilómetros en las provincias de León y Zamora. A su desembocadura llega regulado por el embalse de Ricobayo.

Rocas con formas caprichosas en la ruta Cascada de Abelón
Rocas con formas caprichosas en la ruta

Desembocadura del Esla
Desembocadura del Esla

Para ver este fenómeno natural se ha construido un mirador en el terreno que ocupó la antigua ermita de San Vicente. Un lugar privilegiado para gozar con las vistas y relajarse ante uno de esos regalos que ofrecen las Arribes del Duero.

Mirador de la desembocadura del Esla Cascada de Abelón
Mirador de la desembocadura del Esla

Proseguimos el camino y veremos una gran cruz poco antes de contemplar los restos de la antigua ermita de San Vicente. Más bien es un homenaje a este templo, porque lo que se ha hecho es construir un pequeño campanario sin campana en lo alto de una gran roca. Una forma de recordar que en este privilegiado punto de las Arribes se levantaba una ermita.

Cruz junto al mirador de la desembocadura del Esla
Cruz junto al mirador de la desembocadura del Esla

Restos de la ermita de San Vicente Cascada de Abelón
Restos de la ermita de San Vicente

El camino continúa hasta un cruce en el que la ruta de la Cascada de Abelón se encuentra con la etapa 20 del camino natural de la Senda del Duero entre Pereruela y Moral de Sayago (marcada con señales blancas y rojas). Algunas personas deciden tomar este camino para regresar directamente a Abelón. En nuestro caso seguimos por el sendero marcado con los colores blanco y amarillo para hacer la ruta totalmente circular.

Lugar en el que se deja el tramo común con la Senda del Duero y se continúa la ruta hacia la carretera
Lugar en el que se deja el tramo común con la Senda del Duero y se continúa la ruta hacia la carretera

Poco a poco volvemos a ver las pequeñas fincas sayaguesas delimitadas con las piedras, algunas de ellas utilizadas para que paste ganado ovino, concretamente ovejas churras. Tuvimos la suerte incluso de ver el parto de una de ellas, que se había alejado del rebaño para parir a un cordero. Inmortalizamos el momento en el que el bondadoso animal se puso de pie. Uno de esos regalos imprevistos que alberga una jornada senderista.

La oveja churra con su cordero recién parido
La oveja churra con su cordero recién parido

El camino señalizado llega hasta la carretera que une Abelón con Moral de Sayago, por lo que, para cerrar el círculo, no queda más remedio que hacer aproximadamente un kilómetro por esta vía y así regresar al punto de inicio. Como apenas pasan vehículos (nosotros no vimos a ninguno), se realiza perfectamente.

Paisaje primaveral desde la carretera que lleva hasta Abelón en el tramo final de la ruta Cascada de Abelón
Paisaje primaveral desde la carretera que lleva hasta Abelón en el tramo final de la ruta

De esta forma concluimos una ruta que nos sorprendió gratamente por los atractivos turísticos que ofrece. Nos llamó la atención las numerosas personas que la estaban haciendo, algo que tiene mucho que ver con su cercanía con la capital zamorana y con Salamanca. Además, hay que insistir en que la espectacularidad de la Cascada de Abelón va íntimamente ligada con que hayamos asistido a un periodo prolongado de lluvias.

Pablo Montes y Estefanía Casillas
Periodista e Ingeniera Agrícola. Viajeros

Artículos relacionados

Explora más destinos

Comentarios

2 COMENTARIOS

    • Hola Merce. Gracias por visitar el blog. Que sepamos no hay ninguna empresa en la zona para alquilar bicis. La única forma es llevarlas desde casa. De todas formas el tramo de la ruta que baja hasta la cascada no se puede hacer en bicicleta, aunque el por el resto de caminos de la zona se puede transitar sin problema. Es una ruta para hacerla caminando mejor. Un saludo.

RESPONDER

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE AVISOS SOBRE NUEVOS DESTINOS

¿Con qué dirección de email quieres planificar tu próximo viaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies